El ca­ba­llo, en au­ge

Aun­que mu­chos pien­san que el sec­tor equino nun­ca vol­ve­rá a ser lo mis­mo de­bi­do a es­tos últimos ne­fas­tos años en lo que a la eco­no­mía se re­fie­re, es bueno re­cor­dar el pe­so in­ter­na­cio­nal que lle­va a sus lo­mos el ca­ba­llo. Exis­ten gran­des com­pe­ti­cio­nes hoy en

Ecuestre - - CABALLO | MANEJO NATURAL - por Andrea Iz­quier­do PRO­PIE­TA­RIA DE LA YE­GUA­DA AR IM­PUL­SO­RA DEL PRO­YEC­TO 'LA FIN­CA DE CAL­CE­TI­NES'. http://fin­ca-cal­ce­ti­nes.blogs­pot.com.es/

Uno

de los días más im­por­tan­tes acon­te­ci­mien­tos en el ca­len­da­rio ecuestre es la fa­se de ca­rre­ra de fon­do del Bad­min­ton Hor­se Trials en Gran Bre­ta­ña, que se ce­le­bra anual­men­te en pri­ma­ve­ra. Reúne una gran mul­ti­tud de más de 250.000 per­so­nas en el par­que que ro­dea Bad­min­ton, la re­si­den­cia de los du­ques de Beau­fort, en el con­da­do de Avon. La prue­ba fue fun­da­da por el dé­ci­mo du­que de Beau­fort en 1949, apor­tan­do una gran con­tri­bu­ción a es­te de­por­te en Gran Bre­ta­ña.

Con­tri­bu­yó con ello a que los ji­ne­tes in­gle­ses ga­na­ran me­da­llas olím­pi­cas y cam­peo­na­tos eu­ro­peos y mun­dia­les en es­ta es­pe­cia­li­dad, más que en cual­quier otra, so­bre to­do en los años de pos­gue­rra.

El pri­mer Bad­min­ton tu­vo la par­ti­ci­pa­ción de 22 ca­ba­llos de Gran Bre­ta­ña e Ir­lan­da, y fue ga­na­do por Gol­den Wi­llow. Ocho de los 22 ti­tu­la­res no com­ple­ta­ron el re­co­rri­do de fon­do. Bad­min­ton fue el ho­gar del pri­mer Cam­peo­na­to de Eu­ro­pa, en 1953, ga­na­do por el co­man­dan­te Lau­ren­ce Rook con “Star­light XV” y en 1955 se mu­dó, por in­vi­ta­ción de la Rei­na, al Cas­ti­llo de Wind­sor­du­ran­te. Fue un tras­la­da­do de só­lo un año, pa­ra al­ber­gar la se­gun­da edi­ción del Cam­peo­na­to de Eu­ro­pa. Un año más tar­de, en 1956, fue te­le­vi­sa­do por pri­me­ra.

Bad­min­ton su­po­ne to­da­vía un im­pre­sio­nan­te desafío y la in­ten­ción de sus crea­do­res es plan­tear obs­tácu­los que “asus­ten a los ji­ne­tes pe­ro no per­ju­di­quen a los ca­ba­llos”.

El re­co­rri­do

El la­go de Bad­min­ton fue in­cor­po­ra­do con una se­rie de atre­vi­dos sal­tos que atraen enor­mes ma­sas de es­pec­ta­do­res. En 1959, Bad- min­ton se dis­pu­tó di­vi­di­do en dos sec­cio­nes, lla­ma­das Great and Little Bad­min­ton, de­bi­do a la po­pu­la­ri­dad del even­to y al nú­me­ro de par­ti­ci­pan­tes. Los ca­ba­llos sal­ta­ron los mis­mos obs­tácu­los en am­bas sec­cio­nes, pe­ro fue­ron se­pa­ra­dos en las dos di­vi­sio­nes se­gún sus ga­nan­cias mo­ne­ta­rias. Es­te en­fo­que gra­dua­do fue aban­do­na­do des­pués del even­to de 1965. En 1989, el ac­tual di­rec­tor y di­se­ña­dor de cam­po Hugh Tho­mas, que par­ti­ci­pó en los Jue­gos Olím­pi­cos de Mon­treal 1976, sus­ti­tu­yó a Frank Wel­don, un an­ti­guo ga­na­dor, a quien se le atri­bu­ye ha­ber lle­va­do el even­to al pi­nácu­lo.

