¿Qué ha­cer en ca­so de le­sión?

El tra­ta­mien­to óp­ti­mo

Ecuestre - - ECUESTRE -

El mes pa­sa­do abor­dá­ba­mos las prin­ci­pa­les cau­sas ge­ne­ra­do­ras de le­sio­nes y qué ocu­rre en los te­ji­dos cuan­do se le­sio­nan. Con­ti­nuan­do en la mis­ma lí­nea, va­mos a de­di­car es­te ar­tícu­lo a ex­pli­car có­mo de­be­ría en­fo­car­se de ma­ne­ra co­rrec­ta el tra­ta­mien­to de las le­sio­nes pa­ra pre­ve­nir que és­tas vuel­van a pro­du­cir­se (re­ci­di­vas) y pa­ra que el ca­ba­llo no pier­da ca­pa­ci­dad o ren­di­mien­to de­por­ti­vo tras la le­sión. An­tes de na­da… ¡de­tec­tar la le­sión!

Pre­via­men­te a ha­blar so­bre có­mo se de­ben ma­ne­jar las le­sio­nes y en­fo­car su tra­ta­mien­to en los ca­ba­llos, de­be­mos en­ten­der la im­por­tan­cia de de­tec­tar la le­sión a tiem­po, y sa­ber có­mo ha­cer­lo.

La ma­yo­ría de le­sio­nes no apa­re­cen de “un día pa­ra otro”, aun­que la ma­yo­ría de ca­ba­llos sí apa­re­cen co­jos “de un día pa­ra otro”. Pa­ra en­ten­der por qué ocu­rre es­to hay que re­cor­dar lo que ex­pli­cá­ba­mos en el ar­tícu­lo del mes pa- sa­do so­bre el equi­li­brio que exis­te en un te­ji­do sano en­tre los mi­cro trau­mas que se ge­ne­ran por el tra­ba­jo y la ca­pa­ci­dad de re­pa­ra­ción de los mis­mos que tie­ne el or­ga­nis­mo; cuan­do es­ta ca­pa­ci­dad de re­pa­ra­ción se ve su­pe­ra­da por el da­ño en­ton­ces apa­re­ce la le­sión clí­ni­ca.

Por lo tan­to, a me­nu­do los ca­ba­llos pue­den su­frir sig­nos (le­ves) de do­lor o mo­les­tia que no son fá­cil­men­te de­tec­ta­bles pe­ro que son in­di­ca­ti­vos de que al­go no fun­cio­na bien. Re­cor­de­mos que el do­lor es una se­ñal de avi­so

del or­ga­nis­mo de que al­go es­tá da­ña­do, por lo que re­sul­ta fun­da­men­tal ser ca­paz de de­tec­tar es­tas se­ña­les en el ca­ba­llo pa­ra po­der pre­ve­nir las le­sio­nes a su de­bi­do tiem­po.

Re­su­mi­mos al­gu­nos de los sig­nos que po­de­mos ver en los ca­ba­llos du­ran­te su ma­ne­jo en el box o en ejer­ci­cio, y que nos in­di­can que al­go no es­tá fun­cio­nan­do co­rrec­ta­men­te.

Sig­nos de mo­les­tia que se ma­ni­fies­tan du­ran­te el ma­ne­jo en el box: ma­la ac­ti­tud en el box (ca­ba­llo en­fa­da­do, mo­les­to, que no se de­ja co­ger pa­ra tra­ba­jar), hi­per­sen­si­bi­li­dad al ce­pi­lla­do, reacciones vio­len­tas al ser en­si­lla­do (pa­tea, muer­de, se mue­ve…), re­sis­ten­cia a ser cin­cha­do, pos­tu­ras an­ti­ál­gi­cas (pos­tu­ras en las que tra­tan de ali­viar un do­lor, por ejem­plo ade­lan­tan­do una mano, ce­rran­do su ba­se de sus­ten­ta­ción etc…)

Sig­nos de mo­les­tia que se ma­ni­fies­tan cuan­do el ji­ne­te mon­ta al ca­ba­llo: hun­di­mien­to del dor­so en el mo­men­to de su­bir­se el ji­ne­te, pro­ble­mas de con­tac­to con la em­bo­ca­du­ra, ri­gi­dez ini­cial (dor­so “frío”), fal­ta de elas­ti­ci­dad en dor­so, po­si­ción al­ta de la ca­be­za, re­sis­ten­cia a avan­zar en frío, bo­tes y pa­ta­das so­bre to­do al ini­cio del tra­ba­jo, di­fi­cul­tad en el tra­ba­jo reuni­do, tra­ba­jo la­te­ral, pos­tu­ras no fi­sio­ló­gi­cas en el sal­to (sal­tar in­ver­ti­do por ejem­plo), rehú­ses, fal­ta de im­pul­sión etc… En ge­ne­ral, cual­quier cam­bio de com­por­ta­mien­to du­ran­te el tra­ba­jo -es de­cir, que el ca­ba­llo no to­le­re ejer­ci­cios que an­tes ha­cía o bien que pre­sen­te pér­di­das de ren­di­mien­to de­por­ti­vo

