Ayu­da pa­ra ca­ba­llos mar­gi­na­dos

Có­mo se pue­de fo­men­tar la ar­mo­nía den­tro de la ma­na­da

Ecuestre - - CONTENTS - TEX­TO: AN­JA BURKHART TRA­DUC­CIÓN: ELE­NA SÁN­CHEZ

Có­mo fo­men­tar la ar­mo­nía en la ma­na­da

Cuan­do un ca­ba­llo no se in­te­gra en la ma­na­da sue­len su­frir to­dos los ani­ma­les im­pli­ca­dos. ¿Por qué sur­gen es­tos fra­ca­sa­dos so­cia­les? ¿Y có­mo se pue­de fo­men­tar la ar­mo­nía den­tro de la ma­na­da?

DuVi­vir en ma­na­da se ha­bía con­ver­ti­do en una au­tén­ti­ca pe­sa­di­lla pa­ra “Per­la”. Es­ta ye­gua Es­pa­ño­la no en­ten­día bien el len­gua­je de sus con­gé­ne­res, re­ci­bió pa­ta­das, mor­dis­cos y aca­bó mar­gi­na­da. El mie­do le ha­cía man­te­ner­se a dis­tan­cia, in­clu­so pa­ra co­mer. Cuan­do “Per­la” em­pe­zó a es­tar ca­da vez más del­ga­da su pro­pie­ta­ria la lle­vó a la Dra. Mar­git Zeitler-Feicht, ex­per­ta en con­duc­ta equi­na de la Uni­ver­si­dad Téc­ni­ca de Mú­nich-Weihens­tep­han. Es­ta cien­tí­fi­ca le pro­por­cio­nó un com­pa­ñe­ro ade­cua­do. “Ca­sual­men­te te­nía el ca­ba­llo per­fec­to en el es­ta­blo”, re­cuer­da Zeitler-Feicht. “Nick” es com­pla­cien­te y ex­tre­ma­da­men­te so­cia­ble y aun­que “Per­la” tam­po­co lle­ga­rá a ha­blar flui­da­men­te el len­gua­je equino con él, po­drá ser una ye­gua di­cho­sa en su com­pa­ñía.

EN TEO­RÍA TO­DOS LOS CA­BA­LLOS PUE­DEN SER FE­LI­CES EN COM­PA­ÑÍA DE SUS

CON­GÉ­NE­RES. Pe­ro en la prác­ti­ca ese bo­ni­to sue­ño de la co­exis­ten­cia gru­pal se quie­bra por mo­ti­vos tan va­ria­dos co­mo va­ria­das son las co­mu­ni­da­des que ha­bi­tan los es­ta­blos. A me­nu­do hay fal­ta de es­pa­cio o la com­po­si­ción del gru­po no es ade­cua­da. La edad y el gé­ne­ro de los ani­ma­les, así co­mo el ta­ma­ño de la co­mu­ni­dad equi­na son de­ci­si­vos pa­ra que im­pe­re la gue­rra o la paz en la ma­na­da.

Se sa­be que los ca­ba­llos cas­tra­dos ga­lan­tean a las ye­guas. Si es­ca­sean en la ma­na­da, has­ta los más pa­cí­fi­cos ca­ba­lle­ros se trans­mu­ta­rán en ru­dos ma­chos. Los ca­ba­llos sue­len lle­var­se bien con com­pa­ñe­ros de su mis­ma edad, pues sus ne­ce­si­da­des de jue­go y re­po­so son

si­mi­la­res. Al­gu­nos ejem­pla­res jó­ve­nes son tan di­fí­ci­les de in­te­grar en el gru­po co­mo un ni­ño pe­que­ño en un bal­nea­rio pa­ra ju­bi­la­dos: en el me­jor de los ca­sos se los evi­ta y en el peor uno aca­ba de los ner­vios. Co­mo to­da­vía son de ba­jo ran­go el res­to de los ani­ma­les no los tra­tan bien y se con­vier­ten en mar­gi­na­dos si no en­cuen­tran nin­gún ami­go ma­yor.

