“He­mos mos­tra­do lo que hay de ver­dad”

Ale­jan­dro Ba­rre­ras, di­rec­tor del Se­vi­lla Hor­se Tour

Ecuestre - - DEPORTE SALTOS -

Es sin du­da el ma­yor ex­per­to de la hí­pi­ca es­pa­ño­la en lo que a la or­ga­ni­za­ción de cir­cui­tos se re­fie­re. Tras ha­ber tra­ba­ja­do en Mon­ten­me­dio y en la crea­ción de los de Oli­va y de Mi­jas, Ale­jan­dro Ba­rre­ras vuel­ca aho­ra to­da su ex­pe­rien­cia en el Se­vi­lla Hor­se Tour.

R.E.- ¿Có­mo sur­gió la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar en el SHOT? A.B.- “Des­de que nos des­vin­cu­la­mos de Oli­va, Adol­fo Tamames lle­va­ba bas­tan­te tiem­po pen­san­do en desa­rro­llar un gran pro­yec­to en una zo­na que a él le gus­ta­se y siem­pre me ha­bló que que­ría en­con­trar un si­tio en An­da­lu­cía pa­ra mon­tar una gran ins­ta­la­ción. Con­si­de­ró que Se­vi­lla era la me­jor op­ción que po­día ha­ber en Es­pa­ña, por ser la ciu­dad más bus­ca­da en Goo­gle y que ha­bía que bus­car fin­cas que es­tu­vie­sen dis­po­ni­bles y con las me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra desa­rro­llar el pro­yec­to. En­con­tró es­ta ins­ta­la­ción, La Gi­ne­ta, ha­ce al­gu­nos me­ses, ha­bló con­mi­go, la vi­ni­mos a ver, es­tu­dia­mos las po­si­bi­li­da­des que te­nía de de­sa­rro­llo y fi­nal­men­te la com­pró. La Gi­ne­ta tie­ne 22 hec­tá­reas y co­mo pa­ra el gran pro­yec­to que él tie­ne en su ca­be­za se que­da­ba un po­co pe­que­ña, en cuan­to pu­do ad­qui­rió tam­bién la ane­xa, Abar­to, que tie­ne otras 9 hec­tá­reas. Vi­ni­mos va­rias ve­ces pa­ra es­tu­diar las di­ver­sas po­si­bi­li­da­des que ha­bía y di­se­ña­mos una ins­ta­la­ción dan­do prio­ri­dad a que muy cer­ca de la en­tra­da al bo­ni­to cor­ti­jo de la fin­ca en­se­gui­da te pue­das en­con­trar con un es­pa­cio im­pac­tan­te co­mo va a ser la pis­ta ver­de y a par­tir de ahí idea­mos el de­sa­rro­llo de las de­más pis­tas”. R.E.- To­do es­tá con­ce­bi­do con am­pli­tud, pe­ro al mis­mo tiem­po con pro­xi­mi­dad… A.B.- “Cuan­do nos en­se­ña­ron los pla­nos que pe­di­mos al to­pó­gra­fo nos di­mos cuen­ta que en la par­te cen­tral don­de en­ca­ja­ban per­fec­ta­men­te to­das las pis­tas, ca­da 80 o 100 me­tros ha­bía una di­fe­ren­cia de ni­vel y se nos ocu­rrió que po­día­mos ha­cer tres terrazas. Se hi­zo un mo­vi­mien­to de tie­rras bru­tal, por­que se reali­zó en un mes y con­se­gui­mos ha­cer tres ni­ve­les con unos ta­lu­des na­tu­ra­les de un me­tro y me­dio ca­da uno. Así desa­rro­lla­mos la par­te cen­tral, don­de tie­ne lu­gar to­da la com­pe­ti­ción. En el res­to apro­ve­cha­mos mu­chas in­fra­es­truc­tu­ras ya