Clau­dio Cas­ti­lla, in­con­tes­ta­ble

Ce­le­bra una dé­ca­da en pri­me­ra lí­nea con su me­jor año

Ecuestre - - SUMARIO - C.M.

Ce­le­bra una dé­ca­da en pri­me­ra lí­nea con su me­jor año

Una dé­ca­da des­pués de su de­but con el equi­po es­pa­ñol en un gran cam­peo­na­to, Clau­dio Cas­ti­lla ha fir­ma­do la que pro­ba­ble­men­te ha­ya si­do su me­jor tem­po­ra­da in­ter­na­cio­nal, con un bri­llan­te “Al­cai­de” con el que ha lo­gra­do mar­cas per­so­na­les. En Es­pa­ña, se pro­cla­mó cam­peón en sie­te años con “La­rio de Ada­ma de Su­sa”, com­pi­tien­do en to­tal más de una do­ce­na de ejem­pla­res con un úni­co se­cre­to: tra­ba­jo or­ga­ni­za­do y el con­ven­ci­mien­to de que “de ca­da ca­ba­llo siem­pre se pue­de sa­car al­go”.

Clau­dio Cas­ti­lla ce­rró en el pa­sa­do Ife­ma Ma­drid Hor­se Week un año for­mi­da­ble con “Al­cai­de”. Do­si­fi­can­do y afi­nan­do la pues­ta a pun­to del hi­jo de “Lo­bi­to” con vis­tas al Cam­peo­na­to del Mun­do, allí el bi­no­mio vol­vió a ofre­cer su me­jor ca­ra: el je­re­zano se cre­ce en las gran­des ci­tas, lo­gran­do en Tr­yon mar­ca per­so­nal en el Gran Pre­mio y sien­do el me­jor es­pa­ñol en el Es­pe­cial -igua­la­do con Bea­triz Fe­rrer-Sa­lat-, tam­bién con su mayor pun­tua­ción de siem­pre. En una for- ma exu­be­ran­te, le que­dó la es­pi­na de no po­der com­pe­tir en la Kür, lo que nun­ca ha­bía he­cho en una gran ci­ta, y de lo que se re­sar­ció en cier­to mo­do en el cie­rre del año en la Co­pa del Mun­do en Ma­drid, don­de la ale­gría fue do­ble: la vís­pe­ra es­tu­vo to­da la no­che en el hos­pi­tal asis­tien­do al na­ci­mien­to de su se­gun­do hi­jo, y de allí di­rec­to a su me­jor pun­tua­ción en una Kür, ade­más World Cup. Ese fue el bro­che de una tem­po­ra­da don­de Cas­ti­lla no só­lo de­mos­tró sus cre­den­cia­les en la eli­te in­ter­na­cio­nal con “Al­cai­de”, sino que com­pi­tió has­ta una do­ce­na de ca­ba­llos en las pis­tas de nues­tro país, pro­cla­mán­do­se tam­bién cam­peón en sie­te años con “La­rio de Ada­ma de Su­sa”.

“Ja­de de MV”

A es­ta po­si­ción ac­tual en nues­tra do­ma Clau­dio ha lle­ga­do ca­si una dé­ca­da des­pués de su pri­me­ra ex­pe­rien­cia con el equi­po na­cio­nal, en 2009 el eu­ro­peo de Wind­sor con “Ja­de de MV”. El pe­que­ño CDE,

con orí­ge­nes lu­si­ta­nos, era del hie­rro de su sue­gro, Ma­nuel Vi­drié, y con él em­pe­zó a ser co­no­ci­do: “Sin du­da mar­ca, los ha­brá me­jor o peor pe­ro él es el que me abrió las puer­tas, me hi­zo sen­tir si po­día o no po­día y a ser hu­mil­de; me en­se­ñó mu­cho. Si no hu­bie­se con­fia­do en él no ha­bría­mos lle­ga­do has­ta aquí”. En­ton­ces, Clau­dio era un jo­ven que ha­bía pa­sa­do por la Real Es­cue­la An­da­lu­za del Ar­te Ecues­tre, una re­fe­ren­cia pa­ra un je­re­zano co­mo él, aun­que no tu­vie­ra unos orí­ge­nes con tra­di­ción hí­pi­ca. De he­cho, ese des­co­no­ci­mien­to fue el que le hi­zo an­tes pa­sar del Sal­to, lo que que­ría ha­cer, a la Do­ma: “Com­pré un ca­ba­llo que no ser­vía pa­ra sal­to, que era lo que que­ría, pe­ro es lo que pa­sa cuan­do tu fa­mi­lia no se de­di­ca a es­to, que tie­nes que pa­gar una se­rie de inex­pe­rien­cias que te lle­van a ha­cer­te”.