Los ani­ma­les de más edad tam­bién pue­den vol­ver­se muy an­ti­pá­ti­cos de re­pen­te, a me­nu­do tie­nen mie­do al dolor. “Man­tie­nen a los jó­ve­nes a dis­tan­cia con una con­duc­ta gro­se­ra por­que pro­ba­ble­men­te les due­len las pier­nas

al re­to­zar”, apun­ta la Dra. Wi­lla Boh­net de la Es­cue­la Su­pe­rior de Ve­te­ri­na­ria de Han­no­ver. Ade­más, a al­gu­nos vie­jos gue­rre­ros les afli­ge la ame­na­za de per­der su ran­go en la ma­na­da. Los ju­bi­la­dos so­por­tan me­jor esa frus­tra­ción que con­lle­va la edad acom­pa­ña­dos de un buen co­le­ga. A ve­ces los ata­ques ines­pe­ra­dos por par­te de ca­ba­llos pa­cí­fi­cos tam­bién pue­den de­ber­se a en­fer­me­da­des co­mo al­te­ra­cio­nes hor­mo­na­les o tu­mo­res ce­re­bra­les. Por suer­te son ca­sos ra­ros.

Los etó­lo­gos se en­cuen­tran mu­cho más a me­nu­do con ca­ba­llos ais­la­dos que no se in­te­gran en el gru­po y reaccionan con apa­tía, agre­si­vi­dad o mie­do fren­te a sus co­le­gas. Eso pue­de ser sín­to­ma de una al­te­ra­ción más pro­fun­da, co­mo en el ca­so de “Per­la”.

“EN LA MA­YO­RÍA DE LOS CA­SOS ESAS CON­DUC­TAS LLA­MA­TI­VAS TIE­NEN SU ORI­GEN EN LA IN­FAN­CIA”, ex­pli­ca la Dra. Wi­lla Boh­net. Los po­tri­llos apren­den de su ma­dre y de sus com­pa­ñe­ros de jue­gos las es­tra­te­gias que fun­cio­nan a la ho­ra de tra­tar con sus con­gé­ne­res. Si fal­tan esos con­tac­tos, el pro­ce­so de so­cia­li­za­ción fra­ca­sa.

Los po­tros cria­dos con bi­be­rón se ven es­pe­cial­men­te afec­ta­dos de­bi­do a una im­pron­ta erró­nea con el ser hu­mano. Más ade­lan­te sus pro­pios con­gé­ne­res sue­len in­fun­dir­les ver­da­de­ro mie­do. Al­go pa­re­ci­do les ocu­rre tam­bién a los po­tros que cre­cen jun­to a su ma­dre pe­ro sin com­pa­ñe­ros de su mis­ma edad.

Por­que los ca­ba­llos só­lo apren­den lo que sig­ni­fi­ca real­men­te un cuar­to tra­se­ro ame­na­zan­te, lo rá­pi­do que hay que apar­tar­se y cuán­do pue­den lle­gar a re­ci­bir un mor­dis­co si du­ran­te el pri­me­ro o los dos pri­me­ros años de vi­da tie­nen opor­tu­ni­dad de ejer­ci­tar su re­per­to­rio con­duc­tual na­tu­ral en com­pa­ñía de con­gé­ne­res de su mis­ma edad. “De lo con­tra­rio desa­rro­llan una de­pri­va­ción so­cial”, ex­pli­ca Zeitler-Feicht, que tam­bién es au­to­ra de la obra de re­fe­ren­cia “Hand­buch Pfer­de­ver­hal­ten” (Ma­nual de com­por­ta­mien­to equino). Acon­se­ja fi­jar­se bien en es­te as­pec­to pre­ci­sa­men­te cuan­do se tra­ta de ca­ba­llos de ocio pro­ce­den­tes del ex­tran­je­ro, co­mo “Per­la”. Por­que exis­ten más ca­ba­llos con dé­fi­cits co­mu­ni­ca­ti­vos de lo que se pien­sa.

Aun­que hay que re­co­no­cer que de­tec­tar­los no re­sul­ta na­da fá­cil. Un in­di­cio son las reac­cio­nes exa­ge­ra­das de mie­do o agre­si­vi­dad. Por ejem­plo, si un ca­ba­llo del gru­po le­van­ta la pa­ta unos ins­tan­tes, “Per­la” da un brinco de in­me­dia­to, no es ca­paz de dis­tin­guir si va a re­ci­bir una pe­li­gro­sa pa­ta­da o si el co­le­ga úni­ca­men­te tra­ta de es­pan­tar una mos­ca.

