Ca­ta­ra­tas en el ca­ba­llo

Cuan­do el cris­ta­lino se vuel­ve opa­co el ca­ba­llo ve a tra­vés de él co­mo si mi­ra­ra por una ven­ta­na em­pa­ña­da. ¿Qué po­si­bi­li­da­des hay de que re­cu­pe­re una vi­sión cla­ra?

Ecuestre - - CONTENTS - TEX­TO: LIN­DA KRÜGER TRA­DUC­CIÓN: ELE­NA SÁN­CHEZ

Cuan­do el cris­ta­lino se em­pa­ña

El

po­tri­llo só­lo te­nía tres me­ses cuan­do el ve­te­ri­na­rio le diag­nos­ti­có ca­ta­ra­tas bi­la­te­ra­les. Al año de edad el ani­mal es­ta­ba prác­ti­ca­men­te cie­go. ¿Po­dría el ocu­lis­ta ha­cer al­go por él?

Si el cris­ta­lino de uno o de am­bos ojos se vuel­ve opa­co el ca­ba­llo pa­de­ce ca­ta­ra­tas (si es un ejemplar jo­ven se tra­ta de ca­ta­ra­tas ju­ve­ni­les). Pue­de dis­tin­guir lu­ces y som­bras con el ojo afec­ta­do, pe­ro ya no es ca­paz de re­co­no­cer ob­je­tos. Cuan­to más opa­co es­té el cris­ta­lino más li­mi­ta­da se­rá la vi­sión, igual que ocu­rre con las ven­ta­ni­llas del co­che, se­gún es­tén más o me­nos em­pa­ña­das.

DA­TOS IN­TERE­SAN­TES SO­BRE ANA­TO­MÍA

El cris­ta­lino es­tá lleno de fi­bras de co­lá­geno trans­pa­ren­tes su­per­pues­tas co­mo las ca­pas de una ce­bo­lla. A lo lar­go de la vi­da se van aña­dien­do cons­tan­te­men­te des­de fue­ra nue­vas fi­bras al cris­ta­lino ha­cien­do que ca­da vez es­té más du­ro. “El cris­ta­lino de los po­tros es blan­do co­mo un me­lo­co­tón ma­du­ro, el de los ejem­pla­res de más edad es du­ro co­mo la ti­za”, ex­pli­ca el pro­fe­sor Hart­mut Ger­hards, ve­te­ri­na­rio equino y ocu­lis­ta, di­rec­tor de la clí­ni­ca equi­na de la Uni­ver­si­dad Lud­wig-Ma­xi­mi­lian de Mú­nich.

¿CÓ­MO SE MA­NI­FIES­TA LA EN­FER­ME­DAD?

Los sín­to­mas va­rían de un ca­so a otro. Cuan­do se tra­ta de ca­ta­ra­tas to­ta­les se vuel­ve opa­ca la to­ta­li­dad del cris­ta­lino; el ca­ba­llo ya no ve ni si­guie­ra de for­ma va­ga y se so­bre­sal­ta a me­nu­do por el la­do afec­ta­do. Si el ani­mal pa­de­ce ca­ta­ra­tas nu­clea­res, el nú­cleo del cris­ta­lino es­tá em­pa­ña­do mien­tras que la zo­na cor­ti­cal la­te­ral o par­te de ella si­gue sien­do trans­pa­ren­te; la ma­yo­ría de las ve­ces el em­pa­ña­mien­to cen­tral es tan in­ten­so que dis­mi­nu­ye la po­ten­cia vi­sual pe­ro sin que lle­gue a des­apa­re­cer del to­do. Si se tra­ta de ca­ta­ra­tas cor­ti­ca­les el em­pa­ña­mien­to es­tá lo­ca­li­za­do en el bor­de de la cáp­su­la y no siem­pre com­pro­me­te la vi­sión. Si afec­ta a las su­tu­ras an­te­rio­res y pos­te­rio­res de la cáp­su­la (ca­ta­ra­tas su­tu­ra­les) pa­re­ce co­mo si el ca­ba­llo tu­vie­ra una es­tre­lla de tres ra­yos so­bre el cris­ta­lino. Los en­gro­sa­mien­tos de la cáp­su­la del cris­ta­lino sue­len desem­bo­car en opa­ci­da­des en for­ma de dis­co, ani­llo o pun­to.

