La sa­lud del sis­te­ma di­ges­ti­vo

Con­se­jos y pro­duc­tos re­co­men­da­dos por Gi­ro­vet pa­ra con­se­guir­la

Ecuestre - - CABALLO PUBLIRREPORTAJE -

El sis­te­ma di­ges­ti­vo equino es com­ple­jo y de­li­ca­do, di­se­ña­do pa­ra pro­ce­sar pe­que­ñas pe­ro fre­cuen­tes can­ti­da­des de co­mi­da al día y ab­sor­ber­las pa­ra pro­du­cir ener­gía. Es un sis­te­ma úni­co, di­fe­ren­te de to­dos los de los de­más ani­ma­les, y pro­ba­ble­men­te más pro­pen­so a pa­de­cer tras­tor­nos.

Los pro­ble­mas di­ges­ti­vos en mu­chas oca­sio­nes tie­nen su ori­gen en los cam­bios en la ali­men­ta­ción y rit­mo de vi­da. En la na­tu­ra­le­za, los ca­ba­llos re­co­rren gran­des dis­tan­cias y co­men con mu­cha fre­cuen­cia pe­ro po­ca can­ti­dad, es­co­gien­do el ali­men­to más fá­cil de di­ge­rir. Ac­tual­men­te, el hom­bre ha cam­bia­do los es­que­mas de la na­tu­ra­le­za: los ca­ba­llos se en­cuen­tran es­ta­bu­la­dos y só­lo co­men lo que se les ofre­ce y con mu­cha me­nos fre­cuen­cia. Por otro la­do, en el ca­so de los ca­ba­llos de de­por­te, es­tán so­me­ti­dos a un es­fuer­zo y tra­ba­jo que re­quie­re un apor­te de ener­gía ex­tra. Se­gún co­mo sea es­te apor­te, pue­de ser de di­fí­cil di­ges­tión y ser un fac­tor cla­ve pa­ra la apa­ri­ción de pro­ble­mas y tras­tor­nos di­ges­ti­vos.

CLA­VES PA­RA UN SIS­TE­MA DI­GES­TI­VO SA­LU­DA­BLE

1. Ma­xi­mi­zar las ho­ras de pas­to La cla­ve pa­ra man­te­ner el sis­te­ma di­ges­ti­vo en fun­cio­na­mien­to es in­ten­tar imi­tar al má­xi­mo la na­tu­ra­le­za. Los ca­ba­llos con ac­ce­so li­bre a pas­tos po­drían pa­sar­se has­ta 18 ho­ras al día pas­tan­do, pe­ro en mu­chos ca­sos es­to no es po­si­ble.

2. Ad­mi­nis­trar heno de bue­na ca­li­dad y no ex­ce­der­se con el apor­te de grano

El grano con­tie­ne una ele­va­da can­ti­dad de azú­ca­res y al­mi­dón que con­su­mi­dos en ex­ce­so pue­den pro­vo­car in­clu­so có­li­cos o la­mi­ni­tis. En el ca­so de ad­mi­nis­trar grano en las ra­cio­nes, es

al­ta­men­te re­co­men­da­do ad­mi­nis­trar pri­me­ro el heno y des­pués el grano pa­ra así evi­tar el blo­queo del in­tes­tino.

El in­tes­tino grue­so es­tá di­se­ña­do pa­ra di­ge­rir hier­ba y en el mo­men­to en el que re­ci­be azú­ca­res es­tos pue­den al­te­rar la po­bla­ción mi­cro­bia­na, cam­bian­do el pH y cau­san­do al­te­ra­cio­nes.

3. Re­em­pla­zar al­gu­nos car­bohi­dra­tos por fuen­tes ca­ló­ri­cas al­ter­na­ti­vas

En ca­sos don­de se de­be au­men­tar la in­ges­ta de ca­lo­rías, co­mo por ejem­plo si que­re­mos au­men­tar el pe­so, man­te­ner­lo en ca­ba­llos ma­yo­res, o co­mo apor­te ener­gé­ti­co pa­ra ca­ba­llos de de­por­te, es más re­co­men­da­ble ad­mi­nis­trar acei­tes que au­men­tar la ra­ción dia­ria de co­mi­da. Los acei­tes se di­gie­ren con fa­ci­li­dad, no con­tie­nen azú­ca­res ni al­mi­do­nes y, ade­más, re­du­cen el ries­go de pa­de­cer úl­ce­ras al per­ma­ne­cer más tiem­po en el es­tó­ma­go.

4. In­ten­tar evi­tar la in­ges­ta de are­na

En te­rre­nos ári­dos, los ca­ba­llos que pas­tan pue­den in­ge­rir una gran can­ti­dad de are­na, pro­vo­can­do có­li­cos de are­na. En los ca­sos en que no se pue­da evi­tar, se re­co­mien­da aña­dir psy­llium a la die­ta del ca­ba­llo co­mo pre­cau­ción. El psy­llium es un la­xan­te pro­ba­do he­cho de se­mi­llas de Plan­ta­go que cuan­do son in­ge­ri­das for­man una subs­tan­cia ge­la­ti­no­sa que fa­ci­li­ta la ex­pul­sión de la are­na de­po­si­ta­da en el in­tes­tino, es­pe­cial­men­te si se com­bi­na con acei­te.

