LA IM­POR­TAN­CIA DE LA OR­GA­NI­ZA­CIÓN

Ecuestre - - DEPORTE ACTUALIDAD - SHELLY RA­MÍ­REZ PINO

Fe­liz año fa­mi­lia, os de­seo un 2019 lleno de triun­fos hí­pi­cos, sin có­li­cos ni co­je­ras, con vino ri­co y con mu­chas ri­sas. Enero es el mes de los ba­lan­ces, de las pro­me­sas de die­tas, de apren­der idio­mas y de de­jar de fu­mar… Pa­ra qué men­tir, si co­ge­mos la lis­ta de pro­pó­si­tos del 2018 la ma­yo­ría es­tán sin cum­plir, pe­ro hay al­gu­nos que no de­bie­ran ser ne­go­cia­bles.

Voy a em­pe­zar por las es­cue­las de ba­se: ¿en cuán­tas hay una gran can­ti­dad de ca­ba­llos que sim­ple­men­te van en tan­da, con 300 años, al­gu­nos co­jos y los ni­ños sim­ple­men­te tro­tan­do por iner­cia? To­da es­cue­la que se pre­cie de­be te­ner los ni­ve­les per­fec­ta­men­te di­fe­ren­cia­dos, tra­zar un plan­ning de tra­ba­jo e ir­lo mo­di­fi­can­do/re­vi­san­do ca­da tri­mes­tre pa­ra ajus­tar­lo a los pro­gre­sos. ¿Que­re­mos crear “ji­ne­ta­zos” o sim­ple­men­te pa­pás que pa­guen y pa­guen y la tan­da sea muy ren­ta­ble?

Cuan­do una es­cue­la fun­cio­na de ma­ne­ra so­bre­sa­lien­te, de ahí sa­len bue­nos ji­ne­tes que des­pun­tan en la com­pe­ti­ción na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, la cual es­tá ca­da vez más or­ga­ni­za­da y ale­ja­da de la cri­sis, vol­vien­do a crear­se lis­ta de es­pe­ra en los con­cur­sos pun­te­ros, co­sa que ha­ce un par de años era im­pen­sa­ble.

Co­mo ejem­plo de or­ga­ni­za­ción y buen fun­cio­na­mien­to, el ejem­plo a se­guir de Oli­va, Shot, Vi­la­mou­ra y CES de­be ser Mon­ten­me­dio, que es­te año cum­ple sus bo­das de pla­ta, 25 años. Es­pe­ra­mos más de 2.000 ca­ba­llos, im­po­si­bles de ges­tio­nar sin una or­ga­ni­za­ción so­bre­sa­lien­te.

En los prin­ci­pa­les con­cur­sos de nues­tra geo­gra­fía se en­con­tra­rá Ri­car­do Ju­ra­do co­mo se­lec­cio­na­dor y en­tre­na­dor y he con­fe­sar que es al­go que me gus­ta es­pe­cial­men­te, ya que es una per­so­na que sa­be mu­chí­si­mo de es­te de­por­te, que es ho­nes­to, or­ga­ni­za­do y un en­can­to. Me pa­re­ce ideal que se apues­te por “lo nues­tro”, nor­mal­men­te na­die es pro­fe­ta su tie­rra, pe­ro Richy ha­rá la ex­cep­ción.

To­dos es­tos ji­ne­tes que sa­len de una es­cue­la ba­se, al de­ci­dir­se por la com­pe­ti­ción cam­bian al ca­ba­llo de tan­da de 28 años por el de con­cur­so (que tam­bién de­be ser ma­yor pe­ro no tan­tí­si­mo, ex­per­to y con bue­na ca­be­za, co­mo siem­pre los trae Mi­guel Ye­nes) y se en­co­mien­dan a un pro­fe­sor. No siem­pre el me­jor ji­ne­te es buen en­tre­na­dor y el de­ta­lle aquí es­tá, en cons­ta­tar pri­me­ro có­mo plan­tea las co­sas con sus alum­nos, si los or­ga­ni­za bien y los en­se­ña o se li­mi­ta a mon­tar­les los ca­ba­llos pa­ra que és­tos pue­dan “via­jar” en­ci­ma sin sa­ber lo que es­tán ha­cien­do…

La or­ga­ni­za­ción con los ca­ba­llos es fun­da­men­tal, ya que son de­por­tis­tas de éli­te ade­más de ani­ma­les muy sen­si­bles. Hay que pro­gra­mar los con­cur­sos, la ali­men­ta­ción, los cui­da­dos ex­tra… Si to­do eso lo po­de­mos pro­gra­mar en enero, el año se­gu­ra­men­te sea más fruc­tí­fe­ro que si va­mos a “sal­to de ma­ta”; de he­cho, los Cam­peo­na­tos de Es­pa­ña ya es­tán fi­ja­dos pa­ra que la gen­te se or­ga­ni­ce/pro­gra­me con tiem­po. Se ha “desatas­ca­do” el acuer­do ex­tra­ofi­cial de que el ab­so­lu­to era dos años en Pi­ne­da y dos años en el Club de Cam­po de Ma­drid, pa­san­do aho­ra a ges­tio­nar­los el MET. ¿Os acor­dáis del desas­tre de cam­peo­na­to de me­no­res cuan­do se hi­zo ahí ha­ce 3 años a más de 40 gra­dos y no ha­bía ni agua? Nun­ca pen­sé que vol­vie­ra a ba­ra­jar­se un cam­peo­na­to en Oli­va, pe­ro lo cier­to es que ha pa­sa­do tiem­po y que el co­mi­té or­ga­ni­za­dor es otro.

¿Có­mo os ha­béis or­ga­ni­za­do vo­so­tros pa­ra em­pe­zar el año? Mi año ecues­tre em­pie­za con la Win­ter Cup de Mur­cia, en la cual so­la­men­te as­pi­ro a que sal­ga to­do tan bien co­mo el año pa­sa­do, que sea un con­cur­so cla­ve pa­ra po­ner los ca­ba­llos en mar­cha y que nos sir­va pa­ra fe­li­ci­tar­nos per­so­nal­men­te el año.

Ter­mi­nan­do es­ta co­lum­na me en­te­ro de que ha con­fe­sa­do el ase­sino de Laura Luel­mo, y no es por ba­rrer ha­cia ca­sa, pe­ro si al­go ten­go cla­ro es que quien quie­re y cuida a los ani­ma­les, es im­po­si­ble que sea ma­la per­so­na. Esos ni­ños que hoy es­tán en una tan­da y lle­gan el sá­ba­do con za­naho­rias pa­ra los po­nis, di­fí­cil­men­te se con­vier­tan en bár­ba­ros. Or­ga­ni­zad la vi­da en torno a los ca­ba­llos, siem­pre se­rá más fruc­tí­fe­ra, sen­si­ble y ple­na. Nos ve­mos en fe­bre­ro, pa­so lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.