Los úl­ti­mos de El As­tur­cón

Cin­co ca­ba­llos y sus pro­pie­ta­rios re­sis­ten en las ce­rra­das ins­ta­la­cio­nes mu­ni­ci­pa­les ovetenses

Ecuestre - - DEPORTE REPORTAJE -

El pa­sa­do mes de ma­yo, el Ayun­ta­mien­to de Oviedo de­ci­dió ce­rrar el Cen­tro Ecues­tre El As­tur­cón. Pe­se a la opo­si­ción de sus usua­rios, la drás­ti­ca me­di­da va­ció las ins­ta­la­cio­nes, don­de hoy só­lo re­sis­ten cin­co ca­ba­llos y sus pro­pie­ta­rios. Son los úl­ti­mos de El As­tur­cón.

Inau­gu­ra­do

en sep­tiem­bre de 1999, el Cen­tro Ecues­tre El As­tur­cón fue una de las obras in­sig­nia del que du­ran­te 20 años (1991/2011) fue al­cal­de de Oviedo con ma­yo­ría ab­so­lu­ta en ca­da uno de sus cin­co man­da­tos, Ga­bino de Lo­ren­zo. Cua­tro lus­tros en los que se ci­men­tó una con­fron­ta­ción po­lí­ti­ca en el Ayun­ta­mien­to de Oviedo que, a la pos­tre ha pa­sa­do factura a to­do lo rea­li­za­do por el go­ber­nan­te mu­ni­ci­pal del PP, ac­tual De­le­ga­do del Go­bierno en As­tu­rias. So­bre to­do, des­de que en ju­nio de 2015, tras los re­sul­ta­dos de las úl­ti­mas elec­cio­nes, PSOE, So­mos e Iz­quier­da Unida acor­da­ron for­mar un go­bierno tri­par­ti­to pa­ra re­par­tir­se la ges­tión mu­ni­ci­pal de la ca­pi­tal del Prin­ci­pa­do.

La re­vi­sión de to­do lo rea­li­za­do por Ga­bino de Lo­ren­zo estaba ser­vi­da y por su­pues­to, El As­tur­cón estaba lla­ma­do a pro­ta­go­ni­zar una de las “ven­det­tas” es­tre­lla de la le­gis­la­tu­ra. Du­ran­te me­ses los me­dios re­gio­na­les fue­ron inundados de afir­ma­cio­nes de los nue­vos res­pon­sa­bles mu­ni­ci­pa­les que al me­nos se pue­den ca­li­fi­car co­mo singulares, pa­ra re­sal­tar lo ma­lé­fi­co del cen­tro ecues­tre de San Cu­cao y to­do lo que allí se rea­li­za­ba, a ex­cep­ción de las ac­ti­vi­da­des de hi­po­te­ra­pia, te­ma so­cial­men­te sen­si­ble, que se sal­vó de la quema. Pe­ro el res­to, ador­na­do con la fá­cil y de­ma­gó­gi­ca fra­se de “co­sa de ri­cos”, estaba con­de­na­do.

Se hi­zo un con­cur­so pa­ra la ad­ju­di­ca­ción del cen­tro, pe­ro con tan po­ca con­vic­ción y ga­nas de en­con­trar so­lu­cio­nes, que re­sul­tó de­sier­to y su­pe­ra­do el trá­mi­te, la ma­yo­ría po­lí­ti­ca del Ayun­ta­mien­to de Oviedo, con el con­ce­jal de So­mos, Fer­nan­do Vi­lla­cam­pa a la ca­be­za tu­vo la jus­ti­fi­ca­ción pa­ra de­ci­dir lo que real­men­te se bus­ca­ba: el cie­rre. Des­de ma­yo, El As­tur­cón só­lo ge­ne­ra gas­tos co­mo con­se­cuen­cia de la ven­gan­za po­lí­ti­ca y la fal­ta de ideas.

