Es­pal­da fe­liz

Ejer­ci­cios sen­ci­llos que le ayu­da­rán a con­se­guir­la

Ecuestre - - SUMARIO - TEX­TO: BÁR­BA­RA BÖKE FOTOS: LI­SA RÄDLEIN TRA­DUC­CIÓN: ELE­NA SÁN­CHEZ

¿Tie­ne do­lo­res de es­pal­da? Pues pue­de ha­cer al­go pa­ra evi­tar­los: ejer­ci­cios efi­ca­ces que po­drá prac­ti­car en la cua­dra o in­te­grar en su vi­da co­ti­dia­na y que le de­vol­ve­rán la mo­vi­li­dad e in­clu­so con­se­gui­rán que mon­te me­jor.

Vein­ti­cua­tro

vér­te­bras y 23 dis­cos in­ter­ver­te­bra­les, ade­más de di­ver­sos ten­do­nes, car­tí­la­gos, li­ga­men­tos, múscu­los y ner­vios. ¿Ha pen­sa­do al­gu­na vez cuán­tas rue­de­ci­llas en­gra­nan dia­ria­men­te en nues­tra es­pal­da? En la vi­da co­ti­dia­na, es de­cir, des­de el tra­ba­jo en la ofi­ci­na has­ta la se­sión de jog­ging, la es­pal­da ya tie­ne que aguan­tar bas­tan­te. Pe­ro al mon­tar tie­ne que ren­dir aún más.

Por­que las es­pal­das de los ji­ne­tes tie­nen que afron­tar exi­gen­cias es­pe­cia­les. “La co­lum­na ver­te­bral, los múscu­los y los li­ga­men­tos amor­ti­guan di­ver­sos mo­vi­mien­tos en la si­lla, pe­ro ade­más son res­pon­sa­bles de man­te­ner equi­li­bra­do el tron­co fren­te a la ley de la gra­ve­dad, la fuer­za de em­pu­je y even­tual­men­te la fuer­za cen­trí­fu­ga”, ex­pli­ca la fi­sio­te­ra­peu­ta y en­tre­na­do­ra Frau­ke Beh­rens. “Pa­ra ello la es­pal­da de­be mo­ver­se ha­cia de­lan­te y ha­cia atrás, de un la­do a otro, arri­ba y abajo, y de­be amor­ti­guar mo­vi­mien­tos ro­ta­to­rios”. Un pro­gra­ma bien com­ple­to. Así que pa­ra el ji­ne­te es muy im­por­tan­te que su es­pal­da es­té sa­na y no le de­je en la es­ta­ca­da.

DO­LOR DE ES­PAL­DA, UNA DO­LEN­CIA MUY PO­PU­LAR

Los es­tu­dios mues­tran que el 80% de to­da la po­bla­ción de Eu­ro­pa cen­tral su­fre do­lo­res de es­pal­da al me­nos una vez en la vi­da. Los pro­ble­mas con­cre­tos van des­de aga­rro­ta­mien­tos y lum­ba­go has­ta her­nias dis­ca­les y de­for­ma­cio­nes con­gé­ni­tas (es­co­lio­sis). En ge­ne­ral se pue­de de­cir que cuan­do la es­pal­da due­le, su mo­vi­li­dad es­tá li­mi­ta­da. Ya sea por­que los dis­cos in­ter­ver­te­bra­les es­tán com­pri­mi­dos o por­que los múscu­los se aga­rro­tan y ha­cen que adop­te­mos pos­tu­ras in­co­rrec­tas.

RE­CU­PE­RAR LA MO­VI­LI­DAD

Es­tá cla­ro que no to­das las li­mi­ta­cio­nes lo­ca­li­za­das en­tre la nu­ca y las po­sa­de­ras se pue­den eli­mi­nar por com­ple­to. Pe­ro la ma­yo­ría de los do­lo­res de es­pal­da des­apa­re­cen cuan­do esta par­te de la anato­mía se relaja, se for­ta­le­ce y re­co­bra la mo­vi­li­dad. En­ton­ces, ade­más, los ji­ne­tes se sien­tan me­jor en la si­lla, por­que pue­den amor­ti­guar con ma­yor fle­xi­bi­li­dad los mo­vi­mien­tos del ca­ba­llo.

Así que los ji­ne­tes de­ben ha­cer al­go por su es­pal­da. Pe­ro lo cier­to es que nor­mal­men­te uno tie­ne po­cas ga­nas de ha­cer las co­sas que “de­be­ría”, co­mo ejer­ci­cios pa­ra for­ta­le­cer y sol­tar la es­pal­da. Por­que re­quie­ren bas­tan­te tiem­po y tam­po­co ape­te­ce po­ner­se a ha­cer gim­na­sia de­lan­te de los co­le­gas de cua­dra. Por eso los ejer­ci­cios de Frau­ke Beh­rens vie­nen co­mo ani­llo al de­do: son efec­ti­vos, se pue­den in­te­grar fá­cil­men­te en el queha­cer co­ti­diano y re­sul­tan po­co me­nos que in­vi­si­bles en la cua­dra. ¡Ha­ga la prue­ba! Su es­pal­da se lo agra­de­ce­rá. Y su ca­ba­llo tam­bién.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.