No exis­ten cu­ra­cio­nes es­pon­tá­neas. Si un ojo em­pa­ña­do vuel­ve a acla­rar­se eso sig­ni­fi­ca que el cris­ta­lino se ha sol­ta­do de su an­cla­je. En­ton­ces sue­le que­dar­se en la cá­ma­ra del cuer­po ví­treo y hay que re­ti­rar­lo lo an­tes po­si­ble.

¿CÓ­MO REA­LI­ZA EL DIAG­NÓS­TI­CO EL VE­TE­RI­NA­RIO?

Pa­ra eva­luar la po­ten­cia vi­sual a gros­so mo­do el ve­te­ri­na­rio ilu­mi­na di­rec­ta­men­te el ojo con un po­ten­te haz de luz. “Si el ca­ba­llo gui­ña el pár­pa­do y la pu­pi­la se con­trae eso sig­ni­fi­ca que la re­ti­na y el ner­vio óp­ti­co es­tán in­tac­tos y que el ani­mal por lo me­nos pue­de dis­tin­guir lu­ces

y som­bras”, ex­pli­ca el pro­fe­sor Ger­hards. Cuan­do el haz de luz atra­vie­sa el cris­ta­lino su zo­na opa­ca res­plan­de­ce en un tono blan­co gri­sá­ceo.

Pa­ra com­pro­bar si even­tual­men­te exis­ten más pa­to­lo­gías del ojo in­terno (iris, cuer­po ví­treo, fon­do del ojo), que de­bi­do a la con­si­de­ra­ble opa­ci­dad del cris­ta­lino no se pue­den ver con el of­tal­mos­co­pio, el ve­te­ri­na­rio ha­ce una eco­gra­fía del ojo. Con el elec­tro­re­ti­no­gra­ma (ERG) mi­de co­rrien­tes eléc­tri­cas en la re­ti­na pa­ra cons­ta­tar si to­da­vía reac­cio­na con sen­si­bi­li­dad an­te la luz.

¿QUÉ CAU­SA LA EN­FER­ME­DAD?

La ma­yo­ría de las ve­ces un cris­ta­lino opa­co es con­se­cuen­cia de la in­fla­ma­ción ocu­lar pe­rió­di­ca, tam­bién de­no­mi­na­da uveí­tis re­cu­rren­te equi­na. Lo pri­me­ro que se in­fla­ma es el co­roi­des que ali­men­ta al glo­bo ocu­lar y más tar­de tam­bién el iris y el cuer­po ci­liar. Co­mo el co­roi­des en­fer­mo ya no pue­de apor­tar su­fi­cien­te oxí­geno y vi­ta­mi­nas al cris­ta­lino y la cáp­su­la del cris­ta­lino re­sul­ta da­ña­da por ad­he­ren­cias con el iris o por la acu­mu­la­ción de pro­duc­tos re­sul­tan­tes de la in­fla­ma­ción, di­cha cáp­su­la se em­pa­ña.

Las le­sio­nes ocu­la­res de­bi­das, por ejem­plo, a gol­pes, as­ti­llas o a los can­tos afi­la­dos de los co­me­de­ros tam­bién pue­den em­pa­ñar el cris­ta­lino. La cáp­su­la del cris­ta­lino se des­ga­rra y se fil­tra hu­mor acuo­so en el cris­ta­lino. Unas ve­ces el cris­ta­lino se vuel­ve opa­co al ca­bo de dos o tres días y otras pa­san se­ma­nas o me­ses has­ta que se de­tec­ta la ca­ta­ra­ta

Al­gu­nos po­tros na­cen con ca­ta­ra­tas con­gé­ni­tas. Eso pue­de de­ber­se a un de­fec­to ge­né­ti­co (véa­se pa­cien­tes de ries­go). Pe­ro tam­bién hay otras po­si­bles cau­sas: la ma­dre no ha es­ta­do bien ali­men­ta­da du­ran­te el em­ba­ra­zo, ha in­ge­ri­do to­xi­nas o el úte­ro se ha in­fec­ta­do. Tam­bién es po­si­ble que el po­tro ha­ya su­fri­do al­gu­na he­ri­da du­ran­te el par­to.

