La Teo­ría de la Do­mi­nan­cia

¿Se pue­de con­si­de­rar ob­so­le­ta?

Ecuestre - - CABALLO | MANEJO NATURAL -

El mo­de­lo Al­fa de do­mi­nan­cia se ges­tó en unos es­tu­dios so­bre ma­na­das de lo­bos, rea­li­za­do en los años 40 del si­glo pa­sa­do. Pe­ro, ¿qué hay de­trás de la Teo­ría de la Do­mi­nan­cia? ¿Real­men­te exis­ten el ma­cho y la hem­bra Al­fa?

En

los últimos tiem­pos ha co­bra­do fuer­za una cla­ra ten­den­cia a re­cha­zar la Teo­ría de la Do­mi­nan­cia. Es­to tie­ne ne­xos in­tere­san­tes ha­cia di­fe­ren­tes ti­pos de do­mi­nan­cia, en­tre otros la Do­mi­nan­cia Ét­ni­ca y a la de gé­ne­ro en los hu­ma­nos; así co­mo a la do­mi­nan­cia in­ter­es­pe­cí­fi­ca y la in­tra­es­pe­cí­fi­ca.

Co­mo en mu­chos otros ca­sos, el sen­ti­do de una pa­la­bra apli­ca­do en ám­bi­tos di­fe­ren­tes cau­sa con­fu­sión y com­pro­me­te la pro­ce­den­cia o im­pro­ce­den­cia de un con­cep­to, por eso es in­dis­pen­sa­ble di­fe­ren­ciar su uso e im­pe­dir que su em­pleo en un cam­po, su­pe­di­te la apli­ca­ción en otro.

El ca­so de la pa­la­bra do­mi­nan­cia tie­ne es­te pro­ble­ma. Si exis­te el re­cha­zo ge­ne­ra­li­za­do a la do­mi­nan­cia de gé­ne­ro y a la ét­ni­ca en en­tor­nos so­cia­les hu­ma­nos, no de­be sig­ni­fi­car el re­cha­zo au­to­má­ti­co del con­cep­to en el te­rreno so­cial de es­pe­cies gre­ga­rias no hu­ma­nas.

El ori­gen

La idea pro­pa­ga­da en las re­des so­cia­les de que no es ver­dad la Teo­ría de la Do­mi­nan­cia Je­rár­qui­ca, sur­ge co­mo un re­cha­zo a las opi­nio­nes am­plia­men­te co­no­ci­das de Ce­sar Millán en el mun­do de los pe­rros. Mu­chos en­tre­na­do­res se mo­les­ta­ron con su éxi­to por lo que tra­ta­ron de des­acre­di­tar­lo. Es nor­mal en los hu­ma­nos te­ner po­ca to­le­ran­cia y res­pe­to por el éxi­to ajeno, so­bre to­do si no­so­tros no lo po­de­mos al­can­zar.

Pa­ra des­vir­tuar la Teo­ría de la Do­mi­nan­cia en los pe­rros, los en­tre­na­do­res in­con­for­mes se apo­yan en una se­rie de ac­tos que César ha ci­ta­do co­mo “pri­vi­le­gios” del lí­der de la ma­na­da, co­mo el de­re­cho a co­mer pri­me­ro, ir por de­lan­te, sa­lir por de­lan­te, ocu­par el so­fá o la ca­ma y una lis­ta de et­cé­te­ras que no ha­ce fal­ta ci­tar aho­ra.

Al mis­mo tiem­po, cuan­do se ha­bla de do­mi­nan­cia sur­gen otros tér­mi­nos re­la­cio­na­dos co­mo li­de­raz­go, sta­tus, je­rar­quía, im­po­si­ción, su­mi­sión, agre­si­vi­dad y co­mo la cereza del pas­tel, el tér­mino “ma­cho Al­fa”. Aun­que hay que de­cir, pa­ra evi­tar el con­flic­to ex­pli­ca­do lí­neas arri­ba

so­bre la do­mi­nan­cia de gé­ne­ro, que tam­bién se em­plea el con­cep­to “hem­bra al­fa”.

