Ser­gio Ga­lán

Un to­re­ro a ca­ba­llo de Do­ma Clá­si­ca

Ecuestre - - CONTENIDO -

La cua­dra del re­jo­nea­dor Ser­gio Ga­lán es una de las más com­ple­tas del mo­men­to en el pa­no­ra­ma tau­rino es­pa­ñol. Ha­ce ya quin­ce años que se aden­tra­ba en el mun­do de la ga­na­de­ría en bus­ca de unos ca­ba­llos que le per­mi­tan ha­cer el to­reo clá­si­co y pu­ro que él sien­te. Ca­ba­llos muy fun­cio­na­les que, si no han pi­sa­do los rue­dos, han lle­ga­do a com­pe­tir en Gran Pre­mio de Do­ma Clá­si­ca.

Ar­te clá­si­co. Una ex­pre­sión cul­tu­ral que a mu­chos tras­la­da a la an­ti­gua Gre­cia. O a Ro­ma. Pe­ro que uni­do al mun­do del ca­ba­llo y por en­de, al mun­do del to­ro, nos lle­va inevi­ta­ble­men­te a Ser­gio Ga­lán. A los rue­dos. Pe­ro tam­bién a las com­pe­ti­cio­nes de Gran Pre­mio.

Ser­gio Ga­lán aprendió a su­je­tar­se a lo­mos de un ca­ba­llo an­tes que a an­dar. Y to­mó más de un bi­be­rón mon­tan­do mien­tras su abue­lo, tra­tan­te de ca­ba­llos, lo su­je­ta­ba a la mon­tu­ra. Des­de su de­but en pú­bli­co en 1997 has­ta hoy ha es­ta­do ob­se­sio­na­do por el mis­mo con­cep­to: to­rear lo más des­pa­cio po­si­ble, ra­len­ti­zar la em­bes­ti­da del to­ro gra­cias al tem­ple que se le im­pri­me con el ca­ba­llo. Pa­ra ello es im­pres­cin­di­ble una cua­dra co­mo la que duer­me en la fin­ca sal­man­ti­na de San Joa­quín de Huel­mos.

La ba­se de los ca­ba­llos de Ser­gio Ga­lán es, co­mo no po­día ser de otra for­ma, la Do­ma Clá­si­ca. “Es don­de me cen­tro y don­de ha­go mu­cho hin­ca­pié. Es im­pres­cin­di­ble bus­car mu­cho la des­con­trac­ción del ca­ba­llo, el do­mi­nio de su cuer­po, el equi­li­brio y la reu­nión”, co­men­ta el re­jo­nea­dor. Es el de­no­mi­na­dor co­mún de la fór­mu­la de los ca­ba­llos que com­po­nen su cua­dra. La Do­ma Clá­si­ca es tam­bién la esen­cia del to­reo pu­ro que in­ter­pre­ta Ser­gio Ga­lán. Al­go muy per­fec­cio­nis­ta y me­ticu­loso.

De­be­res del in­vierno

El in­vierno lle­ga a su fin. Y con ello vie­ne el ini­cio de una nue­va e in­ten­sa tem­po­ra­da. Pri- ma­ve­ra, ve­rano y oto­ño pa­ra to­rear, pe­ro… ¿en in­vierno va­ca­cio­nes? “Cuan­do ter­mi­na la tem­po­ra­da, los ca­ba­llos que han lle­va­do to­do el pe­so se suel­tan al pra­do, se de­jan des­can­sar, se po­nen en el ca­mi­na­dor, se les da cuer­da... Tie­nen co­mo dos me­ses más de des­can­so y de re­cu­pe­ra­ción”. Un des­can­so tan­to fí­si­co co­mo men­tal que es pri­mor­dial. Pa­sa­dos es­tos dos me­ses, se vuel­ve al tra­ba­jo. Un tra­ba­jo que si­gue dos ca­mi­nos en fun­ción de la ve­te­ra­nía de los ca­ba­llos.