5. Pro­te­ger la flo­ra in­tes­ti­nal

Un ca­ba­llo ne­ce­si­ta una po­bla­ción mi­cro­bia­na sa­na y equi­li­bra­da en el in­tes­tino pa­ra di­ge­rir la co­mi­da y ab­sor­ber los nu­trien­tes. Mu­chos fac­to­res de la vi­da del ca­ba­llo, in­clu­yen­do el es­trés por el trans­por­te, es­fuer­zos, com­pe­ti­cio­nes, en­fer­me­da­des o la ad­mi­nis­tra­ción de me­di­ca­men­tos y an­ti­bió­ti­cos pue­den afec­tar la po­bla­ción mi­cro­bia­na. Si los ni­ve­les de flo­ra óp­ti­mos des­cien­den, el ca­ba­llo pue­de desa­rro­llar dia­rreas cró­ni­cas, pue­de per­der pe­so o pue­de in­clu­so ser sus­cep­ti­ble a va­rios ti­pos de có­li­co, en­tre otros pro­ble­mas.

Pa­ra ayu­dar a man­te­ner ni­ve­les óp­ti­mos de flo­ra in­tes­ti­nal, exis­ten nu­me­ro­sos su­ple­men­tos que con­tie­nen pro­bió­ti­cos y pre­bió­ti­cos que fa­ci­li­tan la re­po­bla­ción.

Otros con­se­jos bá­si­cos pa­ra ase­gu­rar­nos un me­jor fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma di­ges­ti­vo, mi­ni­mi­zan­do ries­gos, son ase­gu­rar el ac­ce­so a agua fres­ca y lim­pia en to­do mo­men­to, reali- zar re­vi­sio­nes den­ta­les pe­rió­di­cas y fa­ci­li­tar el mo­vi­mien­to y el ejer­ci­cio del ca­ba­llo.

Los prin­ci­pa­les pro­ble­mas gás­tri­cos con los que nos po­de­mos en­con­trar son des­de una le­ve in­di­ges­tión, es­tre­ñi­mien­to o dia­rrea has­ta pro­ble­mas más se­ve­ros co­mo los có­li­cos o las úl­ce­ras gás­tri­cas.

ÚL­CE­RAS GÁS­TRI­CAS

Con sus sig­nos su­ti­les que vie­nen y van, las úl­ce­ras gás­tri­cas son fá­ci­les de pa­sar por al­to y di­fí­ci­les de diag­nos­ti­car. Afec­tan­do a ca­ba­llos de to­das las eda­des y ra­zas, re­pre­sen­tan el pro­ble­ma clí­ni­co y eco­nó­mi­co más im­por­tan­te en los ca­ba­llos de de­por­te de hoy en día: im­pli­can una re­duc­ción de la ga­nan­cia de­bi­do a una dis­mi­nu­ción del ren­di­mien­to y ele­va­dos cos­tes aso­cia­dos con la me­di­ca­ción te­ra­péu­ti­ca. Nu­me­ro­sos es­tu­dios apun­tan que más del 90% de los ca­ba­llos atle­tas po­drían pa­de­cer úl­ce­ras gás­tri­cas.

Prin­ci­pa­les cau­sas

Las prin­ci­pa­les cau­sas de la ul­ce­ra­ción del es­tó­ma­go son las die­tas in­ter­mi­ten­tes, el es­trés, los es­fuer­zos in­ten­sos y la ad­mi­nis­tra­ción pro­lon­ga­da de fár­ma­cos.

El es­tó­ma­go pro­du­ce áci­do con­ti­nua­men­te, in­clu­so cuan­do no in­gie­re co­mi­da. La en­tra­da

de co­mi­da dis­mi­nu­ye es­ta pro­duc­ción gra­cias a la se­cre­ción de la sa­li­va, es por eso que el ca­ba­llo que co­me con más fre­cuen­cia tie­ne me­nos po­si­bi­li­da­des de pa­de­cer úl­ce­ras.

Los ca­ba­llos es­ta­bu­la­dos y las si­tua­cio­nes es­tre­san­tes co­mo los via­jes de lar­ga dis­tan­cia, los en­tre­na­mien­tos in­ten­sos y la ex­po­si­ción a si­tua­cio­nes po­co co­mu­nes tam­bién in­cre­men­tan la pro­ba­bi­li­dad de te­ner úl­ce­ras.

