Com­pli­ci­dad

Ecuestre - - MUNDO ECUESTRE ACTUALIDAD -

El

año 2019 ha traí­do al­gu­nas ca­ras nue­vas al pa­no­ra­ma de la hí­pi­ca es­pa­ño­la en lo que a car­gos fe­de­ra­ti­vos se re­fie­re. En reali­dad no son nue­vas, por­que se tra­ta de per­so­nas muy co­no­ci­das en nues­tro de­por­te, con unos cu­rrícu­los y tra­yec­to­rias so­bra­da­men­te con­tras­ta­dos, pe­ro sí po­de­mos ha­blar de nue­vos res­pon­sa­bles en fun­cio­nes sen­si­bles en las dos dis­ci­pli­nas con más pro­yec­ción: Do­ma Clá­si­ca y Sal­to de Obs­tácu­los.

Son cam­bios que afec­tan di­rec­ta­men­te a aque­llos ji­ne­tes (y pro­pie­ta­rios, no los ol­vi­de­mos) que se mue­ven en el mun­do de la com­pe­ti­ción, que es la va­rian­te de nues­tro de­por­te en la que es­tá vol­ca­da la RFHE. Se­gu­ro que res­pec­to a ellos ha­brá opi­nio­nes pa­ra to­dos los gustos, des­de quie­nes los con­si­de­ran un acier­to, a los es­cép­ti­cos e in­clu­so crí­ti­cos, que lle­va­dos por su li­bre opinión o por in­tere­ses de­ter­mi­na­dos, que siem­pre los hay, con­si­de­ren que de po­co o na­da van a ser­vir. Y los ha­brá que los va­lo­ren co­mo insuficien­tes, un me­ro ma­qui­lla­je sin abor­dar el pro­ble­ma de fon­do, sin afron­tar el cam­bio ra­di­cal de rum­bo que a mu­chos, por lo que ex­pre­san pú­bli­ca­men­te o en pri­va­do, les gus­ta­ría ver. En cual­quier ca­so, sin en­trar en otras con­si­de­ra­cio­nes, yo me voy a de­te­ner en la par­te que me pa­re­ce po­si­ti­va de las de­ci­sio­nes que se han to­ma­do.

Creo que el ori­gen de los pro­ble­mas no es­tá en los re­sul­ta­dos, por­que no es cier­to que só­lo de ellos vi­va el de­por­te. Y mu­cho me­nos és­te de la hí­pi­ca, don­de con­flu­yen cir­cuns­tan­cias que no se dan en otros, co­mo el he­cho de que se prac­ti­ca con ani­ma­les de cos­te ele­va­do, que per­te­ne­cen a los de­por­tis­tas o a su en­torno y que re­quie­ren una or­ga­ni­za­ción, un “ma­na­ge­ment”, ca­ro y de­li­ca­do. Y tam­bién es­tán los or­ga­ni­za­do­res de con­cur­sos, que son los que apor­tan su tra­ba­jo y arries­gan su di­ne­ro pa­ra ha­cer po­si­ble el en­tra­ma­do de la com­pe­ti­ción. So­la­men­te es­tos dos con­di­cio­nan­tes, al mar­gen de otros que po­dría­mos ana­li­zar, ha­cen que la la­bor fe­de­ra­ti­va y so­bre to­do de los pro­fe­sio­na­les con­tra­ta­dos pa­ra ma­te­ria­li­zar­la, de­ba ser cui­da­do­sa, res­pe­tuo­sa y si me apu­ran, cóm­pli­ce de los au­tén­ti­cos ac­to­res de es­te de­por­te. Y por des­gra­cia, esa com­pli­ci­dad se vie­ne echan­do de me­nos en nues­tra hí­pi­ca, lo que ha lle­va­do a una fal­ta de em­pa­tía en­tre quie­nes go­bier­nan y los go­ber­na­dos. Y sin esa em­pa­tía, el de­por­te no fun­cio­na.

En es­te sen­ti­do, tan­to Miguel Jor­dá al fren­te de la Do­ma Clá­si­ca, co­mo Ri­car­do Ju­ra­do co­mo en­tre­na­dor y se­lec­cio­na­dor na­cio­nal, tie­nen an­te sí un re­to im­por­tan­te, pa­ra el que es­tán ple­na­men­te ca­pa­ci­ta­dos: el de con­se­guir la pro­xi­mi­dad y com­pli­ci­dad ne­ce­sa­ria con los ele­men­tos ac­ti­vos de la hí­pi­ca es­pa­ño­la. Sin ne­ce­si­dad de re­cu­rrir a los ga­lo­nes, re­cur­so que re­tra­ta a quie­nes alar­dean de ellos.

Me ha­ce es­pe­cial ilu­sión ver por fin a un ji­ne­te es­pa­ñol en­tre­nan­do a los nues­tros, vi­vien­do día a día nues­tra com­pe­ti­ción, con­vi­vien­do con los que real­men­te más pue­den aprovechar sus co­no­ci­mien­tos: los ji­ne­tes jó­ve­nes y sus en­tre­na­do­res. Lo del equi­po ab­so­lu­to tie­ne otros con­di­cio­nan­tes, que mu­chas ve­ces su­pe­rarán la ca­pa­ci­dad de de­ci­sión de Ri­car­do Ju­ra­do, co­mo la es­ca­sez de ca­ba­llos o los in­tere­ses pro­fe­sio­na­les de los ji­ne­tes. Pe­ro son epi­so­dios que él mis­mo ha vi­vi­do en el otro la­do y sa­brá li­diar­los. Suer­te a los dos y to­do nues­tro apo­yo y co­la­bo­ra­ción.

Luis Pon­ce­la Di­rec­tor lpon­ce­[email protected] @Lui­sPon­ce­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.