Ban­das pa­ra los múscu­los

Téc­ni­cas de co­lo­ca­ción pa­ra en­tre­nar a su ca­ba­llo

Ecuestre - - CONTENTS - TEX­TO: NADINE SZYMANSKI FOTOS: LI­SA RÄDLEIN TRA­DUC­CIÓN: ELE­NA SÁN­CHEZ

Téc­ni­cas de co­lo­ca­ción pa­ra en­tre­nar al ca­ba­llo

Las ban­das elás­ti­cas con­si­guen que los ca­ba­llos es­tén real­men­te en for­ma. Le con­ta­mos to­do lo que hay de­trás y qué téc­ni­cas de co­lo­ca­ción pue­de uti­li­zar pa­ra en­tre­nar a su ca­ba­llo.

En­vol­ver a los ca­ba­llos co­mo si fue­sen un re­ga­lo na­vi­de­ño no es pro­pio de ji­ne­tes fi­nos. Los ar­tis­tas del em­ba­la­je que, ya sea des­de el sue­lo o des­de la si­lla, tra­tan de en­se­ñar a sus ani­ma­les la po­si­ción co­rrec­ta con alam­bi­ca­dos ac­ce­so­rios pa­ra tra­ba­jar a la cuer­da o con rien­das de atar ca­si siem­pre es­tro­pean más que arre­glan. No obs­tan­te, exis­te una téc­ni­ca de em­pa­que­tar ca­ba­llos que es real­men­te bue­na.

LO QUE HAN DES­CU­BIER­TO LOS CIEN­TÍ­FI­COS

Un es­tu­dio lle­va­do a ca­bo re­cien­te­men­te por cien­tí­fi­cos bri­tá­ni­cos ha ana­li­za­do el efec­to de las ban­das elás­ti­cas co­lo­ca­das en el cuer­po de los ca­ba­llos. Du­ran­te cua­tro se­ma­nas se ejer­ci­tó a sie­te ca­ba­llos con una ban­da ro­dean­do el cuar­to tra­se­ro y otra co­lo­ca­da al­re­de­dor del es­tó­ma­go. El pro­gra­ma de ejer­ci­cios com­pren­día tro­tar a la mano ( so­bre sue­lo du­ro) y a la cuer­da (so­bre sue­lo blan­do). Con ayu­da de sen­so­res se re­gis­tra­ron los mo­vi­mien­tos de la co­lum­na ver­te­bral des­de la ca­ja to­rá­ci­ca, pa­san­do por la cruz, has­ta lle­gar a la zo­na lum­bar.

El re­sul­ta­do: las ban­das cor­po­ra­les tie­nen un efec­to es­ta­bi­li- za­dor, por­que re­du­cen de for­ma men­su­ra­ble los mo­vi­mien­tos ro­ta­to­rios de la co­lum­na ver­te­bral.

¿QUÉ SIG­NI­FI­CA ESO PA­RA EL EN­TRE­NA­MIEN­TO EQUINO?

Des­de ha­ce mu­cho tiem­po se da por su­pues­to que las ban­das cor­po­ra­les tie­nen una in­fluen­cia po­si­ti­va. Por eso no son na­da nue­vo en el ám­bi­to del de­por­te hí­pi­co. Los en­tre­na­do­res ob­ser­van que los ca­ba­llos que tra­ba­jan con ban­das desa­rro­llan más con­cien­cia de su pro­pio cuer­po, se mue­ven de for­ma más ce­rra­da y em­plean el cuar­to tra­se­ro de ma­ne­ra más ac­ti­va.

En­tre los ji­ne­tes es­tá bas­tan­te ex­ten­di­do el mé­to­do con­sis­ten­te en co­lo­car ban­das en las po­sa­de­ras de los ca­ba­llos que arras­tran el cuar­to tra­se­ro. Al­gu­nos son bas­tan­te crea­ti­vos: la ins­truc­to­ra Sa­bi­ne Ellin­ger ( www. dres­sur­de­sign.de) ha con­fec­cio­na­do un ad­mi­nícu­lo pa­ra el cuar­to tra­se­ro he­cho con tu­bos de fit­ness equi­pa­dos con mos­que­to­nes en am­bos ex­tre­mos que se pue­den en­gan­char a una cin­cha de tra­ba­jo a la cuer­da.

