Mo­men­tos má­gi­cos

Apo­teó­si­co des­em­pa­te en el Gran Pre­mio del CSI5* Glo­bal de Ma­drid

Ecuestre - - SUMARIO -

La 108 edición del CSI de Ma­drid pa­sa­rá a la his­to­ria co­mo aque­lla en la que lo im­po­si­ble se hi­zo po­si­ble en un me­mo­ra­ble des­em­pa­te del Gran Pre­mio. Un des­em­pa­te en el que se con­ju­ga­ron to­dos los fac­to­res ne­ce­sa­rios y al­guno más, pa­ra mos­trar to­da la be­lle­za y la es­pec­ta­cu­la­ri­dad del de­por­te hí­pi­co en su mo­da­li­dad de Sal­to de Obs­tácu­los. Una de­ce­na de ji­ne­tes “top” en li­za, pro­gre­si­va su­ce­sión de re­co­rri­dos con ve­lo­ci­da­des de vér­ti­go que su­pe­ra­ban a los pre­ce­den­tes, la fir­me can­di­da­tu­ra de un ji­ne­te es­pa­ñol a la vic­to­ria e in­clu­so un em­pa­te a pun­tos, se­gun­dos e in­clu­so cen­té­si­mas, que muy ra­ra vez se da en el de­por­te hí­pi­co y me­nos en un ba­rra­ge. Y to­do ello, con el es­ce­na­rio del Club de Cam­po-Vi­lla de Ma­drid aba­rro­ta­do de un pú­bli­co que vi­vió con enor­me in­ten­si­dad una prue­ba cu­yo tra­mo fi­nal nos de­pa­ró unos mo­men­tos que fue­ron, sin du­da, má­gi­cos.

Glo­bal

Cham­pions Tour lle­gó a Ma­drid pa­ra cu­brir en la ca­pi­tal de Es­pa­ña su cuar­ta eta­pa de la pre­sen­te tem­po­ra­da y lo hi­zo con el for­ma­to di­se­ña­do por el equi­po de Tops y apro­ba­do por la FEI, que li­mi­ta las po­si­bi­li­da­des del espectáculo a mo­men­tos pun­tua­les, pe­ro que ga­ran­ti­za la par­ti­ci­pa­ción de mu­chos de los me­jo­res ji­ne­tes y ca­ba­llos del mun­do. El sis­te­ma, in­clu­yen­do las dos prue­bas de la Glo­bal Cham­pions Lea­gue, ob­via la im­por­tan­cia de la ve­lo­ci­dad en los re­co­rri­dos, sal­vo en el ba­rra­ge del Gran Pre­mio Glo­bal y en el del Gran Pre­mio del con­cur­so, lo que ha­ce im­pe­rar la mo­no­to­nía en mu­chas fa­ses de la com­pe­ti­ción. Pe­ro co­mo con­tra­par­ti­da, cuan­do lle­ga ese mo­men­to es­pe­ra­do de un des­em­pa­te en la cum­bre, ga­ran­ti­za un ni­vel de com­pe­ten­cia tan al­to, que la es­pec­ta­cu­la­ri­dad pue­de ser má­xi­ma. El Gran Pre­mio Glo­bal de Ma­drid y so­bre to­do, su ba­rra­ge, fue­ron sin du­da el me­jor ex­po­nen­te.

La prue­ba ca­li­fi­ca­ti­va pre­via, se­gun­da pun­tua­ble ade­más pa­ra la Glo­bal Lea­gue, ya an­ti­ci­pó un da­to im­por­tan­te pa­ra el in­te­rés del pú­bli­co: los cin­co ji­ne­tes es­pa­ño­les con­si­guie­ron su cla­si­fi­ca­ción en­tre los 35 me­jo­res, lo que les dio pla­za en el Gran Pre­mio. In­clu­so uno de ellos, Eduar­do Ál­va­rez Az­nar, dio se­ña­les de su po­ten­cial pa­ra si­tuar­se en­tre los fa­vo­ri­tos al cla­si­fi­car­se ter­ce­ro con “Rok­fe­ller de Ple­vi­lle”. Una pro­yec­ción que el ji­ne­te de El Duen­de in­clu­so me­jo­ró en el Gran Pre­mio.

San­tia­go Va­re­la pro­pu­so un exi­gen­te tra­za­do, con 14 obs­tácu­los, al­tu­ras de 1,60 me­tros y una ca­lle fi­nal en “S” for­ma­da por tri­ple-ba­rra, a

6 o 7 tran­cos un do­ble de verticales de ta­blon­ci­llos y por de­trás un gran oxer Lon­gi­nes so­bre bi­dé, que cau­só pro­ble­mas a un buen nú­me­ro de par­ti­ci­pan­tes. Pe­ro con los Brash, Maher, De­vos, Hout­za­ger, Phi­lip­paerts, Tops-Alexander, Eh­ning, Deus­ser, Whi­ta­ker, Golds­tein, Kraut, etc, en li­za, cual­quier di­fi­cul­tad den­tro de los lí­mi­tes re­gla­men­ta­rios es sol­ven­ta­ble y fue­ron 10 los con­jun­tos que con­si­guie­ron su­pe­rar el re­co­rri­do sin fal­ta, ade­más de otros dos (Car­los Ló­pez y Alexandra Thorn­ton) que pe­na­li­za­ron un pun­to.

