#JFHSPORTHORSES

Ecuestre - - DEPORTE | ACTUALIDAD - SHELLY RA­MÍ­REZ PINO

Ya Jo­se Fu­me­ro Hernández se ini­ció en la hí­pi­ca des­de muy pe­que­ño por­que su pa­dre te­nía ca­ba­llos en su Te­ne­ri­fe na­tal, ahí em­pe­zó a co­rrer los cam­peo­na­tos de Ca­na­rias, ga­nan­do des­de las ca­te­go­ría ale­vín. Su pri­mer cam­peo­na­to de Es­pa­ña fue en Mon­ten­me­dio, en Ve­jer.

Cuan­do lle­gó a la ca­te­go­ría in­fan­til de­ci­dió que su com­pa­trio­ta Au­re­lio Gu­tié­rrez le tra­ba­ja­ra sus me­jo­res ca­ba­llos en la Pe­nín­su­la, es­ca­pán­do­se a mon­tar con él siem­pre que po­día. Ese año em­pe­zó a mar­car his­to­ria, ga­nan­do el cam­peo­na­to de Es­pa­ña por equi­pos sien­do so­la­men­te tres ji­ne­tes los que for­ma­ban la re­pre­sen­ta­ción ca­na­ria… ahí fue cuan­do le pi­có el gu­sa­ni­llo de la com­pe­ti­ción en se­rio.

Cuan­do pa­só a la ca­te­go­ría ju­ve­nil, Al­fon­so Salguero se con­vir­tió en su en­tre­na­dor y ji­ne­te de sus ca­ba­llos, los cua­les vi­vían en la Pe­nín­su­la mien­tras él se­guía en su is­la.

Ha­ce 9 años se ins­ta­ló en Ma­drid, con la idea de pro­fe­sio­na­li­zar­se en es­te de­por­te a la vez que se­guía con sus es­tu­dios.

El año que que­dó ter­ce­ro en el cam­peo­na­to de Es­pa­ña Ju­ve­nil in­di­vi­dual y se­gun­do por equi­pos, “de­ci­dió” que ya no se ba­ja­ría del pó­dium. El año si­guien­te ga­nó la me­da­lla in­di­vi­dual y el bron­ce por equi­pos y el si­guien­te, bron­ce in­di­vi­dual y por equi­pos.

Co­mo Jo­ven Ji­ne­te, en su pri­mer año en la ca­te­go­ría ya fue bron­ce, en el cam­peo­na­to dispu­tado en el CES, ga­nan­do el oro los dos años si­guien­tes.

Es­te gra­dua­do en De­re­cho de son­ri­sa bo­ni­ta y ner­vios de ace­ro en pis­ta, ha co­rri­do cin­co cam­peo­na­tos de Eu­ro­pa, dos de ju­ve­ni­les y tres de jó­ve­nes ji­ne­tes, sien­do su me­jor re­sul­ta­do el no­veno in­di­vi­dual en el úl­ti­mo que dis­pu­tó.

No sa­be por qué es­tu­dió De­re­cho, pe­ro te­nía cla­ro que la for­ma­ción era im­por­tan­te, ya que con los ca­ba­llos nun­ca se sa­be, gra­duán­do­se en la Uni­ver­si­dad Car­los III de Ma­drid. Cuan­do la aca­bó con­fir­mó que aque­llo no era lo su­yo, el tí­tu­lo lo tie­ne por lo que pue­da de­pa­rar­le el fu­tu­ro….

Es­tu­vo un año tra­ba­jan­do pa­ra Eduar­do Alvarez Az­nar, mon­tan­do y com­pi­tien­do sus pro­duc­tos jó­ve­nes mien­tras apren­día por en­de de uno de los gran­des ji­ne­tes de nues­tro pa­no­ra­ma hí­pi­co ac­tual. Aho­ra tra­ba­ja pa­ra los her­ma­nos Añón, cua­dra “top” que le que­da cer­ca de ca­sa y don­de tie­ne la po­si­bi­li­dad de te­ner sus dos ca­ba­llos.

¿Cuál es la vo­ca­ción real de Fu­me­ro? Des­cu­brir, me­jo­rar y ven­der bue­nos ca­ba­llos de sal­to, pa­ra ello creó la em­pre­sa “jfh sport hor­ses”, con la idea de fo­ca­li­zar es­te te­ma. De ello vi­ve, de com­prar, ven­der y en de­fi­ni­ti­va, pro­du­cir ca­ba­llos jó­ve­nes. Aho­ra es­tá de ple­na ac­tua­li­dad, ya que un ca­ba­llo “des­cu­bier­to” por él, cria­do en Valencia por una ama­teur, se ha ven­di­do en una subas­ta de éli­te por 550.000 eu­ros. Fu­me­ro com­pró el ca­ba­llo en so­cie­dad con Ju­lio Arias, con la cla­ra con­vic­ción de que era un crack, po­nién­do­lo en mar­cha y ven­dién­do­lo la pri­me­ra se­ma­na del Suns­hi­ne Tour 2018. En esas mis­mas pis­tas em­pe­zó su his­to­ria dispu­tan­do su pri­mer cam­peo­na­to de Es­pa­ña sien­do un ale­vín y años des­pués, ahí mis­mo, se ca­ta­pul­ta co­mo gran “fa­bri­ca­dor” de ca­ba­llos top. La ver­dad es que to­dos los ca­ba­llos que to­ca los con­vier­te en oro, des­de “Davinia” que pa­re­cía no sa­ber lo que era to­car un pa­lo, a “Brooklyn”, pa­san­do por “Who is my daddy”.

Es­tu­diar De­re­cho fue la par­te fá­cil de su his­to­ria, las le­yes se apren­den sí o sí, si no es en una ho­ra es en tres, pe­ro la sen­si­bi­li­dad pa­ra mon­tar y el “ojo” pa­ra des­cu­brir los ca­ba­llos bue­nos, se tie­ne o no se tie­ne, y no ca­be du­da de que Fu­me­ro tie­ne am­bas co­sas, es in­dis­cu­ti­ble ( igual que lo es el pe­la­zo de su ma­dre, ese con el que to­das so­ña­mos)

Va­ya des­de aquí mi en­ho­ra­bue­na mi “to­po”, que si­gas con esa fá­bri­ca de má­qui­nas que tam­bién se te da y te pe­ga bas­tan­te más que el De­re­cho Pe­nal. Una ce­na me de­bes, es­pe­ro que sea pron­ti­co pa­ra po­der con­tar­lo en la Ecues­tre de ju­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.