2018, un año sig­ni­fi­ca­ti­vo en nues­tra his­to­ria

XXX aniver­sa­rio del Ma­ne­jo Na­tu­ral del Ca­ba­llo y XV en Es­pa­ña

Ecuestre - - CABALLO | MANEJO NATURAL -

En es­te 2018 ce­le­bra­mos 30 años des­de la crea­ción del Ma­ne­jo Na­tu­ral del Ca­ba­llo y 15 de ha­ber sen­ta­do pre­sen­cia en Es­pa­ña. Pa­re­ce que fue ayer cuan­do vis­lum­bré la po­si­bi­li­dad de tra­tar de otra for­ma a los ca­ba­llos, di­fe­ren­te de la tra­di­cio­nal en sus di­fe­ren­tes ex­pre­sio­nes, en la que ha­bía es­ta­do du­ran­te to­da mi vi­da.

El nue­vo con­cep­to, lla­ma­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te na­tu­ral, me lle­gó por el en­cuen­tro ini­cial con Pat Pa­re­lli en aquel apar­ta­do pue­blo de Mi­choa­cán, Mé­xi­co, con el nom­bre de Pla­ya Azul. Lue­go, la sor­pren­den­te sa­bi­du­ría fue ver­ti­da por Ray Hunt y Ro­bert Mi­ller prin­ci­pal­men­te, pe­ro tam­bién por im­por­tan­tes con­duc­tis­tas co­mo Buck Bran­na­man, John Lyons, Ri­chard Sh­ra­ke, Den­nis Reis, Monty Ro­berts y Mark Ras­hid, en­tre al­gu­nos otros.

La ne­ce­si­dad per­so­nal de com­pren­der lo que se es­ta­ba ha­cien­do y las di­fi­cul­ta­des de en­con­trar res­pues­tas pre-di­ge­ri­das fue­ron ha­cien­do que las bus­ca­ra en otros cam­pos del sa­ber, co­mo la si­co­lo­gía con­duc­tis­ta, la eto­lo­gía, la an­tro­po­lo­gía, la so­cio­lo­gía, la zoo­lo­gía com­pa­ra­da, la evo­lu­ción, et­cé­te­ra.

Sur­ge el nom­bre

Es­te pro­ce­so fue crean­do un con­cep­to más ex­plí­ci­to y cla­ro de lo que se re­que­ría pa­ra un me­jor ma­ne­jo de los ca­ba­llos. Aho­ra su ba- se cien­tí­fi­ca le otor­ga­ba ras­gos es­pe­cia­les que ha­cían ne­ce­sa­rio un dis­tin­ti­vo pro­pio y así fue co­mo sur­gió el nom­bre de Ma­ne­jo Na­tu­ral del Ca­ba­llo.

Su desa­rro­llo y for­ma­ción no fue rá­pi­da, fá­cil ni com­ple­ta, co­mo no lo es nun­ca el apren­di­za­je. Su cre­ci­mien­to es in­ce­san­te y su pre­sen­cia se­rá per­ma­nen­te. Los nue­vos co­no­ci­mien­tos y la prác­ti­ca con­ti­nua lo ha­cen evo­lu­cio­nar sin pa­rar.

En Mé­xi­co

Du­ran­te 15 años el MNC cre­ció, se con­so­li­dó y sen­tó só­li­das ba­ses pa­ra fluir ha­cia otros con­ti­nen­tes y ha­cia mu­chos paí­ses don­de aho­ra se le iden­ti­fi­ca cla­ra­men­te. Sur­gió en el seno de la mon­ta me­xi­ca­na por ex­ce­len­cia, La Cha­rre­ría, que or­gu­llo­so por su ori­gen e his­to­ria tra­to de hon­rar ca­da mo­men­to de mi vi­da. Son mu­chas las per­so­nas a quie­nes ten­go tan­to que agra­de­cer por su apo­yo y alien­to en aque­lla eta­pa di­fí­cil pe­ro de tan gra­tos re­cuer­dos.