exis­ten­tes, tres na­ves gran­des, dos ca­sas, unos co­ber­ti­zos pa­ra he­rra­dor y pa­ra ve­te­ri­na­rio, di­se­ña­mos tam­bién unas gran­des pla­ta­for­mas hor­mi­go­na­das don­de en el fu­tu­ro ha­brá unas ins­ta­la­cio­nes fi­jas cu­bier­tas y don­de por el mo­men­to, has­ta que se aprue­be el Plan de Ac­tua­ción Ur­ba­nís­ti­ca (PAU) te­ne­mos que em­plear car­pas. Pe­ro en esas tres gran­des pla­ta­for­mas po­dre­mos dar ca­bi­da a 800 ca­ba­llos y es­tá pre­vis­to ha­cer 300 o 400 bo­xes fi­jos ex­te­rio­res, por­que hay gen­te que los pre­fie­re. La zo­na de ca­mio­nes tie­ne en es­tos mo­men­tos ca­pa­ci­dad pa­ra 200, bien apar­ca­dos, con co­ne­xio­nes in­di­vi­dua­les de agua y de luz. Tam­bién quie­ro re­sal­tar que to­dos los ca­mi­nos son muy am­plios, tie­nen 10 me­tros y nos que­da to­da­vía una zo­na, al otro la­do de las pis­tas, a la de­re­cha se­gún se en­tra a la ins­ta­la­ción, don­de hay es­pa­cio pa­ra cons­truir más pis­tas si se si­gue cre­cien­do”. R.E.- Des­de la zo­na cen­tral se di­vi­san to­das las pis­tas. ¿Qué es­tá pre­vis­to cons­truir en ella? A.B.- “Es una pla­ta­for­ma de 7.000m², don­de aho­ra te­ne­mos ins­ta­la­da una gran car­pa de 600m² que pa­re­ce pe­que­ñí­si­ma, por­que al­re­de­dor aún nos que­dan 6.300m² dis­po­ni­bles. Ahí va a ir un edi­fi­cio con es­ti­lo de cor­ti­jo an­da­luz, que ten­drá un pa­tio cen­tral y que se abri­rá pa­ra dar vis­ta a to­das las pis­tas. Des­de el cen­tro po­drás ele­gir si ves la com­pe­ti­ción que se es­té dispu­tan­do en la pis­ta ver­de, en la de 110 me­tros o en la de 90x60, o in­clu­so lo que es­té pa­san­do en la pis­ta de en­sa­yo. Su cons­truc­ción es­tá pendiente del PAU”. R.E.- Se pue­de de­cir que es una dis­tri­bu­ción de las pis­tas y de­más es­pa­cios muy com­pac­ta… A.B.- “Sí, es un tér­mino bien apli­ca­do. Mi ob­se­sión siem­pre es que los ca­ba­llos no se mez­clen con las per­so­nas. Tú en­tras aquí, de­jas el co­che en el apar­ca­mien­to y a tra­vés de un an­cho pa­si­llo te me­tes en el cen­tro de to­das las pis­tas y los ji­ne­tes van de una a otra, ro­deán­do­las, sin mo­les­tar al pú­bli­co. Ade­más es­tá to­do cer­qui­ta, la má­xi­ma dis­tan­cia en es­tos mo­men­tos des­de las cua­dras es de 80 o 100 me­tros, pe­ro es que den­tro de po­co ha­brá una se­gun­da cua­dra que es­ta­rá a 20 me­tros de la pri­me­ra pis­ta. El ca­ba­llo sa­le de los bo­xes, va di­rec­ta­men­te a una pis­ta de en­tre­na­mien­to y des­de ella pa­sa a una de las pis­tas de com­pe­ti­ción, rea­li­zan­do to­dos los des­pla­za­mien­tos sin cru­zar­se con po­si­bles asis­ten­tes al cir­cui­to”.

