Me­nos se­ve­ras y más efec­ti­vas

Lo úl­ti­mo en ayu­das au­xi­lia­res pa­ra el tra­ba­jo mon­ta­do

Ecuestre - - CONTENIDO -

Lo úl­ti­mo en ayu­das au­xi­lia­res pa­ra el tra­ba­jo mon­ta­do

Du­ran­te la mon­ta se em­plean di­fe­ren­tes ele­men­tos au­xi­lia­res pa­ra me­jo­rar el tra­ba­jo mus­cu­lar del ca­ba­llo -rien­das de atar, go­gue, rien­das ale­ma­nas...-. Es bá­si­co co­no­cer sus efec­tos y mo­do de em­pleo pues un uso in­co­rrec­to apli­ca­ción o el abuso tie­ne con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas. Por eso, co­mo res­pues­ta a la ne­ce­si­dad de di­se­ñar ayu­das que sean me­nos se­ve­ras y más efec­ti­vas, ya se pue­den en­con­trar en el mer­ca­do al­ter­na­ti­vas a los ren­da­jes con­ven­cio­na­les que ofre­cen un plus de di­se­ño, se­gu­ri­dad y co­mo­di­dad pa­ra el ca­ba­llo, co­mo las rien­das Gentle Trai­ning.

¿Por qué uti­li­zar unas rien­das au­xi­lia­res en el tra­ba­jo mon­ta­do?

Es­ta se­ría la cues­tión cla­ve, sa­ber re­co­no­cer si ne­ce­si­ta­mos una ayu­da ex­tra en nues­tro tra­ba­jo mon­ta­do pa­ra lo­grar los re­sul­ta­dos que bus­ca­mos. Des­gra­cia­da­men­te en mu­chas oca­sio­nes se ha­ce un uso in­dis­cri­mi­na­do de es­tos ele­men­tos que ge­ne­ra en el ca­ba­llo do­lo­res mus­cu­la­res, re­sis­ten­cia al tra­ba­jo, ma­yor pre­dis­po­si­ción a su­frir le­sio­nes y en ge­ne­ral frus­tra­ción de los ji­ne­tes.

La elec­ción de la ayu­da au­xi­liar co­rrec­ta, su em­pleo en el mo­men­to ade­cua­do (no es ne­ce­sa­rio uti­li­zar­las a dia­rio) y por par­te de un ji­ne­te con una mano jus­ta y buen equi­li­brio en su equi­ta­ción, re­sul­tan de­ta­lles fun­da­men­ta­les pa­ra evi­tar con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas y un re­sul­ta­do in­fruc­tuo­so.

¿Có­mo ac­túan es­tas ayu­das?

Es­tas ayu­das ac­túan so­bre el ter­cio an­te­rior del ca­ba­llo ( ca­be­za, cue­llo, miem­bros an­te­rio­res), y aun­que ca­da una pre­sen­ta di­fe­ren­cias, en ge­ne­ral lo que ha­cen es es­ti­mu­lar al ca­ba­llo a que fle­xio­ne su cue­llo y su nu­ca y ba­je su ca­be­za (no to­dos). Per­mi­ten de es­ta for­ma lo­grar más reu­nión (siem­pre y cuan­do los pos­te­rio­res es­tén fun­cio­nan­do y el mo­vi­mien­to pa­se por el dor­so) y te­ner más con­trol so­bre el ca­ba­llo.

In­sis­ti­mos en que co­rrec­ta­men­te usadas de­be­rían es­ti­mu­lar y no obli­gar al ca­ba­llo a em­plear su cue­llo con cier­ta fle­xión.

Nun­ca de­ben em­plear­se du­ran­te lar­gos pe­río­dos de tra­ba­jo, y es im­pres­cin­di­ble que el ca­ba­llo ca­lien­te y en­fríe sin ellas o sin re­ci­bir ten­sión en ellas ( si las lle­va­se co­lo­ca­das). Re­cor­de­mos que el he­cho de que el cue­llo y la nu­ca va­yan fle­xio­na­dos no su­po­ne que el ca­ba­llo va­ya reuni­do: la reu­nión em­pie­za por la ac­ti­va­ción de los pies, y que un ca­ba­llo nun­ca de­be tra­ba­jar­se en fle­xión cons­tan­te de es­ta re­gión del cue­llo y de la nu­ca.

¿Cuán­do uti­li­zar es­tas ayu­das?

Po­de­mos uti­li­zar es­te ti­po de ayu­das siem­pre que:

Sean ne­ce­sa­rias. Pa­re­ce una ob­vie­dad pe­ro mu­cha gen­te tien­de a em­plear al­go so­lo por el me­ro he­cho de que lo usa otra per­so­na que lo­gra bue­nos re­sul­ta­dos. Si nues­tro ca­ba­llo tra­ba­ja bien, es ca­paz de re­la­jar su cue­llo, de es­ti­rar­lo, pre­sen­ta un buen em­pu­je pos­te­rior, el mo­vi­mien­to pa­sa a tra­vés del dor­so y no pre­sen­ta pro­ble­mas de con­tac­to, no te­ne­mos ne­ce­si­dad de em­plear­los ya que no van a me­jo­rar el tra­ba­jo mus­cu­lar del ca­ba­llo.

