Paco Gue­rra es Cin­co Es­tre­llas

Pri­mer juez es­pa­ñol que lo­gra la má­xi­ma ca­te­go­ría FEI

Ecuestre - - DEPORTE DOMA -

A par­tir del 1 de julio, Fran­cis­co Gue­rra se­rá un juez in­ter­na­cio­nal FEI con ca­te­go­ría 5 es­tre­llas. Es el pri­mer es­pa­ñol que lo­gra es­ta ca­li­fi­ca­ción, la má­xi­ma del es­ca­la­fón de jue­ces, lo que le per­mi­ti­rá juz­gar even­tos co­mo Jue­gos Olím­pi­cos o Mun­dia­les.

Fran­cis­co

Gue­rra Díaz ha al­can­za­do el es­ca­lón más al­to al que pue­de lle­gar un juez in­ter­na­cio­nal de Do­ma Clá­si­ca: la ca­te­go­ría 5 es­tre­llas. Se­rá, por tan­to, el pri­mer es­pa­ñol en lo­grar­lo –lo que an­tes era Juez O, por Ofi­cial-, lo que le in­clu­ye en la se­lec­ta lis­ta de jue­ces que pue­de ejer­cer en Jue­gos Olím­pi­cos, Jue­gos Ecues­tres Mun­dia­les, Cam­peo­na­tos FEI de ni­vel Gran Premio o Fi­na­les de Co­pa del Mun­do. Tras ca­si trein­ta años co­mo juez in­ter­na­cio­nal, re­pa­sa­mos con Paco su his­to­ria has­ta lle­gar a es­te má­xi­mo ni­vel, lo que se­rá efec­ti­vo a par­tir del 1 de julio. Ecues­tre: Cuén­ta­nos un po­co de tu tra­yec­to­ria, tu cu­rri­cu­lum, que abar­ca ti­tu­la­cio­nes en mu­chas otras dis­ci­pli­nas. ¿Có­mo em­pie­za tu re­la­ción con el ca­ba­llo y cuán­do em­pe­zas­te a juz­gar y por qué? Paco Gue­rra: “Pues en ca­sa no ha­bía de­ma­sia­do di­ne­ro pa­ra te­ner ca­ba­llo, ni pa­ra mu­chas cla­ses de equi­ta­ción, por­que so­mos cin­co her­ma­nos, así que fui ha­cien­do mis pi­ni­tos con ca­ba­llos ce­di­dos por pro­pie­ta­rios. Mien­tras es­tu­dia­ba la ca­rre­ra, da­ba cla­ses de Do­ma y Sal­to en el Ecues­tre (Bar­ce­lo­na). Du­ran­te un tiem­po com­par­tía­mos las cla­ses con Víctor Al­va­rez. Allí es­ta­ba ubi­ca­do el Club Hí­pi­co Bar­ce­lo­na, y en­ton­ces ha­bía mu­cho am­bien­te de Raid. La jun­ta di­rec­ti­va del club y el Co­ro­nel Cla­ve­ro, pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción ca­ta­la­na en aquel mo­men­to, me so­li­ci­ta­ron si que­ría ayu­dar­les con un Raid, y así me ani­ma­ron a que hi­cie­ra el cur­so de jue­ces de raid. A par­tir de eso fui sa­can­do las ti­tu­la­cio­nes de otras dis­ci­pli­nas: Sal­to, CCE, Trec, Hun­ter, je­fe de pis­ta de Com­ple­to y de Sal­tos…”. E.: ¿En qué mo­men­to fue que te em­pe­zas­te a de­can­tar en la Do­ma? P.G.: “En el año 1972 tu­ve la opor­tu­ni­dad de asis­tir con Mr. (Wolf­gang M.) Nig­gli, fac­tó­tum de los jue­ces de Do­ma en aquel tiem­po, a un cur­so en Bar­ce­lo­na. Des­de en­ton­ces no lo he de­ja­do y he con­ti­nua­do ha­cien­do se­mi­na­rios y cur­sos has­ta el día de hoy. En el 1988 asis­tí con Yvon­ne Vis­ser a Rot­ter­dam y Sau­mur, a par­tir de lo que soy juez in­ter­na­cio­nal. Du­ran­te el 1992 es­tu­ve asig­na­do por el COOB 92 co­mo Di­rec­tor de Hí­pi­ca pa­ra el R.C. Po­lo Bar­ce­lo­na, y ad­jun­to pa­ra el Mon­tan­ya. Des­pués du­ran­te cier­tos mo­men­tos me ale­jo al­go de las pistas de com­pe­ti­ción in­ter­na­cio­nal por te­ner que aten­der mi tra­ba­jo, has­ta que con­si­go con­ti­nuar juz­gan­do por Eu­ro­pa, Su­da­mé­ri­ca y Es­ta­dos Uni­dos”. E.: ¿Y al­gu­na vez pen­sas­te o vi­sua­li­zas­te que po­drías lle­gar a lo más al­to en la ca­te­go­ría de juez? P.G.: “Co­mo anéc­do­ta, te co­men­to que en un Cam­peo­na­to de Es­pa­ña de me­no­res ce­le­bra­do en Vall­ro­ma­nes, es­tu­vo in­vi­ta­do a juz­gar un juez Ita­liano (no di­ré el nom­bre) que me di­jo en­ton­ces: “Us­ted es buen juez, pe­ro nun­ca lle­ga­rá a Juez in­ter­na­cio­nal Ofi­cial (aho­ra 5*), por­que us­ted no dis­po­ne de di­ne­ro pa­ra ser­lo”. Ten­go que con­fe­sar que en aquel en­ton­ces me do­lió un po­co, y des­de en­ton­ces lu­ché por con­se­guir­lo”. E.: ¿Crees que ser un juez 5* te va a res­pal­dar más con­tra las crí­ti­cas, de en­tre­na­do­res o ji­ne­tes, o se­gui­rán sien­do inevi­ta­bles? ¿Es­te nom­bra­mien­to te ha­ce, en cier­to mo­do, ver que es­ta­bas ha­cien­do las co­sas bien?

se­gui­rán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.