¿Qué res­pon­sa­bi­li­dad tie­ne un cen­tro si ro­ban ma­te­rial de un clien­te?

Ecuestre - - CABALLO - (Jo­sé Luis)

En el cen­tro hí­pi­co en el que ten­go es­ta­bu­la­do mi ca­ba­llo hay un car­tel que in­di­ca que no se ha­rán car­go de po­si­bles ro­bos que se pro­duz­can de ma­te­rial de los clien­tes. Es de­cir, que si un día des­apa­re­ce una si­lla o una ca­be­za­da, el cen­tro no se ha­rá res­pon­sa­ble. ¿Ese sim­ple avi­so les exo­ne­ra de cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad?.

El con­tra­to de pu­pi­la­je o ma­nu­ten­ción es un con­tra­to atí­pi­co y com­ple­jo, en el que se com­bi­nan dis­tin­tas re­la­cio­nes ju­rí­di­cas, ya que im­pli­ca un con­tra­to de arren­da­mien­to de co­sa, pa­ra la cua­dra; un con­tra­to de arren­da­mien­to de ser­vi­cios, pa­ra el cui­da­do del ani­mal; un con­tra­to de obra, pa­ra la co­mi­da y fi­nal­men­te, un con­tra­to de de­pó­si­to ne­ce­sa­rio de los efec­tos in­tro­du­ci­dos en el club hí­pi­co con oca­sión del pu­pi­la­je, en es­te ca­so del ca­ba­llo, mon­tu­ra y de­más guar­ni­cio­nes.

El ar­tícu­lo 1766 del Có­di­go Ci­vil es­ta­ble­ce co­mo nor­ma general que el de­po­si­ta­rio que­da obli­ga­do a res­ti­tuir la co­sa cuan­do le sea pe­di­da por el de­po­si­tan­te, re­gu­lán­do­se su res­pon­sa­bi­li­dad en los ca­sos de pér­di­da o sus­trac­ción. Ahora bien, la ju­ris­pru­den­cia y doc­tri­na cien­tí­fi­ca nos en­se­ña que de­be dis­tin­guir­se el con­tra­to de de­pó­si­to pro­pia­men­te di­cho, que no tie­ne otra fi­na­li­dad sino la guar­da y cus­to­dia de bie­nes a dis­po­si­ción del de­po­si­tan­te, de otros ne­go­cios ju­rí­di­cos en los que co­mo en el pre­sen­te su­pues­to, el de­ber de cus­to­dia es ac­ce­so­rio a otras pres­ta­cio­nes con fi­na­li­dad y na­tu­ra­le­za ju­rí­di­ca di­fe­ren­tes. En es­tos ca­sos se ad­mi­ten de­ter­mi­na­das ma­ti­za­cio­nes res­pec­to al de­ber u obli­ga­cio­nes que co­rres­pon­de­ría al me­ro de­po­si­ta­rio y por tan­to, el club po­dría que­dar exo­ne­ra­do si acre­di­ta ha­ber to­ma­do to­das las me­di­das de se­gu­ri­dad a su al­can­ce pa­ra evi­tar el ro­bo, o bien el clien­te usua­rio de las ins­ta­la­cio­nes hu­bie­ra te­ni­do una fal­ta de di­li­gen­cia o no hu­bie­se cum­pli­do con las nor­mas de se­gu­ri­dad es­ta­ble­ci­das por el club a es­tos efec­tos.

Lle­ga­dos a es­te pun­to y aun­que en su­pues­tos de he­cho si­mi­la­res po­da­mos en­con­trar re­so­lu­cio­nes con­tra­dic­to­rias de las dis­tin­tas Au­dien­cias Pro­vin­cia­les, en el pre­sen­te ca­so mi opi­nión se­ría fa­vo­ra­ble a la re­cla­ma­ción, to­da vez que aun­que exis­tie­ra un car­tel in­di­can­do que la di­rec­ción del club no se ha­ce res­pon­sa­ble de las sus­trac­cio­nes que se pro­duz­can en las ins­ta­la­cio­nes hí­pi­cas, ello no les exi­me de su obli­ga­ción de des­ple­gar la di­li­gen­cia nor­mal pa­ra la guar­dia y cus­to­dia de las co­sas, se­gún las cir­cuns­tan­cias de las per­so­nas, tiem­po y del lu­gar y en con­se­cuen­cia, si el club hí­pi­co no rea­li­za­se co­rrec­ta­men­te su de­ber de vi­gi­lan­cia, de­be­ría in­dem­ni­zar a su clien­te del per­jui­cio cau­sa­do por la sus­trac­ción de su ma­te­rial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.