Glo­bal

Ecuestre - - MUNDO ECUESTRE | ACTUALIDAD - Luis Pon­ce­la Di­rec­tor lpon­ce­la@mpib.es @Lui­sPon­ce­la

Ma­yo nos tra­jo de nue­vo a Es­pa­ña el cir­cui­to que con­ven­cio­nal­men­te se co­no­ce ya co­mo la Fór­mu­la 1 de la mo­da­li­dad de Sal­to de Obs­tácu­los a ni­vel mun­dial, el Glo­bal Cham­pions Tour, con su com­ple­men­to ca­da vez más pre­sen­te en su pro­gra­ma­ción, la Glo­bal Cham­pions Lea­gue. Es real­men­te la com­pe­ti­ción “top” del cir­cui­to in­ter­na­cio­nal, por­que ca­si es la úni­ca, sal­vo con­ta­das ex­cep­cio­nes, que con­si­gue re­unir con sus pri­me­ros ca­ba­llos del mo­men­to a los más im­por­tan­tes ji­ne­tes del ran­king. Só­lo es po­si­ble ver reuni­dos y en com­pe­ten­cia a tan­tos y tan bue­nos en cam­peo­na­tos mun­dia­les, eu­ro­peos o en Jue­gos Olím­pi­cos.

Es el la­do po­si­ti­vo del Glo­bal y de la Glo­bal, pro­pie­dad de una em­pre­sa que ha crea­do un for­ma­to que res­pon­de a los in­tere­ses de su ne­go­cio y a los in­tere­ses de los más des­ta­ca­dos pro­fe­sio­na­les. Pe­ro no ca­be du­da que tam­bién tie­ne una ver­tien­te me­nos po­si­ti­va, so­bre to­do pa­ra el espectáculo, pa­ra la ima­gen que pro­yec­ta el de­por­te hí­pi­co.

No es la pri­me­ra vez que lo co­men­to y aun­que em­pre­sas co­mo la de Tops se­gui­rán a lo su­yo, en­tien­do que con­vie­ne in­sis­tir en que ha­gan un es­fuer­zo por ade­re­zar la pro­gra­ma­ción Glo­bal con al­gu­na prue­ba que en­tre­ten­ga, que des­pier­te emo­cio­nes en el es­pec­ta­dor. De lo con­tra­rio la com­pe­ti­ción se con­vier­te en una can­si­na su­ce­sión de re­co­rri­dos so­bre un mis­mo tra­za­do, que di­fí­cil­men­te crean afi­ción. Al con­tra­rio, trans­mi­ten la idea de que es­te de­por­te es abu­rri­do. To­do ello se sal­va, en oca­sio­nes, con la ma­gia de un des­em­pa­te co­mo el que es­te año pre­sen­cia­mos y vi­vi­mos con pa­sión, por­que na­die se pu­do que­dar in­di­fe­ren­te, en el CSI de Ma­drid. Fue­ron mo­men­tos ex­cep­cio­na­les, pe­ro creo que a to­dos los que te­ne­mos al­go que ver con la hí­pi­ca nos con­vie­ne, por­que le con­vie­ne al pro­pio de­por­te, que esos mo­men­tos sean más fre­cuen­tes a lo lar­go de un con­cur­so.

Re­co­noz­co que qui­zá por la edad me he vuel­to un po­co nos­tál­gi­co de aque­llos con­cur­sos en los que nos po­nían los pe­los de punta unos ver­ti­gi­no­sos re­co­rri­dos de ca­za, o una po­ten­cia in­ve­ro­sí­mil. Tam­bién re­co­noz­co que los tiem­pos cam­bian, que to­do se ha pro­fe­sio­na­li­za­do y que las em­pre­sas han en­tra­do en el de­por­te pa­ra ha­cer va­ler sus in­tere­ses. Soy el pri­me­ro en de­fen­der su pa­pel, por­que son ne­ce­sa­rias. Pe­ro tam­bién pien­so que de­ben ha­cer un es­fuer­zo por man­te­ner bien al­to el es­plen­dor, la be­lle­za, la emo­ción y la ilu­sión que ge­ne­ra el de­por­te de com­pe­ti­ción. Y el hí­pi­co no es y no de­be ser, una ex­cep­ción.

Di­cho lo an­te­rior, que sin du­da es un te­ma pa­ra de­ba­tir más lar­go y ten­di­do, no quie­ro que­dar sin es­pa­cio pa­ra re­cor­dar a una per­so­na, a un de­por­tis­ta, a un ami­go, que al cie­rre de esta edición per­ma­ne­cía hos­pi­ta­li­za­do, en co­ma in­du­ci­do, en una clí­ni­ca ma­dri­le­ña. Al­fon­so Aran­go su­frió en el CSI2 de Ma­drid, a me­dia­dos de ma­yo, un gra­ve ac­ci­den­te que hi­zo te­mer por su vi­da. Por for­tu­na, pa­sa­dos unos días, las im­pre­sio­nes son favorables y con­fío y de­seo, de to­do co­ra­zón, que en el pró­xi­mo nú­me­ro ya po­da­mos anun­ciar su ple­na re­cu­pe­ra­ción. ¡Áni­mo, Al­fon­so!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.