Ca­ba­llo - Sa­lud

Una elec­ción co­rrec­ta evi­ta­rá le­sio­nes y me­jo­ra­rá el ren­di­mien­to

Ecuestre - - CONTENTS -

La ofer­ta a la ho­ra de equi­par a nues­tro ca­ba­llo es ca­da vez ma­yor. Hay va­rios de­ta­lles que de­be­mos cui­dar pa­ra evi­tar le­sio­nes y me­jo­rar el ren­di­mien­to de­por­ti­vo, por eso es im­por­tan­te sa­ber qué es lo más re­co­men­da­ble pa­ra com­prar y tam­bién có­mo uti­li­zar­lo de mo­do co­rrec­to. En es­te ar­tícu­lo y el si­guien­te nos fi­ja­re­mos en va­rios ele­men­tos imprescind­ibles de nues­tro equi­po.

E Ca­da vez son más las op­cio­nes que en­con­tra­mos en tien­das a la ho­ra de ele­gir el equi­po pa­ra nues­tro ca­ba­llo, nue­vos pro­duc­tos, nue­vas mar­cas y mu­cha in­no­va­ción, pe­ro por en­ci­ma de mo­das se en­cuen­tra la sa­lud del ca­ba­llo. Co­no­cer qué es lo más re­co­men­da­ble pa­ra nues­tro ca­ba­llo nos evi­ta­rá gas­tar di­ne­ro en ele­men­tos que no son ade­cua­dos y pre­ve­nir pro­ble­mas.

Y no só­lo es una cues­tión de qué com­prar, no ol­vi­de­mos que no es lo que use­mos sino mu­chas ve­ces có­mo lo use­mos, así que co­no­cer los prin­ci­pios de un ajuste co­rrec­to del equi­po re­sul­ta fun­da­men­tal.

1. La ca­be­za­da de mon­tar y la em­bo­ca­du­ra

Pie­za cla­ve en el equi­po del ca­ba­llo y que has­ta ha­ce muy po­co no con­ta­ba con mu­chos de­ta­lles in­no­va­do­res, re­cien­te­men­te se han sa­ca­do al mer­ca­do ca­be­za­das que tra­tan de evi­tar la pre­sión en de­ter­mi­na­das zo­nas de la ca­be­za del ca­ba­llo que pue­den mo­les­tar­le.

Es­tas ca­be­za­das, en fun­ción del mo­de­lo ele­gi­do, ofre­cen di­fe­ren­tes ca­rac­te­rís­ti­cas. La ma­yo­ría pre­sen­ta un ar­co am­plio en la tes­te­ra pa­ra per­mi­tir el li­bre mo­vi­mien­to de las ore­jas; los mon­tan­tes de la em­bo­ca­du­ra son cur­va­dos en lu­gar de rec­tos pa­ra ale­jar­se del ojo y evi­tar pre-

sión cer­ca de és­te; mu­chas ade­más pre­sen­tan di­ver­sas mo­di­fi­ca­cio­nes en la mu­se­ro­la pa­ra no ejer­cer ex­ce­si­va pre­sión en los hue­sos na­sal, ma­xi­lar y man­di­bu­lar.

Es­tas ca­be­za­das, son ade­cua­das pa­ra ca­ba­llos sen­si­bles, que tien­den a ca­be­cear o mues­tran mu­cha ten­sión en el con­tac­to du­ran­te el tra­ba­jo, pe­ro no de­be­mos ol­vi­dar que la ca­be­za­da no lo es to­do y que ade­más re­sul­ta im­pres­cin­di­ble: • Uti­li­zar una em­bo­ca­du­ra ade­cua­da. • Re­vi­sar la bo­ca de nues­tro ca­ba­llo por par­te de un odon­tó­lo­go al me­nos una vez al año.

• Evi­tar ajus­tar la mu­se­ro­la y el cie­rra bo­cas en ex­ce­so; de he­cho, en mu­chos ca­sos el cie­rra bo­cas ni si­quie­ra es ne­ce­sa­rio, y si un ca­ba­llo abre la bo­ca de ma­ne­ra cons­tan­te du­ran­te el tra­ba­jo de­be­mos pen­sar en el mo­ti­vo que pue­de ge­ne­rar es­to y no en co­lo­car ele­men­tos pa­ra “ta­par el pro­ble­ma”.

En cuan­to a la em­bo­ca­du­ra la ofer­ta es mu­cho más am­plia que si ha­bla­mos de ca­be­za­das. En oca­sio­nes es di­fí­cil ele­gir ya que hay ca­ba­llos que no pre­sen­tan bue­na to­le­ran­cia al he­cho de lle­var un hie­rro en la bo­ca, y re­sul­ta com­pli­ca­do en­con­trar la más ade­cua­da.

Los es­tu­dios pu­bli­ca­dos so­bre em­bo­ca­du­ras con­clu­yen que aun­que las más “acep­ta­das” por los ca­ba­llos sue­len ser las de do­ble ar­ti­cu­la­ción (no ejer­cen pre­sión di­rec­ta so­bre el pa­la­dar), no exis­ten di­rec­tri­ces que sean apli­ca­bles a to­dos los ca­ba­llos, y por lo ge­ne­ral la pre­fe­ren­cia de una u otra es in­di­vi­dual de ca­da ca­ba­llo, por lo que re­sul­ta im­po­si­ble dar re­co­men­da­cio­nes ge­ne­ra­les.

Se de­ben ele­gir em­bo­ca­du­ras que no sean se­ve­ras. En la ma­yo­ría de los ca­sos en los que es ne­ce­sa­rio usar una em­bo­ca­du­ra se­ve­ra es­to

1

21. Ele­gir el equi­po ade­cua­do pa­ra nues­tro ca­ba­llo y sa­ber có­mo co­lo­car­lo pue­de evi­tar le­sio­nes y me­jo­rar el ren­di­mien­to.

32. Los es­tu­dios pu­bli­ca­dos so­bre em­bo­ca­du­ras con­clu­yen que aun­que las más “acep­ta­das” por los ca­ba­llos sue­len ser las de do­ble ar­ti­cu­la­ción

43. Ele­gir en­tre vendas o pro­tec­to­res no es so­lo cues­tión de gus­tos o de la dis­ci­pli­na hí­pi­ca que se prac­ti­que.4. La ca­be­za­da, pie­za cla­ve en el equi­po del ca­ba­llo, has­ta ha­ce muy po­co no con­ta­ba con mu­chos de­ta­lles in­no­va­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.