El pri­mer ce­ro es­pa­ñol lo con­si­guió Pao­la Ami­li­bia y “Gau­dí”, en su lí­nea de im­pre­sio­nan­te re­gu­la­ri­dad que ra­ra vez les lle­va más allá del ce­ro o de los 4 pun­tos. Tras ella se su­ma­ron a la lis­ta de cla­si­fi­ca­dos pa­ra el des­em­pa­te, Eduar­do Ál­va­rez Az­nar y “Rok­fe­ller de Ple­vi­lle”. Am­bos ma­ne­ja­ron la de­li­ca­da ca­lle fi­nal con pre­ci­sión, ca­da uno en su es­ti­lo, por­que es­ta­mos an­te ca­ba­llos muy di­fe­ren­tes, pe­ro los dos con la mis­ma efi­ca­cia. Una efi­ca­cia que es­tu­vo al al­can­ce de otros 8 bi­no­mios, que­dan­do apea­dos pri­me­ros es­pa­das co­mo los Van der Vleu­ten, Eh­ning, Weis­haupt, Lynch o Deus­ser.

Emo­ción a rau­da­les

Con diez con­jun­tos cla­si­fi­ca­dos, San­tia­go Va­re­la plan­teó un ba­rra­ge de 7 obs­tácu­los y 8 es­fuer­zos que des­de el prin­ci­pio in­vi­ta­ba a abor­dar ses­ga­da­men­te los fon­dos de Eu­len y Glo­bal Cham­pions Tour si­tua­dos tras­ver­sal­men­te en la zo­na cen­tral de la pis­ta y a ex­tre­mar el án­gu­lo de gi­ro ha­cia el do­ble de fon­do-ver­ti­cal, que ocu­pa­ba una es­qui­na jun­to a la tribuna VIP. Y por su­pues­to, a ga­lo­par con una in­ten­si­dad a la que ca­si nin­gún par­ti­ci­pan­te re­nun­ció.

Abrió el fuego Pao­la Ami­li­bia, que muy pron­to asu­mió la re­nun­cia al triun­fo en la prue­ba, por­que “Gau­dí” to­có con los pies la ba­rra del se­gun­do obs­tácu­lo, el fon­do Eu­len. La es­pa­ño­la hi­zo con tran­qui­li­dad el res­to del tra­za­do, pa­ra ter­mi­nar cla­si­fi­ca­da en dé­ci­ma po­si­ción, eso sí, otra vez en­tre los me­jo­res.

Tras ella se ini­ció una su­ce­sión de re­co­rri­dos sin fal­ta, en la que ca­da par­ti­ci­pan­te su­pe­ra­ba el re­gis­tro del an­te­rior, aun­que és­te pa­re­cie­se im­ba­ti­ble. Pie­ter De­vos hi­zo ce­ro con “Es­poir” en 40,54, me­jo­ran­do los 41,64 de Pedro Ve­niss y “Qua­bri de L’Is­le”. Ed­wi­na-Tops Alexander de­rri­ba­ba el úl­ti­mo sal­to cuan­do aca­ri­cia­ba un pues­to en el po­dio y Scott Brash ro­za­ba el triun­fo con “Ur­su­la XII” con 40,77 se­gun­dos. Pa­ra en­ton­ces, el am­bien­te ya se ha­bía cal­dea­do en torno a la pis­ta ver­de del Club de Cam­po, con un pú­bli­co ex­pec­tan­te res­pec­to de las po­si­bi­li­da­des de Eduar­do Ál­va­rez Az­nar. Lo me­jor aún es­ta­ba por ve­nir.

Ni­co­la Phi­lip­paerts tam­bién arries­gó al má­xi­mo con el tor­do “H&M Har­ley vd Biss­chop” y su fuer­te ga­lo­pe le lle­va­ba a pa­rar el cro­nó­me­tro en 39,79 se­gun­dos, con­vir­tién­do­se en nue­vo lí­der. Por de­trás aún fal­ta­ba el con­cur­so de tres bi­no­mios: Eduar­do Ál­va­rez Az­nar con “Rok­fe­ller de Ple­vi­lle”, Da­nie­lle Golds­tein con “Liz­zie­mary” y Ben Maher con “Ex­plo­sion W”. En el am­bien­te se res­pi­ra­ba la sen­sa­ción de que to­do po­día ocu­rrir y ocu­rrió, dán­do­se el ca­so ex­tre­mo e inusual de pro­du­cir­se un em­pa­te. Eduar­do Ál­va­rez Az­nar lo pro­ta­go­ni­zó. Sa­lió a por to­do, pi­san­do mag­ní­fi­cos te­rre­nos en las vuel­tas, en las que apro­ve­chó has­ta el más mí­ni­mo res­qui­cio. Cuan­do vo­ló so­bre el fon­do Lon­gi­nes que

