CON­TAC­TO Y ES­TI­RA­MIEN­TO CO­RREC­TOS

Ecuestre - - DEPORTE ENTRENAMIENTO -

Una vez que el ca­ba­llo ha ca­mi­na­do unos mi­nu­tos al pa­so a rien­da suel­ta pue­de co­men­zar con una pri­me­ra co­ne­xión li­ge­ra con la rien­da. “En­ton­ces voy ha­cien­do que el ani­mal adop­te sua­ve­men­te di­ver­sas po­si­cio­nes de ca­be­za y cue­llo y le pre­gun­to una y otra vez: ¿en qué pun­to pue­des em­pe­zar a ce­der?”, ex­pli­ca la for­ma­do­ra Ni­co­le Kün­zel. Lo ideal es que el ca­ba­llo ce­da fle­xi­ble­men­te en la nu­ca sin mos­trar nin­gu­na ac­ti­tud de­fen­si­va.

No pi­da a su com­pa­ñe­ro que per­ma­nez­ca en una mis­ma po­si­ción du­ran­te mu­cho tiem­po, des­pués de un par de pa­sos cam­bie al es­ti­ra­mien­to o aflo­je la rien­da pa­ra evi­tar que se pro­duz­can aga­rro­ta­mien­tos. El ca­ba­llo de­be man­te­ner la ve­lo­ci­dad y va­riar la po­si­ción de ca­be­za y cue­llo me­dian­te tran­si­cio­nes flui­das. Kün­zel tam­bién nos re­co­mien­da: “Mués­tre­se siem­pre tran­qui­lo y ama­ble, in­clu­so cuan­do la res­pues­ta de su com­pa­ñe­ro no sea tan fle­xi­ble y rá­pi­da co­mo us­ted desea”. Re­pre­sén­te­se en una ima­gen men­tal có­mo de­be desa­rro­llar­se el mo­vi­mien­to del ani­mal. Eso per­mi­te dar las ayu­das con tran­qui­li­dad en lu­gar de in­ter­ve­nir de for­ma de­ma­sia­do du­ra e im­pul­si­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.