Nina

La reali­dad ocul­ta del de­por­te: cuan­do el ta­len­to y la pa­sión no son su­fi­cien­tes

Ecuestre - - REPORTAJE -

La ca­rre­ra de Nina Fa­gers­trom des­cri­be a la per­fec­ción la reali­dad del de­por­te ecues­tre, pa­san­do de la na­da a lo más al­to y vi­ce­ver­sa, des­ta­can­do que su pa­sión y sus ga­nas de con­se­guir­lo han he­cho que ja­más se ha­ya ren­di­do. Por eso es­ta­mos or­gu­llo­sos de con­tar con la fin­lan­de­sa Nina en la can­te­ra de HC Con­sul­tants.

En

los tiem­pos que co­rren, es ca­si im­po­si­ble con­ver­tir­se en un ji­ne­te de Gran Pre­mio sin apo­yo fi­nan­cie­ro e in­clu­so si has con­se­gui­do lle­gar has­ta allí, las ho­ras de de­di­ca­ción y pa­cien­cia em­plea­das pa­ra man­te­ner­se en la ci­ma no son su­fi­cien­tes. El de­por­te ecues­tre re­quie­re cier­tas cua­li­da­des pa­ra lle­gar has­ta lo más al­to. Al igual que en cual­quier otro de­por­te, el ta­len­to na­tu­ral y el tra­ba­jo du­ro son dos as­pec­tos fun­da­men­ta­les pa­ra triun­far. Sin em­bar­go, la hí­pi­ca ne­ce­si­ta de un fac­tor cru­cial: el apo­yo eco­nó­mi­co. Si al­go he­mos apren­di­do a lo lar- go de los años es que to­dos los gran­des ji­ne­tes te ha­bla­rán de las per­so­nas que les apo­ya­ron y de­po­si­ta­ron su con­fian­za (eco­nó­mi­ca) en ellos pa­ra de­mos­trar al mun­do su ver­da­de­ro ta­len­to.

Has­ta los 14 años, Nina pa­sa­ba los días en la cua­dra ha­cien­do las ta­reas que a na­die le gus­ta­ban y con la es­pe­ran­za de po­der mon­tar al­gún día. Mien­tras tan­to apren­día que na­da se con­si­gue fá­cil­men­te y la im­por­tan­cia de tra­ba­jar du­ro pa­ra con­se­guir lo que uno más desea. Fue en­ton­ces cuan­do el ji­ne­te olím­pi­co de ori­gen fin-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.