ce­rra­ba el tra­za­do, el pú­bli­co con­tu­vo la res­pi­ra­ción mien­tras ga­lo­pa­ba ha­cia la lí­nea de lle­ga­da y en la pan­ta­lla gi­gan­te se iban des­gra­nan­do las dé­ci­mas y las cen­té­si­mas del cro­nó­me­tro. Pri­me­ro apa­re­ció el 39 que mar­ca­ba los se­gun­dos y las cen­té­si­mas vo­la­ron has­ta de­te­ner­se en un 79 que an­tes ya ha­bía­mos vis­to. Sor­pre­sa ge­ne­ral, Ál­va­rez Az­nar ha­bía cla­va­do el tiem­po, ni una cen­té­si­ma más ni una me­nos que Ni­co­la Phi­lip­paerts: 39,79 se­gun­dos. Am­bos ha­bían em­pa­ta­do y eran lí­de­res pro­vi­sio­na­les de la prue­ba.

Maher y “Ex­plo­sion W”

¿Un triun­fo com­par­ti­do? Aún fal­ta­ban dos par­ti­ci­pan­tes, pe­ro que se pu­die­ra ba­tir el re­sul­ta­do exae­quo del ji­ne­te es­pa­ñol y del bel­ga pa­re­cía mi­sión im­po­si­ble, aun­que tal y co­mo iba la tar­de, na­die se atre­vía a ha­cer un pro­nós­ti­co. So­bre to­do des­pués de ver ga­lo­par a Da­nie­lle Golds­tein con “Liz­zie­mary”, que lle­gó has­ta el obs­tácu­lo fi­nal sin fal­ta. Pe­ro a la is­rae­lí de ori­gen nor­te­ame­ri­cano le fal­tó con­trol y su ye­gua de­rri­bó, de­jan­do en el mar­ca­dor un re­gis­tro al cro­nó­me­tro de 37,28 se­gun­dos que ser­vía de

re­fe­ren­cia al úl­ti­mo par­ti­ci­pan­te, Ben Maher, pa­ra sa­ber que po­día ba­tir los 39,79 se­gun­dos de los lí­de­res pro­vi­sio­na­les.

Con esa in­for­ma­ción y co­no­cien­do las po­si­bi­li­da­des de su ca­ba­llo, el ala­zán “Ex­plo­sion W”, un hi­jo de “Chac­co Blue” y ma­dre por “Ba­lou­bet du Rouet”, el bri­tá­ni­co lo tu­vo des­de el prin­ci­pio muy cla­ro, con un ga­lo­pe in­ten­so, ca­den­cia­do y muy am­plio. Su re­cor­te al fon­do Eu­len nú­me­ro dos del tra­za­do ya em­pe­zó a mar­car la pau­ta de un re­co­rri­do en el que in­ten­si­fi­có el ga­lo­pe has­ta dar seis tran­cos en la dis­tan­cia des­de el ver­ti­cal pe­núl­ti­mo al oxer fi­nal. No ha­bría ba­ti­do a Golds­tein, pe­ro su tiem­po de 37,73 se­gun­dos le dio una no­ta­ble di­fe­ren­cia pa­ra al­zar­se en triun­fa­dor, des­pla­zan­do a Phi­lip­paerts y a Ál­va­rez Az­nar al se­gun­do pues­to exae­quo. La op­ción de triun­fo es­pa­ñol se ha­bía di­fu­mi­na­do, pe­ro en me­dio de una at­mós­fe­ra de eu­fo­ria por el espectáculo pre­sen­cia­do, el pú­bli­co pre­mió al bri­tá­ni­co con una atro­na­do­ra ova­ción.

Fo­to: Oxer/M.Quei­ma­de­los

Ben Maher en­ca­be­zó un po­dio atí­pi­co, con Ál­va­rez Az­nar y Ni­co­la Phi­lip­paerts em­pa­ta­dos en el se­gun­do pues­to. 30

1 1. Una ima­gen que se va ha­cien­do ha­bi­tual du­ran­te las prue­bas del fin de se­ma­na del CSI5* de Ma­drid.

22. Gran con­cur­so de Ni­co­la Phi­lip­paerts con “H&M Har­ley vd Biss­chop”, se­gun­do en el Gran Pre­mio y ga­na­dor por equi­pos con Lon­don Knights.

33. La com­pe­ti­ti­va Da­nie­lle Golds­tein con “Liz­zie­mary”.4. Pie­ter De­vos aca­ri­ció el triun­fo en la Co­pa del Rey y fue cuar­to en el Gran Pre­mio con “Es­poir”.

2

1

3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.