¿CUÁ­LES PUE­DEN SER LAS CON­SE­CUEN­CIAS?

Si la sus­tan­cia del cris­ta­lino, ri­ca en pro­teí­nas sa­le de su cáp­su­la, el ojo se in­fla­ma por­que el or­ga­nis­mo com­ba­te las pro­teí­nas pre­sen­tes en el lu­gar equi­vo­ca­do co­mo si fue­ran cuer­pos ex­tra­ños. Es­tas in­fla­ma­cio­nes se sue­len vol­ver cró­ni­cas y da­ñan el ojo has­ta tal pun­to que pierde la vi­sión.

Si el apa­ra­to sus­ten­ta­dor del cris­ta­lino re­sul­ta da­ña­do por in­fla­ma­cio­nes cró­ni­cas, un gol­pe o un cho­que pue­den des­pren­der el cris­ta­lino de su an­cla­je. En­ton­ces se des­li­za en la cá­ma­ra del cuer­po ví­treo o en la cá­ma­ra ocu­lar an­te­rior a tra­vés de la pu­pi­la. Si el cris­ta­lino pa­sa va­rios días en la cá­ma­ra del cuer­po ví­treo ca­si siem­pre se pro­du­ce un des­pren­di­mien­to de re­ti­na que cie­ga al ca­ba­llo.

¿ QUÉ TRA­TA­MIEN­TO APLI­CAN LOS VE­TE­RI­NA­RIOS?

“En es­tos mo­men­tos no exis­te nin­gún me­di­ca­men­to ca­paz de con­se­guir que el cris­ta­lino

re­cu­pe­re la trans­pa­ren­cia”, ex­pli­ca el pro­fe­sor Ger­hards. Un prin­ci­pio ac­ti­vo lla­ma­do la­nos­te­rol, que cau­só sen­sa­ción en 2015, no ha sa­tis­fe­cho las ex­pec­ta­ti­vas de los ocu­lis­tas. No obs­tan­te, se si­guen in­ves­ti­gan­do es­te­ro­les na­tu­ra­les.

Si só­lo se ha em­pa­ña­do el nú­cleo del cris­ta­lino pue­de ser­vir de ayu­da el tra­ta­mien­to con un me­di­ca­men­to di­la­ta­dor de la pu­pi­la. A tra­vés de la pu­pi­la agran­da­da lle­ga más luz a la zo­na cor­ti­cal del cris­ta­lino y por tan­to a la re­ti­na y eso

me­jo­ra la po­ten­cia vi­sual. “Pe­ro es di­fí­cil pre­de­cir du­ran­te cuán­to tiem­po ser­vi­rá de ayu­da en

ca­da ca­so con­cre­to”, pun­tua­li­za Ger­hards, que acon­se­ja que el ve­te­ri­na­rio con­tro­le los ojos del ca­ba­llo tres o cua­tro ve­ces al año.

Si el cris­ta­lino em­pa­ña­do oca­sio­na gran­des al­te­ra­cio­nes de la vi­sión, só­lo se pue­de re­cu­rrir a lo que se co­no­ce co­mo fa­coe­mul­si­fi­ca­ción. En es­ta ope­ra­ción se re­ti­ra el con­te­ni­do en­tur­bia­do del cris­ta­lino. En el ca­so de los po­tri­llos la in­ter­ven­ción du­ra de 15 a 20 mi­nu­tos, si se tra­ta de ca­ba­llos adul­tos una me­dia ho­ra. El ani­mal pa­sa apro­xi­ma­da­men­te on­ce días en la clí­ni­ca. Des­pués de la ope­ra­ción la ma­yo­ría de los ca­ba­llos re­cu­pe­ran la vi­sión, aun­que a ve­ces só­lo de for­ma bo­rro­sa.

