EL AZÚ­CAR, EL GRAN ENEMI­GO DE LA DIE­TA, ¿ O NO?

Ecuestre - - DEPORTE | ACTUALIDAD -

To­dos los que leen mi blog sa­ben que in­sis­to en op­tar por una die­ta lo más na­tu­ral po­si­ble con ni­ve­les re­du­ci­dos de azú­car pa­ra ase­gu­rar el bie­nes­tar del ca­ba­llo. A ni­vel cien­tí­fi­co, es­te con­cep­to ha si­do pro­ba­do y acep­ta­do. Y aho­ra, lo que di­go des­di­go, por lo me­nos en al­gu­nas cir­cuns­tan­cias con­cre­tas.

He pa­sa­do el fin de se­ma­na en el CSI 5* Lon­gi­nes Glo­bal Cham­pions en Ma­drid y co­mo siem­pre, los ca­ba­llos me van alec­cio­nan­do. Pa­ra po­ne­ros en si­tua­ción, la li­ga Glo­bal Cham­pions Tour con­sis­te en 17 con­cur­sos de éli­te que se desa­rro­llan por to­do el mun­do du­ran­te el año. Los mis­mos ca­ba­llos y sus ji­ne­tes van de con­cur­so en con­cur­so pa­ra op­tar a los me­jo­res pre­mios de to­dos los tiem­pos en la hí­pi­ca.

Es un ho­nor tra­ba­jar di­rec­ta­men­te con al­gu­nos de los ji­ne­tes más des­ta­ca­dos del equi­po es­pa­ñol, co­mo Eduar­do Ál­va­rez Az­nar y Sergio Ál­va­rez Mo­ya. Pe­ro tam­bién tra­ba­ja­mos in­di­rec­ta­men­te con mu­chí­si­mos de los ji­ne­tes in­ter­na­cio­na­les, ya que les coor­di­na­mos la lle­ga­da de su pien­so cuan­do vie­nen a Es­pa­ña pa­ra com­pe­tir. De esta for­ma ter­mi­na­mos te­nien­do una idea muy cla­ra so­bre lo que co­men sus ca­ba­llos.

Y sor­pren­den­te­men­te, ob­ser­va­mos que las ra­cio­nes es­tán cam­bian­do. Creo que es ló­gi­co. Las prue­bas van evo­lu­cio­nan­do, hay más con­cur­sos al año, más dis­tan­cia en­tre un con­cur­so y otro, y más pre­mios en me­tá­li­co. El va­lor de los ca­ba­llos tam­bién es­tá su­bien­do ver­ti­gi­no­sa­men­te. Es­ta­mos pre­sen­cian­do la pro­fe­sio­na­li­za­ción del de­por­te, tal co­mo ha pa­sa­do en la Fór­mu­la 1.

Si buscamos ejem­plos con­cre­tos, en los Jue­gos Olím­pi­cos de Sid­ney, las fuen­tes ener­gé­ti­cas de los ca­ba­llos par­ti­ci­pan­tes en to­das las dis­ci­pli­nas es­ta­ban igual­men­te di­vi­di­das en­tre ra­cio­nes ba­sa­das en acei­tes y fi­bras, que man­tie­nen un ni­vel de azú­car en san­gre cons­tan­te y ayu­dan a “tran­qui­li­zar” a los ca­ba­llos de ca­rác­ter ner­vio­so, y ra­cio­nes que te­nían un ma­yor apor­te de al­mi­dón, lo que apor­ta más “chis­pa” a la ho­ra del ren­di­mien­to de­por­ti­vo. En las con­ver­sa­cio­nes con los ji­ne­tes ha­bía un po­co de to­do, al­gu­nos que ne­ce­si­tan más con­trol y pe­dían me­nor apor­te de al­mi­dón y azú­ca­res, y los que que­rían más “gas en el tan­que”.

Ob­ser­van­do los re­sul­ta­dos del Gran Pre­mio y de la Co­pa del Rey de 2018, no­té que la gran ma­yo­ría de los ca­ba­llos que es­tán en la ci­ma es­tán con­su­mien­do ra­cio­nes que ron­dan ni­ve­les ener­gé­ti­cos pa­re­ci­dos a los que uti­li­za­rían ca­ba­llos de ca­rre­ras y es­tán ba­sa­das en fuen­tes ener­gé­ti­cas de al­mi­dón. Por su­pues­to que re­ci­ben una can­ti­dad de heno im­por­tan­te pa­ra ga­ran­ti­zar su bie­nes­tar, pe­ro los ji­ne­tes no me vie­nen con los co­men­ta­rios de que ne­ce­si­tan más con­trol.

Me pi­den por en­ci­ma de to­do, ener­gía. Y pa­ra com­pe­tir 3 días se­gui­dos, du­ran­te más de 30 fi­nes de se­ma­na al año, hay que sa­ber có­mo re­cu­pe­rar a los ca­ba­llos rá­pi­da­men­te. Las con­ver­sa­cio­nes aho­ra es­tán en­fo­ca­das a có­mo pro­por­cio­nar una ener­gía di­ges­ti­ble, pre­ve­nir la apa­ri­ción de úl­ce­ras gás­tri­cas y otras pa­to­lo­gías re­la­cio­na­das con el es­trés, evi­tar la pér­di­da de pe­so du­ran­te los via­jes o có­mo pre­ve­nir la des­hi­dra­ta­ción, la fa­ti­ga y las agu­je­tas tras la com­pe­ti­ción.

Es­tán en au­ge las mar­cas de pien­so que son ca­pa­ces de po­ten­ciar los ni­ve­les de ener­gía, pien­sos que han si­do le­ga­li­za­dos pa­ra ser dis­tri­bui­do­res en to­dos los paí­ses de Eu­ro­pa, Es­ta­dos Uni­dos, Mé­ji­co, Aus­tra­lia, Chi­na y Qa­tar. Es­tas em­pre­sas han in­ver­ti­do en la­bo­ra­to­rios con la úl­ti­ma tec­no­lo­gía pa­ra evi­tar la pre­sen­cia de con­ta­mi­nan­tes que pue­den dar un do­ping po­si­ti­vo o cau­sar una va­ria­ción en el ren­di­mien­to de­por­ti­vo. Hoy en día la FEI es ca­paz de en­con­trar ni­ve­les ín­fi­mos de aque­llos in­gre­dien­tes con­si­de­ra­dos prohi­bi­dos. Co­mo ocu­rre con mu­cho de lo que es­tá re­la­cio­na­do con los ne­go­cios, la en­tra­da a la pro­duc­ción de pien­sos de al­ta com­pe­ti­ción se es­tá com­pli­can­do y hoy en día se ne­ce­si­tan unos co­no­ci­mien­tos y me­dios que an­tes eran im­pen­sa­bles.

Los ca­ba­llos que par­ti­ci­pan en es­tas com­pe­ti­cio­nes son atle­tas. Su bie­nes­tar es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con su ren­di­mien­to de­por­ti­vo y los cui­da­dos pa­ra man­te­ner su ca­pa­ci­dad de sal­tar y man­te­ner su sa­lud son ca­da vez más es­pe­cia­li­za­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.