“Me sien­to muy afor­tu­na­do de ha­ber es­ta­do en la Es­cue­la, allí apren­dí mu­chí­si­mo de to­do, de dis­tin­tos ám­bi­tos”, co­men­ta el ji­ne­te, que re­cuer­da nom­bres co­mo Ig­na­cio Ram­bla o Juan Ru­bio co­mo pri­me­ras in­fluen­cias, aun­que en su ca­mino pos­te­rior se cru­za­ron “Ja­de de MV” y el se­lec­cio­na­dor es­pa­ñol, Jan Be­mel­mans, una in­fluen­cia ca­pi­tal pa­ra él. “Tu­ve la suer­te de po­der coin­ci­dir con Jan y po­der es­tar el equi­po. Yo era pe­que­ño, ape­nas 22 ó 23 años, y fue una eta­pa du­ra por­que en cier­to mo­do te des­te­tan; allí co­gí ma­nía a los ban­dos, en el sen­ti­do de creer que un sis­te­ma sea el úni­co vá­li­do, pe­ro so­bre to­do ir a Ale­ma­nia fue abrir el ho­ri­zon­te, ver que to­do el mun­do te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de ser me­jor. La coin­ci­den­cia de Be­mel­mans y “Ja­de” sa­có lo má­xi­mo de mí y del ca­ba­llo”.

En aque­llas es­tan­cias en Ale­ma­nia co­no­ció tam­bién al ac­tual en­tre­na­dor, Ru­dolf Zei­lin­ger: “es­tu­ve quin­ce días con él, yo con “Ja­de de MV” y “For­te MG”. Le es­tu­ve muy agra­de­ci­do y hoy es­toy muy con­ten­to de que po­da­mos se­guir con él, por­que co­mo per­so­na y co­mo ji­ne­te y en­tre­na­dor es ex­tra­or­di­na­rio”.

En So­mo­sa­guas

En aque­llos tres años Clau­dio y “Ja­de” en­ca­de­na­ron dos cam­peo­na­tos de Eu­ro­pa y unos JEM, en un rit­mo muy aje­trea­do, al­ter­nan­do tem­po­ra­das en Ale­ma­nia, Se­vi­lla, Mon­ten­me­dio, y ha­cien­do clien­tes… Los pe­río­dos en Ale­ma­nia fue­ron es­pe­cial­men­te exi­gen­tes: “Fue un mo­men­to du­ro, los ca­ba­llos via­ja­ban mu­cho, pues por ejem­plo con Jan lle­vé ade­más de “Ja­de” a do­ce ca­ba­llos. Allí cam­bia­mos de cua­dra y tam­po­co te­nía­mos me­dios pa­ra ad­qui­rir unas con su pu­pi­la­je: lle­va­ba el equi­po de aquí y ha­cía­mos de to­do: ca­ma, co­mi­da, mon­tar­los…”.

En oto­ño de 2011, des­pués del eu­ro­peo de Rot­ter­dam, fa­lle­ce re­pen­ti­na­men­te “Ja­de de MV”, y pa­ra en­ton­ces Clau­dio, con su mu­jer Isa­bel em­ba­ra­za­da de su pri­me­ra hi­ja, ya ha to­ma­do la de­ci­sión

“Con­fiar en "Ja­de de MV" y la coin­ci­den­cia con Jan Be­mel­mans sa­có lo má­xi­mo del ca­ba­llo y de mí”

de ins­ta­lar­se en Ma­drid. Cas­ti­lla se asen­tó en la Es­cue­la de Equi­ta­ción So­mo­sa­guas, don­de lle­va ya sie­te años y tie­ne ac­tual­men­te más de una quin­ce­na de ca­ba­llos, no só­lo los do­ce que sa­có a com­pe­ti­ción a las pis­tas en 2017.