Opo­si­ción a César

En mi opi­nión se pen­só que pa­ra des­vir­tuar la Teo­ría de la Do­mi­nan­cia bas­ta­ría con echar aba­jo el ori­gen mis­mo de los con­cep­tos “ma­cho y hem­bra Al­fa”, acu­ña­do por el Dr. Da­vid Mech, etó­lo­go que ha de­di­ca­do su vi­da al es­tu­dio de los lo­bos en mu­chas par­tes del mun­do. Co­mo ar­gu­men­to de pe­so ci­tan que el mis­mo Mech re­nie­ga de la Teo­ría de la Do­mi­nan­cia a pe­sar de que él mis­mo ha­bía apor­ta­do mu­cho a ella, por sus de­cla­ra­cio­nes en un vi­deo que cir­cu­la pro­fu­sa­men­te en re­des so­cia­les, en el que se afir­ma que el tér­mino “ma­cho Al­fa” no es “pre­ci­so”.

No di­ce que no exis­ta je­rar­quía, li­de­raz­go o do­mi­nan­cia, só­lo se re­fie­re a que la for­ma en que se ma­ni­fies­ta di­cha do­mi­nan­cia no es, ge­ne­ral­men­te, me­dian­te la lu­cha en­tre in­di­vi­duos, sino que di­chos ran­gos en las ma­na­das de lo­bos son el pro­duc­to de la unión de un ma­cho y una hem­bra que for­man una fa­mi­lia. Afir­ma que la je­rar­quía se da de ma­ne­ra tá­ci­ta en lu­gar de que ocu­rra me­dian­te la lu­cha sal­va­je que su­gie­re el tér­mino “do­mi­nan­cia”. No obs­tan­te, Mech ad­mi­te al fi­nal del vi­deo que en el ca­so de fa­mi­lias que por al­gu­na ra­zón se jun­tan, o en coin­ci­den­cias na­tu­ra­les o con la in­ter­ven­ción del hom­bre don­de se con­gre­gan las ma­na­das, sí pue­de dar­se esa lu­cha.

Pe­ro ya no se re­fle­xio­na al res­pec­to, o al me­nos no apa­re­ce en el vi­deo, so­bre la pro­ba­bi­li­dad o la fre­cuen­cia con que es­tas si­tua­cio­nes de reunión se pre­sen­tan, en qué sub­es­pe­cies y en qué lu­ga­res. Aún así, sir­ve pa­ra in­ten­tar di­na­mi­tar la Teo­ría de la Do­mi­nan­cia, que si no que­da anu­la­da, si sa­le gra­ve­men­te he­ri­da en el ca­so de los lo­bos y ha­brá que ver en otras es­pe­cies.

Si no exis­te en lo­bos, ¿exis­ti­rá en otras es­pe­cies?

En el ám­bi­to del en­tre­na­mien­to de pe­rros y la con­tro­ver­sia con Ce­sar Millán, ata­car es­ta teo­ría ha ser­vi­do pa­ra ne­gar­la en otras es­pe­cies, en­tre ellas la hu­ma­na y por su­pues­to en los equi­nos, pues es evi­den­te que son me­nos agre­si­vos que los lo­bos.

Es fá­cil en­ten­der que en nues­tros tiem­pos nos opo­ne­mos fir­me­men­te a la idea de la Do­mi­nan­cia de Gé­ne­ro y a la Do­mi­nan­cia Ét­ni­ca en los hu­ma­nos, por la de­sigual­dad que im­pli­ca y de la que sur­ge la fi­gu­ra de su­pe­rio­ri­dad. Pe­ro hay que to­mar en cuen­ta lo que ocu­rre con la teo­ría en el ca­so de mu­chas otras es­pe­cies co­mo fe­li­nos, bo­rre­gos, pe­ces, aves, to­ros, co­co­dri­los, ele­fan­tes o ji­ra­fas, pues su com­por­ta­mien­to so­cial es sus­tan­cial­men­te di­fe­ren­te.

