Vio­lín fla­men­co y ca­ba­llo, una fusión per­fec­ta

Ecuestre - - PANORAMA -

Ocu­rrió en la pla­za de to­ros de Azuaga y los protagonis­tas fue­ron el vio­li­nis­ta Pa­co Mon­tal­vo y los ji­ne­tes Ga­briel Ju­ra­do, José Ale­jan­dro Al­cai­de Ro­da, Juan Pa­blo Al­cai­de Gil y Án­gel Pe­ral­ta As­tol­fi. Mú­si­ca de cuer­da y ca­ba­llos se fu­sio­na­ron en un gran es­pec­tácu­lo en el mar­co del con­cier­to “Alma del Vio­lín Fla­men­co”.

La pla­za de to­ros del mu­ni­ci­pio pa­cen­se de Azuaga col­gó el car­tel de “no hay bi­lle­tes” pa­ra asis­tir al con­cier­to del má­xi­mo re­pre­sen­tan­te a ni­vel mun­dial del vio­lín fla­men­co, Pa­co Mon­tal­vo. Pe­ro la ex­pec­ta­ción ha­bi­tual que siem­pre des­pier­ta la ac­tua­ción del jo­ven mú­si­co cor­do­bés se en­gro­sa­ba en esta oca­sión con el anun­cio de la par­ti­ci­pa­ción del ca­ba­llo co­mo com­ple­men­to co­reo­grá­fi­co del es­pec­tácu­lo. En las se­ma­nas pre­vias, mien­tras se rea­li­za­ban los en­sa­yos en la Ha­cien­da de la Al­bai­da, en Cór­do­ba, se fue ca­len­tan­do el am­bien­te, hasta cul­mi­nar con el lleno to­tal.

Pleno de pú­bli­co en una noche de lu­na lle­na, pa­ra un es­pec­tácu­lo de sen­ti­mien­to y ma­gia en un rue­do con so­le­ra, en el que rei­na­ba un es­ce­na­rio de gran­des di­men­sio­nes. Des­de el prin­ci­pio, todos los asistentes se vol­ca­ron con un es­pec­tácu­lo iné­di­to, mien­tras en el sue­lo de la pla­za se es­cu­cha­ban los cas­cos de ca­ba­llos an­da­lu­ces que se mo­vían al rit­mo de la mú­si­ca del maestro. So­na­ba “Gra­na­da” pa­ra un pa­so de cua­tro ca­ba­llos tor­dos que for­ma­ban fi­gu­ras y se coor­di­na­ban tra­ba­jan­do en ejer­ci­cios de do­ma clá­si­ca y al­ta es­cue­la, crean­do un sem­blan­te de ad­mi­ra­ción en­tre el gran pú­bli­co asis­ten­te.

A la es­pe­ra de un mano a mano en­tre el vio­lín de Mon­tal­vo y el ca­ba­llo de Pe­ral­ta, el mú­si­co an­da­luz con­ti­nua­ba con su con­cier­to. La bai­lao­ra cor­do­be­sa Marta Gui­llén, con sus cas­ta­ñue­las, va­ti­ci­na­ba uno de los mo­men­tos má­gi­cos de la ve­la­da, so­na­ba el “Vi­to Cor­do­bés”. Era un due­lo de ti­ta­nes en­tre un vio­lín em­ble­má­ti­co y un ca­ba­llo que se mos­tra­ba ar­tis­ta, mo­vién­do­se al com­pás de una can­ción po­pu­lar de su tie­rra. En equi­ta­ción to­re­ra mar­can­do los cam­bios de rit­mo y re­ma­tan­do con una le­va­da se en­tu­sias­mó a un gra­de­río en­tre­ga­do en todo mo­men­to.

Pro­me­tía Pe­ral­ta que el úl­ti­mo nú­me­ro se­ría de puer­ta gran­de o de en­fer­me­ría y Mon­tal­vo le dio per­mi­so pa­ra que así fue­ra a tra­vés de “La Ma­la­gue­ña”. Na­die se es­pe­ra­ba que “Sa­dam”, una ja­ca va­que­ra del hie­rro de Cen­teno fue­se a for­mar tal al­bo­ro­to que ter­mi­nó le­van­tan­do al res­pe­ta­ble de sus asien­tos co­mo co­lo­fón a un sue­ño que am­bos ar­tis­tas te­nían en su pen­sa­mien­to. Un sue­ño he­cho reali­dad, el de la fusión de ca­ba­llo y vio­lín, he­cho reali­dad ba­jo la lu­na lle­na de Azuaga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.