Ha­ce tiem­po que exis­ten tam­bién sis­te­mas lis­tos pa­ra el uso. Por ejem­plo, el "Co­raLe" de Co­rin­na Leh­mann (en es­tos mo­men­tos no dis­po­ni­ble en el co­mer­cio). La ins­truc­to­ra equi­na Lin­da Te­lling­ton-Jo­nes dis­tri­bu­ye ban­das cor­po­ra­les pa­ra ca­ba­llos y ha idea­do téc­ni­cas de co­lo­ca­ción es­pe­cia­les pa­ra el en­tre­na­mien­to.

Los cien­tí­fi­cos bri­tá­ni­cos uti­li­za­ron “Equi­co­re” en su es­tu­dio. Se tra­ta de una gual­dra­pa en la que se pue­de fi­jar una ban­da elás­ti­ca pa­ra el es­tó­ma­go y otra pa­ra el cuar­to tra­se­ro con ayu­da de unos en­gan­ches de clip. Es­te ac­ce­so­rio se pue­de uti­li­zar pa­ra tra­ba­jar a la cuer­da y pa­ra mon­tar.

La os­teó­pa­ta y fi­sio­te­ra­peu­ta equi­na He­lle Kle­ven ( www. tierphy­sio-shop.com ) dis­tri­bu­ye en Ale­ma­nia el Equi­co­re. Ella tra­ba­ja des­de ha­ce va­rios años con es­te sis­te­ma. “Equi­co­re ayu­da a los ca­ba­llos que tie­nen dé­bil la mus­cu­la­tu­ra del dor­so y del es­tó­ma­go y for­ta­le­ce el cuar­to tra­se­ro. Y tam­bién da se­gu­ri­dad y es­ta­bi­li­dad a los ca­ba­llos jó­ve­nes que sue­len ser muy elás­ti­cos en sus mo­vi­mien­tos”, se­ña­la Kle­ven. Así ex­pli­ca su fun­cio­na­mien­to: “La ban­da pa­ra el es­tó­ma­go es­ti­mu­la la mus­cu­la­tu­ra a tra­vés de la piel y és­ta res­pon­de con­tra­yén­do­se. Co­mo con­se­cuen­cia de ello el dor­so se ele­va un po­co y pue­de em­pe­zar a os­ci­lar. A su vez esas os­ci­la­cio­nes ac­ti­van la mus­cu­la­tu­ra pro­fun­da del dor­so. Con la ban­da del cuar­to tra­se­ro se ge­ne­ra una li­ge­ra re­sis­ten­cia que ani­ma al ca­ba­llo a en­de­re­zar más la pel­vis y eso le per­mi­te aden­trar más los pies bajo el cen­tro de gra­ve­dad”.

NOS ANIMAMOS A “EM­PA­QUE­TAR”

Sa­bi­ne Ellin­ger es una de las ins­truc­to­ras que co­lo­ca re­gu­lar­men­te ban­das cor­po­ra­les a sus ca­ba­llos de tra­ba­jo y tam­bién a sus pro­pios ejem­pla­res. Pero só­lo uti­li­za es­te elás­ti­co ins­tru­men­to au­xi­liar en el cuar­to tra­se­ro. To­da­vía no ha pro­ba­do otras téc­ni­cas de co­lo­ca­ción ni sis­te­mas lis­tos pa­ra el uso. “Só­lo con la ban­da pa­ra el cuar­to tra­se­ro ya pue­do in­fluir de for­ma muy po­si­ti­va en el mo­vi­mien­to de los ca­ba­llos. Y lo me­jor es que es muy fá­cil de uti­li­zar”.

Eso ha des­per­ta­do nues­tra cu­rio­si­dad. He­mos me­ti­do dos pa­que­tes de ban­das elás­ti­cas en la ma­le­ta y he­mos ido a la fin­ca de Sa­bi­ne Ellin­ger pa­ra vi­si­tar­la a ella y a su ca­ba­llo “Ma­gic”. Que­re­mos pro­bar jun­tos sen­ci­llas téc­ni­cas de en­vol­tu­ra del cuar­to de­lan­te­ro y del cuar­to tra­se­ro y ve­ri­fi­car su efi­ca­cia. ¿Fun­cio­na­rá? La res­pues­ta es­tá en las pá­gi­nas si­guien­tes.

“Equi­co­re” es una gual­dra­pa en la que se pue­den en­gan­char una ban­da pa­ra el cuar­to tra­se­ro y otra pa­ra el es­tó­ma­go.

Las ban­das elás­ti­cas co­lo­ca­das al­re­de­dor del cuer­po del ca­ba­llo pue­den ser una es­tu­pen­da ayu­da pa­ra el en­tre­na­mien­to y son muy fá­ci­les de usar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.