GSA, un se­llo in­con­fun­di­ble

Ye­gua­da Ges­tüt Schloss Ame­rang, en el co­ra­zón de Ba­vie­ra

Ecuestre - - TEMAS DE CRÍA ACTUALIDAD -

La ye­gua­da Ges­tüt Schloss Ame­rang es­tá em­pla­za­da en una in­creí­ble fin­ca de cua­tro­cien­tas hec­tá­reas en Ba­vie­ra, Ale­ma­nia. En ella no hay só­lo ca­ba­llos, pues el lu­gar es, ade­más, es­ce­na­rio de mag­ní­fi­cos con­cier­tos y otros even­tos mul­ti­dis­ci­pli­na­res. Sin em­bar­go, los ca­ba­llos son, pa­ra su pro­pie­ta­ria, los in­dis­cu­ti­bles “re­yes” de la ca­sa. He­re­de­ra de la fa­mi­lia Crails­heim, Giu­lia se de­can­tó cuan­do era jo­ven por la cría en ex­clu­si­va del Pu­ra Ra­za Es­pa­ñol, una de­ci­sión que no cam­bia­ría por na­da del mun­do. El lu­gar ele­gi­do pa­ra ello es idí­li­co.

Schloss

Ame­rang es un mag­ní­fi­co com­ple­jo si­tua­do en el sud­es­te de Ale­ma­nia, en­tre la ciu­dad de Mú­nich y la fron­te­ra con Aus­tria. In­mer­sos en es­te im­pre­sio­nan­te pai­sa­je de Ba­vie­ra, re­co­no­ci­do tam­bién por ser la se­de del Mu­seo Ale­mán del Au­to­mó­vil, des­cu­bri­mos un cas­ti­llo me­die­val, que fue cons­trui­do en el si­glo XV por la fa­mi­lia de La Sca­la (Se­ño­res de Ve­ro­na), y que fue re­cu­pe­ra­do pos­te­rior­men­te por la fa­mi­lia Crails­heim. Su pro­pie­ta­ria ac­tual, la ba­ro­ne­sa Giu­lia von Crails­heim, es la due­ña tam­bién de la ye­gua­da del mis­mo nom­bre.

Schloss Ame­rang es pu­ra tra­di­ción fa­mi­liar, una jo­ya sú­per co­no­ci­da por los con­cier­tos que se ofre­cen en el pa­tio in­te­rior del cas­ti­llo des­de el año 1965. Se tra­ta de un pa­tio por­ti­ca­do, el más gran­de al nor­te de los Al­pes, que cuen­ta con una acús­ti­ca inigua­la­ble, por lo que aco­ge nu­me­ro­sos con­cier­tos en la tem­po­ra­da es­ti­val. Ade­más, Schloss Ame­rang es la sín­te­sis de una acer­ta­da ar­qui­tec­tu­ra en un pai­sa­je mag­ní­fi­co, con lo que mu­chos lo eli­gen co­mo em­pla­za­mien­to pa­ra sus ce­le­bra­cio­nes par­ti­cu­la­res o de em­pre­sa.

La ye­gua­da

Ort­holf y Giu­lia von Crails­heim La­risch re­pre­sen­tan el es­ca­lón ge­ne­ra­cio­nal vi­ge­si­mo­ter­ce­ro de es­ta fa­mi­lia que ha he­re­da­do, ade­más de es­ta lla­ma­ti­va fin­ca, un in­men­so amor por los ca­ba­llos. A 800 me­tros del cas­ti­llo es­tá si­tua­da la ye­gua­da de Pu­ra Ra­za Es­pa­ño­la, don­de se com­bi­nan tra­di­ción e in­no­va­ción en lo re­fe­ren­te a la cría de ca­ba­llos. “Nues­tros ejem­pla­res es­tán tes­ta­dos co­mo to­do­te­rre­nos, se tra­tan con es­pe­cial cui­da­do en sus pri­me­ros años y se les edu­ca se­gún los prin­ci­pios tra­di­cio­na­les de la Do­ma Clá­si­ca. Po­ne­mos el én­fa­sis en la ca­li­dad de las ye­guas, por su­pues­to tam­bién de los se­men­ta­les, que de­ben te­ner un ex­ce­len­te ca­rác­ter”.

La ga­na­de­ría se fun­dó prin­ci­pal­men­te con ejem­pla­res de Bohór­quez, Ma­rín García, Es­ca­le­ra y Viu­da de Terry, con es­pe­cial in­te­rés por ca­ba­llos con ap­ti­tu­des pa­ra el de­por­te. “Si se­lec­cio­nas con pre­ci­sión no ne­ce­si­tas mu­chos ca­ba­llos pa­ra criar bue­nos ejem­pla­res”, se­ña­lan.

Ideal­men­te in­te­gra­da en el pai­sa­je de los Al­pes bá­va­ros, es­ta ga­na­de­ría ini­ció sus pa­sos en el año 1810 con ca­ba­llos Tra­keh­ner. “Yo co­men­cé a mon­tar cuan­do te­nía tres años, to­do lo que sé so­bre los equi­nos es gra­cias a mi fa­mi­lia”, nos cuen­ta Giu­lia. “Cuan­do cum­plí on­ce años tu­ve la opor­tu­ni­dad de mon­tar por vez pri­me­ra un Pu­ra Ra­za Es­pa­ñol. Me so­bra­ron los mi­nu­tos pa­ra de­ci­dir que no ha­bía na­da com­pa­ra­ble a la sen-

124 2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.