Sig­nos de mo­les­tia que pue­den ob­ser­var­se cuan­do el ca­ba­llo se mue­ve en li­ber­tad (a la cuer­da, sin ji­ne­te ni mon­tu­ra): fal­ta de im­pul­sión (los miem­bros pos­te­rio­res no al­can­zan la hue­lla que de­jan los miem­bros an­te­rio­res), dor­so rí­gi­do, con ape­nas mo­vi­mien­to y ge­ne­ral­men­te acom­pa­ña­do de una po­si­ción de ca­be­za al­ta (el ca­ba­llo no se es­ti­ra en mo­vi­mien­to), fal­ta de in­cur­va­ción ha­cia den­tro en el tra­ba­jo en círcu­los, asi­me­trías en el mo­vi­mien­to, des­via­ción de la co­la, ten­den­cia a cam­biar el pie o sa­lir desuni­do al ga­lo­pe, di­fi­cul­tad pa­ra man­te­ner el ga­lo­pe etc…

A to­dos es­tos sig­nos po­de­mos aña­dir por su­pues­to las co­je­ras, que son la ma­ni­fes­ta­ción di­ná­mi­ca de un do­lor pe­ro es im­por­tan­te dar­se cuen­ta de que hay más in­di­ca­ti­vos de do­lor que las co­je­ras y que un ca­ba­llo no co­jee no quie­re de­cir ne­ce­sa­ria­men­te que es­té to­tal­men­te sano o que pue­da ren­dir sin pro­ble­mas.

Si so­mos ca­pa­ces de de­tec­tar las mo­les­tias del ca­ba­llo a tiem­po, en mu­chos ca­sos an­tes de que apa­rez­ca la co­je­ra, es­ta­re­mos pre­vi­nien­do le­sio­nes y me­jo­ran­do el ren­di­mien­to de los ca­ba­llos.

Pre­vio al tra­ta­mien­to: el diag­nós­ti­co

Cuan­do nues­tro ca­ba­llo apa­re­ce le­sio­na­do siem­pre sur­gen mu­chas du­das: ¿Qué le ha­brá pa­sa­do? ¿Se­rá sim­ple­men­te un gol­pe o al­go más se­rio? ¿Cuán­to tiem­po es­ta­ré sin mon­tar­le? ¿Se po­drá re­cu­pe­rar to­tal­men­te?

Es­tas du­das se trans­mi­ten al ve­te­ri­na­rio que tras rea­li­zar las prue­bas diag­nós­ti­cas per­ti­nen­tes po­drá ofre­cer res­pues­tas a al­gu­nas o to­das ellas. El diag­nós­ti­co cons­ta en pri­mer lu­gar de un exa­men clí­ni­co que pue­de com­ple­men­tar­se con mé­to­dos de diag­nós­ti­co por ima­gen co­mo son las ra­dio­gra­fías y la eco­gra­fía. En oca­sio­nes, los diag­nós­ti­cos re­sul­tan te­dio­sos, en pri­mer lu­gar por la di­fi­cul­tad pa­ra de­tec­tar dón­de se en­cuen­tra el pro­ble­ma y en se­gun­do lu­gar por- que de­ter­mi­na­das zo­nas no tie­nen un ac­ce­so sen­ci­llo con los mé­to­dos de diag­nós­ti­cos con­ven­cio­na­les.

El éxi­to del tra­ta­mien­to no ra­di­ca só­lo en la elec­ción de las me­jo­res te­ra­pias sino tam­bién en la ob­ten­ción de un diag­nós­ti­co cer­te­ro.

En­fo­que te­ra­péu­ti­co óp­ti­mo

Hoy en día afor­tu­na­da­men­te con­ta­mos con mu­chas he­rra­mien­tas mé­di­cas, qui­rúr­gi­cas y fi­sio­te­ra­péu­ti­cas pa­ra el tra­ta­mien­to de las le­sio­nes lo­co­mo­to­ras del ca­ba­llo, que pue­den y de­ben com­bi­nar­se en­tre sí pa­ra que los re­sul­ta­dos sean los más sa­tis­fac­to­rios, de la mis­ma ma­ne­ra que se em­plean con de­por­tis­tas hu­ma­nos del más al­to ni­vel.