ES­TOS CA­BA­LLOS SUE­LEN ES­TAR SO­LOS, PE­RO ¿TAM­BIÉN SU­FREN ACO­SO?

“Yo no di­ría tan­to”, co­men­ta la Dra. Vi­vian Ga­bor de la Uni­ver­si­dad de Go­tin­ga. “Ese tér­mino es pro­ble­má­ti­co por­que pre­su­po­ne un com­por­ta­mien­to in­ten­cio­na­do que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo pro­vo­car da­ños reales, un de­seo hu­mano que es ajeno a los ca­ba­llos”.

Los ca­ba­llos co­mo “Per­la” su­fren una li­mi­ta­ción de su com­pe­ten­cia so­cial si­mi­lar a la de los au­tis­tas. Lo mis­mo les ocu­rre a los ejem­pla­res que vi­ven en boxes y que du­ran­te mu­cho tiem­po tie­nen re­jas en­tre ellos y sus se­me­jan­tes. En am­bos ca­sos los ani­ma­les in­ter­pre­tan erró­nea­men­te las se­ña­les cor­po­ra­les o in­clu­so no las per­ci­ben en ab­so­lu­to. Só­lo por eso ya cho­can con sus con­gé­ne­res y si las cir­cuns­tan­cias no acom­pa­ñan, se con­vier­ten en mar­gi­na­dos. De­pen­dien­do de su per­so­na­li­dad reaccionan exa­ge­ra­da­men­te an­te el com­por­ta­mien­to nor­mal de la ma­na­da con agre­si­vi­dad (muer­den por mie­do), apa­tía o mie­do. Al­gu­nos pa­re­cen es­tar real­men­te pa­ra­li­za­dos den­tro del gru­po. Ni si­quie­ra tra­tan de ac­ce­der a la co­mi­da, aun­que ha­ya su­fi­cien­te pa­ra to­dos.

El estrés se re­fle­ja en su as­pec­to. Es­tos ca­ba­llos adel­ga­zan, sue­len es­tar le­sio­na­dos y muestran com­por­ta­mien­tos fue­ra de lu­gar co­mo bos­te­zar o mas­ti­car con la bo­ca va­cía, al­gu­nos su­dan es­tan­do pa­ra­dos. In­clu­so las pa­tas pue­den mos­trar hue­llas re­ve­la­do­ras: su­cie­dad y ex­co­ria­cio­nes en la ar­ti­cu­la­ción del car­po pue­den sig­ni­fi­car que los ca­ba­llos caen li­te­ral­men­te de ro­di­llas por fal­ta de sue­ño.

CUAN­DO UN CA­BA­LLO QUE NO SE IN­TE­GRA EN EL GRU­PO SU­FRE O RE­SUL­TA DE­MA­SIA­DO MO­LES­TO SÓ­LO HAY UNA

SO­LU­CIÓN: SA­CAR­LO DE LA MA­NA­DA. Si un ca­ba­llo es víc­ti­ma de abu­sos cons­tan­tes o in­clu­so sue­le rea­li­zar­los él mis­mo o le fal­tan la co­mi­da, el agua y el sue­ño, de­be aban­do­nar el gru­po. En ese ca­so, o se en­cuen­tra otra so­lu­ción en el mis­mo es­ta­ble­ci­mien­to o hay que cam­biar de cua­dra. Em­pe­zar de nue­vo en otro es­ta­blo ayu­da a al­gu­nos ca­ba­llos a in­te­grar­se por fin en una ma­na­da. Los mar­gi­na­dos mie­do­sos y los al­bo­ro­ta­do­res res­pon­do­nes tam­bién pue­den adop­tar un pa­pel di­fe­ren­te al lle­gar a un gru­po nue­vo.