La po­ten­cia vi­sual no se con­ser­va ne­ce­sa­ria­men­te a lar­go pla­zo. Se­gún un es­tu­dio es­ta­dou­ni­den­se, só­lo cer­ca del 26% de los pa­cien­tes po­dían ver dos años des­pués de la ope­ra­ción. Las ex­pe­rien­cias re­co­pi­la­das por el ocu­lis­ta mu­ni­qués son si­mi­la­res: “a ve­ces la re­ti­ra­da del cris­ta­lino trae con­si­go un des­pren­di­mien­to de re­ti­na po­co des­pués de la in­ter­ven­ción; en otros ca­sos eso no se pro­du­ce has­ta unos años más tar­de”.

En­ton­ces ¿tie­ne sen­ti­do ope­rar al ca­ba­llo? Sí, si el ani­mal no es ca­paz de orien­tar­se sin ope­ra­ción, opi­na el pro­fe­sor Ger­hards. La in­ter­ven­ción ayu­dó al po­tro ca­si cie­go del que ha­blá­ba­mos al co­mien­zo del ar­tícu­lo. Pri­me­ro el es­pe­cia­lis­ta re­ti­ró el cris­ta­lino iz­quier­do. Co­mo el ani­mal evo­lu­cio­nó muy bien le ope­ró el otro cris­ta­lino a la edad de 3 años. Des­pués fue po­si­ble em­pe­zar a mon­tar al ani­mal y más tar­de in­clu­so con­si­guió éxi­tos en com­pe­ti­cio­nes. “No se le no­ta­ban las li­mi­ta­cio­nes de la ca­pa­ci­dad vi­sual, aun­que per­sis­tían de­bi­do a la fal­ta de cris­ta­li­nos”, ex­pli­ca el pro­fe­sor Ger­hards. Sin em­bar­go el es­pe­cia­lis­ta re­cha­za es­tric­ta­men­te ope­rar los cris­ta­li­nos que só­lo es­tán par­cial­men­te em­pa­ña­dos y en los que no se apre­cia nin­gu­na li­mi­ta­ción vi­sual o só­lo una li­mi­ta­ción in­sig­ni­fi­can­te. ¿Y qué ha­cer con los ca­ba­llos que su­fren in­fla­ma­ción ocu­lar pe­rió­di­ca,

ca­ta­ra­tas y que tie­nen la vi­sión muy li­mi­ta­da? Gehards res­pon­de que “si es po­si­ble, pri­me­ro ha­bría que lle­var a ca­bo una ope­ra­ción del cuer­po ví­treo; lue­go se pue­de rea­li­zar la ope­ra­ción del cris­ta­lino, una vez que el ojo ha­ya pa­sa­do bas­tan­te tiem­po li­bre de in­fla­ma­cio­nes”.

Al­gu­nos ocu­lis­tas cam­bian el cris­ta­lino de­fec­tuo­so de los pa­cien­tes de ca­ta­ra­tas por otro ar­ti­fi­cial. No obs­tan­te, Ger­hards con­si­de­ra po­co opor­tuno el em­pleo de cris­ta­li­nos ar­ti­fi­cia­les por va­rios mo­ti­vos: si al rea­li­zar la fa­coe­mul­si­fi­ca­ción tam­bién hay que re­ti­rar la cáp­su­la del cris­ta­lino em­pa­ña­da, co­mo sue­le ocu­rrir en la ma­yo­ría de los ca­sos, no es po­si­ble fi­jar bien el cris­ta­lino. “Si se res­trie­ga la zo­na que ro­dea al ojo o si el ca­ba­llo re­ci­be un gol­pe en la ca­be­za, el cris­ta­lino ar­ti­fi­cial se pue­de des­li­zar y eso pue­de pro­du­cir a su vez irri­ta­cio­nes

ocu­la­res que ha­gan ne­ce­sa­rias in­ter­ven­cio­nes

pos­te­rio­res”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta. Ade­más, has­ta aho­ra el em­pleo de cris­ta­li­nos ar­ti­fi­cia­les no ha me­jo­ra­do el pro­nós­ti­co de con­ser­va­ción de la vi­sión, in­clu­so en cier­tas cir­cuns­tan­cias lo em­peo­ra.