Cuan­do un ca­ba­llo rea­li­za un ejer­ci­cio in­ten­so, su es­tó­ma­go se con­trae pa­ra ayu­dar a man­te­ner to­das las vís­ce­ras ab­do­mi­na­les en su po­si­ción y evi­tar des­pla­za­mien­tos o tor­sio­nes in­de­sea­dos. Es­to pro­mue­ve que el áci­do que nor­mal­men­te que­da más lo­ca­li­za­do cir­cu­le li­bre­men­te por to­do el es­tó­ma­go, lle­gan­do a las par­tes más sus­cep­ti­bles de ul­ce­rar­se. Ade­más, du­ran­te el de­por­te se de­ri­va la san­gre ha­cia los múscu­los, los pul­mo­nes y el co­ra­zón, por lo que el es­tó­ma­go re­ci­be me­nos flu­jo san­guí­neo y que­da más ex­pues­to al áci­do.

Por úl­ti­mo, hay fár­ma­cos co­mo los AINEs o la Fe­nil­bu­ta­zo­na que pue­den com­pro­me­ter la mu­co­sa gás­tri­ca, es­pe­cial­men­te si se ad­mi­nis­tran a do­sis ele­va­das o du­ran­te lar­gos pe­río­dos de tiem­po, ya que re­du­cen los me­ca­nis­mos de de­fen­sa gás­tri­cos ha­cia el áci­do. Un ca­ba­llo de de­por­te re­ci­be a me­nu­do un uso ele­va­do de es­tos me­di­ca­men­tos pa­ra pro­te­ger­los de los efec­tos del tra­ba­jo du­ro, por lo que es ne­ce­sa­rio ser sen­sa­to con su em­pleo.

Si co­no­ce­mos las po­si­bles cau­sas de las úl­ce­ras, po­de­mos re­du­cir las po­si­bi­li­da­des de que nues­tro ca­ba­llo las su­fra in­ten­tan­do eli- mi­nar es­tas cau­sas. Un ma­ne­jo die­té­ti­co es fun­da­men­tal pa­ra la sa­lud gas­tro­in­tes­ti­nal del ca­ba­llo, así co­mo la re­duc­ción de las si­tua­cio­nes es­tre­san­tes, son las me­jo­res me­di­das. No obs­tan­te, es­to no siem­pre pue­de rea­li­zar­se ya que es ca­si im­po­si­ble eli­mi­nar el es­trés del ca­ba­llo que via­ja, o au­men­tar la fre­cuen­cia de las co­mi­das si tra­ba­ja­mos du­ran­te el día.

Si es­te es el ca­so, se de­be­rá pen­sar en otra es­tra­te­gia que per­mi­ta se­guir, en la me­di­da de lo po­si­ble, con la vi­da que lle­va el ca­ba­llo y aun así re­duz­ca la in­ci­den­cia y pue­da so­lu­cio­nar las úl­ce­ras gás­tri­cas del ca­ba­llo de­por­tis­ta.

Tra­ta­mien­to

La es­tra­te­gia te­ra­péu­ti­ca más efec­ti­va es aque­lla que dis­mi­nu­ye la aci­dez gás­tri­ca, man­te­nien­do el pH por en­ci­ma de 4, es­ti­mu­la la pro­duc­ción in­trín­se­ca de la mu­co­sa y pro­te­ge o re­cu­bre la úl­ce­ra con un agen­te resistente al áci­do. El Ome­pra­zol es el tra­ta­mien­to más ex­ten­di­do: in­hi­be la se­cre­ción del áci­do aun ha­bien­do es­tí­mu­los, aun­que re­quie­re un tra­ta­mien­to lar­go de 21 a 28 días.

Co­mo siem­pre, si ob­ser­vas cual­quier pro­ble­má­ti­ca, con­sul­ta con tu ve­te­ri­na­rio an­tes de ha­cer cual­quier cam­bio en la die­ta del ca­ba­llo pa­ra so­lu­cio­nar­la o de ad­mi­nis­trar cual­quier fár­ma­co.

1 1. El hom­bre ha cam­bia­do los há­bi­tos de ali­men­ta­ción del ca­ba­llo en la na­tu­ra­le­za.

22. Las re­vi­sio­nes den­ta­les pe­rió­di­cas son im­por­tan­tes pa­ra ase­gu­rar­nos un me­jor fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma di­ges­ti­vo.

1

33. La es­ta­bu­la­ción y las si­tua­cio­nes es­tre­san­tes, co­mo via­jes y en­tre­na­mien­tos in­ten­sos, in­cre­men­tan la pro­ba­bi­li­dad de úl­ce­ras en los ca­ba­llos.

21. De­be­mos ad­mi­nis­trar heno de bue­na ca­li­dad y no ex­ce­der­nos con el apor­te de grano.2. Los ca­ba­llos de de­por­te re­ci­ben a me­nu­do me­di­ca­men­tos pa­ra pro­te­ger­los de los efec­tos del tra­ba­jo du­ro, pe­ro que pue­den com­pro­me­ter la mu­co­sa gás­tri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.