Ca­li­dad y leal­tad, dos pi­la­res

Yeguada Ca­sa Es­tan­que, en Ale­ma­nia

Ecuestre - - CONTENTS -

Ca­sa Es­tan­que, PRE en Ale­ma­nia

Has­ta

don­de po­de­mos al­can­zar con una mi­ra­da, el co­lor ver­de pre­do­mi­na. Pas­tos y bos­ques en sua­ves co­li­nas, en­tre las que se apo­sen­tan pe­que­ños nú­cleos ru­ra­les, es to­do lo que nos ro­dea. Es­ta­mos en Re­na­nia del Nor­te, en con­cre­to en una re­gión co­no­ci­da co­mo Ei­fel en la que la na­tu­ra­le­za se eri­ge co­mo gran pro­ta­go­nis­ta. Has­ta es­te pun­to hay que des­pla­zar­se en co­che des­de Co­lo­nia, por ejem­plo, que es la op­ción más sen­ci­lla, pues no es­tá muy le­jos y es una ciu­dad que bien me­re­ce una vi­si­ta.

Obe­rreif­fers­cheid es el lu­gar exac­to al que nos di­ri­gi­mos. Allí es­tá la yeguada de Fran­zis­ka y Georg We­yer, en un en­torno pri­vi­le­gia-

Nos en­con­tra­mos en uno de esos lu­ga­res de nom­bre im­pro­nun­cia­ble, en la fron­te­ra de Ale­ma­nia con Bél­gi­ca. Aquí, muy cer­ca de Aquis­grán, es­tá la Yeguada Ca­sa Es­tan­que, la fin­ca que de­ci­di­mos vi­si­tar en es­ta oca­sión. Es ve­rano y el tiem­po acom­pa­ña, así que de­ja­mos que nues­tra vis­ta se pier­da en el ho­ri­zon­te mien­tras ve­mos pas­tar a los ca­ba­llos…

do, lleno de sen­de­ros que sir­ven co­mo al­ter­na­ti­va tam­bién pa­ra los que no quie­ren mon­tar a ca­ba­llo. El pla­cer de dis­fru­tar del me­dio na­tu­ral es mutuo.

La pro­pie­ta­ria nos re­ci­be ama­ble­men­te, es una mu­jer que lle­va ca­si to­da su vi­da en con­tac­to con el Pu­ra Ra­za Es­pa­ñol. “Des­de los 17 años, exac­ta­men­te, cuan­do es­tu­ve en Equi­ta­na. Era el año 1983, en aquel mo­men­to los PRE eran ca­si “ex­tra­ños” en Ale­ma­nia, pero pa­ra mí aquel fue un pun­to de in­fle­xión con res­pec­to a es­ta ra­za no­ble y bella, pues re­sul­tó un amor a pri­me­ra vis­ta”. Fran­zis­ka mon­ta a ca­ba­llo des­de que era ni­ña. Fue en torno al año 95 cuan­do tu­vo la opor­tu­ni­dad de cui­dar de una ye­gua Es­pa­ño­la, pro­pie­dad de su tío. Él tam­bién se ha­bía que­da­do pren­da­do de nues­tra ra­za en Equi­ta­na, don­de apro­ve­chó pa­ra com­prar su pri­mer se­men­tal. “Fo­go­sa”, na­ci­da en 1987, fue com­pra­da por mi tío en 1993 a la Yeguada Vi­lai­re, de Ma­llor­ca. Pa­ra mí fue un ver­da­de­ro re­ga­lo, el me­jor de mi vi­da, pues me en­se­ñó to­do acer­ca de la no­ble­za del PRE y la fas- ci­na­ción que pro­vo­ca­ba mon­tar un Ca­ba­llo Es­pa­ñol. De he­cho, “Fo­go­sa” ha cum­pli­do 30 años y na­die di­ría hoy que tie­ne esa edad, pues si­gue con un fí­si­co im­po­nen­te y sa­lu­da­ble y dis­fru­ta de la vi­da en el cam­po”.

Se­gún Fran­zis­ka, la ye­gua la con­vir­tió en ga­na­de­ra, por­que fue su mo­ti­va­ción pa­ra apren­der lo má­xi­mo po­si­ble so­bre es­tos ca­ba­llos, las di­fe­ren­tes lí­neas, an­ces­tros fa­mo­sos y tam­bién so­bre nues­tro país. “Jun­to a mi ma­ri­do, que ha­bía es­ta­do crian­do Fri­so­nes, acu­dí a un gran con­cur­so mor­fo­ló­gi­co que se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.