¿Es ile­gal co­brar por los Ga­lo­pes?

La re­cla­ma­ción que abre el de­ba­te

Ecuestre - - ECUESTRE -

Ha­ce años, la RFHE es­ta­ble­ció el sis­te­ma de­no­mi­na­do Ga­lo­pes, que obli­ga a los fe­de­ra­dos a su­pe­rar unas prue­bas pa­ra ac­ce­der a la com­pe­ti­ción y a pa­gar unas im­por­tan­tes can­ti­da­des de di­ne­ro pa­ra la ob­ten­ción del co­rres­pon­dien­te cer­ti­fi­ca­do. Un fe­de­ra­do de Can­ta­bria ha re­cla­ma­do a la fe­de­ra­ción na­cio­nal la de­vo­lu­ción del im­por­te abo­na­do en su ca­so, por con­si­de­rar ile­gal el co­bro de di­chas ta­sas.

José Se­re­rols, ex­pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción de Can­ta­bria, re­mi­tió el pa­sa­do 31 de enero un es­cri­to a la RFHE en el que ar­gu­men­ta ju­rí­di­ca­men­te su opi­nión de que el co­bro por la emi­sión de los Ga­lo­pes es ile­gal y so­li­ci­ta su de­vo­lu­ción. An­tes de co­no­cer la res­pues­ta fe­de­ra­ti­va, Se­re­rols co­men­tó a Ecuestre que es­tá dis­pues­to a lle­var el asun­to a ins­tan­cias ju­di­cia­les en el ca­so de no ob­te­ner una so­lu­ción sa­tis­fac­to­ria, pues con­si­de­ra que su pe­ti­ción se ajus­ta a De­re­cho.

En­tien­de el so­li­ci­tan­te del re­in­te­gro que las fe­de­ra­cio­nes son en­ti­da­des pri­va­das que rea­li­zan ac­ti­vi­da­des de­le­ga­das por la Ad­mi­nis­tra­ción, co­mo si fue­sen la pro­pia Ad­mi­nis­tra­ción y que por lo tan­to, cuan­do un ciu­da­dano le so­li­ci­ta la pres­ta­ción de de­ter­mi­na­da ac­ti­vi­dad, só­lo pue­de co­brar por ella si exis­te una Ley que así lo es­ta­blez­ca. Y en­tien­de que no exis­te nin­gu­na Ley que au­to­ri­ce a la fe­de­ra­ción a co­brar por los Ga­lo­pes, por lo que los co­bros que se es­tán rea­li­zan­do se­rían ile­ga­les.

Aun­que Se­re­rols so­li­ci­ta la de­vo­lu­ción del im­por­te por él abo­na­do, en­tien­de que una re­so­lu­ción fa­vo­ra­ble a su pe­ti­ción crea­ría ju­ris­pru­den­cia y obli­ga­ría a las fe­de­ra­cio­nes a de­vol­ver to­das las can­ti­da­des in­gre­sa­das por es­te con­cep­to. Una hi­po­té­ti­ca de­vo­lu­ción que sin du­da su­pon­dría un enor­me que­bran­to a las ar­cas fe­de­ra­ti­vas.

Es­cri­to de re­cla­ma­ción

El tex­to ín­te­gro del es­cri­to pre­sen­ta­do por José Se­re­rols, es el si­guien­te:

A LA REAL FEDERACION ES­PA­ÑO­LA DE HIPICA

D. JO­SE SE­RE­ROLS Y CIU­TAT, con DNI 39286378D, ma­yor de edad y con do­mi­ci­lio a efec­to de no­ti­fi­ca­cio­nes en ca­lle Ha­ba­ne­ra, 5 ch. 2 de El As­ti­lle­ro 39610 Can­ta­bria, co­mo me­jor pro­ce­da, DI­GO.

Pri­me­ro.- Que el que sus­cri­be es fe­de­ra­do de es­ta RFHE a la que ten­go el ho­nor de di­ri­gir­me, con li­cen­cia nú­me­ro 000245676, ex­pe­di­da por la Fe­de­ra­ción vas­ca de Hí­pi­ca, en la ca­te­go­ría de com­pe­ti­dor es­ta­tal.