Allí tra­ba­ja ca­da jor­na­da Clau­dio con un com­ple­to equi­po, al­go im

pres­cin­di­ble. “En mi ca­so ten­go una par­te fun­da­men­tal que es mi mu­jer Isa­bel, que me aguan­ta to­do es­te tra­ba­jo, me apoya muy bien en te­ma lo­gís­ti­co y per­so­nal”, se­ña­la Clau­dio. Jun­to a ella, equi­po de cua­dras, mo­zos, he­rra­dor, ve­te­ri­na­rio, y los apren­di­ces que le ayu­dan en el día a día, ac­tual­men­te tres.

“La gen­te me di­ce: ¿Cómo ges­tio­nas con to­dos los clien­tes que tie­nes? Pues lo pri­me­ro, sien­do sin­ce­ro con uno mis­mo pa­ra tra­ba­jar to­dos los días. Aquí lo du­ro es eso. Te pue­de gus­tar más o me­nos, pe­ro si lo ha­ces, rin­de. Lue­go ha­rá fal­ta ca­be­za y fee

ling, no es so­lo tra­ba­jar”, acla­ra Clau­dio, por cu­yas ma­nos pa­san a dia­rio to­dos los ca­ba­llos, pues hay que re­cor­dar ade­más que ha te­ni­do a va­rios de sus com­pa­ñe­ros más im­por­tan­tes des­de po2 tros: “Mú­si­co de MV” o el ac­tual “Al­cai­de” des­de los cua­tro años, “Ja­de de MV” des­de los cin­co….

Jun­to con sus ayu­dan­tes, Clau­dio tra­ta de es­truc­tu­rar la ac­ti­vi­dad: “no to­dos los días los ca­ba­llos tie­nen las mis­mas ga­nas e in­ten­to bus­car ci­clos. Lo di­fí­cil es sa­ber cuándo tie­nes que obli­gar a que el ci­clo sea ha­cia arri­ba, as­cen­den­te, no só­lo fí­si­ca sino tam­bién téc­ni­ca­men­te, o ha­cer­los que se re­cu­pe­ren y asien­ten y otra vez”. Ade­más, el ji­ne­te se­ña­la la im­por­tan­cia de la pró­xi­ma Ca­sa

de Cam­po: “ahí ha­ce­mos mu­cho tra­ba­jo de pa­so y en cues­ta. No es só­lo por lo fí­si­co sino tam­bién por el as­pec­to men­tal: mu­chas ve­ces a ellos les va bien otro ti­po de ejer­ci­cio. Pa­ra mí la gim­na­sia no son ki­ló­me­tros sino tam­bién gim­na­sia psi­co­ló­gi­ca, ellos tie­nen que apren­der que pue­den”.

La com­pe­ti­ción co­mo me­ta

Clau­dio no pre­pa­ra ex­pre­sa­men­te ca­ba­llos pa­ra el mer­ca­do, sino que ca­si to­dos los que pa­san por sus ma­nos lo ha­cen con vis­tas a la pro­pia com­pe­ti­ción: “ca­da uno eli­ge el en­fo­que de su ca­rre­ra, y ese es el mío por­que hoy por hoy la com­pe­ti­ción es lo que más me lle­na. Si no te creas me­tas al fi­nal no po­drías se­guir, mon­ta­ría de otra ma­ne­ra. En mi ca­so las me­tas son los con­cur­sos”, ex­pli­ca el ji­ne­te, que co­mo he­mos di­cho

pre­pa­ra per­so­nal­men­te to­dos sus ca­ba­llos en com­pe­ti­ción, mon­tán­do­los a dia­rio: “Ten­go los ca­ba­llos que pue­do ges­tio­nar hoy por hoy, ma­ña­na igual pue­do me­nos, o más, pe­ro hoy to­dos los que ten­go son por y pa­san por mí. Me mo­ti­va ha­cer­lo así, y de otro mo­do se­ría imposible”.