Bad­min­ton se desa­rro­lla en los 6 ki­ló­me­tros cua­dra­dos ( 1500 acres) del par­que del mis­mo nom­bre, don­de se en­cuen­tran los es­ta­cio­na­mien­tos, cen­tros de co­mer­cio, pis­tas y cam­pos de es­quí de fon­do.

¿Qué de­mues­tran los ca­ba­llos?

La va­len­tía es la cua­li­dad más im­por­tan­te en es­ta prue­ba. El ca­ba­llo es un ani­mal gre­ga­rio al que le gus­ta ac­tuar en gru­po, pe­ro la prue­ba de equi­ta­ción pre­sen­ta a su má­xi­mo atrac­ti­vo cuan­do el ca­ba­llo apa­re­ce so­lo, sin otros con­gé­ne­res que le ayu­den y le pro­por­cio­nen con­fian­za. Ahí una prue­ba cla­ra de la va­len­tía de es­te ani­mal.

A pe­sar de la ex­ten­sión de cier­tas zan­jas del re­co­rri­do, fren­te a só­li­das va­llas de ma­de­ra, no hay que ol­vi­dar que la en­ver­ga­du­ra de un ca­ba­llo sal­tan­do es enor­me. Aún par­tien­do de una po­si­ción de des­can­so pue­de sal­tar más de 5 me­tros y me­dio.

El ji­ne­te tie­ne que di­ri­gir al ca­ba­llo con gran equi­li­brio an­tes de ca­da sal­to y man­te­ner a to­da cos­ta el ga­lo­pe al mis­mo rit­mo, con­tro­lán­do­lo en­tre ca­da obs­tácu­lo. Una ma­ra­vi­lla de coor­di­na­ción.

En el cross, los ji­ne­tes lle­van un re­loj que les per­mi­te con­tro­lar el tiem­po y las pe­na­li­za­cio­nes. Ge­ne­ral­men­te, ha­cen el re­co­rri­do de la prue­ba an­tes de la com­pe­ti­ción eli­gien­do los me­jo­res lu­ga­res pa­ra su­pe­rar los obs­tácu­los y ha­cer­lo en el tiem­po ade­cua­do. Tén­ga­se en cuen­ta que ape­nas ca­be mar­gen de error cuan­do se salta un se­to con un fo­so de­lan­te. El ca­ba­llo salta au­daz­men­te so­bre el se­to sin cor­tar, co­mo se en­cuen­tra en el cam­po, “imi­tan­do” su naturaleza sal­va­je en una hui­da apu­ra­da. La má­xi­ma vi­tal cuan­do se sal­tan obs­tácu­los tan for­mi­da­bles se­ría: “pon en ello to­da tu al­ma”.

¿Años ma­los?

Se­ría in­jus­to de­cir que es­tos últimos años han si­do “ma­los” pa­ra nues­tro que­ri­dí­si­mo sec­tor cuan­do ya ha ha­bi­do otros fac­to­res que han he­cho que se lle­gue a su can­ce­la­ción.

Bad­min­ton, por ejem­plo, fue can­ce­la­do en va­rias oca­sio­nes: en 1966, 1975, 1987 y 2012 el even­to fue can­ce­la­do por com­ple­to, y en 1963 fue de­gra­da­do a un even­to de un día de­bi­do al mal tiem­po. En 2001 fue can­ce­la­do de­bi­do a la fie­bre af­to­sa, mien­tras que en 2012 la cau­sa de la sus­pen­sión fue el pé­si­mo es­ta­do del te­rreno por las llu­vias.

