La selección ge­nó­mi­ca

Su in­fluen­cia en el fu­tu­ro del ca­ba­llo de de­por­te

Ecuestre - - MUNDO ECUESTRE -

Su in­fluen­cia en el fu­tu­ro del ca­ba­llo de de­por­te

Es in­du­da­ble que los avan­ces en ge­né­ti­ca es­tán a pun­to de dar un vuel­co a nues­tro mun­do: en­fer­me­da­des, pro­duc­ción ani­mal y mu­chas más co­sas van a cam­biar. Es­te nue­vo desa­rro­llo su­po­ne un pa­so más en el co­no­ci­mien­to de la na­tu­ra­le­za de la vi­da, as­pec­to que to­ca la éti­ca del hom­bre y que a buen se­gu­ro ge­ne­ra­rá mu­chí­si­mas con­tro­ver­sias.

Des­de

mi pun­to de vis­ta se es­tá dan­do un sal­to equi­va­len­te al que dio la fí­si­ca cuan­do de des­cu­brir los áto­mos pa­só a es­cu­dri­ñar las par­tí­cu­las subató­mi­cas co­mo los quarks, la esen­cia de la ma­te­ria. Pues bien, aho­ra he­mos pa­sa­do de des­cu­brir el nú­cleo de las cé­lu­las a co­no­cer y ma­ne­jar su te­so­ro me­jor guar­da­do: los ge­nes.

El mun­do cien­tí­fi­co desa­rro­lla con­cep­tos que al co­mún de los mor­ta­les les sue­nan a “chino”, pe­ro que po­co a po­co se van me­tien­do en la co­ti­dia­ni­dad de nues­tra vi­da gra­cias a los avan­ces que per­mi­ten el bie­nes­tar de la po­bla­ción. Hace un si­glo na­die po­dría de­cir­nos co­sas que hoy en día ma­ne­ja­mos: ra­yos X, internet, teo­ría

de la re­la­ti­vi­dad, teo­rías cuán­ti­cas, fi­bra óp­ti­ca…

La im­plan­ta­ción de nue­vas tec­no­lo­gías de for­ma cer­te­ra y tem­pra­na siem­pre ha pro­por­cio­na­do ven­ta­jas du­ran­te dé­ca­das a quienes fue­ron capaces de vi­sio­nar­las.

Es im­por­tan­te co­no­cer que la SG re­pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad pa­ra el Ca­ba­llo de De­por­te Es­pa­ñol. La si­tua­ción ac­tual, a pe­sar del enor­me po­ten­cial de las apli­ca­cio­nes ge­nó­mi­cas en los sis­te­mas de cría de ca­ba­llos, es­tá por ex­plo­tar. La im­pli­ca­ción de es­ta­men­tos co­mo la Fe­de­ra­ción, el Mi­nis­te­rio, las Uni­ver­si­da­des o el Servicio de Cría Ca­ba­llar pue­den ser fun­da­men­ta­les. La aso­cia­ción in­ter­na­cio­nal de cria­do­res la WBFSH en su pá­gi­na

web nos di­ce que “la selección ge­nó­mi­ca ha re­vo­lu­cio­na­do las opor­tu­ni­da­des de me­jo­ra­mien­to pa­ra los ani­ma­les do­més­ti­cos. So­bre todo en el ga­na­do le­che­ro, la selección ge­nó­mi­ca ya ha te­ni­do un im­pac­to im­por­tan­te al per­mi­tir la pron­ta y pre­ci­sa selección del se­men­tal jo­ven. La selección ge­nó­mi­ca en el fu­tu­ro de la cría de ca­ba­llos se es­pe­ra que dé más ga­nan­cias ge­né­ti­cas re­du­cien­do los in­ter­va­los en­tre ge­ne­ra­cio­nes. Se es­pe­ra que la selección ge­nó­mi­ca ten­ga un im­pac­to mu­cho ma­yor en la cría de ca­ba­llos que en el ga­na­do le­che­ro de­bi­do a que el in­ter­va­lo en­tre ge­ne­ra­cio­nes es aún más lar­ga en la cría de ca­ba­llos tra­di­cio­nal que el de las va­cas le­che­ras”.

Los avan­ces con­se­gui­dos por el acer­ca­mien­to que es­tas téc­ni­cas GWAS (Es­tu­dio de aso­cia­ción del ge­no­ma com­ple­to, lo que en po­cas pa­la­bras po­dría­mos de­fi­nir co­mo el aná­li­sis de una va­ria­ción ge­né­ti­ca a lo lar­go de todo el ge­no­ma) ha­cen que sin ir más le­jos, la aso­cia­ción in­ter­na­cio­nal de los cria­do­res de ca­ba­llos de de­por­te, WBFSH, pro­gra­ma­se un se­mi­na­rio so­bre la Selección Ge­nó­mi­ca en el mar­co de su asam­blea ge­ne­ral de 2016, que tu­vo lugar jun­to al con­cur­so de Gi­ne­bra el pa­sa­do mes de di­ciem­bre, en coope­ra­ción es­tre­cha con el an­fi­trión el li­bro ge­nea­ló­gi­co de Zucht­ver­band CH-Sportp­fer­de (ZVCH). Esta no ha si­do la pri­me­ra vez que la WBFSH ha to­ca­do es­te te­ma, pues ya en 2014, en Caen, ini­ció el acer­ca­mien­to al mis­mo.

