¡Qué vie­nen cur­vas!

Ejer­ci­cios pa­ra fle­xi­bi­li­zar al ca­ba­llo

Ecuestre - - ECUESTRE - TEX­TO: REGINA KÜHR FO­TOS: LI­SA RÄDLEIN GRÁ­FI­COS: RAOUL SCHUSCHKLE­B TRA­DUC­CIÓN: ELE­NA SÁN­CHEZ

A los ca­ba­llos les en­can­tan las ser­pen­ti­nas. Al me­nos cuan­do los ji­ne­tes pre­pa­ran el es­la­lon co­mo la ins­truc­to­ra de Do­ma Clá­si­ca, Kat­ha­ri­na Mö­ller. He­mos echa­do un vis­ta­zo en ex­clu­si­va a su ca­tá­lo­go de tru­cos.

Las ser­pen­ti­nas son es­tu­pen­das, el ji­ne­te con­tro­la bien al ca­ba­llo ac­ti­vo por­que con tan­tas cur­vas no se le ocu­rre sa­lir co­rrien­do. Sin em­bar­go, los ani­ma­les can­sa­dos se avi­van por­que su na­riz de­be se­guir siem­pre una nue­va di­rec­ción. Y de pa­so to­dos ellos se vuel­ven in­creí­ble­men­te fle­xi­bles. Un jue­go de ni­ños ¿o no?

“No del to­do”, pun­tua­li­za Kat­ha­ri­na Mö­ller (www.kat­ha­ri­na-moe­ller-equi­ta­tion.de). “Si uno se li­mi­ta a cu­le­brear ale­gre­men­te por el cua­dri­lon­go sin pen­sar en los efec­tos gim­nás­ti­cos, en el asien­to y en las ayu­das, nor­mal­men­te lo úni­co que con­si­gue es que el ca­ba­llo atra­vie­se de cual­quier ma­ne­ra el pi­ca­de­ro a gol­pe de rien­da.... pe­ro sin ga­nar ni una piz­ca de fle­xi­bi­li­dad”.

De he­cho mu­chos bi­no­mios cuan­do re­co­rren las cur­vas van tie­sos co­mo un pa­lo. Eso se no­ta, por ejem­plo, en la fi­gu­ra de pis­ta “ser­pen­ti­nas a tra­vés del

pi­ca­de­ro” cuan­do el ji­ne­te y el ca­ba­llo no lle­gan has­ta la pa­red por­que el ca­ba­llo se des­vía ha­cia den­tro. Sin em­bar­go, si se eje­cu­ta bien, el es­la­lon fo­men­ta la sin­to­nía pre­ci­sa en­tre ca­ba­llo y ji­ne­te. Además, la su­ce­sión cons­tan­te de cur­vas y rec­tas su­po­ne un en­tre­na­mien­to es­tu­pen­do de to­do el cuer­po del ca­ba­llo, que ac­ti­va al­ter­na­ti­va­men­te las ca­de­nas mus­cu­la­res su­pe­rior (dor­sal) e in­fe­rior (ven­tral). El ani­mal apren­de a des­pla­zar co­rrec­ta­men­te el pe­so y se vuel­ve más ma­ne­ja­ble y equi­li­bra­do.

El ji­ne­te tam­bién se equi­li­bra. “Los ji­ne­tes que do­blan la ca­de­ra al des­cri­bir círcu­los re­cu­pe­ran el equi­li­brio cuan­do mon­tan el es­la­lon”, ex­pli­ca Kat­ha­ri­na Mö­ller, quien aña­de que “de­bi­do al cam­bio cons­tan­te de la di­rec­ción de in­cur­va­ción se ge­ne­ra me­nos fuer­za cen­trí­fu­ga y el ji­ne­te apren­de a acom­pa­ñar el gi­ro re­la­ja­da­men­te”. Kat­ha­ri­na Mö­ller ha com­pi­la­do cin­co ejer­ci­cios que le mos­tra­mos en las pá- gi­nas si­guien­tes. Pue­de prac­ti­car­los por se­pa­ra­do o com­bi­na­dos, de­pen­dien­do del ni­vel de ins­truc­ción de su com­pa­ñe­ro. En ellos, ca­ba­llo y ji­ne­te ser­pen­tean cons­tan­te­men­te a lo lar­go de la lí­nea cen­tral del pi­ca­de­ro y en torno a cua­tro co­nos que mar­can la tra­yec­to­ria con idén­ti­ca dis­tan­cia de se­pa­ra­ción. Co­mo en la lí­nea cen­tral no hay nin­gu­na ban­da en la que “apo­yar­se”, el ji­ne­te de­be guiar al ca­ba­llo de for­ma au­tó­no­ma, pe­ro gra­cias al cla­ro tra­za­do de la tra­yec­to­ria, no tie­ne tan­ta ten­den­cia a mar­car con las rien­das. Aun­que eso se de­be tam­bién a que los ca­ba­llos com­pren­den en­se­gui­da de qué va la co­sa.

Aho­ra bien, es­tos rá­pi­dos cam­bios de di­rec­ción son ago­ta­do­res pa­ra los ca­ba­llos. Así que Kat­ha­ri­na Mö­ller tie­ne un tru­co es­pe­cial con el que con­si­gue que a ellos les en­can­ten las ser­pen­ti­nas. “Des­pués de ca­da es­la­lon les es­pe­ra una pau­sa, pue­den es­ti­rar­se, con la ca­ra suel­ta o alar­gar un po­co el pa­so”, ex­pli­ca la en­tre­na­do­ra. De­jar que va­yan con la ca­ra suel­ta me­jo­ra su dis­po­si­ción a es­ti­rar­se. Alar­gar el pa­so fo­men­ta la sol­tu­ra por­que va­ría el mar­co de re­fe­ren­cia del ca­ba­llo de­bi­do a las dis­tin­tas ve­lo­ci­da­des. “Y tras va­rias re­pe­ti­cio­nes los ca­ba­llos siem­pre se mues­tran mu­cho más fle­xi­bles, con una trans­mi­sión de im­pul­sos mu­cho más flui­da a tra­vés del dor­so”, pun­tua­li­za Kat­ha­ri­na.

Los ani­ma­les in­te­li­gen­tes com­pren­den rá­pi­da­men­te que to­do es­la­lon ter­mi­na siem­pre en el la­do cor­to con un mo­men­to agra­da­ble pa­ra ellos. Por eso, con el tiem­po los ca­ba­llos en­tre­na­dos por Mö­ller aca­ban co­gien­do el gus­to a las cur­vas. “Se mues­tran pres­tos a avan­zar, con­cen­tra­dos y di­li­gen­tes”. ¿Le han en­tra­do ga­nas de pro­bar? Pues lán­ce­se a cu­le­brear por la pis­ta. Pe­ro an­tes eche un vis­ta­zo a los ejer­ci­cios que les pro­po­ne­mos en las pá­gi­nas si­guien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.