El ca­ba­llo no arran­ca a ga­lo­par

PRO­BLE­MA 2

Ecuestre - - DEPORTE ENTRENAMIE­NTO -

» Com­pro­bar las ayu­das del ji­ne­te.Si el ca­ba­llo per­sis­te en un tro­te for­za­do o ha­ce ca­brio­las en lu­gar de pa­sar exac­ta­men­te al ga­lo­pe, a me­nu­do se de­be a que el ji­ne­te da ayu­das exa­ge­ra­das o po­co lim­pias.

ex­pli­ca Tuu­li Tiet­ze, ins­truc­to­ra de doma clá­si­ca de Ba­ja Sa­jo­nia (www.smar­trei­ten.de). Si el ji­ne­te adop­ta un asien­to en li­ge­ra tor­sión, la os­ci­la­ción im­pul­so­ra ha­cia de­lan­te de la pel­vis en com­bi­na­ción con la pier­na in­ter­na lle­va al ca­ba­llo al ga­lo­pe. Des­pla­ce la pier­na ex­ter­na só­lo un po­co ha­cia atrás, bas­ta con un pal­mo. » Una vuel­ta co­mo pre­pa­ra­ción.- Si an­tes de sa­lir al ga­lo­pe mon­ta una vuel­ta lim­pia, quedará sen­ta­do au­to­má­ti­ca­men­te de for­ma co­rrec­ta pa­ra pre­pa­rar al ca­ba­llo pa­ra el pri­mer sal­to. Unas pier­nas que opri­men y un asien­to rí­gi­do blo­quean el mo­vi­mien­to del ani­mal. Por eso de­be in­ten­tar sen­tar­se en la si­lla en po­si­ción er­gui­da, elás­ti­ca y con la pel­vis suel­ta pa­ra que si­ga el mo­vi­mien­to del ca­ba­llo. » Con­di­cio­nar me­jor las ayu­das pa­ra el ga­lo­pe.- Una se­ñal ver­bal cla­ra res­pal- da las ayu­das del ji­ne­te, por ejem­plo, el so­ni­do de un be­so o una or­den inequí­vo­ca co­mo “¡Aten­ción gaaaa-lo­pe!”. Lo me­jor es que las prac­ti­que co­mo pre­pa­ra­ción a la cuer­da o en el round pen. » Me­jo­rar la fuer­za y la coor­di­na­ción.- Si no lle­ga su­fi­cien­te ener­gía des­de el cuar­to tra­se­ro por­que el ca­ba­llo no tie­ne bas­tan­te fuer­za es im­po­si­ble arran­car lim­pia­men­te al ga­lo­pe. Re­duz­ca la mar­cha a un tro­te tran­qui­lo, las me­dias pa­ra­das y las dis­tin­tas ve­lo­ci­da­des ha­cen que el ca­ba­llo se afian­ce más en el cuar­to tra­se­ro. Tuu­li Tiet­ze re­co­mien­da prac­ti­car a con­ti­nua­ción la “es­pi­ral en fle­xión ex­ter­na”. Es­te ejer­ci­cio (véa­se el grá­fi­co más aba­jo) mo­vi­li­za, for­ta­le­ce y ac­ti­va el cuar­to tra­se­ro y pre­pa­ra me­jor al ca­ba­llo pa­ra la tran­si­ción: mon­te un círcu­lo al tro­te, co­lo­que a su ca­ba­llo en fle­xión ex­ter­na y re­duz­ca el círcu­lo; a con­ti­nua­ción re­co­lo­que al ca­ba­llo y am­plíe el círcu­lo des­de la pier­na in­ter­na. Cuan­do lle­gue de nue­vo a la lí­nea ex­te­rior del círcu­lo dé la ayu­da pa­ra el ga­lo­pe. » Me­jo­rar la reac­ción.- Otro re­qui­si­to im­por­tan­te pa­ra un arran­que al ga­lo­pe vi­go­ro­so es que el ca­ba­llo reac­cio­ne con pre­ci­sión a las ayu­das im­pul­so­ras. Ri­chard Hin­richs acon­se­ja:

Los ji­ne­tes avan­za­dos pue­den fo­men­tar la fle­xi­bi­li­dad del ca­ba­llo con tran­si­cio­nes en­tre es­pal­da aden­tro, ce­sión a la pier­na y tra­vers. Eso edu­ca la mo­tri­ci­dad fi­na:

ex­pli­ca Hin­richs. Ade­más, en los ca­ba­llos de­ma­sia­do pre­su­ro­sos el cru­ce de ex­tre­mi­da­des acor­ta el es­pa­cio ga­na­do, sin que el ji­ne­te ten­ga que con­tra­rres­tar con las rien­das. » Eli­mi­nar pre­sión.- Si el ca­ba­llo se re­sis­te a arran­car a ga­lo­par pue­de que ten­ga es­trés. Por ejem­plo, por­que la si­tua­ción le exi­ge de­ma­sia­do a ni­vel fí­si­co o men­tal. En ese ca­so de­je que ha­ga pau­sas más a me­nu­do pa­ra que pue­da re­po­ner­se. Por ejem­plo, de­ma­sia­das lec­cio­nes muy se­gui­das o en un or­den des­con­cer­tan­te so­bre­car­gan a los ca­ba­llos jó­ve­nes. ex­pli­ca Tuu­li Tiet­ze. Ri­chard Hin­richs acon­se­ja tam­bién man­te­ner la na­riz del ca­ba­llo cla­ra­men­te por de­lan­te de la ver­ti­cal. De lo con­tra­rio, so­bre to­do cuan­do se tra­ta de ca­ba­llos de cue­llo cor­to y qui­ja­da in­fe­rior es­tre­cha, el cuer­po es­tá so­me­ti­do a de­ma­sia­da ten­sión. Una arran­ca­da lim­pia al ga­lo­pe es más fá­cil de con­se­guir con el cue­llo li­bre.

La tran­si­ción a un ai­re más len­to for­ta­le­ce el cuar­to tra­se­ro.

68

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.