De­re­chos

Ecuestre - - MUNDO ECUESTRE | ACTUALIDAD - Luis Pon­ce­la Di­rec­tor lpon­ce­[email protected] @Lui­sPon­ce­la

La re­cla­ma­ción pre­sen­ta­da por el ex­pre­si­den­te de una fe­de­ra­ción aut onó­mic a, que so­li­ci­ta a la RFHE la de­vo­lu­ción del di­ne­ro que pa­gó pa­ra ob­te­ner l os Ga­lo­pes, por con­si­de­rar ile­gal su co­bro, abre un nue­vo de­ba­te que tras­cien­de mu­cho más allá del ca­so pun­tual que se re­cla­ma. En el fon­do del asun­to sub­ya­ce una cues­tión que es esen­cial pa­ra en­ten­der cuál es y de­be ser el pa­pel de las fe­de­ra­cio­nes de­por­ti­vas na­cio­na­les, el mar­co le­gal al que se de­ben ate­ner y sus re­la­cio­nes con los fe­de­ra­dos.

Pa­re­ce in­cues­tio­na­ble que una fe­de­ra­ción de­por­ti­va es una en­ti­dad pri­va­da, pe­ro lo que no pa­re­ce es­tar tan cla­ro, a pe­sar de la ar­gu­men­ta­ción del Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de la RFHE que pue­den leer en es­te mis­mo nú­me­ro (pá­gi­na 24), es que no es­té su­je­ta a re­glas y prin­ci­pios ad­mi­nis­tra­ti­vos, por ejer­cer fun­cio­nes pú­bli­cas de­le­ga­das por la Ad­mi­nis­tra­ción, con lo que ello com­por­ta en cuan­to a ga­ran­tías y con­tro­les. Es­to es lo que no pa­re­ce es­tar tan cla­ro co­mo se ve en Mon­tes­quin­za, o al me­nos así nos lo ha ex­pli­ca­do el ex­per­to en De­re­cho Ad­mi­nis­tra­ti­vo con­sul­ta­do por Ecuestre.

Me pa­re­ce que se­ría in­tere­san­te, sin te­ner que lle­gar a un Tri­bu­nal de lo Con­ten­cio­so-Ad­mi­nis­tra­ti­vo, re­que­rir un in­for­me ju­rí­di­co in­de­pen­dien­te al res­pec­to, con el fin de acla­rar y li­be­rar de sospechas, las re­la­cio­nes en­tre fe­de­ra­ción y fe­de­ra­dos. Unas re­la­cio­nes que en el ca­so de la hí­pi­ca ya es­tán bas­tan­te de­te­rio­ra­das co­mo con­se­cuen­cia de la fal­ta de evo­lu­ción del en­te fe­de­ra­ti­vo en su for­ma de en­ten­der el pa­pel que de­be desem­pe­ñar. Man­do y con­trol de­be­rían de­jar pa­so a una ma­yor vo­ca­ción y vo­lun­tad de ser­vi­cio en be­ne­fi­cio del fe­de­ra­do.

En cual­quier ca­so, me pa­re­ce im­pro­ba­ble que des­de den­tro, des­de el de­por­te, tan­to el Con­se­jo Su­pe­rior de De­por­tes co­mo las fe­de­ra­cio­nes na­cio­na­les va­yan a mo­ver mu­chos re­sor­tes pa­ra in­ten­tar acla­rar la si­tua­ción. Vi­ven có­mo­dos en su is­la, en su mun­do apar­te, car­ga­do de opa­ci­da­des, en el que cons­tan­te­men­te se ape­la a la “ley de­por­ti­va” co­mo la úni­ca que se de­be apli­car pa­ra re­sol­ver cual­quier du­da. Una “ley de­por­ti­va” que reite­ra­da­men­te ape­la a los ór­ga­nos de con­trol in­ter­nos, las asam­bleas y las co­mi­sio­nes de­le­ga­das, co­mo ga­ran­tes de la le­ga­li­dad, cuan­do to­dos co­no­ce­mos su de­pen­den­cia clien­te­lar, so­bre to­do en fe­de­ra­cio­nes cu­yos equi­pos de go­bierno se eter­ni­zan en el car­go.

Por eso, qui­zá no ha­bría otra op­ción que lle­gar a un Tri­bu­nal de lo Con­ten­cio­so-Ad­mi­nis­tra­ti­vo pa­ra acla­rar si las fe­de­ra­cio­nes pue­den co­brar lo que quie­ran y co­mo quie­ran o si lo que co­bren por fa­ci­li­tar la prác­ti­ca del de­por­te que tu­te­lan, tie­ne que es­tar mar­ca­do por Ley. El re­cla­man­te en el te­ma de los Ga­lo­pes di­ce que es­tá dis­pues­to a ha­cer­lo y si lo ha­ce, sal­dría­mos de du­das. No só­lo los hí­pi­cos, to­do el de­por­te es­pa­ñol, por­que es­ta no es una cau­sa con­tra la RFHE, sino en de­fen­sa de los de­re­chos de los fe­de­ra­dos es­pa­ño­les de cual­quier de­por­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.