Se­gun­do.- Pa­ra ello abo­né los co­rres­pon­dien­tes de­re­chos y obli­ga­cio­nes de la mis­ma, ha­bien­do abo­na­do las ta­sas pre­vis­tas en el ar­tícu­lo 32.4 de la Ley 10/1990 del De­por­te, el cual atri­bu­ye la fi­ja­ción de un pre­cio por la mis­ma, am­pa­ra­do en di­cha nor­ma­ti­va pa­ra su fi­ja­ción, en­ten­dien­do que ha­bien­do ob­te­ni­do la mis­ma y ha­bien­do sa­tis­fe­cho su pre­cio en­ten­día que se­gún se es­ta­ble­ce en di­cho ar­tícu­lo:

“…La li­cen­cia pro­du­ci­rá efec­tos en los ám­bi­tos es­ta­tal y au­to­nó­mi­co, des­de el mo­men­to en que se ins­cri­ba en el re­gis­tro de la fe­de­ra­ción de­por­ti­va au­to­nó­mi­ca. Las fe­de­ra­cio­nes de­por­ti­vas au­to­nó­mi­cas de­be­rán co­mu­ni­car a la fe­de­ra­ción es­ta­tal co­rres­pon­dien­te las ins­crip­cio­nes que prac­ti­quen, así co­mo las mo­di­fi­ca­cio­nes de di­chas ins­crip­cio­nes; a es­tos efec­tos bas­ta­rá con la re­mi­sión del nom­bre y ape­lli­dos del ti­tu­lar, se­xo, fe­cha de na­ci­mien­to, nú­me­ro de DNI y nú­me­ro de li­cen­cia…”

Ter­ce­ro.- Sin em­bar­go, se­gún la nor­ma­ti­va es­ta­tal exis­ten los de­no­mi­na­dos ga­lo­pes, cu­ya ob­ten­ción es ne­ce­sa­ria pa­ra po­der com­pe­tir, de­ter­mi­nan­do tan­to el ni­vel co­mo la po­si­bi­li­dad de com­pe­tir, en vir­tud del re­gla­men­to del

RE­GLA­MEN­TO DEL PRO­GRA­MA DE TI­TU­LA­CIO­NES DE JI­NE­TES.

A tal efec­to ob­tu­ve con fe­cha de 22 de oc­tu­bre de 2017 el opor­tuno di­plo­ma de gra­do ga­lo­pe 3. Cuar­to.- En di­cho re­gla­men­to se es­ta­ble­ce la fa­cul­tad de la Jun­ta Di­rec­ti­va de fi­jar las ta­sas de di­cha acre­di­ta­ción anual­men­te.

Y así se vie­ne ha­cien­do anual­men­te en asam­blea ge­ne­ral con el con­cep­to fis­cal de ta­sa.

Quin­to.- Da­dos mis co­no­ci­mien­tos pro­fe­sio­na­les y ha­bien­do con­sul­ta­do, he po­di­do com­pro­bar que el pre­cio abo­na­do por la li­cen­cia tie­ne co­ber­tu­ra le­gal en el ci­ta­do pre­cep­to de la Ley 10/1990 del De­por­te, que pre­vé la exis­ten­cia de un pre­cio por la li­cen­cia y un sis­te­ma de fi­ja­ción.

Sin em­bar­go, no he po­di­do en­con­trar en una nor­ma con ran­go de ley el am­pa­ro ne­ce­sa­rio pa­ra el es­ta­ble­ci­mien­to de ta­sas o pre­cios pú­bli­cos.

La otor­ga­ción de tí­tu­los y acre­di­ta­cio­nes de­por­ti­vas es una fun­ción pú­bli­ca de­le­ga­da que tan só­lo pue­den ejer­cer las fe­de­ra­cio­nes de­por­ti­vas, por de­le­ga­ción de sus res­pec­ti­vos eje­cu­ti­vos.

