Ca­ba­llo - En­tre­na­mien­to

El en­tre­na­mien­to men­tal del ca­ba­llo Ta­reas in­ge­nio­sas que obli­gan a pen­sar y que con­si­guen que cual­quier ca­ba­llo ac­ce­da a un ni­vel men­tal com­ple­ta­men­te nue­vo. Pa­ra prac­ti­car­las só­lo ne­ce­si­ta tres ba­rras y ¡ya pue­de em­pe­zar!

Ecuestre - - CONTENTS - TEX­TO: CATHRIN FLöSSER FO­TOS: LI­SA RäDLEIN TRA­DUC­CIóN: ELE­NA SáN­CHEZ

El

tra­ba­jo men­tal exi­ge so­bre to­do una co­sa al ca­ba­llo: pen­sar por sí mis­mo y no li­mi­tar­se a de­jar­se lle­var. Si él tam­bién pien­sa, com­pren­de más rá­pi­da­men­te las ta­reas nue­vas, se vuel­ve más há­bil y ca­da vez se sien­te me­jor y más re­la­ja­do. Ade­más, el tra­ba­jo men­tal re­fuer­za la re­la­ción en­tre el ji­ne­te y el ca­ba­llo. Así que ¿por qué no cen­trar al­gu­na vez el en­tre­na­mien­to en el tra­ba­jo men­tal? La adies­tra­do­ra de ca­ba­llos y es­tre­lla de es­pec­tácu­los ecues­tres, He­ro Mer­kel, nos en­se­ña có­mo avi­var el in­ge­nio de nues­tros ca­ba­llos.

“El tra­ba­jo men­tal es im­por­tan­tí­si­mo pa­ra mis ca­ba­llos, por­que en los es­pec­tácu­los nor­mal­men­te tie­nen que re­pe­tir pro­gra­mas pa­re­ci­dos” ex­pli­ca He­ro Mer­kel. Pa­ra que ellos no pier­dan la mo­ti­va­ción, es­ta ex­per­ta ecuestre idea cons­tan­te­men­te nue­vos ejer­ci­cios men­ta­les. Ta­reas que se pue­den pro­po­ner sin pro­ble­mas a to­dos los ca­ba­llos, ya sean ejem­pla­res

des­ti­na­dos al ocio o al de­por­te, an­cia­nos, jó­ve­nes o ani­ma­les en

fa­se de reha­bi­li­ta­ción. “Siem­pre hay al­go pa­ra ca­da ti­po de ca

ba­llo”, ase­gu­ra He­ro Mer­kel. Los ejer­ci­cios men­ta­les de Mer­kel brin­dan va­rie­dad a los ca­ba­llos des­ti­na­dos al ocio y un re­man­so de tran­qui­li­dad a los enér­gi­cos ca­ba­llos de­por­tis­tas. Los ejem­pla­res que ya no se pue­den mon­tar o que aún no es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra ello en­cuen­tran una ocu­pa­ción ade­cua­da. Los que es­tán en­fer­mos dis­fru­tan con una ac­ti­vi­dad que com­pen­sa a las mil ma­ra­vi­llas la ha­bi­tual mo­no­to­nía de los pe­río­dos de reha­bi­li­ta­ción.

En re­su­men, es­tos ejer­ci­cios be­ne­fi­cian a to­dos los ca­rac­te­res: los ca­ba­llos se­gu­ros de sí mis­mos apren­den a coope­rar y a es­cu­char obe­dien­te­men­te en lu­gar de, por ejem­plo, an­ti­ci­par­se a las ta­reas pro­pues­tas. Los ca­ba­llos in­se­gu­ros ga­nan con­fian­za en sí mis­mos y se em­plean con ver­da­de­ro ce­lo.

Pe­ro aún hay al­go más: se ne­ce­si­ta muy po­co pa­ra rea­li­zar los ejer­ci­cios men­ta­les de Mer­kel. Ade­más de tres ba­rras de­be­rá em­plear una ca­be­za­da ( de nu­dos), un ra­mal o una cuer­da guía de unos cua­tro me­tros de lar­go y una fus­ta. Co­mo lu­gar de en­tre­na­mien­to sir­ve prác­ti­ca­men­te cual­quier rin­cón, lo prin­ci­pal es que no exis­ta nin­gún ries­go de que el ca­ba­llo tro­pie­ce, se res­ba­le o re­sul­te he­ri­do.

Ya es­tá to­do lis­to así que ¡a es­tru­jar­se los se­sos! En las pá­gi­nas si­guien­tes le pre­sen­ta­mos sie­te ejer­ci­cios pa­ra en­tre­nar la ca­be­ci­ta de su ca­ba­llo, ya sea prin­ci­pian­te o avan­za­do. Unos sen­ci­llos grá­fi­cos le ayu­da­rán a ha­cer­se una idea cla­ra. Los pun­tos mues­tran la po­si­ción de la per­so­na y las fle­chas el re­co­rri­do del ca­ba­llo. Im­por­tan­te: co­mo pen­sar can­sa, las uni­da­des de en­tre­na­mien­to no de­ben du­rar más de 20 mi­nu­tos co­mo má­xi­mo. ¡En mar­cha!

El ca­ba­llo de es­pec­tácu­los ecues­tres “Acha­do” bus­can­do un ca­mino so­bre las ba­rras.

He­ro Mer­kelvi­ve en Al­sa­cia y en­tre­na a sus ca­ba­llos pa­ra tra­ba­jar en es­pec­tácu­los y con es­pe­cia­lis­tas. Es­te año ha pre­sen­ta­do su pro­gra­ma en un par­que re­crea­ti­vo fran­cés. www.he­ro-mer­kel.de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.