Pe­ro lo cier­to es que el ca­mino pa­ra lo­grar una con­vi­ven­cia gru­pal di­cho­sa sue­le ser di­fí­cil pa­ra los ca­ba­llos con un com­por­ta­mien­to so­cial li­mi­ta­do. “El pri­mer pa­so lle­va al pad­dock­box jun­to a otro ca­ba­llo con bue­na ca­pa­ci­dad de

Los ca­ba­llos que in­ter­pre­tan erró­nea­men­te el len­gua­je cor­po­ral de sus con­gé­ne­res sue­len cho­car con sus co­le­gas de la ma­na­da.

in­te­gra­ción so­cial”, re­co­mien­da la Dra. Zeitle­rFeicht. Allí el ani­mal pue­de es­ta­ble­cer un con­tac­to se­gu­ro con el ve­cino por en­ci­ma de la va­lla y re­ti­rar­se siem­pre que lo ne­ce­si­te. Si ga­na con­fian­za en el tra­to con los de­más, des­pués se le pue­de ir in­te­gran­do su­ce­si­va­men­te en pe­que­ños gru­pos ade­cua­dos a su evolución.

Du­ran­te es­te pro­ce­so re­sul­ta de gran ayu­da que el ani­mal ten­ga un buen ami­go. Pe­ro lo cier­to es que los ca­ba­llos sue­len ser exi­gen­tes a la ho­ra de ha­cer amis­ta­das. Se­gún la Dra. Zeitler-Feicht los ca­ba­llos adul­tos sue­len pre­fe­rir co­le­gas cu­yo pe­la­je ten­ga un co­lor si­mi­lar al de la ma­dre o al de un an­ti­guo ami­go. Y los en­car­ga­dos de las cua­dras ven una y otra vez có­mo al­gu­nas ra­zas pre­fie­ren co­dear­se en­tre ellas e in­clu­so aís­lan a ejem­pla­res di­fe­ren­tes. Di­cen que eso ocu­rre so­bre to­do con los ca­ba­llos is­lan­de­ses.

LOS AMI­GOS AYU­DAN A IN­TE­GRAR­SE A LOS CA­BA­LLOS MAR­GI­NA­DOS. Vi­ven­cias co­mu­nes, por ejem­plo un con­cur­so con per­noc­ta­ción, fo­men­tan los víncu­los en­tre los ca­ba­llos y sue­len re­per­cu­tir po­si­ti­va­men­te en el gru­po. Por eso, a la ho­ra de in­te­grar nue­vos ca­ba­llos en una ma­na­da ya exis­ten­te, hay que ha­cer­lo en lo po­si­ble de dos en dos.

Se­gún Vi­vian Ga­bor es­te pro­ce­so de­be ser rá­pi­do. “En lu­gar de pa­sar­se se­ma­nas me­tien­do y sa­can­do del gru­po al re­cién lle­ga­do, se­gún mi ex­pe­rien­cia fun­cio­na me­jor aco­mo­dar­lo un par de días en el box de in­te­gra­ción y lue­go de­jar que con­vi­va di­rec­ta­men­te con los de­más, en un es­pa­cio am­plio que el nue­vo ha­ya po­di­do ex­plo­rar pre­via­men­te en so­li­ta­rio”.

¿Y si na­da de eso fun­cio­na? Hay al­gu­nos ca­ba­llos a los que la vi­da en ma­na­da les re­sul­ta de­ma­sia­do des­es­ta­bi­li­za­do­ra y no hay ma­ne­ra de cam­biar la si­tua­ción. En­ton­ces hay que bus­car otras so­lu­cio­nes, por ejem­plo la con­vi­ven­cia con otro ani­mal. Esa es la op­ción que ha fun­cio­na­do con “Per­la”, se en­cuen­tra tan a gus­to con su “Nick” que duer­me bas­tan­te y co­me ade­cua­da­men­te, co­mo co­rres­pon­de a un ca­ba­llo fe­liz.

132

Los ca­ba­llos con di­fi­cul­ta­des pa­ra in­te­grar­se sue­len es­tar so­los den­tro de la ma­na­da. Se apar­tan de los de­más y a me­nu­do se muestran apá­ti­cos.

Si en una ma­na­da se vi­ve en cons­tan­te estrés, los ca­ba­llos no sue­len dor­mir lo su­fi­cien­te. Más in­for­ma­ción en: www. ca­va­llo.de/schlaf­man­gel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.