Cir­cui­to de in­vierno

R.E.- ¿Cuán­tos ca­ba­llos va a es­tar en con­di­cio­nes de re­ci­bir el SHOT? A.B.- “En fe­bre­ro es­ta­re­mos pre­pa­ra­dos pa­ra aco­ger 800 ca­ba­llos, aun­que yo ten­go una ex­pec­ta­ti­va de 600. Oja­lá me equi­vo­que, pe­ro yo pien­so que po­de­mos te­ner 600 ca­ba­llos de me­dia, lo que no quie­re de­cir que en al­gu­na se­ma­na pun­tual, apro­ve­chan­do cir­cuns­tan­cias de tras­la­dos de otros cir­cui­tos, de gen­te que pa­se por aquí, po­da­mos con­tar con 700 o 750 ca­ba­llos. Pe­ro pa­ra mí lo ideal es al­can­zar esa me­dia de 600 ca­ba­llos, que nos per­mi­ti­ría equi­li­brar el pre­su­pues­to”. R.E.- ¿Por qué el em­pe­ño de ha­cer es­te cir­cui­to de oto­ño, cuan­do la ins­ta­la­ción es­ta­ba aún muy en pre­ca­rio? A.B.- “En­ten­día­mos que lo más im­por­tan­te, lo fun­da­men­tal, era no per­der oc­tu­bre, por­que lo que sí es­ta­ba se­gu­ro, por la ex­pe­rien­cia de otras ve­ces, es que siem­pre tie­nes que pa­sar una es­pe­cie de sa­ram­pión que sea el pri­mer cir­cui­to. Si no­so­tros de­já­ba­mos ese sa­ram­pión pa­ra fe­bre­ro íba­mos a su­frir en­ton­ces mu­chí­si­mo, lo mis­mo que he­mos su­fri­do aho­ra y no só­lo por la fal­ta de in­fra­es­truc­tu­ras, sino por ser la pri­me­ra vez. Los ji­ne­tes, con to­da la ra­zón del mun­do, si no es­tán se­gu­ros de las ins­ta­la­cio­nes que van a en­con­trar, in­ten­tan pre­ser­var a sus ca­ba­llos de po­si­bles ries­gos. La pri­me­ra vez tie­nen que te­ner mu­chí­si­ma fe en los or­ga­ni­za­do­res, pa­ra ve­nir y han ve­ni­do los que son muy ami­gos y a los que a lo lar­go de los años les he­mos de­mos­tra­do que cuan­do de­ci­mos que las ins­ta­la­cio­nes van a es­tar bien pa­ra los ca­ba­llos, va a ser así. Ha ha­bi­do mu­cha in­for­ma­ción ne­ga­ti­va so­bre no­so­tros, se di­jo que no ha­bía na­da, que no ha­bía di­ne­ro, pe­ro to­do eso hay que asu­mir­lo y de­jar­lo apar­te, por­que for­ma par­te del ám­bi­to co­mer­cial al que nos te­ne­mos que acos­tum­brar. Aho­ra he­mos mos­tra­do lo que hay de ver­dad y na­die pue­de du­dar ya de nues­tras con­di­cio­nes, aun­que no­so­tros te­ne­mos que te­ner nues­tra pro­pia per­so­na­li­dad. El pró­xi­mo cir­cui­to de in­vierno lo ini­cia­re­mos el 5 de fe­bre­ro, con un pro­gra­ma de 8 se­ma­nas. Es­pe­ra­mos que no nos ven­ga­mos aba­jo en las dos úl­ti­mas, pe­ro va­mos un po­co an­tes y des­pués de to­dos. Em­pe­za­mos una se­ma­na an­tes que Mon­ten­me­dio y aca­ba­mos una se­ma­na des­pués que Mon­ten­me­dio. Coin­ci­di­mos con Oli­va al­gu­nas se­ma­nas y por su­pues­to, con Vi­la­mou­ra tam­bién”. R.E.