EL ACUER­DO EN­TRE EL HOM­BRE Y EL CA­BA­LLO

Ecuestre - - DEPORTE ACTUALIDAD - COBY TE ACON­SE­JA

Es­ta­mos em­pe­zan­do otro año más de­di­ca­dos al ca­ba­llo… ¡Lla­mad­me in­ge­nua! Pe­ro el ini­cio de un año nue­vo nos in­vi­ta re­fle­xio­nar.

Ha­ce unos 5500 años, el ca­ba­llo y el hom­bre se con­vir­tie­ron en alia­dos. Los ca­ba­llos fue­ron in­vi­ta­dos a com­par­tir nues­tras cue­vas y no­so­tros dis­fru­ta­mos de su ve­lo­ci­dad y hon­ra­dez.

Ha­ce unos 5500 años, el ca­ba­llo y el hom­bre se con­vir­tie­ron en alia­dos. Los ca­ba­llos fue­ron in­vi­ta­dos a com­par­tir nues­tras cue­vas y no­so­tros dis­fru­ta­mos de su ve­lo­ci­dad y hon­ra­dez.

Es­te ve­rano fui a Is­lan­dia pa­ra co­no­cer a los ca­ba­llos is­lan­de­ses y ex­pe­ri­men­tar su fa­mo­so “TOLT”, el ai­re que les per­mi­te mar­char so­bre las pie­dras vol­cá­ni­cas sin pro­ble­ma. Es­tos ca­ba­llos pa­san el ve­rano tra­ba­jan­do con el hu­mano y en sep­tiem­bre suben al mon­te pa­ra pas­tar y vi­vir sal­va­jes. So­bre el 15 de di­ciem­bre se pre­sen­tan ellos so­li­tos otra vez en el pue­blo pa­ra pa­sar el in­vierno jun­to con sus hu­ma­nos… ¡Pre­sen­cié lo que real­men­te es el acuer­do en­tre el hu­mano y el ca­ba­llo!

Lle­vo 20 años ha­blan­do de có­mo de­be­ría­mos tra­tar y dar de co­mer a nues­tros ca­ba­llos. Hor­se1 cum­ple 20 años en 2019 y pue­do de­cir que los cam­bios se no­tan y el fu­tu­ro ha lle­ga­do.

La con­ver­sa­ción es­tá cam­bian­do so­bre la de­fi­ni­ción de “bie­nes­tar del ca­ba­llo”, y lo que me pa­re­ce muy in­tere­san­te, el pú­bli­co, los pro­pie­ta­rios y los ji­ne­tes son los que es­tán de­trás de es­te mo­vi­mien­to.

Los pro­fe­sio­na­les del sec­tor te­ne­mos dos op­cio­nes: su­bir­nos al tren del “bie­nes­tar del ca­ba­llo” o que­dar de­trás. Te­ne­mos que ajus­tar la re­la­ción his­tó­ri­ca en­tre el hom­bre y el ca­ba­llo a los tiem­pos mo­der­nos ¡Así de sim­ple! La per­cep­ción de mal­tra­to a un ca­ba­llo no só­lo es una des­hon­ra en el con­tex­to ac­tual, sino que ade­más, hun­di­rá rá­pi­da­men­te la ca­rre­ra del pro­fe­sio­nal in­vo­lu­cra­do.

Hay un mo­vi­mien­to a ni­vel eu­ro­peo pa­ra de­fi­nir por ley “el bie­nes­tar del ca­ba­llo de de­por­te”. El Con­ve­nio Eu­ro­peo pa­ra la Pro­tec­ción de Ani­ma­les Ga­na­de­ros ya tie­ne un mar­co de re­glas que di­ce que los ani­ma­les tie­nen los si­guien­tes de­re­chos: li­bres de ham­bre, de sed y ma­la nu­tri­ción; li­bres de la in­co­mo­di­dad fí­si­ca o de tem­pe­ra­tu­ra; li­bres de da­ños y en­fer­me­da­des; li­bres del mie­do y de an­gus­tia y li­bres pa­ra com­ple­tar las con­duc­tas nor­ma­les.