Más tar­de, ha­ce 15 años, a la mi­tad de su vi­da, el MNC pi­só tie­rras es­pa­ño­las. Des­de ese día del mes de enero de 2003 su pre­sen­cia en es­te país de gran tra­di­ción ecues­tre ha si­do cons­tan­te y sos­te­ni­da. Su en­tra­da fue por la puerta gran­de pues su pri­mer es­ce­na­rio fue na­da me­nos que el gran cen­tro hí­pi­co de re­le­van­cia mun­dial que fue El As­tur­cón, en Ovie­do, aho­ra en pe­no­sa des­gra­cia.

Esa vi­gen­cia só­lo se pu­de de­ber a su so­li­dez co­mo sis­te­ma, que per­mi­te re­sol­ver to­dos los pro­ble­mas que los ca­ba­llos les plan­tean a los hu­ma­nos y vi­ce­ver­sa. Re­cu­rrien­do a él, la re­la­ción se vuel­ve sa­na, to­le­ra­ble y pro­duc­ti­va, in­de­pen­dien­te­men­te del ti­po de ca­ba­llo y del tra­ba­jo o pa­pel que desem­pe­ñe.

No he de re­pe­tir los al­can­ces y las im­por­tan­tes es­ta­dís­ti­cas que el MNC ha acu­mu­la­do en es­te lar­go tra­yec­to, son mu­chos, va­ria­dos y se han ob­te­ni­do en di­fe­ren­tes lu­ga­res del mun­do. Só­lo he de reite­rar que el MNC fun-

cio­na y fun­cio­na bien con to­dos los ca­ba­llos.

Es­ce­na­rio ac­tual del MNC

No pue­do pa­sar por al­to sin em­bar­go, que aque­lla vi­sión de la re­vo­lu­ción to­tal en la equi­ta­ción no ha re­sul­ta­do co­mo la pre­vi­mos. In­clu­yo, sin con­sul­tar­le, en esta con­clu­sión a mi que­ri­do maes­tro Ro­bert Mi­ller, au­tor del li­bro con ese nom­bre y de lec­tu­ra obli­ga­da pa­ra to­da la gen­te del ca­ba­llo. Me gus­ta­ría sa­ber su opi­nión lue­go de es­tos años que han pa­sa­do des­de que lo afir­mó con­tun­den­te­men­te en su pu­bli­ca­ción y cu­yo lan­za­mien­to mun­dial tu­vo lu­gar en Barcelona. En mi muy par­ti­cu­lar opi­nión ese sue­ño por el mo­men­to no es más que eso. Si­gue sien­do un sue­ño que ha­ce ilu­sión pe­ro que no de­be con­ver­tir­se en uto­pía.

Sim­ple­men­te hay que sa­ber que las co­sas no eran tan fá­ci­les co­mo se pen­sa­ban, hay mu­cho tra­ba­jo por ha­cer y cual­quier es­fuer­zo es po­co pa­ra em­pu­jar el ca­rro del con­duc­tis­mo apli­ca­do a los equi­nos, ini­cia­do por Tom Do­rran­ce ha­ce ya mu­chas dé­ca­das, y que no pa­re­ce dar los fru­tos que ten­dría que dar.

Y es que le­jos de me­jo­rar la equi­ta­ción tra­di­cio­nal, se han in­cre­men­ta­do las di­fi­cul­ta­des al ha­ber­se abier­to mu­chos fren­tes en los que tam­bién hay que de­ba­tir. En es­tas nue­vas pro­pues­tas en­con­tra­mos una di­fi­cul­tad adi­cio­nal y di­fe­ren­te de la del ma­ne­jo tra­di­cio­nal, pues sin que ha­ya una con­fron­ta­ción cla­ra, cau­san con­fu­sión y dis­traen la re­fle­xión de la esen­cia apor­ta­da por los ini­cia­do­res del mo­vi­mien­to con­duc­tis­ta. Aun­que in­vo­lun­ta­ria­men­te di­si­mu­la­das en la en­co­mia­ble la­bor pro­tec­cio­nis­ta, mu­chas ve­ces sus pro­pues­tas no re­suel­ven el pro­ble­ma de la in­ter­ac­ción hu­mano-ca­ba­llo y des­alien­ta la bús­que­da de so­lu­cio­nes di­fe­ren­tes al tra­di­cio­nal. Pa­ra la apre­cia­ción co­lec­ti­va, la fal­ta de efi­ca­cia es fá­cil­men­te tras­la­da­da a to­do lo que sue­ne a “na­tu­ral” y fre­na el avan­ce de lo que pa­re­cía la ver­da­de­ra re­vo­lu­ción en la equi­ta­ción.

