Vuel­ta al tra­ba­jo tras una le­sión

Pla­ni­fi­car la reha­bi­li­ta­ción di­ná­mi­ca

Ecuestre - - CONTENTS -

Pla­ni­fi­car la reha­bi­li­ta­ción di­ná­mi­ca

En la ca­rre­ra de cual­quier ca­ba­llo siem­pre se pue­de cru­zar una le­sión. Una ade­cua­da reha­bi­li­ta­ción des­pués de una le­sión es fun­da­men­tal pa­ra evi­tar que se pro­duz­ca una re­ci­di­va o in­clu­so pro­ble­mas aso­cia­dos. Aun­que ca­da ca­ba­llo es un mun­do y ca­da le­sión di­fe­ren­te, sí hay una se­rie de in­di­ca­cio­nes ge­ne­ra­les que se pue­den apli­car en ca­si to­dos los ca­sos.

La

me­ta del en­tre­na­mien­to de cual­quier ca­ba­llo es al­can­zar el má­xi­mo ren­di­mien­to de­por­ti­vo lle­van­do al equino al ni­vel más al­to que su po­ten­cial fí­si­co pue­da ofre­cer. Sin em­bar­go, a me­nu­do hay le­sio­nes que se cru­zan en el ca­mino de­por­ti­vo del ca­ba­llo y que im­pi­den al­can­zar es­te ob­je­ti­vo. Tras la le­sión y el tra­ta­mien­to siem­pre exis­te un mie­do a que el pro­ble­ma reapa­rez­ca. De so­bra es sa­bi­do que una ade­cua­da reha­bi­li­ta­ción tras la le­sión es fun­da­men­tal pa­ra mi­ni­mi­zar los ries­gos de que la le­sión vuel­va a pro­du­cir­se o in­clu­so de que apa­rez­can otras le­sio­nes aso­cia­das, por lo que re­sul­ta pri­mor­dial rea­li­zar un buen tra­ba­jo du­ran­te es­ta eta­pa de con­va­le­cen­cia.

No exis­ten re­ce­tas ni pro­to­co­los in­fa­li­bles a la ho­ra de es­ta­ble­cer un plan de reha­bi­li­ta­ción di­ná­mi­ca (en mo­vi­mien­to), pe­ro va­mos a des­cri­bir una se­rie de in­di­ca­cio­nes ge­ne­ra­les que de­be­mos te­ner en cuen­ta si nos en­con­tra­mos en es­te pun­to, apli­ca­bles de ma­ne­ra glo­bal en la reha­bi­li­ta­ción de cual­quier ca­ba­llo. No obs­tan­te, re­cuer­da que ca­da le­sión es di­fe­ren­te y siem­pre de­bes con­tar con ase­so­ra­mien­to ve­te­ri­na­rio y fi­sio­te­ra­péu­ti­co pro­fe­sio­nal pa­ra en­fo­car de la me­jor ma­ne­ra la reha­bi­li­ta­ción de tu ca­ba­llo.

Mi­ni­mi­za los pe­río­dos de re­po­so

El re­po­so cuan­to me­nos me­jor. Nu­me­ro­sos es­tu­dios rea­li­za­dos con de­por­tis­tas han mos­tra­do que in­clu­so en las eta­pas más agu­das de la le­sión, la mo­vi­li­za­ción tem­pra­na de­be usar­se pa­ra lo­grar una me­jor ci­ca­tri­za­ción en ten­do­nes, múscu­los y li­ga­men­tos.

En los úl­ti­mos años los pro­to­co­los de reha­bi­li­ta­ción equi­na han cam­bia­do mu­cho, y la an­ti­gua ten­den­cia de re­cu­pe­rar una le­sión con re­po­so ab­so­lu­to en el box ha que­da­do ob­so­le­ta, sal­vo en ca­sos muy pun­tua­les co­mo pue­den ser frac­tu­ras, he­ri­das se­ve­ras o le­sio­nes neu­ro­ló­gi­cas gra­ves; in­clu­so en es­tos ca­sos la mo­vi­li­za­ción pa­si­va de re­gio­nes ad­ya­cen­tes a la le­sión re­sul­ta muy ne­ce­sa­ria.

Así que cuan­to an­tes pue­das mo­ver a tu ca­ba­llo me­jor se­rá su reha­bi­li­ta­ción; evi­den­te­men­te ha­brá que de­ter­mi­nar que ti­po de tra­ba­jo y en qué in­ten­si­dad pue­de tra­ba­jar, pe­ro en muy po­cos ca­sos el ejer­ci­cio al pa­so es­tá con­tra­in­di­ca­do, así que ca­mi­nar se­rá una bue­na ma­ne­ra de em­pe­zar.

Pen­sar en el ca­ba­llo co­mo un to­do

El ca­ba­llo de­be to­mar­se co­mo un to­do en el que sus di­fe­ren­tes re­gio­nes, te­ji­dos y es­truc­tu­ras se en­cuen­tran re­la­cio­na­dos y co­nec­ta­dos, por lo que ob­viar el es­ta­do ge­ne­ral del ca­ba­llo o no pres­tar aten­ción a po­si­bles com­pen­sa­cio­nes que se ha­yan po­di­do ge­ne­rar (de ma­ne­ra se­cun­da­ria a la le­sión) nos trae­rá com­pli­ca­cio­nes an­tes o des­pués.

Así que es im­por­tan­te que no nos cen­tre­mos úni­ca­men­te en las ne­ce­si­da­des de reha­bi­li­ta­ción que de­man­da la le­sión, sino que de­be­mos no ol­vi­dar las ne­ce­si­da­des del res­to del cuer­po; de na­da sir­ve te­ner un ten­dón bien ci­ca­tri­za­do si he­mos per­di­do la mus­cu­la­tu­ra de ese miem­bro por una inade­cua­da reha­bi­li­ta­ción.

1

Du­ran­te la ca­rre­ra de cual­quier ca­ba­llo siem­pre se pue­de pro­du­cir una le­sión, y una reha­bi­li­ta­ción ade­cua­da se­rá bá­si­ca pa­ra po­der se­guir ade­lan­te sin mie­do. 2El tra­ba­jo pie a tie­rra es fun­da­men­tal en la reha­bi­li­ta­ción de to­do ti­po de le­sio­nes.

3No de­be­mos sal­tar­nos nun­ca las fa­ses de ca­len­ta­mien­to y en­fria­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.