- ¿Qué va a es­tar he­cho pa­ra el cir­cui­to de fe­bre­ro que no ha­ya es­ta­do aho­ra? A.B.- “Es­ta­rá la pis­ta ver­de pa­ra uti­li­zar­la con cau­te­la en un prin­ci­pio, me­tien­do 50 o 60 ca­ba­llos al día, no más. Es una pis­ta muy gran­de, que tie­ne una hec­tá­rea, con 140 me­tros de lon­gi­tud y ha­blan­do con los je­fes de pis­ta pue­den ir usan­do unas par­tes u otras pa­ra que no se de­te­rio­re. Si su­pe­rá­se­mos esa ci­fra que an­tes co­men­tá­ba­mos de 750 ca­ba­llos ne­ce­si­ta­ría­mos otra pis­ta más, de 80x50, que pro­ba­ble­men­te se cons­trui­rá en enero. Mi idea es que en el fu­tu­ro sea una pis­ta cu­bier­ta. Eso y una pis­ta más pa­ra dar cuer­da. En el mo­men­to ac­tual son 4 los ca­ba­llos que pue­den dar cuer­da al mis­mo tiem­po y si ha­bla­mos de 700 hay que am­pliar es­te apar­ta­do. Por otro la­do, si nos de­ja el Ayun­ta­mien­to, ini­cia­re­mos ya el mon­ta­je de bo­xes fi­jos ex­te­rio­res, que se­rían ator­ni­lla­dos. Y por su­pues­to, es­ta­rá he­cha to­da la ur­ba­ni­za­ción de las ca­lles y las llu­vias que nos ca­ye­ron nos han per­mi­ti­do co­no­cer al de­ta­lle por don­de cir­cu­lan las aguas cuan­do son to­rren­cia­les y có­mo te­ne­mos que ca­na­li­zar­las. El cir­cui­to de oc­tu­bre y no­viem­bre nos ha ser­vi­do co­mo gran ex­pe­rien­cia”. R.E.- El agua es siem­pre un fac­tor cla­ve pa­ra las pis­tas y tam­bién pa­ra abas­te­cer a gran­des vo­lú­me­nes de ca­ba­llos… A. B.- “En es­te sen­ti­do hay una co­sa muy im­por­tan­te a te­ner en cuen­ta y que va­mos a ha­cer: la op­ti­mi­za­ción de las pis­tas Dam­mann, que tie­nen la ven­ta­ja de que re­ci­ben to­da la llu­via que pue­da caer y la ex­pul­san en­te­ra. No­so­tros te­ne­mos en es­tos mo­men­tos 30.000m² de pis­tas Dam­mann y si nos caen 20 li­tros por me­tro cua­dra­do, nos es­tán ca­yen­do 600m³ de agua que lue­go es­ta­mos ti­ran­do. El pro­yec­to que te­ne­mos in­me­dia­to es re­co­ger to­do esa agua en un pan­tano, des­de el que vol­ve­re­mos a re­bom­bear a las pis­tas. Esa es pa­ra mí una obra im­por­tan­tí­si­ma, no por­que ha­ya fal­ta de agua, sino por­que pue­de ha­ber­la en mo­men­tos muy pun­tua­les y es ab­sur­do de­rro­char to­da la que re­ci­bi­mos”.

