Ca­so real

Ecuestre - - CABALLO SALUD -

» Un ca­so que nos ayu­da­rá a en­ten­der la im­por­tan­cia de una ci­ca­triz es el de una ro­tu­ra mus­cu­lar en la mus­cu­la­tu­ra is­quio­ti­bial (ca­ra pos­te­rior del mus­lo que co­nec­ta con la gru­pa) que ci­ca­tri­za mal y ge­ne­ra una im­por­tan­te re­trac­ción. Ini­cial­men­te da­rá lu­gar a dolor, po­si­ble­men­te a ede­ma, he­ma­to­ma y cuan­do ya no ha­ya na­da de es­to se con­si­de­ra­rá cu­ra­da. Ha­bi­tual­men­te la re­cu­pe­ra­ción se­rá en re­po­so, sien­do una vez más un gra­ve error que mu­cho ten­drá que ver en la ma­la ci­ca­tri­za­ción y en la res­tric­ción de mo­vi­li­dad. Pa­sa­do un tiem­po y con la pro­gre­si­va vuel­ta al tra­ba­jo no­ta­rán que el ca­ba­llo ya no tro­ta igual, no ga­lo­pa igual y no sal­ta igual. En de­fi­ni­ti­va ese pie no fun­cio­na co­mo an­tes. Tan­to es así que la lle­ga­da al sal­to es un estrés que con­lle­va al ca­ba­llo a cam­biar­se de pie con­ti­nua­men­te pa­ra tra­tar de no em­pu­jar mu­cho con el pie afec­ta­do. Ade­más, la mus­cu­la­tu­ra is­quio­ti­bial del la­do de la ci­ca­triz se va atro­fian­do lo que ge­ne­ra una gran mo­les­tia, por la ines­ta­bi­li­dad pél­vi­ca que con­lle­va, en la re­gión sa­croi­lia­ca. Al ca­ba­llo se le ha­cen to­do ti­po de exá­me­nes ve­te­ria­na­rios sin un diag­nós­ti­co con­clu­yen­te.

El exa­men fi­sio­te­ra­peú­ti­co re­ve­la des­de la pal­pa­ción ini­cial un pro­ble­ma im­por­tan­te, una ci­ca­triz muy ad­he­ri­da, un pro­ble­ma mus­cu­lar, una res­tric­ción en el mo­vi­mien­to pa­si­vo del pie, dolor en la re­gión sa­croi­lia­ca y del dor­so y en de­fi­ni­ti­va un gran des­equi­li­brio muscu­loes­que­lé­ti­co ge­ne­ral pro­du­ci­do por una sim­ple ci­ca­triz.

La for­ma de su­tu­rar jun­to con la na­tu­ra­le­za pro­pia del ca­ba­llo de­ter­mi­na­rán el ti­po de ci­ca­triz.

Una he­ri­da o ci­ca­triz en el área del cor­ve­jón de­be vi­gi­lar­se es­tre­cha­men­te por ser » Co­mo ha­bréis com­pren­di­do las ci­ca­tri­ces tie­nen una gran in­fluen­cia en to­do el sis­te­ma por lo que a par­tir de aho­ra, y so­bre to­do cuan­do es­tén en zo­na de es­pe­cial mo­vi­li­dad, tan­to he­ri­das co­mo ci­ca­tri­ces de­ben ser un mo­ti­vo de aten­ción y se­gui­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.