Nues­tro ca­ba­llo no pre­sen­te mo­les­tias de dor­so o cue­llo, pa­ra lo cual re­co­men­da­mos so­li­ci­tar la vi­si­ta de un es­pe­cia­lis­ta que eva­lúe al ca­ba­llo pre­via­men­te, es­pe­cial­men­te si has de­ci­di­do uti­li­zar es­tas ayu­das por­que has no­ta­do re­sis­ten­cia o de­fen­sas en tu ca­ba­llo a la ho­ra de tra­ba­jar. Si exis­te un do­lor que pue­da es­tar li­mi­tan­do el co­rrec­to tra­ba­jo del ca­ba­llo, es ne­ce­sa­rio diag­nos­ti­car­lo y tra­tar­lo cuan­to an­tes ya que un ren­da­je no va a so­lu­cio­nar el pro­ble­ma y po­si­ble­men­te lo agra­va­rá.

El pro­ble­ma que ten­ga nues­tro ca­ba­llo no de­ri­ve de una fal­ta de em­pu­je pos­te­rior. Si es­te es el ca­so, y sus pos­te­rio­res no es­tán tra­ba­jan­do co­rrec­ta­men­te de­be­mos pen­sar en

la po­si­ble cau­sa, ya que hay que re­cor­dar que el mo­tor del ca­ba­llo es­tá en el ter­cio pos­te­rior, y si és­te no fun­cio­na no po­de­mos lo­grar un ade­cua­do tra­ba­jo mus­cu­lar. No con­fun­da­mos reu­nión con fle­xión de cue­llo.

Prin­ci­pa­les ren­da­jes en el mer­ca­do

Rien­das fi­jas

Aun­que nor­mal­men­te se em­plean pa­ra dar cuer­da, al­gu­nos ji­ne­tes las usan pa­ra mon­tar (es­pe­cial­men­te en el ca­so de ji­ne­tes que es­tán apren­dien­do pa­ra evi­tar que el ca­ba­llo mue­va mu­cho su cue­llo y ca­be­za). Es­te ti­po de rien­das sue­len es­tar he­chas de go­ma (o al me­nos una por­ción sue­le ser de go­ma) y se co­lo­can des­de la em­bo­ca­du­ra a am­bos la­dos de la cin­cha o in­clu­so en­tre las ma­nos, o bien, en una po­si­ción más al­ta en­gan­cha­das en la mon­tu­ra. No es un ti­po de ayu­da que se re­co­mien­de usar ya que no es di­ná­mi­ca (la mano del ji­ne­te no pue­de ajus­tar su ac­ción en ba­se a la res­pues­ta del ca­ba­llo) e im­pi­de al ca­ba­llo abrir su nu­ca. Si se em­plea de­be ser tras un ca­len­ta­mien­to, sin ajus­tar­la de­ma­sia­do y du­ran­te cor­tos pe­río­dos de tra­ba­jo.

Go­gue

Es tam­bién un ti­po de rien­da que se em­plea en el tra­ba­jo a la cuer­da pe­ro al­gu­nos ji­ne­tes lo uti­li­zan ade­más mien­tras mon­tan, ya sea de for­ma fi­ja, sin ac­tuar so­bre él con las rien­das, o de for­ma di­ná­mi­ca, en­gan­chán­do­lo a unas rien­das adap­ta­das pa­ra po­der mo­di­fi­car su ac­ción en ba­se a la res­pues­ta del ca­ba­llo (mu­cho me­jor que de­jar­lo fi­jo). Cons­ta de una pie­za que se co­lo­ca en la tes­te­ra por la cual pa­sa el ren­da­je que va a ac­tuar so­bre la nu­ca y so­bre la bo­ca, es­ti­mu­lan­do al ca­ba­llo a ba­jar su cue­llo cuan­do lo ele­ve.

Ti­je­ri­llas y ga­ma­rra

Son ele­men­tos que se ajus­tan des­de la cin­cha a las rien­das o a la mu­se­ro­la pa­ra evi­tar que el ca­ba­llo ele­ve la ca­be­za du­ran­te el tra­ba­jo, sin que el ji­ne­te pue­da in­ter­ve­nir mu­cho so­bre su ac­ción.

Rien­das ale­ma­nas

Son unas rien­das de ma­yor lon­gi­tud de lo ha­bi­tual ya que no se fi­jan en las ani­llas de la em­bo­ca­du­ra sino que se pa­san a tra­vés de és­tas y se ajus­tan en al­gún pun­to de la

1

22. Las rien­das con to­pe (GT) evi­tan el cons­tan­te des­li­za­mien­to y per­mi­ten al ca­ba­llo co­lo­car su ca­be­za en una po­si­ción có­mo­da en la que pa­san a rea­li­zar un efec­to de rien­da di­rec­ta.

33. Las rien­das ale­ma­nas pue­den ser se­ve­ras y fle­xio­nar el cue­llo en ex­ce­so si no se usan ade­cua­da­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.