La dia­rrea en el po­tro

Ecuestre - - CABALLO | SALUD - NOELIA ZA­MO­RANO

Pa­sa­do

el pe­río­do de ges­ta­ción por fin lle­ga el mo­men­to más es­pe­ra­do del año. Cuan­do nos en­con­tra­mos con el po­tro en nues­tras ma­nos, de­be­mos es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra cual­quier im­pre­vis­to y ofre­cer­le los me­jo­res cui­da­dos.

Los pri­me­ros días son crí­ti­cos pa­ra su desa­rro­llo. En unos po­cos mi­nu­tos de­be pre­sen­tar el re­fle­jo de suc­ción y en un par de ho­ras de­be ser ca­paz de le­van­tar­se pa­ra in­ge­rir el ca­los­tro lo an­tes po­si­ble. De­be ori­nar y pa­sar el me­co­nio (pri­me­ras he­ces). El cor­dón um­bi­li­cal no de­be pre­sen­tar ano­ma­lías. Echo es­to, só­lo nos fal­ta ofre­cer­le un lu­gar tran­qui­lo y con­for­ta­ble jun­to a su ma­dre.

En­tre los 6- 14 días de edad se pro­du­ce en el 70-80% de los po­tros nor­ma­les, la dia­rrea del ce­lo del po­tro. Se lla­ma así por­que coin­ci­de con el pri­mer ci­clo es­tral de la ye­gua tras el par­to. Su ori­gen se de­be a un cam­bio fi­sio­ló­gi­co en el apa­ra­to gas­tro­in­tes­ti­nal, du­ran­te el pe­río­do de desa­rro­llo de la flo­ra bac­te­ria­na nor­mal en el po­tro. No re­quie­re tra­ta­mien­to a no ser que se pro­lon­gue de­ma­sia­do o el po­tro se de­bi­li­te.

Exis­ten otro ti­po de dia­rreas pro­du­ci­das por di­ver­sos agen­tes ví­ri­cos, bac­te­ria­nos o pa­ra­si­ta­rios, en las que se ve­rá afec­ta­da en ma­yor o me­nor me­di­da la flo­ra gas­tro­in­tes­ti­nal nor­mal, la cual no es to­tal­men­te fun­cio­nal en el po­tro has­ta pa­sa­do el año de edad.

El apa­ra­to di­ges­ti­vo de los ani­ma­les sa­nos es­tá ha­bi­ta­do por mi­les de mi­llo­nes de le­va­du­ras y bac­te­rias sa­pró­fi­tas, cu­ya fun­ción es par­ti­ci­par en la con­ver­sión de los ali­men­tos en nu­trien­tes. Además, son res­pon­sa­bles de ocu­par efi­cien­te­men­te el trac­to di­ges­ti­vo pa­ra evi­tar el cre­ci­mien­to de bac­te­rias pa­tó­ge­nas con las que com­pi­ten pa­ra ocu­par ese es­pa­cio.

Pa­ra la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), los Pro­bió­ti­cos son “Mi­cror­ga­nis­mos vi­vos que, cuan­do son su­mi­nis­tra­dos en can­ti­da­des ade­cua­das, pro­mue­ven be­ne­fi­cios en la sa­lud del or­ga­nis­mo”. Sac­cha­romy­ces ce­re­vi­siae es el úni­co pro­bió­ti­co apro­ba­do en Eu­ro­pa pa­ra ca­ba­llos. Es una le­va­du­ra, ca­rac­te­ri­za­da por ser el pro­duc­to na­tu­ral con el con­te­ni­do más al­to en al­gu­nos com­pues­tos con una gran in­fluen­cia en la ac­ti­vi­dad del sis­te­ma in­mu­ne de los ani­ma­les y en el desa­rro­llo de la flo­ra be­ne­fi­cio­sa del es­tó­ma­go e in­tes­tino de los ca­ba­llos. Además, la pa­red ce­lu­lar de S. ce­re­vi­siae es­tá com­pues­ta por un azú­car muy atrac­ti­vo pa­ra gér­me­nes pa­tó­ge­nos in­tes­ti­na­les. E. co­li y Sal­mo­ne­lla ini­cian el pro­ce­so in­fec­cio­so en el in­tes­tino unién­do­se a la su­per­fi­cie de las cé­lu­las epi­te­lia­les de la pa­red. Am­bos com­pi­ten por unir­se a las bac­te­rias y fi­nal­men­te, los pa­tó­ge­nos se unen fun­da­men­tal­men­te a S. ce­re­vi­siae li­bres en el in­tes­tino con los que son ex­cre­ta­dos, evi­tán­do­se así la in­fec­ción in­tes­ti­nal. Por úl­ti­mo, Sac­cha­romy­ces ce­re­vi­siae pro­por­cio­na al­tas do­sis de vi­ta­mi­na B, pro­teí­nas, pép­ti­dos, ami­noá­ci­dos, en­zi­mas, mi­ne­ra­les y otros co­fac­to­res im­por­tan­tes de gran va­lor nu­tri­ti­vo, pe­ro que tam­bién desem­pe­ñan im­por­tan­tes fun­cio­nes bio­ló­gi­cas me­jo­ran­do el sis­te­ma in­mu­ne y el as­pec­to ge­ne­ral del ani­mal, es­pe­cial­men­te piel, pe­lo y uñas.

