¿Pro­ble­mas de piel?

Ecuestre - - CABALLO | SALUD - NOE­LIA ZA­MO­RANO

La

der­ma­ti­tis es una in­fla­ma­ción de la piel re­la­ti­va­men­te co­mún en ca­ba­llos, pro­vo­ca­do por reac­cio­nes alér­gi­cas prin­ci­pal­men­te, in­fec­cio­nes fún­gi­cas o bac­te­ria­nas.

Las pio­der­mas son in­fec­cio­nes en la piel que pue­den cla­si­fi­car­se en su­per­fi­cia­les y pro­fun­das, en fun­ción de las ca­pas afec­ta­das. En el pri­mer ca­so, los agen­tes más fre­cuen­te­men­te im­pli­ca­dos son las bac­te­rias del gé­ne­ro Staphy­lo­coc­cus, mien­tras que Cory­ne­bac­te­rium pseu­do­tu­bercu­losis se ais­la con más fre­cuen­cia en las pio­der­mas pro­fun­das. Am­bas cur­san con pru­ri­to va­ria­ble y le­sio­nes en la piel ca­rac­te­ri­za­das por cos­tras de pa­trón cir­cu­lar con bor­des ex­fo­lia­ti­vos.

Las in­fec­cio­nes pro­du­ci­das por hon­gos se co­no­cen co­mo der­ma­to­fi­to­sis y es­tán pro­vo­ca­das prin­ci­pal­men­te por Mi­cros­po­rum, Tri­chophy­ton y Ma­las­se­zia. Pue­den ir acom­pa­ña­das o no de pru­ri­to y se ca­rac­te­ri­zan por desa­rro­llar cos­tras grue­sas o le­sio­nes más di­fu­sas con des­ca­ma­ción y alo­pe­cia.

Las ato­pias cons­ti­tu­yen un ti­po de der­ma­ti­tis alér­gi­ca a ele­men­tos am­bien­ta­les, que pue­den ser de in­te­rior ( áca­ros del pol­vo, áca­ros de al­ma­ce­na­mien­to, polvos, mohos, …) y/o de ex­te­rior (pó­len de los ár­bo­les, del cés­ped, de ma­las hier­bas, …). En es­tos ca­sos, las le­sio­nes cu­tá­neas ( alo­pe­cia, ex­co­ria­cio­nes, li­que­ni­fi­ca­ción e hi­po­pig­men­ta­ción) sue­len ir acom­pa­ña­das de pru­ri­to, ur­ti­ca­ria e in­clu­so pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios, ade­más de le­sio­nes ge­ne­ra­li­za­das con gra­dos va­ria­bles de au­to­trau­ma­tis­mo.

La hi­per­sen­si­bi­li­dad a los in­sec­tos es la cau­sa más co­mún de afec­cio­nes cu­tá­neas en el ca­ba- llo. Los mos­qui­tos de los gé­ne­ros Cu­li­coi­des (je­je­nes) y Si­mu­lium (mos­qui­tas ne­gras), las es­pe­cies de Ta­ba­nus, Sto­moxys ( mos­ca de los es­ta­blos), Hae­ma­to­bia (mos­ca de los cuer­nos) y Mus­ca (mos­ca do­més­ti­ca), las abe­jas y avis­pas, pue­den cau­sar le­sio­nes evi­den­tes. Las pi­ca­du­ras por díp­te­ros cau­san pru­ri­to, alo­pe­cia, ex­co­ria­cio­nes y li­que­ni­fi­ca­ción, pu­dien­do apa­re­cer una erup­ción pa­pu­lo-cos­tro­sa ge­ne­ra­li­za­da. La ba­se pa­tó­ge­na de la der­ma­ti­tis es­ti­val es una reac­ción de hi­per­sen­si­bi­li­dad a los an­tí­ge­nos sa­li­va­les de los mos­qui­tos del gé­ne­ro Cu­li­coi­de, dan­do lu­gar a un in­ten­so pru­ri­to que obli­ga a los equi­nos a ras­car­se vio­len­ta­men­te, lle­gan­do in­clu­so a au­to­le­sio­nar­se, pro­vo­cán­do­se he­ri­das de va­ria­ble gra­ve­dad. Las re­gio­nes afec­ta­das sue­len ser muy es­pe­cí­fi­cas: crin y co­la; ca­ra y ore­jas; zo­na ven­tral del cue­llo, tron­co y ex­tre­mi­da­des.

Es una pa­to­lo­gía de ca­suís­ti­ca cró­ni­ca re­cu­rren­te que de­be tra­tar­se a tra­vés de va­rias vías com­ple­men­ta­rias y, en la ma­yo­ría de los ca­sos, des­de la pre­ven­ción. Es­tos mos­qui­tos se re­pro­du­cen en zo­nas hú­me­das y se ali­men­tan al ama­ne­cer du­ran­te el ve­ra- no en zo­nas tem­pla­das, así que lo ideal es ale­jar a los ca­ba­llos de te­rre­nos en­char­ca­das, lle­var­los al box du­ran­te las ho­ras de ries­go y pro­te­ger las ven­ta­nas y ac­ce­sos a las cua­dras con ma­llas con­tra in­sec­tos. Ade­más, es muy útil cu­brir a los ca­ba­llos con más­ca­ras y man­tas, uti­li­zar in­sec­ti­ci­das-re­pe­len­tes y ad­mi­nis­trar su­ple­men­tos der­ma­to­ló­gi­cos; la com­bi­na­ción equi­li­bra­da de Ome­ga-3, Ome­ga-6, bio­ti­na, zinc, l-cis­teí­na, vi­ta­mi­nas A, B2, B3, B5, D3 y E, ac­túa de for­ma si­nér­gi­ca so­bre la piel y el fo­lícu­lo pi­lo­so, per­mi­tien­do res­ta­ble­cer la ba­rre­ra cu­tá­nea, me­jo­ran­do la elas­ti­ci­dad de la piel y fre­nan­do la en­tra­da de alér­ge­nos. Dis­mi­nu­ye el pru­ri­to y fa­vo­re­ce una res­pues­ta in­fla­ma­to­ria sa­na de la piel ayu­dan­do en el ma­ne­jo de la ato­pia y otras der­ma­to­pa­tías. Ade­más, pro­mue­ven un pe­lo sano y fuer­te dan­do lu­gar a una ca­pa, co­la y cri­nes más bri­llan­tes y atrac­ti­vas.

Las der­ma­ti­tis plan­tea en mu­chos ca­sos pro­ble­mas de di­fí­cil ma­ne­jo. Tu ve­te­ri­na­rio es el pro­fe­sio­nal me­jor cua­li­fi­ca­do pa­ra ayu­dar­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.