De­ben ser és­tos por tan­to los que fi­je en una nor­ma con ran­go de ley di­chas ta­sas o el sis­te­ma de su fi­ja­ción, co­mo lo exi­ge la Ley 8/1989, de 13 de abril, de Ta­sas y Pre­cios Pú­bli­cos, co­mo así lo exi­ge su ar­tícu­lo 10 Ar­tícu­lo 10. Es­ta­ble­ci­mien­to y re­gu­la­ción. 1. El es­ta­ble­ci­mien­to de las ta­sas, así co­mo la re­gu­la­ción de los ele­men­tos esen­cia­les de ca­da una de ellas, de­be­rá rea­li­zar­se con arre­glo a Ley.

Las ta­sas so­la­men­te pue­den ser fi­ja­das se­gún su ar­tícu­lo 9. Fuen­tes nor­ma­ti­vas de las ta­sas. 1. Las ta­sas se re­gi­rán: a) Por los Tra­ta­dos o Con­ve­nios In­ter­na­cio­na­les que con­ten­gan cláu­su­las en ma­te­ria de ta­sas, pu­bli­ca­dos ofi­cial­men­te en Es­pa­ña.

b) Por la pre­sen­te Ley, por la Ley Ge­ne­ral Tri­bu­ta­ria y la Ley Ge­ne­ral Pre­su­pues­ta­ria, en cuan­to no pre­cep­túen lo con­tra­rio.

c) En su ca­so, por la Ley pro­pia de ca­da ta­sa.

d) Por las nor­mas re­gla­men­ta­rias dic­ta­das en desa­rro­llo de es­tas Le­yes. Sex­to.- Sal­vo que se me acre­di­te la nor­ma con ran­go de ley que pre­vé y ha­bi­li­ta la ta­sa del ga­lo­pe que se me ha co­bra­do, so­li­ci­to la de­vo­lu­ción de la ta­sa en ba­se a: Ar­tícu­lo 12. De­vo­lu­ción.

Pro­ce­de­rá la de­vo­lu­ción de las ta­sas que se hu­bie­ran exi­gi­do, cuan­do no se reali­ce su he­cho im­po­ni­ble por cau­sas no impu­tables al su­je­to pa­si­vo. Quie­ro re­cor­dar en ca­so de ha­cer ca­so omi­so lo pre­vis­to en el Có­di­go pe­nal: Ar­tícu­lo 437.

La au­to­ri­dad o fun­cio­na­rio pú­bli­co que exi­gie­re, di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te, de­re­chos, ta­ri­fas por aran­ce­les o mi­nu­tas que no sean de­bi­dos o en cuan­tía ma­yor a la le­gal­men­te se­ña­la­da, se­rá cas­ti­ga­do, sin per­jui­cio de los re­in­te­gros a que vi­nie­re obli­ga­do, con las pe­nas de mul­ta de seis a vein­ti­cua­tro me­ses y de sus­pen­sión de em­pleo o car­go pú­bli­co por tiem­po de seis me­ses a cua­tro años. Por to­do ello, SO­LI­CI­TO, al am­pa­ro de las nor­mas in­di­ca­das y an­te la au­sen­cia de nor­ma con ran­go de ley que am­pa­re el co­bro de la ta­sa de ga­lo­pes, su de­vo­lu­ción a la ma­yor bre­ve­dad po­si­ble.

Res­pues­ta de la RFHE

Po­cos días más tar­de, la RFHE re­pro­du­cía en su pá­gi­na web el con­te­ni­do de una car­ta re­mi­ti­da a José Se­re­rols, en res­pues­ta a su re­cla­ma­ción, en la que re­cha­za­ba su ar­gu­men­ta­ción y co­mo con­se­cuen­cia, ne­ga­ba la po­si­bi­li­dad de cual­quier re­in­te­gro.

Re­pro­du­ci­mos a con­ti­nua­ción el tex­to ín­te­gro de la res­pues­ta fe­de­ra­ti­va, fir­ma­da por el Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de la en­ti­dad, Ve­nan­cio Gar­cía Ovies.