Pa­ra or­ga­ni­zar ese vo­lu­men, la pla­ni­fi­ca­ción es bá­si­ca, y ocu­pa el prin­ci­pio del año jun­to a su mu­jer Isa­bel: “a prin­ci­pios de año, me sien­to y veo el pro­gra­ma de con­cur­sos que hay, jun­to con cli­nics de la fe­de­ra­ción y los míos, aun­que ac­tual­men­te no pue­do des­pla­zar­me mu­cho por­que se­ría imposible”, ex­pli­ca el ji­ne­te, pa­ra el que to­dos los ca­ba­llos ten­drán su opor­tu­ni­dad. “A fi­nal de año de­ja­mos con­cur­sos don­de hay ca­ba­llos que, por­que es­tán más ver­des, los en­fo­cas ha­cia esas fe­chas”, de­ta­lla Clau­dio, que re­cuer­da la im­por­tan­cia de es­te tra­ba­jo pre­vio pues du­ran­te la tem­po­ra­da no hay ape­nas des­can­so, ni si­quie­ra cuan­do se des­pla­za a un con­cur­so: “me voy el úl­ti­mo día que pue­do y lu­nes ya es­toy otra vez, por­que en una o dos se­ma­nas ten­dré que vol­ver a sa­lir a pis­ta con otros”.

De es­ta ma­ne­ra, Clau­dio es­tá lo­gran­do al­go real­men­te di­fí­cil en nues­tro país, al­can­zar ex­clu­si­va­men­te por es­ta vía el pro­fe­sio­na­lis­mo. "Aquí en Es­pa­ña no hay tan­ta cul­tu­ra del de­por­te. En el Cen­tro o Nor­te de Eu­ro­pa el ca­ba­llo es un de­por­te to­tal, la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a ca­ba­llos de más ca­li­dad o clien­tes con la men­ta­li­dad de que­rer lle­gar a más es mayor, pe­ro aquí hay gen­te que pien­sa más en pe­gar un pe­lo­ta­zo o que sim­ple­men­te les gus­ta ver el de­por­te o co­mo hobby. Te­ne­mos que apren­der so­bre to­do de cul­tu­ra del ca­ba­llo, es lo más di­fí­cil”, ana­li­za Clau­dio, que en­cuen­tra ló­gi­co que tan­tos ji­ne­tes es­pa­ño­les ha­yan te­ni­do que sa­lir fue­ra pa­ra lo­grar ha­cer ca­rre­ra –per­ma­nez­can allí o ha­yan re­gre­sa­do-. Él lo es­tá lo­gran­do en Es­pa­ña, jun­to a la ca­pi­tal, des­de don­de se ha con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te in­con­tes­ta­ble con una com­ple­tí­si­ma cua­dra: “Vi­ne con una es­truc­tu­ra y una se­rie de clien­tes que ha­bía con­fia­do en mí en ese tiem­po, pe­ro al fi­nal siem­pre tie­nes la in­cer­ti­dum­bre: ¿se adap­ta­rá lo que yo quie­ro a es­te si­tio?”, re­co­no­ce Clau­dio. “In­ten­tas que sal­ga y al fi­nal ha ido bien”.

“El en­fo­que de mi ca­rre­ra es la com­pe­ti­ción por­que es lo que más me lle­na”

1

1. Con “La­rio de Ada­ma deSu­sa”, con el que se pro­cla­mó es­te año cam­peón de Es­pa­ña en sie­te años.2. “Ja­de de MV”, con el hie­rro de su sue­gro, fue el ca­ba­llo que le abrió to­das las puer­tas.

11. Cas­ti­lla mon­ta en per­so­na a to­dos sus ca­ba­llos a dia­rio. Aquí, con “Bran­don”.

22. Con par­te de su equi­po del tra­ba­jo: dos de sus ayu­dan­tes, Je­sús, mon­ta­do, y Pe­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.