Los be­ne­fi­cios que apor­tan los Pro­bió­ti­cos son:

Me­jo­ran la ab­sor­ción de cal­cio, que fa­vo­re­ce una bue­na den­si­dad ósea y me­jo­ra el desa­rro­llo del po­tro.

Me­jo­ran la di­ges­ti­bi­li­dad de los ali­men­tos, la ab­sor­ción de nu­trien­tes y la efi­cien­cia de la ra­ción.

Pre­vie­nen la co­lo­ni­za­ción del tu­bo di­ges­ti­vo por agen­tes pa­tó­ge­nos.

Pre­vie­nen el es­tre­ñi­mien­to al pro­mo­ver una eva­cua­ción re­gu­lar del in­tes­tino y al au­men­tar el vo­lu­men de la ma­sa fe­cal.

Es­ti­mu­lan el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio y me­jo­ran la sa­lud ge­ne­ral.

Los Pre­bió­ti­cos son com­pues­tos no di­ges­ti­bles, fer­men­ta­dos en el di­ges­ti­vo, que fa­ci­li­tan cam­bios en la com­po­si­ción y la ac­ti­vi­dad de la mi­cro­flo­ra gas­tro­in­tes­ti­nal pro­mo­vien­do una me­jo­ra de la sa­lud y el bie­nes­tar del or­ga­nis­mo. Es­tos com­pues­tos son ge­ne­ral­men­te azú­ca­res sim­ples co­mo la inuli­na, lac­tu­lo­sa y oli­go­fruc­to­sa. Los pre­bió­ti­cos se di­fe­ren­cian de los pro­bió­ti­cos en que no son o apor­tan bac­te­rias vi­vas; en su lu­gar, tra­ba­jan con bac­te­rias exis­ten­tes, ya sea pro­por­cio­nán­do­les ali­men­tos o por la me­jo­ra del en­torno en el in­tes­tino. Los pre­bió­ti­cos po­ten­cian la efi­ca­cia de los pro­bió­ti­cos. La inuli­na tie­ne un ba­jo va­lor ca­ló­ri­co y sir­ve de sus­tra­to a la flo­ra re­si­den­te. Es­tu­dios in vi­tro han de­mos­tra­do que la inuli­na dis­mi­nu­ye el pH del in­tes­tino de­bi­do a la for­ma­ción de com­pues­tos áci­dos, in­hi­bien­do el cre­ci­mien­to de E. co­li, Clos­tri­dium y otras bac­te­rias pa­tó­ge­nas, y es­ti­mu­lan­do así de ma­ne­ra se­lec­ti­va el desa­rro­llo de bac­te­rias be­ne­fi­cio­sas pa­ra la sa­lud. Por úl­ti­mo, la pro­duc­ción de gran can­ti­dad de com­pues­tos áci­dos du­ran­te la fer­men­ta­ción de la inuli­na, au­men­ta la ab­sor­ción de cal­cio y mag­ne­sio.

La com­bi­na­ción si­nér­gi­ca de Pro­bió­ti­cos y Pre­bió­ti­cos en fór­mu­las que pro­mue­ven el desa­rro­llo de la flo­ra in­tes­ti­nal es be­ne­fi­cio­sa en po­tros re­cién na­ci­dos y jó­ve­nes, tan­to de for­ma pre­ven­ti­va co­mo en tra­ta­mien­tos de apo­yo pa­ra pro­ce­sos gas­tro­in­tes­ti­na­les, co­mo es la dia­rrea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.