Muy se­ñor nues­tro: Acu­sa­mos re­ci­bo de su car­ta de fe­cha 31 de enero en la que so­li­ci­ta la de­vo­lu­ción de las ta­sas de sus ga­lo­pes. Al res­pec­to de su con­te­ni­do de­be­mos ma­ni­fes­tar­le lo si­guien­te: 1. LOS GA­LO­PES NO SON LI­CEN­CIAS FE­DE­RA­TI­VAS

Tal y co­mo co­no­ce, en efec­to, los ga­lo­pes lle­van apa­re­ja­do el pa­go de un ca­non o cuo­ta fi­ja­da por la RFHE en ba­se a sus nor­mas y re­gla­men­tos. Pe­ro los ga­lo­pes no son las li­cen­cias fe­de­ra­ti­vas. 2. RE­QUI­SI­TOS PA­RA LA PAR­TI­CI­PA­CIÓN EN COM­PE­TI­CIO­NES OFI­CIA­LES

De acuer­do con el ar­tícu­lo 34.4 de la Ley

10/1990 del de­por­te: “Pa­ra la par­ti­ci­pa­ción en cual­quier com­pe­ti­ción de­por­ti­va ofi­cial, además del cum­pli­mien­to de los re­qui­si­tos es­pe­cí­fi­cos que se exi­jan en ca­da ca­so, de acuer­do con el mar­co com­pe­ten­cial vi­gen­te, se­rá pre­ci­so es­tar en po­se­sión de una li­cen­cia de­por­ti­va au­to­nó­mi­ca, que se­rá ex­pe­di­da por las fe­de­ra­cio­nes de­por­ti­vas de ám­bi­to au­to­nó­mi­co que es­tén in­te­gra­das en la co­rres­pon­dien­te fe­de­ra­ción es­ta­tal, se­gún las con­di­cio­nes y re­qui­si­tos que se es­ta­ble­ce­rán re­gla­men­ta­ria­men­te”.

Es de­cir, pa­ra to­mar par­te en com­pe­ti­cio­nes fe­de­ra­das ofi­cia­les de ám­bi­to es­ta­tal, además de una li­cen­cia fe­de­ra­ti­va, la pro­pia Ley con­tem­pla se pue­den exi­gir el cum­pli­mien­to de re­qui­si­tos es­pe­cí­fi­cos que se exi­jan en ca­da ca­so. Tal se­ría el ca­so de pa­go de cuo­tas o can­ti­da­des que se fi­jen por la fe­de­ra­ción de­por­ti­va, co­mo es el ca­so de los ga­lo­pes. 3. MAR­CO RE­GU­LA­DOR DE LAS FE­DE­RA­CIO­NES DE­POR­TI­VAS

De­be te­ner­se pre­sen­te que las fe­de­ra­cio­nes de­por­ti­vas es­pa­ño­las se ri­gen por lo pre­vis­to en el Real De­cre­to 1835/1991 en cu­yo ar­tícu­lo 2 se di­ce que “las fe­de­ra­cio­nes de­por­ti­vas es­pa­ño­las se ri­gen por lo dis­pues­to en la Ley 10/1990, de 15 de oc­tu­bre, del De­por­te, por el pre­sen­te Real De­cre­to y dis­po­si­cio­nes que les sean apli­ca­bles y por sus Es­ta­tu­tos y Re­gla­men­tos que, res­pe­tan­do las nor­mas an­te­rio­res, sean de­bi­da­men­te apro­ba­dos”.

En el ca­so que nos ocu­pa, los ga­lo­pes y el res­to de la nor­ma­ti­va es­pe­cí­fi­ca pa­ra los de­por­tis­tas es un re­gla­men­to fe­de­ra­ti­vo y el acuer­do del pre­cio que de­be ser abo­na­do por los ga­lo­pes es­tá pre­vis­to en di­chos re­gla­men­tos.