“Con los ca­ba­llos que ya son ve­te­ra­nos y que co­no­cen su téc­ni­ca se tra­ba­ja mu­cho el fí­si­co. Es fun­da­men­tal que es­tén bien fí­si­ca­men­te. Y se­gún se van acer­can­do las fe­chas de las co­rri­das, vas in­cor­po­ran­do más el en­tre­na­mien­to es­pe­cí­fi­co de la tau­ro­ma­quia, in­cor­po­ran­do la fi­gu­ra del to­ro”, nos cuen­ta Ser­gio Ga­lán. Pe­ro el tiem­po de des­can­so de los ca­ba­llos más ve­te­ra­nos no es de des­can­so pa­ra el ji­ne­te. Ser­gio apro­ve­cha el in­vierno pa­ra de­di­car­les más tiem­po a to­dos los ca­ba­llos más jó­ve­nes y a nue­vas in­cor­po­ra­cio­nes. Mu­chas ho­ras pa­ra es­tar a pun­to al ini­cio de tem­po­ra­da. “Du­ran­te el in­vierno tam­bién de­di­cas tiem­po a pre­pa­rar ca­ba­llos nue­vos y a me­jo­rar al­gu­nos as­pec­tos de los más jó­ve­nes. Es un tra­ba­jo pu­ro de do­ma”, ase­gu­ra Ga­lán. Pa­ra es­te to­re­ro a ca­ba­llo, la Do­ma Clá­si­ca es una dis­ci­pli­na fun­da­men­tal en su tra­ba­jo. “Una de las co­sas más im­por­tan­tes es tra­ba­jar y es­ti­mu­lar mu­cho el ga­lo­pe, ya que

pa­ra to­rear se usa so­bre to­do el ga­lo­pe”, cuen­ta Ga­lán. A par­tir de es­te mo­men­to, la pre­pa­ra­ción de ca­da ani­mal to­ma un ca­mino distinto.

A esa im­por­tan­te ba­se de Do­ma Clá­si­ca se le une un in­ten­so tra­ba­jo téc­ni­co con el ca­rre­tón. “Se les en­se­ña el si­tio en el que creo que ca­da ca­ba­llo pue­de des­ta­car y se les pre­pa­ra pa­ra uno de los tres ter­cios que com­po­nen la li­dia del to­reo a ca­ba­llo: sa­li­da, ban­de­ri­llas y úl­ti­mo ter­cio”. El tra­ba­jo con el ca­rre­tón, del mis­mo mo­do que ocu­rre con cual­quier ac­ti­vi­dad fí­si­ca, va siem­pre de me­nos a más. “Em­pie­zas un po­co más sua­ve al prin­ci­pio pa­ra des­pués ir com­pro­me­tien­do un po­co más al ca­ba­llo y po­nién­do­lo más de fren­te”.

Fi­nal­men­te, una ter­ce­ra par­te de la pre­pa­ra­ción con­sis­te en el en­tre­na­mien­to con va­cas, al que Ga­lán va­lo­ra co­mo “un ejer­ci­cio fun­da­men­tal pa­ra que el ca­ba­llo va­ya co­gien­do ex­pe­rien­cia an­te la bra­vu­ra”. Es en­ton­ces cuan­do se de­ci­de so­bre los re­sul­ta­dos. “Cuan­do se con­si­de­ra que el ca­ba­llo es­tá pre­pa­ra­do, lo voy sa­can­do pri­me­ro por los pue­blos pa­ra que se va­ya ro­dan­do, pa­ra que tam­bién se acos­tum­bre a via­jar... Tam­bién hay ve­ces que pri­me­ro lo sa­co de sa­li­da pa­ra que al prin­ci­pio va­ya más por fue­ra del to­ro y va­ya co­gien­do ex­pe­rien­cia y lue­go lo pa­so a ban­de­ri­llas, que es un te­rreno mu­cho más com­pro­me­ti­do y arriesgado con una téc­ni­ca mu­cho más de­pu­ra­da”, cuen­ta el re­jo­nea­dor. “De­pen­de un

po­qui­to de ca­da ca­ba­llo. Al fi­nal es co­mo un no­vi­lle­ro, tam­bién tie­ne que ir to­rean­do pa­ra ir ro­dán­do­se e ir co­gien­do ex­pe­rien­cia”, aña­de. A pe­sar de que no es­tá re­gu­la­da la edad a la que un ca­ba­llo pue­de em­pe­zar a to­rear, Ser­gio Ga­lán con­si­de­ra que una edad bue­na y es­ta­ble pa­ra ha­cer­lo es a par­tir de los 5 años, de­pen­dien­do mu­cho de ca­da ca­ba­llo.

El in­vierno tam­bién es tiem­po de bus­car nue­vos to­re­ros. “Pa­ra pro­bar nue­vos ca­ba­llos o ca­ba­llos jó­ve­nes, lo pri­me­ro que ha­go es te­ner un ca­ba­llo con una ba­se de do­ma, un con­trol, pa­ra sa­ber las reac­cio­nes que ten­ga con el ca­rre­tón o con las va­cas. En de­fi­ni­ti­va, pa­ra te­ner una in­for­ma­ción más exac­ta”, cuen­ta Ser­gio Ga­lán, quien aña­de que “me gus­ta per­der al­go de tiem­po con ellos y que es­tén bas­tan­te con­tro­la­dos a la ho­ra de pro­bar­los. Al po­tro ce­rre­ro se le em­pie­za a mon­tar y se le va dan­do esa im­por­tan­te ba­se de Do­ma Clá­si­ca pre­ci­sa­men­te pa­ra eso y más tar­de se prue­ba con una va­ca man­sa y con el ca­rre­tón, pa­ra ver cuá­les son sus ges­tos”.