Es una de­fi­ni­ción am­plia que da mu­cha po­si­bi­li­dad de in­ter­pre­ta­ción. Y en el ho­ri­zon­te se ve una ba­ta­lla en­tre los ji­ne­tes tra­di­cio­na­les, es­pe­cial­men­te los que par­ti­ci­pan en com­pe­ti­cio­nes y la nue­va ge­ne­ra­ción de pro­pie­ta­rios que abo­ga por el ma­ne­jo “na­tu­ral”. Pe­ro si in­ten­ta­mos eva­luar el bie­nes­tar con ob­je­ti­vi­dad, la pro­pia na­tu­ra­le­za del ca­ba­llo, de su sis­te­ma di­ges­ti­vo y el mo­do de vi­vir del ca­ba­llo sal­va­je mar­can unas pau­tas cla­ras que po­de­mos in­te­grar de in­me­dia­to en nues­tro día a día.

Por ejem­plo, el ca­ba­llo sal­va­je pi­co­tea fi­bra de po­co apor­te nu­tri­ti­vo du­ran­te unas 14 ho­ras, mo­vién­do­se ca­si cons­tan­te­men­te en­tre su man­da­da. La mas­ti­ca­ción cons­tan­te, su es­tó­ma­go me­dio lleno de fi­bra y el balancear cons­tan­te de su sis­te­ma di­ges­ti­vo pre­vie­nen to­do ti­po de pa­to­lo­gías co­mo có­li­cos, la­mi­ni­tis, úl­ce­ras gás­tri­cas y vi­cios cau­sa­dos por nervios y abu­rri­mien­to co­mo el bai­le del oso. Es­tas pa­to­lo­gías son ca­si inexis­ten­tes en los ca­ba­llos sal­va­jes.

En una cua­dra, si pro­por­cio­na­mos heno en su­fi­cien­te can­ti­dad, si cons­trui­mos los bo­xes pa­ra que los ca­ba­llos ten­gan ac­ce­so a co­mu­ni­car con sus com­pa­ñe­ros y ase­gu­ra­mos que el ca­ba­llo pa­se tiem­po en un cer­ca­do fue­ra de su box, po­de­mos imi­tar es­te am­bien­te na­tu­ral y po­ten­ciar el bie­nes­tar del ca­ba­llo. De he­cho, es­tos ma­ne­jos ya se han le­gis­la­do for­mal­men­te en Di­na­mar­ca y otros paí­ses eu­ro­peos co­mo “lo mí­ni­mo que tie­nes que te­ner pa­ra po­seer un ca­ba­llo”.

Vi­vi­mos en tiem­pos de opi­nio­nes fuer­tes. Lo ve­mos en las pe­leas en­tre los po­lí­ti­cos, las di­fe­ren­tes fi­lo­so­fías de có­mo de­be­ría­mos edu­car a nues­tros hi­jos, las di­fe­ren­cias en­tre los ve­ge­ta­ria­nos y los car­ní­vo­ros, etc. Hay un só­lo ca­mino y po­ca co­mu­ni­ca­ción en­tre las di­fe­ren­tes tri­bus. Sin em­bar­go, es­te am­bien­te tan cris­pa­do no sir­ve pa­ra avan­zar en nues­tro ob­je­ti­vo de con­se­guir el bie­nes­tar de los ca­ba­llos que desea­mos.

¿Mi de­seo pa­ra 2019? Una con­ver­sa­ción sin­ce­ra pa­ra avan­zar en el bie­nes­tar de los ca­ba­llos y su ma­ne­jo éti­co en­tre to­das las fac­cio­nes y gru­pos. ¡Fe­liz año a to­dos!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.