Fun­cio­na­mien­to de los Chips de SNP,s

El or­de­na­mien­to de se­cuen­cias de ba­ses ni­tro­ge­na­das (Ade­ni­na, Gua­ni­na, Ti­mi­na y Ci­to­si­na), co- di­fi­ca la in­for­ma­ción ge­né­ti­ca: por ejem­plo, una se­cuen­cia de ADN pue­de ser ATGCTAGATC­GC... En los or­ga­nis­mos vi­vos, el ADN se pre­sen­ta co­mo una do­ble ca­de­na de nu­cleó­ti­dos, en la que las dos he­bras es­tán uni­das en­tre sí por unas co­ne­xio­nes de­no­mi­na­das puentes de hi­dró­geno.

Pa­ra usar la in­for­ma­ción del ADN de­be co­piar­se en el ARN. Las mo­lé­cu­las de ARN se co­pian exac­ta­men­te del ADN me­dian­te un pro­ce­so de­no­mi­na­do trans­crip­ción. Por ejem­plo, en el ca­so de la se­cuen­cia de ADN (ATGCTAGCAT­CG...), la ARN po­li­me­ra­sa uti­li­za­ría co­mo mol­de la ca­de­na com­ple­men­ta­ria (que se­ría TACGAT-CTA- GCG-...), pe­ro eso ya es ha­ri­na de otro cos­tal…

Lo que di­fe­ren­cia un nu­cleó­ti­do de otro es la se­cuen­cia de las ba­ses ni­tro­ge­na­das. Las va­ria­cio­nes en la na­tu­ra­le­za se pre­sen­tan principalm­ente de dos for­mas: mu­ta­cio­nes y po­li­mor­fis­mos ge­né­ti­cos. Los pri­me­ros apa­re­cen con una fre­cuen­cia me­nor al 1 % y res­pon­den a otro ti­po de me­ca­nis­mos (acor­dé­mo­nos de Dar­win). Los que nos in­tere­san son los po­li­mor­fis­mos ge­né­ti­cos, que se pre­sen­tan en por­cen­ta­jes ma­yo­res. Pues bien, la gran ma­yo­ría de ale­los (ca­da una de las for­mas que pue­de te­ner un gen) que pro­por­cio­nan di­cha di­ver­si­dad co­rres­pon­den a una va­ria­ción de un solo nu­cleó­ti­do por otro: AT (ade­ni­na-ti­ni­na) por CG (ci­to­si­na–gua­ni­na) o vi­ce­ver­sa. Es­te ti­po de va­ria­cio­nes se de­no­mi­nan SNP Sin­gle Nu­cleoty­de Poly­morp­hisms (Po­li­mor­fis­mos de un úni­co nu­cleó­ti­do). Co­mo da­to di­re­mos que en el ca­ba­llo se han dis­tin­gui­do del or­den de un mi­llón de in­di­ca­do­res de un solo nu­cleó­ti­do SNP,s. En el hom­bre hay más de 80 mi­llo­nes en­con­tra­dos. Los SNP, son cam­bios de una so­la ba­se ni­tro­ge­na­da, que ac­túan co­mo se­ña­les a de­tec­tar pa­ra lo que es­ta­mos bus­can­do.

La tec­no­lo­gía se in­cli­na cla­ra­men­te por el aná­li­sis de los SNP,s por me­dio de chips, ya que se pue­den ana­li­zar de una so­la vez de­ce­nas de mi­les de nu­cleó­ti­dos. Hasta hace po­co se ha­bla­ba de 50000 (50k) pe­ro hoy en día se empieza a ha­blar de chips de al­ta den­si­dad de 100.000, de 670.000 (670k) y hasta de tres cuar­tos de mi­llón de SNP,s. Pe­ro esta gue­rra al al­za de ci­fras es­tá sien­do de­te­ni­da por el aná­li­sis cos­te-be­ne­fi­cio, ya que la in­for­ma­ción re­ci­bi­da una vez so­bre­pa­sa­dos los 100.000 SNP,s no pro­por­cio­na ma­yor va­lor aña­di­do en com­pa­ra­ción con los cos­tes eco­nó­mi­cos que pro­du­ce. Pa­ra que nos ha­ga­mos una idea de la mag­ni­tud del pro­ble­ma que se es­tá ata­can­do, un ca­ba­llo o una per­so­na tie­nen apro­xi­ma­da­men­te 25.000 ge­nes que es­tán ex­pre­sa­dos en unos 3.200 mi­llo­nes de pa­res de ba­ses (apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad del ADN es re­pe­ti­ti­vo den­tro del ge­no­ma y ca­re­ce de in­for­ma­ción).

Los chips o “mi­cro­arrays” (que tra­du­ci­do po­dría de­cir­se co­lec­ción de mu­chos pe­que­ños), co­mo son co­no­ci­dos en el mun­do cien­tí­fi­co, son una tec­no­lo­gía de los años 90 apli­ca­da en pri­mer lugar a los se­res hu­ma­nos. Con­sis­ten en unas pla­cas que po­seen unas cel­das de unos 200 μm de diá­me­tro,

La si­tua­ción ac­tual es­tá por ex­plo­tar, a pe­sar del enor­me po­ten­cial de las apli­ca­cio­nes ge­nó­mi­cas en los sis­te­mas de cría de ca­ba­llos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.