¿Hay que te­ner con­tra­to de tra­ba­jo pa­ra mon­tar ca­ba­llos aje­nos?

Ecuestre - - CABALLO - (Leo­nar­do Me­dal)

El pa­sa­do mes de sep­tiem­bre re­ci­bí en las ins­ta­la­cio­nes de mi cen­tro ecues­tre, Ye­gua­da Manzaneda, la vi­si­ta de unos ins­pec­to­res de tra­ba­jo, que pu­die­ron com­pro­bar la le­ga­li­dad en la que se en­cuen­tran a efec­tos la­bo­ra­les los tra­ba­ja­do­res por mí con­tra­ta­dos. Sin em­bar­go, me mul­ta­ron con 3.126 eu­ros por­que se en­con­tra­ron en las ins­ta­la­cio­nes a una chi­ca ves­ti­da de mon­tar, a la que con­si­de­ra­ron “tra­ba­ja­do­ra” por de­cir­les que mon­ta mis ca­ba­llos en oca­sio­nes. Di­cha chi­ca, que tie­ne li­cen­cia fe­de­ra­ti­va, no dis­po­ne de ca­ba­llo pro­pio y yo le ce­do al­guno de los míos pa­ra que pue­da mon­tar y dis­fru­tar de su afi­ción. ¿Se pue­de con­si­de­rar eso un “tra­ba­jo”? ¿Es un tra­ba­jo mon­tar ca­ba­llos de otros pro­pie­ta­rios y hay que te­ner un con­tra­to pa­ra ha­cer­lo? ¿Qué me re­co­mien­da ha­cer?

Con los da­tos in­di­ca­dos, la ins­pec­ción de tra­ba­jo ha ini­cia­do un ex­pe­dien­te san­cio­na­dor por en­ten­der que la ama­zo­na que se en­con­tra­ba en sus ins­ta­la­cio­nes de­be­ría es­tar da­da de al­ta en la se­gu­ri­dad so­cial co­mo tra­ba­ja­do­ra por cuen­ta aje­na. Aho­ra bien, co­mo el ex­pe­dien­te aún no ha con­clui­do, lo pri­me­ro que le recomendamos es que pi­da ase­so­ra­mien­to a un abo­ga­do la­bo­ra­lis­ta pa­ra que le ayu­de a re­dac­tar las ale­ga­cio­nes y pro­po­si­ción de prue­bas den­tro de los pla­zos es­ta­ble­ci­dos, con ob­je­to que fi­nal­men­te el ex­pe­dien­te que­de so­bre­seí­do o ar­chi­va­do sin mul­ta al­gu­na por no exis­tir nin­gún he­cho san­cio­na­ble con­for­me a la le­gis­la­ción la­bo­ral.

Mi opi­nión es que en el pre­sen­te ca­so no es­ta­mos an­te nin­gu­na re­la­ción la­bo­ral sino que se tra­ta de un vo­lun­ta­ria­do de­por­ti­vo y por tan­to se de­be­rá ar­gu­men­tar an­te la ins­pec­ción de tra­ba- jo que no se dan los su­pues­tos pa­ra con­si­de­rar es­ta ac­ti­vi­dad de prác­ti­ca vo­lun­ta­ria del de­por­te de la equi­ta­ción co­mo una re­la­ción la­bo­ral.

La pri­me­ra ca­rac­te­rís­ti­ca del vo­lun­ta­ria­do de­por­ti­vo es que no exis­te re­tri­bu­ción eco­nó­mi­ca, la ama­zo­na no es­ta­ría co­bran­do na­da por la mon­ta de los ca­ba­llos a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rri­ría con un tra­ba­jo asa­la­ria­do. En se­gun­do lu­gar se tra­ta­ría de una ac­ti­vi­dad al­truis­ta, en la que la ama­zo­na par­ti­ci­pa li­bre­men­te pa­ra dis­fru­tar de un de­por­te hí­pi­co pa­ra el que ne­ce­si­ta con­tar con un ca­ba­llo por lo que an­te la fal­ta de un équi­do en pro­pie­dad, re­sul­ta muy fre­cuen­te que los ji­ne­tes ama­teurs se ofrez­can a mon­tar vo­lun­ta­ria­men­te y sin con­tra­pres­ta­ción eco­nó­mi­ca los ca­ba­llos de otros pro­pie­ta­rios. En ter­cer lu­gar, es­ta ac­ti­vi­dad no se es­tá rea­li­zan­do pa­ra sus­ti­tuir las fun­cio­nes de un tra­ba­jo re­tri­bui­do, ya que la Ye­gua­da cuen­ta con su­fi­cien­tes tra­ba­ja­do­res da­dos de al­ta pa­ra rea­li­zar las la­bo­res pro­pias del cui­da­do de los ca­ba­llos allí es­ta­bu­la­dos.

Ade­más de los an­te­rio­res ra­zo­na­mien­tos que de­be­rán ser opor­tu­na­men­te desa­rro­lla­dos en el es­cri­to de ale­ga­cio­nes, le recomendamos que apor­te co­mo prue­ba una de­cla­ra­ción ju­ra­da de la ama­zo­na que con­fir­me o ra­ti­fi­que que su ac­ti­vi­dad es ab­so­lu­ta­men­te vo­lun­ta­ria con el úni­co ob­je­ti­vo de po­der prac­ti­car el de­por­te hí­pi­co y que no re­ci­be con­tra­pres­ta­ción eco­nó­mi­ca al­gu­na, así co­mo las nó­mi­nas y jus­ti­fi­can­tes de al­ta en la se­gu­ri­dad so­cial de los tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos pa­ra acre­di­tar que la Ye­gua­da tie­ne ple­na­men­te cu­bier­ta sus ne­ce­si­da­des con el per­so­nal con­tra­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.