Y no es que yo de­fien­da en par­ti­cu­lar la Teo­ría de la Do­mi­nan­cia. Co­mo lo di­ce Mech pue­de te­ner esa y más ideas “im­pre­ci­sas”, por no de­cir equi­vo­ca­das, pe­ro sí hay que men­cio­nar que ese au­tor no es­tá ne­gan­do las je­rar­quías ni mu­cho me­nos el li­de­raz­go en sí mis­mo. Li­de­raz­go que pa­ra en­ten­der­lo ca­bal­men­te de­be­mos pre­ci­sar­lo, co­mo lo ha­ce­mos en el MNC, que tie­ne un sen­ti­do más prác­ti­co y cla­ro que la sim­ple idea de la in­fluen­cia en el gru­po me­dian­te el ejem­plo, la amis­tad o los la­zos fa­mi­lia­res. En nues­tra de­fi­ni­ción el li­de­raz­go es “la fa­cul­tad de to­mar de­ci­sio­nes y que ha­ya

quien las si­ga vo­lun­ta­ria­men­te”. Es­ta no­ción no li­mi­ta el li­de­raz­go al sim­ple ejem­plo o a una du­do­sa in­fluen­cia mo­ral, sino que lo am­plía al in­di­car que la in­ter­ac­ción fí­si­ca, así co­mo la ex­po­si­ción y re­co­no­ci­mien­to de des­tre­zas y ca­pa­ci­da­des, per­mi­te a los miem­bros de la ma­na­da re­co­no­cer qué de­ci­sio­nes y de qué ca­ba­llo les con­vie­nen y de cuá­les no.

De­jan­do un po­co de la­do la dis­cu­sión so­bre los tér­mi­nos y si es pro­ce­den­te o no su uso, en el MNC no­so­tros sí de­fi­ni­mos y con­si­de­ra­mos el li­de­raz­go co­mo un ele­men­to prin­ci­pal de cual­quier agru­pa­ción de in­di­vi­duos en so­cie­dad, in­de­pen­dien­te­men­te de la es­pe­cie de que se tra­te.

Par­ti­mos de que en un gru­po se de­ben to­mar de­ci­sio­nes co­lec­ti­vas, es de­cir, que afec­tan a to­dos sus in­te­gran­tes y que son ad­mi­ti­das por la ma­yo­ría, y en al­gu­nos ca­sos, co­mo en los equi­nos, acep­ta­das por to­dos los in­te­gran­tes de la ma­na­da. El que no las con­sien­te sim­ple­men­te se va a otro gru­po don­de le con­ven­gan más, o se ale­ja a vi­vir en so­li­ta­rio don­de sus de­ci­sio­nes sean só­lo pa­ra él. Hay bue­nos es­tu­dios al res­pec­to.

Pe­ro esas de­ci­sio­nes co­lec­ti­vas no se les ocu­rren si­mul­tá­nea­men­te a to­dos, tie­nen un ori­gen y un emi­sor. Pa­ra no­so­tros ese es el lí­der, in­de­pen­dien­te­men­te que sea ma­cho, hem­bra, vie­jo, jo­ven, fuer­te o dé­bil, la úni­ca con­di­ción im­por­tan­te es que sus ideas y de­ci­sio­nes sean se­gui­das por los de­más vo­lun­ta­ria­men­te.

1

CHI­CO RA­MÍ­REZ Me­xi­cano, cha­rro y hom­bre de a ca­ba­llo de to­da la vi­da. Crea­dor del Ma­ne­jo Na­tu­ral del Ca­ba­llo en el año 1988, sis­te­ma que in­te­gra el ar­te ecuestre mun­dial con las cien­cias del com­por­ta­mien­to. Co­la­bo­ra­dor de ECUESTRE des­de 2003.

3 El re­cha­zo a la do­mi­nan­cia en en­tor­nos so­cia­les hu­ma­nos, no de­be sig­ni­fi­car el re­cha­zo au­to­má­ti­co del con­cep­to en es­pe­cies gre­ga­rias no hu­ma­nas. En los últimos tiem­pos ha co­bra­do fuer­za una cla­ra ten­den­cia a re­cha­zar la Teo­ría de la Do­mi­nan­cia. En...

5 La in­ter­ac­ción fí­si­ca, así co­mo la ex­po­si­ción de des­tre­zas y ca­pa­ci­da­des, per­mi­te a los miem­bros de la ma­na­da re­co­no­cer qué de­ci­sio­nes y de qué ca­ba­llo les con­vie­nen. En la ma­na­da, las de­ci­sio­nes co­lec­ti­vas no se les ocu­rren si­mul­tá­nea­men­te a...

2

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.