Ca­ba­lli­tos de ma­de­ra

Una es­pe­cie en pe­li­gro de ex­tin­ción

Ecuestre - - NEWS - TEX­TO: ALENA BRANDT FO­TOS: BO­RIS BREUER TRA­DUC­CIÓN: ELE­NA SÁN­CHEZ

Los ca­ba­lli­tos de ma­de­ra an­ti­guos son una es­pe­cie en pe­li­gro de ex­tin­ción y sue­len lle­var una tris­te exis­ten­cia arrum­ba­dos en los tras­te­ros. Elly Trahe los des­cu­bre y con­si­gue que bri­llen de nue­vo.

An­tes a los ni­ños les ha­cían chi­ri­bi­tas los ojos al ver a “Ron­do”. ¡Có­mo gri­ta­ban, lo­cos de con­ten­to, dis­fru­tan­do del brio­so ba­lan­ceo de aquel mag­ní­fi­co ala­zán! Eran mo­men­tos má­gi­cos.

Pe­ro ha­ce mu­cho que que­da­ron atrás. Des­de ha­ce dé­ca­das aquel so­ber­bio cor­cel es só­lo una som­bra de sí mis­mo: su pe­la­je ha per­di­do el bri­llo, sus cri­nes es­tán raí­das y des­pe­lu­cha­das y le fal­ta un ojo. Pe­ro el pro­pie­ta­rio de “Ron­do” no se ha des­he­cho de su cua­drúpe­do. Oyó ha­blar de An­to­net­te Trahe, más co­no­ci­da co­mo Elly, una an­ti­gua cui­da­do­ra de ca­ba­llos de 62 años de edad que ya ha­bía ayu­da­do a mu­chos ejem­pla­res co­mo “Ron­do”. En­se­gui­da lo tu­vo cla­ro: le lle­va­ría su ala­zán.

Así es co­mo “Ron­do” em­pren­dió un lar­go via­je. Su pro­pie­ta­rio con­tra­tó un cho­fer per­so­nal que lo lle­vó con to­tal se­gu­ri­dad des­de Stutt­gart has­ta la lla­nu­ra de Müns­ter, a unos 500 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. El cho­fer lle­va­ba pues­tos guan­tes blan­cos cuan­do sa­có del au­to­mó­vil al an­ciano ca­ba­llo pa­ra en­tre­gár­se­lo a Elly Trahe.

“Ron­do” ha­bía he­cho un via­je de lu­jo pe­ro te­nía muy mal as­pec­to. “Me ocu­pé de él a fon­do du­ran­te va­rias se­ma­nas”, re­cuer­da Elly Trahe. Es­ta es­pe­cia­lis­ta tie­ne ex­pe­rien­cia en ca­sos co­mo “Ron­do”. Ha­ce to­do lo que es­tá en su mano pa­ra ayu­dar a ca­da uno de sus pro­te­gi­dos. “A no ser que les fal­te una pa­ta, en ese ca­so no pue­do ha­cer na­da”.

En­tre 80 y 100 años de edad

Elly Trahe sien­te au­tén­ti­ca de­bi­li­dad por los ca­ba­lli­tos de ma­de­ra. Res­tau­ra ejem­pla­res an­ti­guos des­de ha­ce diez años. Ra­ra vez son pa­ra ella, nor­mal­men­te tra­ba­ja por en­car­go. Pe­ro siem­pre se en­tre­ga a la ta­rea con ver­da­de­ra pa­sión. “Vuel­ve a aflo­rar la ma­má de mu­ñe­cos que lle­vo den­tro de mí”, ex­pli­ca. Hay mu­chos ca­ba­lli­tos de ma­de­ra aban­do­na­dos co­mo “Ron­do” que ne­ce­si­tan que les cui­den con amor.

La ma­yo­ría de los ca­ba­llos de ju­gue­te com­par­ten un des­tino si­mi­lar, du­ran­te años lle­van una tris­te exis­ten­cia en os­cu­ras buhar­di­llas, en ga­ra­jes y só­ta­nos. Y esa “ma­la vi­da” se les no­ta, mu­chos es­tán de­te­rio­ra­dos y cu­bier­tos de pol­vo. Pe­ro nues­tra res­tau­ra­do­ra afi­cio­na­da los pei­na, re­pa­ra y em­be­lle­ce. Su dis­tin­ti­vo de mar­ca: ca­da ca­ba­llo re­ci­be unas cri­nes on­dean­tes y una lar­ga co­la de pe­lo au­tén­ti­co.

Es­ta ho­lan­de­sa de na­ci­mien­to ha ins­ta­la­do un pe­que­ño ta­ller en el só­tano de su ca­sa don­de po­der tra­ba­jar, ya ha res­tau­ra­do diez ca­ba­lli­tos allí. En mo­men­to de rea­li­zar es­te reportaje te­nía dos a la ven­ta. Su fa­vo­ri­to, un ejem­plar pío, se ha ga­na­do el de­re­cho a que­dar­se pa­ra siem­pre.

Es­tos ca­ba­lli­tos son ge­nui­nas an­ti­güe­da­des. Pue­den pre­su­mir de te­ner en­tre 80 y 100 años de edad. Sus ro­bus­tos cuer­pos de ma­de­ra pro­me­ten lon­ge­vi­dad. An­tes los cons­truc­to­res de es­tos ju­gue­tes re­ves­tían la ma­de­ra con piel de ter­ne­ro au­tén­ti­ca pa­ra dar­les un as­pec­to pe­lu­do. “Pe­ro hoy en día ya na­die ha­ce eso”, ex­pli­ca Elly Trahe. Ella lim­pia la piel pe­ro no re­pa­ra pe­que­ños ara­ña­zos y si­mi­la­res. “Por­que en­ton­ces es­tos ju­gue­tes per­de­rían su pá­ti­na an­ti­gua”.

En­ga­la­nan­do pa­ra con­cur­sos

Pe­ro cuan­do to­ca res­tau­rar las cri­nes y la co­la Elly se per­mi­te to­do ti­po de li­ber­ta­des ba­jo el si­guien­te le­ma: fue­ra la­na vie­ja. ¿Có­mo se le ocu­rrió a es­ta res­tau­ra­do­ra afi­cio­na­da po­ner pe­lo au­tén­ti­co a los ca­ba­lli­tos de ma­de­ra?

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.