¿EXIS­TEN ME­DI­DAS PRE­VEN­TI­VAS?

“Hay que to­mar­se muy en se­rio cual­quier sín­to­ma de in­fla­ma­ción ocu­lar pe­rió­di­ca co­mo pue­de ser el gui­ño de los ojos, con­jun­ti­vas en­ro­je­ci­das o pár­pa­dos hin­cha­dos y por prin

ci­pio hay que lla­mar al ve­te­ri­na­rio”, re­cal­ca el pro­fe­sor Hart­mut Ger­hards. Hay que tra­tar lo más rá­pi­da y con­se­cuen­te­men­te po­si­ble la in­fla­ma­ción ocu­lar pe­rió­di­ca pa­ra evi­tar que desem­bo­que en ca­ta­ra­tas. Por aho­ra no exis­te un test ge­né­ti­co pa­ra evi­tar las ca­ta­ra­tas con­gé­ni­tas me­dian­te la cría se­lec­ti­va. ■

El ar­tícu­lo 1.484 del Có­di­go Ci­vil con­si­de­ra vi­cios ocul­tos to­dos aque­llos de­fec­tos que im­pi­dan uti­li­zar la co­sa pa­ra el fin a que se la des­ti­ne o si di­fi­cul­tan su uso y el com­pra­dor no ha­bría ce­le­bra­do el con­tra­to de com­pra­ven­ta de ha­ber­los co­no­ci­do con an­te­rio­ri­dad. Aho­ra bien, los vi­cios de­ben ser ocul­tos, es de­cir, des­co­no­ci­dos pa­ra el com­pra­dor en el mo­men­to de la com­pra del ca­ba­llo o bien que aun­que no fue­ran fá­cil­men­te ob­ser­va­bles por cual­quier per­so­na, el com­pra­dor de­bió ver por ser un pro­fe­sio­nal del sec­tor hí­pi­co.

Cuan­do exis­te un vi­cio ocul­to el com­pra­dor tie­ne dos op­cio­nes, la pri­me­ra se­ría pe­dir una re­ba­ja en el pre­cio que pa­gó por el ca­ba­llo y la se­gun­da so­li­ci­tar la de­vo­lu­ción del ca­ba­llo y la res­ti­tu­ción del pre­cio, en ese ca­so, los gas­tos de transpor- te del ca­ba­llo y cam­bio de nom­bre de­be­rán co­rrer de cuen­ta del ven­de­dor por tra­tar­se de un gas­to o per­jui­cio eco­nó­mi­co de­ri­va­do de un con­tra­to de com­pra­ven­ta que no se ha­bría ce­le­bra­do de co­no­cer el com­pra­dor los de­fec­tos ocul­tos del ani­mal.

Aho­ra bien, nues­tro de­re­cho ci­vil se ri­ge por el prin­ci­pio de la au­to­no­mía de la vo­lun­tad, es­to quie­re de­cir que las nor­mas in­vo­ca­das so­lo se apli­can a fal­ta de pac­to o acuer­do en­tre las par­tes, por lo que en un su­pues­to en el que el ven­de­dor es­té dis­pues­to a re­ci­bir el ca­ba­llo y de­vol­ver el di­ne­ro de la com­pra­ven­ta se po­dría ne­go­ciar en aras a evi­tar un li­ti­gio, que el trans­por­te del ca­ba­llo y su cam­bio de nom­bre co­rrie­ran a car­go de la com­pra­do­ra.

Pa­ra eva­luar la po­ten­cia vi­sual a gros­so mo­do, el ve­te­ri­na­rio ilu­mi­na di­rec­ta­men­te el ojo con un po­ten­te haz de luz.

Unos pár­pa­dos apre­ta­dos con ges­to de do­lor pue­den ser in­di­cio de una in­fla­ma­ción ocu­lar pe­rió­di­ca que a me­nu­do cau­sa ca­ta­ra­tas.

El pro­fe­sor Ger­hards acon­se­ja que el ve­te­ri­na­rio con­tro­le los ojos del ca­ba­llo tres o cua­tro ve­ces al año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.