Eli­ja un len­gua­je cor­po­ral de se­gui­mien­to o de em­pu­je se­gún lo que ne­ce­si­te en ca­da mo­men­to

Ecuestre - - CABALLO | MANEJO -

LEN­GUA­JE COR­PO­RAL DE SE­GUI­MIEN­TO:

En la pá­gi­na an­te­rior le he­mos pre­sen­ta­do di­ver­sas po­si­bi­li­da­des co­mu­ni­ca­ti­vas: ha lle­va­do con­si­go al ca­ba­llo en la mis­ma di­rec­ción en la que ha­bía co­lo­ca­do su cuer­po o se ha po­si­cio­na­do de tal for­ma que pu­die­ra ale­jar de sí al ani­mal o “em­pu­jar­lo” en una de­ter­mi­na­da di­rec­ción ac­tuan­do con su cuer­po. De­be de­ci­dir de ma­ne­ra cons­cien­te qué va­rian­te va a ele­gir de­pen­dien­do de la si­tua­ción de que se tra­te. El len­gua­je cor­po­ral de se­gui­mien­to es muy in­tui­ti­vo y su­til. Es per­fec­to si quie­re tra­ba­jar ejer­cien­do po­ca pre­sión, por ejem­plo, pa­ra des­pla­za­mien­tos ha­cia de­lan­te y ha­cia atrás. Si avan­za li­ge­ra­men­te el tron­co y la mano, ani­ma a su ca­ba­llo a se­guir­le en ese mo­vi­mien­to. Pien­se en la di­rec­ción del des­pla­za­mien­to e ima­gi­ne que flu­ye agua por sus brazos ha­cia de­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.