El cui­da­do de la boca

Esen­cial pa­ra te­ner un ca­ba­llo sano y sin pro­ble­mas de ma­ne­jo

Ecuestre - - CABALLO VETERINARI­A -

Pe­se a que no­so­tros nos la­va­mos los dien­tes a dia­rio y acu­di­mos al den­tis­ta a re­vi­sión, se nos ol­vi­da a me­nu­do que el cui­da­do de la boca es una par­te im­por­tan­te del man­te-ni­mien­to bá­si­co del ca­ba­llo. Y sin em­bar­go, son una par­te esen­cial en su or­ga­nis­mo.

Los

dien­tes, al rea­li­zar la mas­ti­ca­ción del ali­men­to que to­ma el ca­ba­llo, in­ter­vie­nen en la di­ges­tión y pos­te­rior asi­mi­la­ción de los nu­trien­tes que con­tie­nen el pien­so y el fo­rra-je que ad­mi­nis­tra­mos a nues­tro ca­ba­llo. Ade­más re­fle­jan su edad y no hay que ol­vi­dar que el bo­ca­do con el que ma­ne­ja­mos al ca­ba­llo es­ta in­tro­du­ci­do en la ca­vi­dad bu­cal, por lo que un mal man­te­ni­mien­to de la mis­ma pue­de con­du­cir tan­to a pro­ble­mas de sa­lud co­mo a pro­ble­mas de ma­ne­jo du­ran­te la mon­ta.

La edad den­tal

En el ca­ba­llo, los dien­tes nos pue­den in­di­car su edad; pa­ra po­der ver­los y es­tu­diar­los, se­pa­re en pri­mer lu­gar los la­bios del ca­ba­llo y ob­ser­ve los in­ci­si­vos. Pa­ra la re­vi­sión de los molares de­be­rá con­se­guir que el ca­ba­llo abra la boca; pa­ra ello, me­ta dos de­dos des­de el la­te­ral de la boca y ábra­los li­ge­ra­men­te; el ca­ba­llo abri­rá la boca y po­drá ver los pri­me­ros pre­mo­la­res.

Es­tá muy ex­ten­di­do en el mun­do del ca­ba­llo la ac­ción de sa­car su len­gua y ti­rar de ella pa­ra abrir­le la boca, pe­ro es­ta es una prác­ti­ca pe­li­gro­sa, pues si ti­ra­mos de­ma­sia­do po­de­mos le­sio­nar gra­ve­men­te la len­gua o las es­truc­tu­ras anató­mi­cas que la sus­ten­tan, por lo que no es re­co­men­da­ble ti­rar de la len­gua.

Al na­cer, el po­tro só­lo tie­ne dos dien­tes in­ci­si­vos en ca­da ar­ca­da y se­gún cre­cen van emer­gien­do el res­to de los dien­tes tem­po­ra­les, un to­tal de 24, que son mu­cho más pe­que­ños que los dien­tes per­ma­nen­tes. Al mes de edad el po­tro pre­sen­ta 4 in­ci­si­vos y 6 molares, 3 en ca­da la­do de la man­dí­bu­la y lo mis­mo en el ma­xi­lar, lo que ha­ce un to­tal de 20 dien­tes tem­po­ra­les. De los 6 a los 9 me­ses emer­gen dos in­ci­si­vos más en ca­da ar­ca­da, al­can­za­do los 24 dien­tes. An­tes de cum­plir el pri­mer año na­ce el dien­te de lo­bo y al año crece un mo­lar per­ma­nen­te en ca­da la­do de las ar­ca­das, por lo que ca­da la­do tie­ne 4 molares.

Al año y medio emer­ge otro mo­lar per­ma­nen­te en ca­da la­do de las ar­ca­das, lo que ha­ce un to­tal de 5 en ca­da la­do; a los dos años y medio 2 dien­tes in­ci­si­vos per­ma­nen-tes sus­ti­tu­yen a 2 tem­po­ra­les, mien­tras que 2 molares son sus­ti­tui­dos en ca­da la de las dos ar­ca­das. A los tres años y medio el mo­lar tem­po­ral que queda en ca­da la­do es sus-ti­tui­do por uno per­ma­nen­te y dos in­ci­si­vos en ca­da ar­ca­da tam­bién son sus­ti­tui­dos. A los cua­tro años emer­gen los ca­ni­nos, que son gran­des en los ma­chos, pe­ro muy pe-que­ños o au­sen­tes en las ye­guas.

Y por úl­ti­mo a los cua­tro años y medio los dos in­ci­si­vos tem­po­ra­les que que­da­ban en ca­da ar­ca­da son sus­ti­tui­dos por dien­tes per­ma­nen­tes. Es­to ha­ce un to­tal en el ca­ba­llo de 40 dien­tes per­ma­nen­tes si no hay ca­ni­nos o 44 en el ca­so de ha­ber­los.

Los ca­ba­llos tie­nen una par­ti­cu­la­ri­dad en su den­ta­du­ra, y es que tie­nen dien­tes de erup­ción con­ti­nua, lo que sig­ni­fi­ca que van cre­cien­do cons­tan­te­men­te du­ran­te la vi­da del ani­mal a la vez que se van des­gas­tan­do du­ran­te la mas­ti­ca­ción de ali­men­to. Por es­to mis­mo, de los 6 a los 25 años el des­gas­te de la su­per­fi­cie de con­tac­to de los dien-tes in­ci­si­vos nos in­di­ca la edad apro­xi­ma­da del ca­ba­llo.

Sur­co de Gal­vay­ne

Es una lí­nea que apa­re­ce en el dien­te y que se pue­de ver sim­ple­men­te le­van­tan­do el la­bio

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.