No exis­te nor­ma­ti­va que prohí­ba a las fe­de­ra­cio­nes de­por­ti­vas es­ta­ble­cer dis­tin­tos pa-

gos por con­cep­tos de to­da cla­se: ins­crip­ción en prue­bas, ar­bi­tra­jes, cuo­tas de par­ti­ci­pa­ción, cuo­tas por cur­sos o ti­tu­la­cio­nes, etc. Aún más, es prác­ti­ca ha­bi­tual que las fe­de­ra­cio­nes de­por­ti­vas (au­to­nó­mi­cas y es­ta­ta­les) es­ta­blez­can cuo­tas o cá­no­nes que de­ben ser abo­na­dos por dis­tin­tos co­lec­ti­vos y en mu­chas oca­sio­nes lo son pa­ra el ac­ce­so a las com­pe­ti­cio­nes, in­de­pen­dien­te­men­te de la pro­pia li­cen­cia fe­de­ra­ti­va exi­gi­da a los par­ti­ci­pan­tes. 4. LAS TA­SAS O CUO­TAS DE LA RFHE NO SON PRE­CIOS PÚ­BLI­COS

No pue­de equi­pa­ra­se el pa­go de una can­ti­dad o cuo­ta de la RFHE por la ob­ten­ción de los ga­lo­pes con una reali­dad o fi­gu­ra que na­da tie­ne que ver con las can­ti­da­des es­ta­ble­ci­das en el seno de una en­ti­dad pri­va­da (co­mo lo es una fe­de­ra­ción de­por­ti­va).

En con­cre­to, el ar­tícu­lo 6 de la Ley 8/1989 di­ce que: “Ta­sas son tri­bu­tos cu­yo he­cho im­po­ni­ble con­sis­te en la uti­li­za­ción pri­va­ti­va o el apro­ve­cha­mien­to es­pe­cial del do­mi­nio pú­bli­co, la pres­ta­ción de ser­vi­cios o la rea­li­za­ción de ac­ti­vi­da­des en ré­gi­men de de­re­cho pú­bli­co que se re­fie­ran, afec­ten o be­ne­fi­cien de mo­do par­ti­cu­lar al obli­ga­do tri­bu­ta­rio, cuan­do los ser­vi­cios o ac­ti­vi­da­des no sean de so­li­ci­tud o re­cep­ción vo­lun­ta­ria por los obli­ga­dos tri­bu­ta­rios o no se pres­ten o reali­cen por el sec­tor pri­va­do”.

Además, el ar­tícu­lo 24 de la Ley 8/1989 que de­fi­ne los pre­cios pú­bli­cos se­ña­la que: “Ten­drán la con­si­de­ra­ción de pre­cios pú­bli­cos las con­tra­pres­ta­cio­nes pe­cu­nia­rias que se sa­tis­fa­gan por la pres­ta­ción de ser­vi­cios o la rea­li­za­ción de ac­ti­vi­da­des efec­tua­das en ré­gi­men de De­re­cho pú­bli­co cuan­do, pres­tán­do­se tam­bién ta­les ser­vi­cios o ac­ti­vi­da­des por el sec­tor pri­va­do, sean de so­li­ci­tud vo­lun­ta­ria por par­te de los ad­mi­nis­tra­dos”.

Re­sul­ta evi­den­te que las can­ti­da­des fi­ja­das en el seno de una en­ti­dad pri­va­da co­mo la RFHE, no se co­rres­pon­den ni con ta­sas ni con pre­cios pú­bli­cos. El he­cho de que la RFHE em­plee el tér­mino de “ta­sas” pa­ra re­fe­rir­se a los im­por­tes a abo­nar por los de­no­mi­na­dos “ga­lo­pes” no sig­ni­fi­ca, por su­pues­to, que se tra­te de ta­sas pre­vis­tas en la ci­ta­da Ley 8/1989, de 13 de abril. 5. LAS FE­DE­RA­CIO­NES DE­POR­TI­VAS SON EN­TI­DA­DES DE CA­RÁC­TER PRI­VA­DO

De­be te­ner­se en cuen­ta además que, por más que las fe­de­ra­cio­nes de­por­ti­vas desem­pe­ñen fun­cio­nes pú­bli­cas de ca­rác­ter ad­mi­nis­tra­ti­vo de­le­ga­das y sean agen­tes co­la­bo­ra­do­res de la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca, se tra­ta de en­ti­da­des pri­va­das que adop­tan acuer­dos den­tro de un sis­te­ma ple­na­men­te pri­va­do, co­mo es la fi­ja­ción de los pre­cios o cuo­tas fe­de­ra­ti­vas.