La cua­dra de Ser­gio Ga­lán po­dría ca­ta­lo­gar­se co­mo una de las me­jo­res del mo­men­to. To­dos sus ca­ba­llos es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra en­fren­tar­se a cual­quier ti­po de to­ro. El es­pec­tácu­lo que ofre­cen ca­da tar­de es fru­to de las ho­ras de en­tre­na­mien­to que lle­van a ca­bo a lo lar­go de to­do el in­vierno. Son cons­cien­tes de la res­pon­sa­bi­li­dad que tie­nen ca­da tar­de y jun­tos for­man un equi­po per­fec­to.

Una ye­gua­da fun­cio­nal

Hay un re­frán que di­ce que “el ca­ba­llo, an­tes o des­pués, se pa­re­ce al amo”, y los ca­ba­llos de Ser­gio Ga­lán son un cla­ro ejem­plo de ello. Tem­ple, se­rie­dad, pureza, ar­mo­nía o equi­li­brio son só­lo al­gu­nos de los ad­je­ti­vos que, in­dis­cu­ti­ble­men­te, van uni­dos a los ca­ba­llos he­rra­dos con “SG”.

La ye­gua­da de Ser­gio Ga­lán tie­ne ori­gen lu­si­tano al 100% y en mu­chos de sus ca­sos, cru­ces con es­ta ra­za equi­na de ori­gen por­tu­gués. El mo­ti­vo no ne­ce­si­ta mu­cha ex­pli­ca­ción: la ra­za lu­si­ta­na ha si­do se­lec­cio­na­da ge­né­ti­ca­men­te a lo lar­go de mu­chos años pa­ra el to­reo a ca­ba­llo. Tal y co­mo cuen­ta Ga­lán, “son los más ade­cua­dos por su mor­fo­lo­gía y su ac­ti­tud an­te

la ca­ra del to­ro, a lo que se su­ma una im­por­tan­te se­lec­ción ba­sa­da en ge­né­ti­ca to­re­ra, son ca­ba­llos se­lec­cio­na­dos pa­ra la tau­ro­ma­quia”. Una ac­ti­tud que se re­su­me en un ca­ba­llo que “per­ma­nez­ca ahí en el mo­men­to del em­bro­que, cuan­do lo nor­mal es cru­zar­se y huir. Que se qui­te con la má­xi­ma ener­gía pe­ro a la vez

se que­de con la má­xi­ma na­tu­ra­li­dad”, ase­gu­ra. Pa­ra que sea así, pa­ra que un ca­ba­llo pon­ga la ca­ra y el pe­cho, gui­ñe las ore­jas, se me­ta en te­rre­nos com­pli­ca­dos y se ha­ga un ar­co a la ho­ra del em­bro­que ne­ce­si­ta una se­lec­ción muy es­pe­cial, no va­len to­dos los ca­ba­llos.

No obs­tan­te, el cru­ce de lu­si­tano va en­ca­mi­na­do a la bús­que­da de ani­ma­les con ma­yor fun­cio­na­li­dad y a re­unir las vir­tu­des de las dis­tin­tas ra­zas. “He to­rea­do con ca­ba­llos muy bue­nos que te­nían cru­ce lu­si­tano con ára­be o con in­glés y que, de al­gu­na for­ma, me­jo­ra­ban un po­co to­da­vía la ra­za lu­si­ta­na”, ase­gu­ra Ser­gio.

En su bús­que­da del ca­ba­llo ideal, Ser­gio Ga­lán ha ido echan­do y crian­do te­nien­do muy en cuen­ta la ca­li­dad de los ca­ba­llos, bus­can­do

un ca­ba­llo que ca­da vez pue­da ser más com­ple­to. A pe­sar de que es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble te­ner una cua­dra tal y co­mo la sue­ñas y nun­ca ce­sas en el in­ten­to de con­ti­nuar me­jo­ran­do, Ser­gio ase­gu­ra es­tar hoy más cer­ca que nun­ca de te­ner una cua­dra que, so­bre to­do, le de­je ha­cer el to­reo que sien­te y que tie­ne en

la men­te. “Al fi­nal, pa­ra to­rear y pa­ra ha­cer el to­reo que yo quie­ro, ne­ce­si­to unos ca­ba­llos con mu­chas fa­cul­ta­des. Un por­cen­ta­je muy gran­de de los ca­ba­llos que to­rean con­mi­go son de mi pro­pia ga­na­de­ría pe­ro, ade­más, ten­go la suer­te de que tam­bién me es­tán sa­lien­do ca­ba­llos muy im­por­tan­tes den­tro de la Do­ma Clá­si­ca, en la que ya hay va­rios com­pi­tien­do a ni­vel de Gran Pre­mio. Se­ñal de que esa fun­cio­na­li­dad y esos cru­ces es­tán fun­cio­nan­do”.

