Cues­tión de ge­nes

Ecuestre - - TEMAS DE CRÍA ACTUALIDAD -

» La ge­né­ti­ca de ca­pas en el ca­ba­llo tie­ne unas le­yes pro­pias y de­be­mos ol­vi­dar­nos com­ple­ta­men­te de las mez­clas de co­lo­res que po­de­mos rea­li­zar con pin­tu­ras pa­ra in­ten­tar en­ten­der­las. Son te­mas di­fe­ren­tes. Pe­dro Ma­dri­gal, co­mo pro­fe­sio­nal ve­te­ri­na­rio nos re­cuer­da que “la heredabili­dad de las ca­pas, la trans­mi­sión del co­lor de las ca­pas es com­pli­ca­do, hay que co­no­cer de ge­né­ti­ca, se ba­sa to­do en las le­yes de Men­del y hay que en­ten­der. Una vez que lo es­tu­dias y lo en­tien­des, sa­le to­do, por­que son ma­te­má­ti­cas, pe­ro hay que con­se­guir ese ni­vel de co­no­ci­mien­to pa­ra po­ner­lo en prác­ti­ca.

Por ejem­plo, pa­ra que te sal­ga un tor­do tie­ne ne­ce­sa­ria­men­te que ser tor­do el pa­dre, la ma­dre o los dos. Si ni la ma­dre ni el pa­dre son tor­dos, nun­ca ten­drás un tor­do. Pe­ro lo del tor­do es muy di­fí­cil des­cas­tar­lo, por­que una vez que te me­tes con es­to de las ca­pas, si uno de los pa­dres tie­ne al­go de tor­do, que lo da la “G” (gen “grey”), mien­tras ten­ga una “G”, siem­pre pue­de vol­ver al tor­do.

La úni­ca ca­pa que siem­pre te da que el hi­jo va a ser igual que los dos pa­dres, sien­do los dos pa­dres lo mis­mo, es la ala­za­na. Un ala­zán con una ala­za­na, siem­pre te da ala­zán; pe­ro cuan­do te me­tes en di­lu­cio­nes ya es otra his­to­ria, por­que hay in­ter­fe­ren­cias, se­gún qué ge­nes ten­gan, pue­den sa­lir los fal­sos cre­me­llos, fal­sos per­las, que tam­bién lla­ma­mos pseu­do-cre­me­llos, pseu­do-per­las,… En fin, que es­to ya es muy com­ple­jo”.

En cual­quier ca­so y ade­más de su ex­pe­rien­cia, Pe­dro Ma­dri­gal re­cu­rre a los la­bo­ra­to­rios pa­ra co­no­cer los per­fi­les ge­né­ti­cos de la ca­pa de sus ani­ma­les. “Es fun­da­men­tal ha­cer­lo, sin eso no eres na­die. Cuan­do un ani­mal es al­bino, si a la vez es tor­do, a la vis­ta na­die lo sa­be; a la ca­pa tor­da le pa­sa lo que a las per­so­nas, que con el pa­so del tiem­po va­mos blan­quean­do el pe­lo. Un ani­mal que na­ce al­bino, si a la vez es tor­do, con el tiem­po va tor­dean­do, pe­ro no se no­ta, por­que un al­bino no se pue­de po­ner más blan­co. En­ton­ces na­die sa­be que de­trás hay un tor­do. Por eso, pa­ra evi­tar las in­ter­fe­ren­cias con el tor­do, hay que ana­li­zar. Si no lo ha­ces, es­tás per­di­do.

En plan pri­va­do, pa­ra sa­ber lo que tie­nes, exis­ten va­rios la­bo­ra­to­rios, fun­da­men­tal­men­te el de la Com­plu­ten­se. Pe­ro tam­bién pue­des ha­cer­lo a tra­vés de ANCCE en el la­bo­ra­to­rio NBT, que es el úni­co que te cer­ti­fi­ca no só­lo el co­lor, sino que es de ese ca­ba­llo pa­ra el que tú pi­des la cer­ti­fi­ca­ción. Por­que la mues­tra la to­man del ban­co de san­gre de ANCCE. Así se evi­ta la pi­ca­res­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.