JEM Tr­yon: Pa­sa­por­te olím­pi­co

Éxi­to de Es­pa­ña, que lo­gró la pla­za olím­pi­ca pa­ra Tok­yo

Ecuestre - - CONTENTS -

Sex­to pues­to es­pa­ñol en Doma

Cua­tro años des­pués, Isa­bell Werth de­vol­vió al pri­mer fo­co de la es­ce­na a “Bella Ro­se” pa­ra fir­mar un re­torno triun­fal en Tr­yon. En un cam­peo­na­to ac­ci­den­ta­do, don­de se ter­mi­nó can­ce­lan­do la Kür, Es­pa­ña lo­gró un gran éxi­to al con­se­guir el bi­lle­te pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos de Tok­yo con su sex­ta pla­za por equi­pos.

Un

au­tén­ti­co ro­man­ce. La nú­me­ro uno mun­dial y rei­na in­dis­cu­ti­ble de la dis­ci­pli­na, Isa­bell Werth, tie­ne tres ca­ba­llos en el top ten mun­dial, y sin em­bar­go de­ci­dió que acu­di­ría al Cam­peo­na­to del Mun­do de Tr­yon se­ría “Bella Ro­se”, en el nú­me­ro 51 del rán­king. La ale­ma­na em­pe­zó a com­pe­tir­la en 2013 y tam­bién, con­tra pro­nós­ti­co, fue su elec­ción pa­ra el Cam­peo­na­to del Mun­do en Nor­man­día. Allí asom­bró en el Gran Pre­mio, don­de só­lo pu­do ba­tir­la Char­lot­te Du­jar­din y “Va­le­gro”, pero no apa­re­ció en el or­den de sa­li­da del día si­guien­te, en el Es­pe­cial, re­ti­ra­da por un prin­ci­pio de la­mi- ni­tis. Allí em­pe­zó un cal­va­rio de le­sio­nes y un du­rí­si­mo pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción pa­ra la hi­ja de “Be­lli­si­mo”, a la que Werth nun­ca per­dió la fe: su re­la­ción era di­fe­ren­te, la west­fa­lia­na te­nía al­go es­pe­cial. Cua­tro años des­pués, es­te ve­rano re­gre­só por fin a las pis­tas, y con ape­nas tres con­cur­sos Werth la lle­vó de com­pa­ñe­ra a Tr­yon pa­ra agran­dar su co­lec­ción de me­da­llas de oro.

En el Gran Pre­mio ya que­dó cla­ro por qué, y lo con­fir­mó al día si­guien­te en el Es­pe­cial: sus apo­yos, al tro­te o al ga­lo­pe, un ha­bi­tual pun­to fuer­te de Werth, eran es­tra­tos­fé­ri­cos, prác­ti­ca­men­te per- fec­tos, co­mo tam­bién lo eran el pas­sa­ge y el piaf­fé, con unas tran­si­cio­nes in­ma­cu­la­das, de­rro­chan­do el bi­no­mio ele­gan­cia y flui­dez, por mo­men­tos ca­si flo­tan­do. Es ver­dad que hu­bo co­sas me­jo­ra­bles, unas ex­ten­sio­nes al tro­te no muy am­plias, al­gu­na ten­sión en el pa­so, pero sus ac­tua­cio­nes fue­ron so­lem­nes, me­jor to­da­vía en el Es­pe­cial que en el Gran Pre­mio pa­ra unos jue­ces que se con­ta­gia­ron tam­bién del ro­man­ce, de la his­to­ria de su­pera­ción y re­gre­so cua­tro años des­pués, de las lá­gri­mas de emo­ción tras el Gran Pre­mio de la gran cam­peo­na, de la pa­sión que con­ta­gia, de un pú­bli­co que la quie­re más que a na­die, co­ro­nan­do a Werth con 84.429 en el Gran Pre­mio y 86.246 en el Es­pe­cial.

So­lo dos po­dios

El pri­mer día su pun­tua­ción sir­vió pa­ra aban­de­rar el oro ale­mán. Eran los fa­vo­ri­tos, aun­que al­gu­nos es­pe­cu­la­ban so­bre la opo­si­ción que po­drían plan­tear los an­fi­trio­nes, pero a la ho­ra de la ver­dad la vic­to­ria teu­to­na fue de­mo­le­do­ra, vi­nien­do la emo­ción por el ter­cer es­ca­lón del po­dio, don­de Gran Bre­ta­ña su­peró por dos es­ca­sas dé­ci­mas a Sue­cia.

En su triun­fo en el Es­pe­cial, Werth es­tu­vo acom­pa­ña­da en el po­dio por dos ama­zo­nas. La pla­ta fue pa­ra el ído­lo lo­cal, Lau­ra Gra­ves y “Ver­da­des”. El po­de­ro­so KWPN, ya con die­ci­séis años, pa­re­ce ha­ber per­di­do al­go de pu­jan­za y ex­plo­si­vi­dad, pero man­tie­ne su bri­llo en el pas­sa­ge o en las par­tes de tro­te, así co-

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.