Sien­do ello así, la pro­pia ley in­vo­ca­da por us­ted ex­clu­ye cla­ra­men­te es­te ti­po de ac­tua­cio­nes pri­va­das: su ar­tícu­lo 2b) re­co­ge ex­pre­sa­men­te que la mis­ma no es de apli­ca­ción a: “La con­tra­pres­ta­ción por las ac­ti­vi­da­des que reali­cen y los ser­vi­cios que pres­ten las En­ti­da­des u Or­ga­nis­mos pú­bli­cos que ac­túen se­gún nor­mas de de­re­cho pri­va­do”.

Por tan­to, ni lle­gan­do a ad­mi­tir que las fe­de­ra­cio­nes de­por­ti­vas son equi­pa­ra­bles en cier­tos as­pec­tos a las en­ti­da­des u or­ga­nis­mos pú­bli­cos, que no lo son de fac­to, de­be­ría te­ner­se pre­sen­te que aque­llas se ri­gen y ac­túan se­gún nor­mas de de­re­cho pri­va­do co­mo lo son la apro­ba­ción de una se­rie de re­gla­men­tos y, so­bre to­do, la adop­ción de una se­rie de acuer­dos que for­man par­te de ré­gi­men de au­to­or­ga­ni­za­ción de sus es­truc­tu­ras y ac­ti­vi­da­des. 6. CON­CLU­SIÓN

En re­su­men, los ga­lo­pes es­ta­ble­ci­dos en el seno de la RFHE, sin en­trar en con­flic­to con nin­gu­na dis­po­si­ción nor­ma­ti­va, no son sino ma­ni­fes­ta­cio­nes de lo que es el de­re­cho de au­to­or­ga­ni­za­ción de una fe­de­ra­ción de­por­ti­va pri­va­da que tie­ne la ple­na ca­pa­ci­dad de do­tar­se de una se­rie de nor­mas, re­gla­men­tos y acuer­dos en su seno.

Es por to­do ello por lo que no po­de­mos aten­der su pe­ti­ción, lo que le co­mu­ni­ca­mos a los efec­tos opor­tu­nos.

Opi­nio­nes en­con­tra­das

La re­cla­ma­ción pre­sen­ta­da por José Se­re­rols, que sin du­da sor­pren­de por pro­du­cir­se des­pués de años en los que se han ve­ni­do emi­tien­do Ga­lo­pes con car­go a la car­te­ra de los fe­de­ra­dos, ya se sa­be que no tie­ne re­co­rri­do fe­de­ra­ti­vo. La RFHE ha uti­li­za­do los ar­gu­men­tos que ca­bía es­pe­rar pa­ra jus­ti­fi­car la li­ci­tud del co­bro.

Pe­ro di­chos ar­gu­men­tos no só­lo no son com­par­ti­dos por José Se­re­rols y su ase­so­ría ju­rí­di­ca pa­ra el ca­so. En Ecuestre he­mos so­li­ci­ta­do un in­for­me a un ex­per­to en De­re­cho Ad­mi­nis­tra­ti­vo, pa­ra co­no­cer su in­ter­pre­ta­ción téc­ni­ca de es­te asun­to, que sin du­da nos su­pera a los pro­fa­nos y sus opi­nio­nes nos han pa­re­ci­do real­men­te lla­ma­ti­vas, so­bre to­do en su in­ter­pre­ta­ción del ca­rác­ter pri­va­do o pú­bli­co de las fe­de­ra­cio­nes de­por­ti­vas. “A pe­sar de que las fe­de­ra­cio­nes de­por­ti­vas no son Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas, sí es­tán su­je­tas a prin­ci­pios y re­glas ad­mi­nis­tra­ti­vos en cuan­to ejer­cen fun­cio­nes pú­bli­cas, con lo que ello com­por­ta en cuan­to a ga­ran­tías y con­tro­les. Hay va­rias sen­ten­cias que así lo afir­man: Sen­ten­cia de la Sa­la de lo Con­ten­cio­so-Ad­mi­nis­tra­ti­vo de la Au­dien­cia Na­cio­nal, de 26 de Fe­bre­ro de 2009 y Sen­ten­cia del Tri­bu­nal Su­pre­mo (Sa­la de lo Con­ten­cio­so-Ad­mi­nis­tra­ti­vo, sec­ción 4ª) de 16 de di­ciem­bre de 2009”. “Yo en­tien­do”, - aña­de el ex­per­to con­sul­ta­do