Con es­to la la­bor de con­ven­ci­mien­to se com­pli­ca, pues no hay só­lo una sino dos po­si­bi­li­da­des de error en el in­ten­to de ob­te­ner una res­pues­ta del ca­ba­llo me­dian­te nues­tras se­ña­les. Nor­mal­men­te se cree que só­lo nos equi­vo­ca­mos si es­tas se­ña­les son de­ma­sia­do in­ten­sas o fuer­tes, sin dar­nos cuen­ta que la otra for­ma de errar es cuan­do el es­tí­mu­lo no lle­ga a ser mo­ti­van­te. En un afán pro­tec­cio­nis­ta con­tra el que no se pue­de ir ra­zo­na­ble­men­te, es­te error con­du­ce a la fal­ta de efi­ca­cia pa­ra ob­te­ner la res­pues­ta es­pe­ra­da, co­sa que po­ne en du­da la uti­li­dad y efi­ca­cia de to­das las for­mas de do­ma al­ter­na­ti­va y da pie al re­cha­zo ge­ne­ral de to­dos los pro­ce­di­mien­tos dis­tin­tos al ma­ne­jo tra­di­cio­nal.

Sin em­bar­go aún an­te es­te pa­no­ra­ma, no hay más sa­li­da que se­guir mos­tran­do los be­ne­fi­cios de una apli­ca­ción con­gruen­te y efi­caz del con­duc­tis­mo en los ca­ba­llos co­mo me­dio no só­lo de evi­tar su mal­tra­to, sino tam­bién de vol­ver efi­caz, útil y sa­tis­fac­to­ria la equi­ta­ción.

In­vi­to a sim­pa­ti­zan­tes, se­gui­do­res y pú­bli­co en ge­ne­ral a las pró­xi­mas ce­le­bra­cio­nes que se van a rea­li­zar con mo­ti­vo del XXX Aniver­sa­rio del MNC. En Es­pa­ña se­rá en Te­ne­ri­fe los días 28, 29 y 30 de sep­tiem­bre don­de tam­bién con­me­mo­ra­re­mos los 15 años de vi­da del MNC en Es­pa­ña y nues­tro co­lo­quio anual. En Mé­xi­co les es­pe­ra­mos los días 6, 7 y 8 de ju­lio en Te­quis­quia­pán, Que­ré­ta­ro.

1

2

1. El Ma­ne­jo Na­tu­ral del Ca­ba­llo dio sus pri­me­ros pa­sos en Es­pa­ña en El As­tur­cón de Ovie­do, ha­ce aho­ra 15 años.

2. El MNC sur­gió en el seno de la Cha­rre­ría, la mon­ta me­xi­ca­na por ex­ce­len­cia.

3

3. Los nue­vos co­no­ci­mien­tos y la prác­ti­ca con­ti­nua ha­cen que el MNC evo­lu­cio­ne sin pa­rar.

5

5. Mar­ce y Gui­llón, los dos hi­jos de Chi­co Ra­mí­rez, pro­lon­gan su tra­yec­to­ria con el Ma­ne­jo Na­tu­ral.

4 4. El MNC per­mi­te re­sol­ver to­dos los pro­ble­mas que los ca­ba­llos les plan­tean a los hu­ma­nos y vi­ce­ver­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.