Sea cual sea la te­ra­pia ele­gi­da es im­por­tan­te en­ten­der lo que le pa­sa al or­ga­nis­mo cuan­do se le­sio­na y cuá­les son sus de­man­das pa­ra “cu­rar”, ya que de es­ta ma­ne­ra po­dre­mos ayu­dar al ca­ba­llo de la me­jor ma­ne­ra.

En pri­mer lu­gar ca­be re­cal­car la ne­ce­si­dad de con­tar con un diag­nós­ti­co, y que no se de­be ad­mi­nis­trar nin­gún ti­po de sus­tan­cia an­ti­in­fla­ma­to­ria o anal­gé­si­ca sin su­per­vi­sión o in­di­ca­ción ve­te­ri­na­ria.

En se­gun­do lu­gar no de­be­mos ol­vi­dar que el cuer­po es quien va a re­pa­rar la le­sión, no­so­tros de­be­mos tra­tar de pro­por­cio­nar­le las me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra que pue­da ha­cer su tra­ba­jo y, so­bre to­do, no in­ter­fe­rir en es­tos pro­ce­sos. Sin em­bar­go, en mu­chas oca­sio­nes, no se ma­ne­jan las le­sio­nes de la ma­ne­ra co­rrec­ta y se di­fi­cul­ta el tra­ba­jo del cuer­po, con re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos, le­sio­nes que no ci­ca­tri­zan o que re­ci­di­van fre­cuen­te­men­te.

El abu­so de an­ti­in­fla­ma­to­rios es un pro­ble­ma que se plan­tea en es­te pun­to; la in­fla­ma­ción

es po­si­ti­va, no de­be­mos cor­tar­la ni com­ba­tir­la, ya que es una par­te im­por­tan­te del pro­ce­so de re­pa­ra­ción y de­be que­dar cla­ro que sin in­fla

ma­ción no hay re­pa­ra­ción. Por lo que el uso in­dis­cri­mi­na­do de an­tin­fla­ma­to­rios no co­la­bo­ra con los pro­ce­sos de re­pa­ra­ción de las le­sio­nes y más aún los di­fi­cul­ta. Es­ta es una de las ra­zo­nes por las que los an­tin­fla­ma­to­rios no de­ben ad­mi­nis­trar­se sin con­trol ve­te­ri­na­rio.

Pa­ra fa­ci­li­tar al cuer­po su fun­ción re­pa­ra­do­ra de las le­sio­nes, exis­ten mu­chas te­ra­pias que pue­den apli­car­se y que de­ben per­se­guir los si­guien­tes ob­je­ti­vos:

•• Con­tro­lar el do­lor: el do­lor de­be des­apa­re­cer cuan­do la cau­sa que lo ge­ne­ra des­apa­rez­ca tam­bién, es­to pa­re­ce muy ob­vio pe­ro en la prác­ti­ca a me­nu­do se em­plea un ex­ce­so de anal­ge­sia que tan só­lo blo­quea las vías de trans­mi­sión del do­lor en lu­gar de re­sol­ver el pro­ble­ma que lo ge­ne­ra, con el ries­go que es­to con­lle­va. Por ejem­plo, si ten­go un do­lor en el dor­so del ca­ba­llo por una mon­tu­ra que presiona esa re­gión, no tie­ne sen­ti­do dar anal­gé­si­cos y se­guir usan­do la mis­ma mon­tu­ra, ya que en ese ca­so el ca­ba­llo no sen­ti­rá do­lor, no se que­ja­rá pe­ro la mon­tu­ra con­ti­nua­rá da­ñan­do el te­ji­do. Tie­ne mu­cho más sen­ti­do eli­mi­nar pri­me­ro la cau­sa del do­lor (mon­tu­ra), ad­mi­nis­trar anal­gé­si­ca (no ne­ce­sa­ria­men­te con fár­ma­cos) y de es­ta ma­ne­ra eli­mi­na­re­mos el do­lor.

