Ac­ción per­ma­nen­te del ca­ba­llo

For­ma de con­se­guir el mo­vi­mien­to con­ti­nua­do

Ecuestre - - CABALLO MANEJO NATURAL -

¿Pue­des con­se­guir que el ca­ba­llo si­ga ha­cien­do al­go sin pre­sio­nar­lo in­ce­san­te­men­te? Aquí ex­pli­ca­ré el pro­ce­di­mien­to.

To­ca

hoy ex­pli­car la for­ma de con­se­guir que el ca­ba­llo man­ten­ga los mo­vi­mien­tos o ac­cio­nes que se le so­li­ci­tan has­ta que se le in­di­que otra co­sa. Es un pro­ce­so fá­cil de ex­pli­car y de com­pren­der con las ba­ses y cla­ves que ya he­mos co­men­ta­do en es­tos es­pa­cios, aun­que no tan fá­cil lle­var­lo a la prác­ti­ca. Va­mos a de­te­ner­nos en la ex­pli­ca­ción del pro­ce­di­mien­to.

He­mos re­fle­xio­na­do so­bre las di­fe­ren­tes maneras de pen­sar de los ca­ba­llos y los hu­ma­nos. Tam­bién so­bre nues­tras ten­den­cias hu­ma­nas ma­ni­pu­la­do­ras y las pro­pen­sio­nes eva­si­vas de los ca­ba­llos. Só­lo fal­ta des­cri­bir el pro­ce­so de con­ti­nui­dad.

Hay que re­cor­dar que cual­quier ti­po de ayu­da que apli­ca­mos a los ca­ba­llos es una for­ma de pre­sión, in­clu­so las se­ña­les so­no­ras y vi­sua­les que ni si­quie­ra to­can al ca­ba­llo.

El efec­to in­de­sea­ble de la pre­sión

En con­se­cuen­cia, to­da pre­sión es in­de­sea­ble aun­que su ver­da­de­ra fun­ción sea mo­ti­var la ac- ción del ca­ba­llo y aun­que se ha­ga de dis­tin­tas maneras. In­de­pen­dien­te­men­te de la in­ten­si­dad a la que se ha­ya lle­ga­do ini­cial­men­te, cuan­do esa pre­sión se re­du­ce a su mí­ni­ma ex­pre­sión no de­jan de ser in­de­sea­bles pa­ra el ca­ba­llo, pe­ro al menos se­rá to­le­ra­ble. Es has­ta en­ton­ces que el ca­rác­ter de la pre­sión cam­bia de co­rrec­ti­va y mo­ti­va­do­ra a in­di­ca­ti­va y cuan­do ad­quie­re su ver­da­de­ra ca­rac­te­rís­ti­ca de “se­ñal”. De so­bra es­tá de­cir que es en es­te con­tex­to de los es­tí­mu­los en el que de­ben ser uti­li­za­dos los ca­ba­llos por los hu­ma­nos, sin que ese ser­vi­cio pue­da ca­ta­lo­gar­se co­mo abu­so o mal­tra­to.

Evo­lu­ción de los es­tí­mu­los/se­ña­les

Es­ta es la ade­cua­da evo­lu­ción de la pre­sión de cual­quier ayu­da. Si no con­clui­mos en es­tí­mu­los real­men­te su­ti­les sig­ni­fi­ca que esa evo­lu­ción no fue la co­rrec­ta, pues con­du­ci­rá al “en­du­re­ci­mien­to” del ca­ba­llo. Es­to se­rá evi­den­cia de una ma­ni­fes­ta­ción de re­sis­ten­cia que po­dría ser vo­lun­ta­ria, o in­vo­lun­ta­ria en el ca­so de que su cau­sa sea la fal­ta de com­pren­sión, el te­mor o cual­quier de­fi­cien­cia fí­si­ca.

La re­fle­xión más im­por­tan­te sur­ge aquí, pues sal­ta a la vis­ta el ca­rác­ter mul­ti­fun­cio­nal de los es­tí­mu­los que ha­ce­mos a los ca­ba­llos. Lo ma­lo es que esa di­ver­si­dad de posibilida­des es una di­fi­cul­tad adi­cio­nal pa­ra iden­ti­fi­car, sin lu­gar a du­das, la cla­se de pre­sión que se es­tá ha­cien­do y su ca­rác­ter.

Pa­ra fa­ci­li­tar su es­tu­dio me he per­mi­ti­do cla­si­fi­car­las de acuer­do a la ta­bla que in­clu­yo en es­te ar­tícu­lo. Des­de lue­go que si em­plea­mos la fir­me­za equi­vo­ca­da, se tra­du­ci­rá en un error de ma­ne­jo que pue­de oca­sio­nar des­de ig­no­rar la se­ñal, has­ta el mal­tra­to, des­de la con­fu­sión, has­ta la re­sis­ten­cia de­li­be­ra­da.

Con to­do es­to en men­te po­de­mos co­men­zar a so­li­ci­tar al ca­ba­llo el mo­vi­mien­to per­ma­nen­te.

Por fin el pro­ce­di­mien­to

El pro­ce­so que des­cri­bo a con­ti­nua­ción es el mis­mo pa­ra cual­quier otra ac­ción que es­pe-

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.