Ro­ta­ción en­tre cir­cui­tos

R.E.- Mon­ten­me­dio, Oli­va, Mi­jas, son ya mu­chos años de ex­pe­rien­cia... A.B.- “Des­de el año 1995 em­pe­cé a tra­ba­jar en Mon­ten­me­dio, en el 98 me fui de­fi­ni­ti­va­men­te a tra­ba­jar allí. Mon­ten­me­dio tie­ne de­ta­lles téc­ni­cos míos, pe­ro quien real­men­te lo hi­zo fue An­to­nio Bláz­quez, sin un pro­yec­to ini­cial, fue cre­cien­do en fun­ción de la cap­ta­ción de ji­ne­tes que el cir­cui­to iba ge­ne­ran­do. Yo no pue­do de­cir na­da ma­lo de ellos, sino to­do lo con­tra­rio, es un cir­cui­to que fun­cio­na ma­ra­vi­llo­sa­men­te y que des­pués de 25 años es el nú­me­ro uno. Oli­va es una ins­ta­la­ción muy com­pac­ta pe­ro con­di­cio­na­da por el en­torno, no creo que pue­da cre­cer mu­cho más. En Mi­jas lo úni­co que hi­ce fue ayu­dar a re­cu­pe­rar la ilu­sión de unos pro­pie­ta­rios que es­ta­ban a pun­to de ce­rrar y que apro­ve­chan­do que yo me ha­bía que­da­do sin tra­ba­jo, me lla­ma­ron y con­se­gui­mos que en dos o tres con­cur­sos tu­vie­ran ren­ta­bi­li­dad. Des­pués pa­só lo que pa­só con el Ayun­ta­mien­to y me res­cin­die­ron el con­tra­to. Pa­ra mí, lo me­jor que me ha po­di­do pa­sar es es­ta opor­tu­ni­dad que ha sur­gi­do en Car­mo­na, por­que tra­ba­jo con Adol­fo Tamames, que co­no­ce per­fec­ta­men­te es­te mun­do, que ya es­tu­vo me­ti­do en el pro­yec­to de Oli­va, que me res­pe­ta mu­chí­si­mo y yo le res­pe­to mu­chí­si­mo a él y que tie­ne las ideas muy cla­ras de a dón­de quie­re lle­gar. Yo lo úni­co que ten­go que ha­cer es apor­tar­le to­do mi co­no­ci­mien­to téc­ni­co, mi ex­pe­rien­cia y dar­le mis va­lo­ra­cio­nes so­bre aque­llo que nos per­mi­te ga­nar o per­der y él to­ma las de­ci­sio­nes. Pa­ra mí es la me­jor si­tua­ción que me ha po­di­do pa­sar en mi vi­da”. R. E.- Pa­re­ce que hay mer­ca­do pa­ra to­dos y que la ten­den­cia de que la hí­pi­ca eu­ro­pea ten­ga a Es­pa­ña co­mo des­tino ya es im­pa­ra­ble e in­clu­so cre­cien­te… A.B.- “Efec­ti­va­men­te, se per­dió el mie­do por par­te de los cen­troeu­ro­peos a Es­pa­ña. Em­pe­zó Mon­ten­me­dio con los in­gle­ses, que son los pri­me­ros que siem­pre se apun­tan a ir a cual­quier la­do por­que no aguan­tan su cli­ma du­ran­te el in­vierno; fue muy di­fí­cil con­ven­cer a los ale­ma­nes en la épo­ca de Mon­ten­me­dio pa­ra que vi­nie­sen, pe­ro con la gran apor­ta­ción de Her­bert Ulons­ka y de Bet­ti­na fue­ron mu­chos los que per­die­ron el mie­do a ve­nir al sur de Eu­ro­pa y a par­tir de ahí, to­dos he­mos te­ni­do la opor­tu­ni­dad de de­mos­trar­les que te­ne­mos ex­tra­or­di­na­rias ins­ta­la­cio­nes, que ma­ne­ja­mos muy bien los ca­ba­llos y que en to­dos los cir­cui­tos se les ofre­ce mag­ní­fi­cas con­di­cio­nes. Mi idea de siem­pre es que es im­po­si­ble que un ji­ne­te se ven­ga 8 se­ma­nas o 5 se­ma­nas a es­tar en un mis­mo si­tio. Es de­cir, es­toy con­ven­ci­do que lo me­jor pa­ra ellos es ro­tar y ha­bien­do va­rios cir­cui­tos a la vez pue­den ha­cer­lo. Y de es­ta for­ma po­de­mos te­ner en nues­tro país y en Por­tu­gal al mis­mo tiem­po 5.000 o 6.000 ca­ba­llos. Pe­ro te­ne­mos que acos­tum­brar­nos a que no nos mo­les­te que ven­gan 2 o 3 se­ma­nas y se va­yan a otro cir­cui­to. Es­toy se­gu­ro que así es­ta­re­mos to­dos lle­nos”.

“Lo me­jor pa­ra los ji­ne­tes es ro­tar y ha­bien­do va­rios cir­cui­tos a la vez pue­den ha­cer­lo”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.