Du­bai World Cup

La Co­pa Mun­dial es una com­pe­ti­ción de ca­ba­llos pu­ra-san­gre

de ca­rre­ras que se dispu­ta des­de 1996 en Du­bai. Fue crea­da por el je­que Moham­med bin Ras­hid Al Mak­toum, vi­ce­pre­si­den­te y pri­mer mi­nis­tro de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos y go­ber­nan­te de Du­bai pro­pie­ta­rio de Dar­ley Stud & Go­dolp­hin Ra­cing, uno de las me­jo­res cua­dras de cría y com­pe­ti­ción de ca­ba­llos pu­ra-san­gre del mun­do. La ca­rre­ra re­par­te un im­pre­sio­nan­te vo­lu­men de pre­mios, 10 mi­llo­nes de dó­la­res y des­de 2010 se dispu­ta en el Hi­pó­dro­mo de Mey­dan (an­te­rior­men­te se co­rría en el Hi­pó­dro­mo Nad Al She­ba).

El Hi­pó­dro­mo de Mey­dan es un cen­tro de ca­rre­ras de ca­ba­llos de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos ubi­ca­do en Du­bai, que abrió sus puer­tas el 27 de mar­zo de 2010 en sus­ti­tu­ción del hi­pó­dro­mo de Nad Al She­ba, que an­te­rior­men­te ocu­pa­ba el mis­mo si­tio. Es­te es el cla­ro ejem­plo de que aun­que sin gran re­co­rri­do, una ce­le­bra­ción equi­na tam­bién pue­de re­unir al pú­bli­co que se pro­pon­ga en es­tos “años mo­der­nos”.

Es ca­paz de dar ca­bi­da a más de 60.000 es­pec­ta­do­res en una tri­bu­na de una mi­lla de lar­go. Cuan­do no se uti­li­za pa­ra las ca­rre­ras sir­ve co­mo un cen­tro in­te­gral de ne­go­cios y con­fe­ren­cias. Tam­bién se han pre­vis­to un mu­seo de ca­rre­ras de ca­ba­llos y una ga­le­ría. El pro­yec­to, con 7,5 mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos, in­clu­ye además un cam­po de golf de 9 ho­yos y la Ma­ri­na de Mey­dan, The Mey­dan.

La Co­pa Mun­dial de Du­bai se dispu­ta ca­da año du­ran­te el úl­ti­mo sá­ba­do de mar­zo. Es una ca­rre­ra pla­na del Gru­po 1 so­bre tie­rra pa­ra ca­ba­llos pu­ras-an­gre de 4 años en el he­mis­fe­rio nor­te y pa­ra pu­ra-san­gres de 3 años en el he­mis­fe­rio sur y más de 2.000 me­tros de re­co­rri­do (al­re­de­dor de 10 fur­longs). Ac­tual­men­te só­lo la su­pera en pre­mios, des­de 2017, la Co­pa Mun­dial Pe­ga­sus, que se dispu­ta en Flo­ri­da.

¿Un lu­jo de ca­rre­ras?

He­mos he­cho re­fe­ren­cia a dos gran­des com­pe­ti­cio­nes que reúnen un ni­vel eco­nó­mi­co y so­cial que muy po­cos de­por­tes pue­den igua­lar. Pe­ro al­go ten­drá que ver la fi­gu­ra del ca­ba­llo cuan­do no só­lo en el de­por­te don­de se pue­de en­con­trar, pró­xi­mo a él, el lu­jo. En otro emi­ra­to cer­cano se en­cuen­tra una las gran­jas de equi­nos más fa­mo­sas del mun­do, pen­sa­da en su to­ta­li­dad pa­ra su bie­nes­tar. Y no al es­ti­lo Ca­lí­gu­la, sino bie­nes­tar ani­mal.

