Gon­za­lo Bus­ca… y en­cuen­tra

Ecuestre - - CONTENTS -

El ji­ne­te vas­co, en su me­jor temporada

Lahis­to­ria de Gon­za­lo Bus­ca no es muy con­ven­cio­nal, es la his­to­ria de un afi­cio­na­do te­naz, ca­paz de com­pa­gi­nar la al­ta com­pe­ti­ción con su pro­fe­sión de bom­be­ro. Una cir­cuns­tan­cia de enor­me mé­ri­to, mar­ca­da por el in­con­for­mis­mo y el es­pí­ri­tu de su­pera­ción, por­que Gon­za­lo no se ha con­for­ma­do sim­ple­men­te con ha­cer con­cur­sos pa­ra sa­tis­fa­cer su pa­sión por es­te de­por­te, co­mo ha­ría la gran ma­yo­ría en su si­tua­ción.

Nos cuen­ta que sus pa­dres no eran afi­cio­na­dos al mun­do del ca­ba­llo, pero que un día tu­vie­ron la fe­liz idea de lle­var­le a él y a su her­mano Tel­mo a mon­tar, a dar una vuel­ta en po­ni y a par­tir ahí co­men­zó to­do. “Po­co a po­co em­pe­za­mos a co­ger afi­ción, a mon­tar más en se­rio y has­ta hoy”, co­men­ta Gon­za­lo, quien em­pe­zó en su Gui­púz­coa na­tal en una hí­pi­ca que ya no exis­te, lla­ma­da El Ála­mo. “Nos lle­va­ban allí a mon­tar en la tan­da, era nues­tra mo­ti­va­ción ca­da fin de se­ma­na y lue­go nues­tra afi­ción fue cre­cien­do cuan­do em­pe­za­mos a ha­cer los pri­me­ros con­cur­si­tos con ca­ba­llos de la es­cue­la y em­pe­za­mos a dar “la pel­ma­da” pa­ra te­ner nues­tro ca­ba­llo pro­pio, has­ta que lo con­se­gui­mos”.

El si­guien­te pa­so que die­ron los her­ma­nos Bus­ca, sien­do aún ni­ños, les lle­vó a otra hí­pi­ca don­de les da­ba cla­ses Ja­vier Ra­mos, “que fue el que más hi­zo pa­ra que me gus­ta­ran mu­chí­si­mo los ca­ba­llos; lue­go he mon­ta­do con mu­chos pro­fe­so­res, de to­dos se apren­de, pero yo creo que Javi fue el que me in­cul­có de ver­dad la afi­ción y el que me mo­ti­vó a se­guir mon­tan­do”, apun­ta Gon­za­lo, quien lue­go mon­tó du­ran­te mu­chos años en Lo­yo­la, an­tes de tras­la­dar­se ha­ce dos a la Hí­pi­ca Jai­zu­bía. “Fui a es­ta hí­pi­ca por­que las ins­ta­la­cio­nes de Lo­yo­la es­ta­ban muy de­te­rio­ra­das y ya no es­ta­ba a gus­to allí tra­ba­jan­do con los ca­ba­llos. La Hí­pi­ca de Jai­zu­bía era en­ton­ces más mo­des­ta, pero te­nía gen­te en la jun­ta di­rec­ti­va con gra­nas de cre­cer y de ha­cer las co­sas bien. Yo lle­vé mu­chos ca­ba­llos, de alum­nos y de ami­gos míos, le di­mos fuer­za al club y en­tre to­dos he­mos con­se­gui­do en es­tos dos años ha­cer una pis­ta ex­te­rior muy bue­na, que se ha inau­gu­ra­do ha­ce po­cos me­ses y com­ple­tar unas ins­ta­la­cio­nes in­tere­san­tes. Ten­go allí 7 ca­ba­llos en com­pe­ti­ción, es­ta­mos em­pe­zan­do a ha­cer con­cur­sos y la ver- dad es que aho­ra Jai­zu­bía es un buen club”.

Dos tra­ba­jos

Te­ner sie­te ca­ba­llos en com­pe­ti­ción y a la vez una pro­fe­sión aje­na al mun­do ecues­tre no de­ber re­sul­tar ta­rea fá­cil. Gon­za­lo nos ex­pli­ca el se­cre­to pa­ra po­der com­pa­gi­nar

am­bas ac­ti­vi­da­des. “Yo creo que es­tar en el de­por­te hí­pi­co só­lo es com­pa­ti­ble con la pro­fe­sión de bom­be­ro, por­que te­ne­mos unos ho­ra­rios un po­co pe­cu­lia­res, tra­ba­ja­mos guar­dias de 24 ho­ras, me­te­mos mu­chas ho­ras jun­tas y lue­go li­bra­mos tam­bién mu­chas ho­ras en blo­que. Me de­di­qué a bom­be­ro por­que me gus­ta­ba, pero di el pa­so por­que te­nía un ami­go en el cuer­po, co­no­cía su fun­cio­na­mien­to y sabía que lo po­día com­pa­gi­nar con los ca­ba­llos. En reali­dad de­di­co mu­chas más ho­ras a los ca­ba­llos que a tra­ba­jar de bom­be­ro, pero siem­pre cum­plien­do con mis obli­ga­cio­nes. Aho­ra bien, ca­da vez es más di­fí­cil com­pa­gi­nar­lo, por­que cuan­do sal­tas más gran­de los des­pla­za­mien­tos son ma­yo­res, tie­nes que ir a con­cur­sos más le­jos y ne­ce­si­tas más días pa­ra ir y pa­ra vol­ver. Y lue­go tie­nes que adap­tar tu ca­len­da­rio de com­pe­ti­ción al ca­len­da­rio de bom­be­ro, por lo que no pue­do ha­cer to­dos los con­cur­sos que qui­sie­ra, aun­que sí un 90% y me apa­ño. Ten­go la suer­te de que en el ser­vi­cio me echan una mano y que ten­go com­pa­ñe­ros que me cam­bian los días, pero es muy ra­ro que ha­ya un fin de se­ma­na que no es­té tra­ba­jan­do o de con­cur­so. Nor­mal­men­te el fin de se­ma­na si no es­toy com­pi­tien­do es­toy tra­ba­jan­do, por­que me to­ca o por­que es­toy de­vol­vien­do al­gún día que pe­dí”.

Con tan den­sa ac­ti­vi­dad con­cur­sis­ta, com­pa­gi­na­da con sus obli­ga­cio­nes en el cuer­po de bom­be­ros, Gon­za­lo no pue­de asu­mir otra fun­ción que años atrás tam­bién desa­rro­lló, pero que ac­tual­men­te ha de­ja­do: la de for­mar a otros ji­ne­tes. “An­tes te­nía al­gún alumno pero de­jé de dar cla­se, por­que pa­ra eso sí que ya no te­nía tiem­po. En­tre el tra­ba­jo y los ca­ba­llos que te­nía pa­ra mon­tar ya no po­día en­car­gar­me de ellos de­bi­da­men­te. Siem­pre hay al­gún cha­val que de vez en cuan­do me pi­de ayu­da y se la pres­to pun­tual­men­te, por­que ellos tam­bién me ayu­dan a mí, pero por amis­tad y na­da más”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.