Op­ti­mis­mo

Ecuestre - - MUNDO ECUESTRE ACTUALIDAD -

Ge­ne­ral­men­te

sue­lo des­pe­dir­me en es­te úl­ti­mo edi­to­rial de la tem­po­ra­da de todos us­te­des, ama­bles lec­to­res, deseán­do­les un Fe­liz Año Nue­vo al fi­nal del co­men­ta­rio. Pe­ro en es­ta oca­sión no voy a de­jar­lo pa­ra el fi­nal, mi fe­li­ci­ta­ción se la trans­mi­to ya al ini­cio, por­que creo que te­ne­mos que ser op­ti­mis­tas y po­si­ti­vos an­te el 2017 en el que en­tra­mos. En­tien­do que hay ra­zo­nes ob­je­ti­vas pa­ra ser­lo si ana­li­za­mos la si­tua­ción de nues­tro mun­do ecues­tre en ge­ne­ral y del de­por­te hí­pi­co es­pa­ñol en par­ti­cu­lar.

Los da­tos que ma­ne­jan las em­pre­sas más im­por­tan­tes del sec­tor, las no­ta­bles par­ti­ci­pa­cio­nes que tie­nen nues­tras com­pe­ti­cio­nes, el buen ba­lan­ce que se pue­de ha­cer del re­cien­te Ma­drid Hor­se Week, la apa­ri­ción de nue­vas em­pre­sas pro­mo­to­ras co­mo la que se ha he­cho car­go del CECYL y su am­bi­cio­so pro­yec­to de com­pe­ti­cio­nes, el éxi­to de nues­tros cir­cui­tos de in­vierno, la ven­ta ca­da vez más fre­cuen­te de ca­ba­llos cria­dos en Es­pa­ña pa­ra el de­por­te in­ter­na­cio­nal…. Creo que son re­fe­ren­cias que jus­ti­fi­can el op­ti­mis­mo que es­te mes les quie­ro trans­mi­tir. In­clu­so ha que­ri­do con­tri­buir a nues­tro es­ta­do de áni­mo la RFHE, nom­bran­do a Re­yes Mar­tín pa­ra que ha­ga se­gui­mien­to de la com­pe­ti­ción na­cio­nal de sal­tos y de los ji­ne­tes me­no­res en nues­tra com­pe­ti­ción do­més­ti­ca. Por fin se cu­bre una ne­ce­si­dad que era evi­den­te, crean­do una fi­gu­ra que apro­xi­ma­rá a la RFHE a las ne­ce­si­da­des reales de los de­por­tis­tas y de sus fa­mi­lias, así co­mo de los co­mi­tés or­ga­ni­za­do­res, al tiem­po que ve­la­rá (es­toy se­gu­ro que Re­yes lo ten­drá muy pre­sen­te) por la me­jo­ra de to­do lo que sea me­jo­ra­ble, allí don­de sea ne­ce­sa­rio.

Pe­ro no to­do pue­den ser pa­ra­bie­nes y fe­li­ci­ta­cio­nes an­te el nue­vo año. En di­ciem­bre he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de “co­lar­me” en el Cen­tro Ecues­tre El As­tur­cón, blin­da­do por los ac­tua­les res­pon­sa­bles mu­ni­ci­pa­les de la ciu­dad de Oviedo. En es­te nú­me­ro he­mos da­do voz a al­gu­nos de los de­por­tis­tas y pro­pie­ta­rios que allí re­sis­ten con sus ca­ba­llos, tras ha­ber si­do ce­rra­do el cen­tro. Les acon­se­jo que co­noz­can sus opi­nio­nes y vean las fotos que ilus­tran el pe­que­ño reportaje que pu­bli­ca­mos en la página 66. Una ima­gen va­le más que mil pa­la­bras, aun­que hay mu­chas pa­ra ca­li­fi­car lo que allí se pue­de ver: fan­tas­ma­gó­ri­co, de­sola­dor, la­men­ta­ble, ri­dícu­lo, tris­te, ab­sur­do, gro­tes­co… Todos es­tos ad­je­ti­vos sir­ven.

El go­bierno tri­par­ti­to del Ayun­ta­mien­to de Oviedo (PSOE, So­mos e Iz­quier­da Unida), te­nía muy cla­ro lo que que­ría ha­cer con El As­tur­cón cuan­do asu­mió sus fun­cio­nes. Era la obra de un enemi­go po­lí­ti­co y pa­ra ella no ca­bía más fin que la des­truc­ción. Un plan­tea­mien­to real­men­te in­jus­ti­fi­ca­ble cuan­do la obra ya estaba he­cha y an­te ella, el ser­vi­cio que ca­be es­pe­rar de los po­lí­ti­cos a la so­cie­dad no es su des­truc­ción, sino su re­con­duc­ción y su op­ti­mi­za­ción. Pe­ro en su idea­rio po­lí­ti­co es­tá, aun­que nos pa­rez­ca in­con­ce­bi­ble cuan­do nos aden­tra­mos ya en 2017, que los ca­ba­llos son en­tre­te­ni­mien­to de ri­cos, el hobby del “se­ño­ri­to”. Una vi­sión re­tró­gra­da, cas­po­sa y so­bre to­do ig­no­ran­te de lo que el ca­ba­llo su­po­ne en tér­mi­nos so­cia­les y eco­nó­mi­cos en las más avan­za­das na­cio­nes de la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal. ¡Y se til­dan de pro­gre­sis­tas!

Luis Pon­ce­la lpon­ce­[email protected]

Di­rec­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.