•• Eli­mi­nar el ede­ma post-le­sión: en el ar­tícu­lo del mes pa­sa­do ex­pli­cá­ba­mos que las le­sio­nes a ni­vel de te­ji­dos se po­dían com­pa­rar con lo que ocu­rre con una ciu­dad de­vas­ta­da por una ca­tás­tro­fe na­tu­ral; tras la mis­ma la ciu­dad que­da re­du­ci­da a es­com­bros que de­ben ser eli­mi­na­dos an­tes de co­men­zar la re­cons­truc­ción y re-edi­fi­ca­ción. Del mis­mo mo­do las cé­lu­las no pue­den re­pa­rar un te­ji­do si an­tes és­te no se “lim­pia” de desechos, esos desechos cons­ti­tu­yen el ede­ma y de ahí la im­por­tan­cia de eli­mi­nar­lo. Pa­ra eli­mi­nar ede­ma de ma­ne­ra lo­ca­li­za­da en re­gio­nes le­sio­na­das con­ta­mos con equi­pos de fi­sio­te­ra­pia co­mo la dia­ter­mia, que apli­ca­dos en la zo­na de le­sión per­mi­ten dre­nar el ede­ma y de es­ta ma­ne­ra la re­pa­ra­ción pue­de rea­li­zar­se de una ma­ne­ra más efi­cien­te. •• Es­ti­mu­lar la re­pa­ra­ción del te­ji­do: el cuer­po va a re­pa­rar la le­sión pe­ro si po­de­mos ayu­dar­le y dar­le unas me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra que lo ha­ga, me­jo­res se­rán tam­bién los re­sul­ta­dos. Pa­ra ello se em­plean te­ra­pias mé­di­cas co­mo las in­fil­tra­cio­nes con fac­to­res de cre­ci­mien­to o cé­lu­las ma­dre, te­ra­pias qui­rúr­gi­cas co­mo la fi­ja­ción de frac­tu­ras con ma­te­rial de os­teo­sín­te­sis en el qui­ró­fano y te­ra­pias fí­si­cas (fi­sio­te­ra­pia) co­mo la dia­ter­mia, el lá­ser, el ul­tra­so­ni­do etc. La com­bi­na­ción de téc­ni­cas nos ofre­ce siem­pre los me­jo­res re­sul­ta­dos. •• Pre­ser­var y me­jo­rar la fun­cio­na­li­dad del

área le­sio­na­da: una le­sión pro­du­ce una pér­di­da de fun­cio­na­li­dad, esa zo­na ya no pue­de ha­cer su fun­ción, y de na­da sir­ve que la re­pa­ra­ción sea es­té­ti­ca­men­te per­fec­ta si la re­gión no re­cu­pe­ra es­ta fun­cio­na­li­dad. Por ello es de vi­tal im­por­tan­cia que los pe­rio­dos de reha­bi­li­ta­ción de las le­sio­nes in­clu­yan ejer­ci­cio di­ná­mi­co, siem­pre adap­ta­do a la pa­to­lo­gía y a las con­di­cio­nes del in­di­vi­duo. El re­po­so ab­so­lu­to tie­ne de­ma­sia­dos efec­tos ne­ga­ti­vos y en oca­sio­nes has­ta pue­den ser más gra­ves que la pa­to­lo­gía ini­cial, al­gu­nos de ellos son: pér­di­da de mus­cu­la­tu­ra (fun­da­men­tal pa­ra dar so­por­te a la zo­na le­sio­na­da), ines­ta­bi­li­dad ar­ti­cu­lar, re­trac­cio­nes de te­ji­do blan­do, dé­fi­cits de pro­pio­cep­ción, pér­di­da de con­di­ción fí­si­ca y fun­ción car­dio-res­pi­ra­to­ria. Real­men­te son po­cas las le­sio­nes que re­quie­ren real­men­te un re­po­so ab­so­lu­to así que de­be­mos tra­tar de evi­tar­lo, man­te­nien­do cier­to tra­ba­jo di­ná­mi­co de ba­ja in­ten­si­dad que de­pen­de­rá del ti­po de le­sión y de su evo­lu­ción.

106 1

3 Es vi­tal que los pe­rio­dos de reha­bi­li­ta­ción de las le­sio­nes in­clu­yan ejer­ci­cio di­ná­mi­co, Ma­ne­jo del do­lor lo­ca­li­za­do con co­rrien­tes anal­gé­si­cas sin far­ma­co­lo­gía. Re­sul­ta fun­da­men­tal eli­mi­nar el ede­ma con mé­to­dos co­mo la dia­ter­mia pa­ra que los...

2 siem­pre adap­ta­do a la pa­to­lo­gía y a las con­di­cio­nes del in­di­vi­duo.

1 La re­sis­ten­cia del ca­ba­llo a que el ji­ne­te se suba pue­de ser in­di­ca­ti­vo de mo­les­tias du­ran­te la mon­ta

2 y de que al­go no fun­cio­na co­rrec­ta­men­te. La in­fla­ma­ción es una par­te im­por­tan­te del pro­ce­so de re­pa­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.