por Ecuestre-, “que los Ga­lo­pes, al igual que las li­cen­cias, se emi­ten en el ejer­ci­cio de esas po­tes­ta­des pú­bli­cas de­le­ga­das, pues sin ellos no se pue­de ejer­cer un de­re­cho: el de­re­cho a com­pe­tir. Y eso es una po­tes­tad pú­bli­ca. En­tien­do además que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, en su sen­ten­cia 185/1995, de 14 de di­ciem­bre, de­li­mi­tó una ca­te­go­ría, a la que de­no­mi­na pres­ta­cio­nes pa­tri­mo­nia­les de ca­rác­ter pú­bli­co, ca­rac­te­ri­za­das por la coac­ti­vi­dad. En el FJ 3 de la sen­ten­cia, el Tri­bu­nal afir­mó que “la im­po­si­ción coac­ti­va de la pres­ta­ción pa­tri­mo­nial o lo que es lo mis­mo, el es­ta­ble­ci­mien­to uni­la­te­ral de la obli­ga­ción de pa­go por par­te del po­der pú­bli­co sin el con­cur­so de la vo­lun­tad del su­je­to lla­ma­do a sa­tis­fa­cer­la es, pues, en úl­ti­ma ins­tan­cia, el ele­men­to de­ter­mi­nan­te de la exi­gen­cia de re­ser­va de ley; por ello, bien pue­de con­cluir­se que la coac­ti­vi­dad es la no­ta dis­tin­ti­va fun­da­men­tal del con­cep­to de pres­ta­ción pa­tri­mo­nial de ca­rác­ter pú­bli­co”. En el ca­so de los Ga­lo­pes, la fe­de­ra­ción es­pa­ño­la no ac­túa co­mo en­ti­dad pri­va­da, sino en el ejer­ci­cio de fun­cio­nes pú­bli­cas. Y el pa­go es coac­ti­vo, pues se im­po­ne sin op­ción, a to­do aquel que pre­ten­da com­pe­tir. En cual­quier ca­so, se­rá in­tere­san­te co­no­cer la opi­nión del Con­se­jo Su­pe­rior de De­por­tes y en su ca­so, de los tri­bu­na­les de lo Con­ten­cio­so Ad­mi­nis­tra­ti­vo al res­pec­to”.

Co­mo se pue­de ob­ser­var, una in­ter­pre­ta­ción muy di­fe­ren­te a la que ha­ce la RFHE y más pró­xi­ma a las te­sis ex­pre­sa­das en su re­cla­ma­ción por José Se­re­rols, quien ha ma­ni­fes­ta­do a Ecues

tre que “ya con­ta­ba con que me re­cha­za­rían la re­cla­ma­ción, así que ya te­nía pre­vis­to el si­guien­te pa­so, que se­rá pe­dir am­pa­ro al Con­se­jo Su­pe­rior de De­por­tes. Crea­ré una pla­ta­for­ma en in­ter­net pa­ra unir a los fe­de­ra­dos afec­ta­dos, que so­mos mi­les y si ha­ce fal­ta lle­va­ré el ca­so an­te los tri­bu­na­les de Jus­ti­cia, por­que creo que se es­tá con­cul­can­do la Ley, que los fe­de­ra­dos so­mos ciu­da­da­nos con de­re­chos y que al­gu­na vez te­ne­mos que ha­cer­los va­ler”.

Los Ga­lo­pes: ¿un pro­gra­ma for­ma­ti­vo o un trá­mi­te con fi­nes re­cau­da­to­rios?

Tras pa­gar su li­cen­cia de­por­ti­va, to­dos los ji­ne­tes de­ben pa­sar nue­va­men­te por ca­ja pa­ra con­se­guir los Ga­lo­pes que les per­mi­tan com­pe­tir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.