Can­da­dos y sol­da­du­ras

Al­gún ce­rra­je­ro de Oviedo ha­brá he­cho su agos­to, por­que el nú­me­ro de can­da­dos em­plea­dos por la con­ce­ja­lía de de­por­tes pa­ra ce­rrar to­do con ca­de­nas en El As­tur­cón, es no­ta­ble. Y allí don­de la ca­de­na y el can­da­do no lle­ga­ban, em­plea­ron la soldadura. Me­nos la me­dia do­ce­na de bo­xes que uti­li­zan los usua­rios “re­bel­des”, el res­to has­ta los 240 exis­ten­tes es­tán blo­quea­dos con pun­tos de soldadura. Todos con un pun­to ro­jo, pin­ta­do pa­ra que el sol­da­dor su­pie­ra don­de de­bía uti­li­zar el elec­tro­do.

En las gran­des na­ves de bo­xes, só­lo una per­ma­ne­ce abier­ta, es la que ha­bi­tan los ca­ba­llos de los pro­pie­ta­rios que re­sis­ten. En­tre ellos, Cha­ro Ál­va­rez Ga­yol, afi­cio­na­da que lle­va en el El As­tur­cón 14 años con su ca­ba­llo, el tor­do “Gi­tano”. “Sé que la de­ci­sión mu­ni­ci­pal es fir­me, pe­ro mien­tras pue­da re­sis­tir aquí, lo ha­ré por el bien de mi ca­ba­llo. Lle­gó con 2 años, de po­tro y me da mu­chí­si­mo mie­do sa­car­lo, es muy ner­vio­so, se po­ne muy his­té­ri­co y lle­va to­da su vi­da en es­tas ins­ta­la­cio­nes, así que si me pon­go a tras­la­dar­lo pue­de ocu­rrir cual­quier co­sa”, nos co­men­ta Cha­ro, quien ma­ti­za que “ade­más, al­gu­na es­pe­ran­za siem­pre queda de que es­to cam­bie, es tan ab­sur­do to­do, que pue­de ocu­rrir. Me da mu­cha pena lo que es­tá pa­san­do, El As­tur­cón es co­mo nues­tra ca­sa. Des­de que me ju­bi­lé, prác­ti­ca­men­te vi­vo aquí. Ven­go por la ma­ña­na y es­toy has­ta las 8 de la no­che con mi ca­ba­llo, só­lo me voy cuan­do me echan. Le doy el desa­yuno, le de­jo re­po­sar, lue­go lo sa­co a pa­sear un ra­to, a las 2 le doy la co­mi­da y voy a co­mer yo, vuel­vo so­bre las 6, le doy otro pa­seo, lue­go la ce­na y a dor­mir. Con 70 años y la es­pal­da ro­ta ya no pue­do mon­tar, pe­ro mi ca­ba­llo es mi vi­da”.

Con su vi­da gi­ran­do en to­do a su ca­ba­llo, Cha­ro Ga­yol tie­ne du­ras pa­la­bras pa­ra los po­lí­ti­cos. “Les di­ría que no sa­ben vi­vir, que no son fe­li­ces. No son só­lo los ca­ba­llos, son todos los ani­ma­les, te dan un ca­ri­ño.., só­lo con la mi­ra­da ya te ga­nan. Pe­ro pa­re­ce que los ca­ba­llos es­tán pros­cri­tos en Oviedo, cuan­do en reali­dad son una for­ma de vi­da pa­ra mu­chas per­so­nas. Des­de que me ju­bi­lé, to­do lo que ha­go con mi ca­ba­llo, con un mon­tón de pro­ble­mas que ten­go de ar­tro­sis, es lo que me per­mi­te se­guir ha­cien­do una vi­da nor­mal, de lo con­tra­rio es­ta­ría en una si­lla de rue­das. No co­no­cen es­ta reali­dad, ni quie­ren co­no­cer­la. Me gus­tan otras mu­chas co­sas, pe­ro es­to lo vi­vo y me da vi­da.

Aquí es­ta­ré has­ta que ha­ya una sen­ten­cia fir­me y se eje­cu­te; en­ton­ces, cuan­do ven­ga la Guar­dia Ci­vil a sa­car­nos a mí y a “Gi­tano”, sal­dre­mos. Has­ta ahí voy a lle­gar”.

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.