La de­no­mi­na­da Gran­ja de Se­men­ta­les Umm Qarn, en el de­sier­to de Qa­tar, tie­ne po­co o na­da que ver con la idea de gran­ja que po­da­mos te­ner pre­con­ce­bi- da. Es­te lu­gar es al­go así co­mo un cas­ti­llo blan­co de es­ti­lo ára­be en apa­rien­cia y prác­ti­ca­men­te un ho­tel de seis es­tre­llas que ejer­ce fun­cio­nes de es­pa­cio pa­ra la crian­za de al­gu­nos de los más fa­mo­sos y pres­ti­gio­sos ca­ba­llos de ca­rre­ras. La fin­ca, de 245 hec­tá­reas, pro­pie­dad del ex pri­mer mi­nis­tro del país del Gol­fo, el je­que Ab­du­llah bin Kha­li­fa al Tha­ni, al­ber­ga a unos 60 ca­ba­llos cam­peo­nes que o bien es­tán en­tre­nán­do­se pa­ra su pró­xi­ma com­pe­ti­ción, o bien es­tán en­gen­dran­do a la nue­va ge­ne­ra­ción de ga­na­do­res. La gran­ja, además, se com­ple­ta con va­cas y ga­ce­las. La pro­pia en­tra­da, con puer­tas do­ra­das, ya de­ja pa­ten­te cla­ros sig­nos de gran­dio­si­dad que vie­nen a con­fir­mar­se con la es­ca­le­ra de már­mol lle­na de can­de­la­bros, el gim­na­sio, la pis­ci­na, el so­lá­rium y un res­tau­ran­te de co­mi­da in­ter­na­cio­nal. "No creo que ha­ya ins­ta­la­cio­nes co­mo es­tas en Eu­ro­pa", se­ña­la el en­tre­na­dor je­fe, Al­ban de Mieu­lle, quien des­ta­ca los efec­tos que pro­du­cen en los equi­nos los ser­vi­cios com­ple­men­ta­rios que ofre­ce Umm Qarn, co­mo la pis­ci­na, el ca­mi­na­dor y el so­lá­rium del cen­tro.

Y es que en Qa­tar las tem­pe­ra­tu­ras pue­den al­can­zar fá­cil­men­te los 45 grados cen­tí­gra­dos, de mo­do que la pis­ci­na es el lu­gar

ideal pa­ra que los se­men­ta­les se re­fres­quen des­pués de sus ejer­ci­cios ma­tu­ti­nos. El agua, por su par­te, se con­ser­va a unos 20 grados cen­tí­gra­dos en un re­cin­to con ai­re acon­di­cio­na­do.

"Los ca­ba­llos se zam­bu­llen du­ran­te uno o dos mi­nu­tos", co­men

ta De Mieu­lle. "Hay na­da­do­res bue­nos y ma­los, pe­ro nun­ca los obli­ga­mos a en­trar si no quie­ren.

Al 95% les en­can­ta na­dar". Y la ali­men­ta­ción que re­ci­ben tam­bién es­tá acor­de con el ni­vel de vi­da en es­te alo­ja­mien­to de lu­jo. La pa­ja es im­por­ta­da de Fran­cia y la al­fal­fa fres­ca se cul­ti­va en el en­torno. Sin em­bar­go, crear un oa­sis en me­dio del de­sier­to pue­de ser una ta­rea har­to di­fí­cil; los es­pe­cia­lis­tas en pis­tas im­por­tan se­mi­llas de pas­to pro­ce­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos du­ran­te el in­vierno y de las Ber­mu­das du­ran­te el ve­rano. Un au­tén­ti­co re­to que ex­ce­de la “nor­ma­li­dad”.

"Es­ta­mos ha­cien­do el ma­yor es­fuer­zo pa­ra te­ner las me­jo­res ca­rre­ras de ca­ba­llos del mun­do, es­ta­mos ha­cien­do lo po­si­ble pa­ra ser un icono", co­men­ta el je­que Joaan bin Ha­mad bin Kha­li­fa AlTha­ni, hi­jo del emir de Qa­tar.

Y sien­do rea­lis­tas más que po­si­ti­vos, si hay je­ques re­tán­do­se pa­ra or­ga­ni­zar las me­jo­res ca­rre­ras del mun­do, ¿dón­de es­tá la de­ca­den­cia del mun­do ca­ba­llo? ■

115

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.