Ye­gua le­sio­na­da con alam­bre de es­pino en fin­ca de des­can­so

Ecuestre - - CABALLO -

Ten­go una ye­gua KWPN adop­ta­da. Por mo­ti­vos de sa­lud de­ci­dí lle­var­la a un cen­tro hí­pi­co en Cá­ce­res que ofre­cían pra­dos pa­ra que la ye­gua pu­die­ra co­rrer li­bre y es­tar con otros ca­ba­llos. La hí­pi­ca, sin mi per­mi­so, sol­tó mi ye­gua al pra­do de las va­cas con alam­bre de es­pino y tras en­re­dar­se en ellos prác­ti­ca­men­te ca­si se ampu­ta la pier­na. Des­pués de 3 me­ses y va­rias in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas de los ve­te­ri­na­rios, la ye­gua si­gue co­ja, es­toy pa­gan­do ve­te­ri­na­ria y he­rra­du­ras or­to­pé­di­cas. La co­ro­na del cas­co tam­bién es­tá des­tro­za­da. En cuan­to ha po­di­do ser trans­por­ta­da me la he lle­va­do de vuel­ta en­se­gui­da a mis cua­dras.

La pre­gun­ta es si les ten­go que pa­gar el pu­pi­la­je y los gas­tos ve­te­ri­na­rios por cuidar a una ye­gua que ellos des­tro­za­ron y que se va a que­dar co­ja pa­ra to­da su vi­da. (Ana)

Res­pec­to al pa­go del pre­cio por el pu­pi­la­je, ha­brá que es­tar a lo pac­ta­do en el con­tra­to. No obs­tan­te el con­tra­to de pu­pi­la­je im­pli­ca, ade­más de la obli­ga­ción de pa­gar una cuo­ta men­sual por par­te del pro­pie­ta­rio del ca­ba­llo, una con­tra­pres­ta­ción de la hí­pi­ca que se obli­ga a pro­por­cio­nar al ani­mal el alo­ja­mien­to, ma­nu­ten­ción, vi­gi­lan­cia y cui­da­dos ne­ce­sa­rios.

Del su­pues­to de he­cho ana­li­za­do pa­re­ce acre­di­tar­se que por par­te del cen­tro hí­pi­co no se han adop­ta­do las me­di­das de vi­gi­lan­cia ne­ce­sa­rias que hu­bie­ran per­mi­ti­do evi­tar el ac­ci­den­te, al no en­con­trar­se el pra­do con un cer­ca­do ap­to pa­ra ca­ba­llos. En es­te sen­ti­do, el ar­tícu­lo 1.101 del Có­di­go Ci­vil de­ter­mi­na que es­ta­rán su­je­tos a la in­dem­ni­za­ción de los da­ños y per­jui­cios cau­sa­dos los que, en cum­pli­mien­to de sus obli­ga­cio­nes, in­cu­rrie­sen en do­lo o ne­gli­gen­cia. No obs­tan­te, hay que te­ner en cuen­ta las cir­cuns­tan­cias de ca­da ca­so –ob­je­ti­vas y sub­je­ti­vas– pa­ra el re­pro­che de la cul­pa, si bien es ver­dad que se pre­su­me cul­pa del agen­te (cui­da­dor o de­po­si­ta­rio), sal- vo que acre­di­te ha­ber ac­tua­do con aco­mo­do a cir­cuns­tan­cias de tiem­po y lu­gar, o que la cau­sa del si­nies­tro obe­de­ció a fuer­za ma­yor (art. 1.905 del Có­di­go Ci­vil).

En con­se­cuen­cia en­ten­de­mos que exis­te una gra­ve res­pon­sa­bi­li­dad del ti­tu­lar de la hí­pi­ca, que ha omi­ti­do su de­ber de cui­da­do y le ha cau­sa­do un gra­ve per­jui­cio del que po­dría exi­gir la co­rres­pon­dien­te in­dem­ni­za­ción, la cual se cuan­ti­fi­ca­rá en fun­ción de la pér­di­da de va­lor que ha­ya su­fri­do la ye­gua co­mo con­se­cuen­cia de ha­ber que­da­do in­ha­bi­li­ta­da pa­ra mon­ta, así co­mo to­dos los gas­tos ve­te­ri­na­rios in­ver­ti­dos en la cu­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.