ZIG­ZAG PER­FEC­TO

Ecuestre - - DEPORTE -

To­do el que sea ca­paz de re­co­lo­car ágil­men­te a su ca­ba­llo en­tre dos apo­yos pue­de dar­se a sí mis­mo unas pal­ma­di­tas en la es­pal­da. Por­que los apo­yos en zig­zag só­lo fun­cio­nan con un ca­ba­llo muy bien pre­pa­ra­do, que se ha­ya ejer­ci­ta­do de for­ma ho­mo­gé­nea con las dos ma­nos y que se de­je re­unir. Pe­ro ade­más, os­ci­lar de un la­do a otro fa­vo­re­ce el equi­li­brio, la re­sis­ten­cia del cuar­to tra­se­ro y la mo­vi­li­dad la­te­ral del ca­ba­llo.

Im­por­tan­te: el cuar­to de­lan­te­ro guía, es de­cir, hay que co­lo­car­lo an­tes que el cuar­to tra­se­ro.

Así es co­mo se ha­ce: em­pie­ce ha­cien­do dos apo­yos al pa­so se- gui­dos (es de­cir, un so­lo cam­bio de di­rec­ción) an­tes de ha­cer va­rios apo­yos se­gui­dos en zig­zag. Al prin­ci­pio ca­bal­gue en lí­nea rec­ta un lar­go del cuer­po del ca­ba­llo en­tre los cam­bios de di­rec­ción pa­ra po­der re­co­lo­car con cui­da­do al ani­mal. Más ade­lan­te co­lo­que al ca­ba­llo y ar­quée­lo en la nue- va di­rec­ción di­rec­ta­men­te en el mo­men­to del cam­bio. Pa­ra evi­tar que el cuar­to tra­se­ro guíe, pue­de ca­bal­gar con es­pal­da ade­lan­te an­tes del apo­yo. Si fun­cio­na pue­de atre­ver­se a ha­cer el zig­zag al tro­te o al ga­lo­pe. Pa­ra va­riar la di­rec­ción al ga­lo­pe de­be ha­cer cam­bios en el ai­re.

62

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.