No exis­ten ca­ba­llos per­fec­tos. Y eso lo sa­be bien Ser­gio Ga­lán a pe­sar de so­ñar con ellos. Por eso, si­tuar las vir­tu­des por en­ci­ma de los de­fec­tos es otra de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la se­lec­ción que año tras año se rea­li­za en San Joa­quín de Huel­mos. “Lo que te ha­ce buen ji­ne­te

es sa­car las ma­yo­res vir­tu­des y la ma­yor ex­pre­sión de un ca­ba­llo, ta­pan­do así los de­fec­tos que pue­dan te­ner”, cuen­ta Ga­lán, quien re­cal­ca

que “es al­go que siem­pre me ha preo­cu­pa­do. No hay que des­car­tar ca­ba­llos al mí­ni­mo de­fec­to o li­mi­ta­ción que ten­gan, sino que in­ten­to bus­car y sa­car las vir­tu­des de ca­da uno pa­ra, con esas vir­tu­des, li­mar los de­fec­tos”. To­do ello con­for­ma las cla­ves de una se­lec­ción que va dan­do “ca­ba­llos fí­si­ca­men­te con más fa­cul­ta­des y que son, a la vez, más ar­tis­tas y más to­re­ros, los cua­les me van de­jan­do ha­cer de­lan­te de la ca­ra del to­ro co­sas que

uno tie­ne más en la men­te”. To­do ello, con una cla­ve más: los pa­dres, abue­los, e in­clu­so bi­sa­bue­los de los ca­ba­llos que cría han si­do to­re­ros.

El tra­ba­jo de la se­lec­ción y cría de ca­ba­llos es muy mi­nu­cio­so e im­por­tan­te a lo lar­go de los años. Así, tras 15 años de Ser­gio Ga­lán co­mo ga­na­de­ro aho­ra es cuan­do es­tá re­co­gien­do sus fru­tos y con­si­guien­do ese ti­po de ca­ba­llo con el que siem­pre ha so­ña­do, tal y co­mo con­fie­sa él mis­mo.

Ca­ba­llos fi­gu­ras

A Ser­gio Ga­lán le sien­ta a me­di­da el tra­je del ca­li­fi­ca­ti­vo “to­re­ro a ca­ba­llo”. Pe­ro tam­bién a sus ca­ba­llos el de “to­re­ros”. Tal y co­mo cuen­ta Ga­lán, “hay ca­ba­llos co­mo es el ca­so de “Oje­da” o “Apo­lo”, ca­ba­llos con mu­chí­si­ma ex­pe­rien­cia, con los que tam­bién es bo­ni­to de­jar­se lle­var, de­jar­les que ellos mis­mos se ex­pre­sen de­lan­te de la ca­ra del to­ro y te di­gan por dón­de ir”. Es­cu­char y en­ten­der lo que el ca­ba­llo te quie­re trans­mi­tir en ca­da mo­men­to que pi­sa el rue­do es con­di­ción de que ese ani­mal to­rea. Y es to­re­ro. “Son ca­ba­llos que tie­nen ya un si­tio con­so­li­da­do, por lo que con ellos mu­chas ve­ces es más de­jar­te lle­var que im­po­ner­les por dón­de tie­ne que ir”, apos­ti­lla. “Em­bro­que” y “Ca­pri­cho” son dos de esos ca­ba­llos que re­cien­te­men­te han de­mos­tra­do en el rue­do que son fi­gu­ras. “Em­bro­que” es uno de los ca­ba­llos de mi hie­rro que más es­tá des­ta­can­do aho­ra mis­mo”, cuen­ta Ser­gio Ga­lán. Y no se equivoca. Es­te ca­ba­llo cru­za­do de lu­si­tano con an­glo-ára­be ha si­do ele­gi­do co­mo uno de los me­jo­res ca­ba­llos de la pa­sa­da tem­po­ra­da. “Es aho­ra mis­mo el que más me de­ja ha­cer el to­reo que yo quie­ro y sien­to, un to­reo muy pu­ro, con un em­bro­que muy cru­za­do con el to­ro, de­jan­do siem­pre los pe­chos… es muy

to­re­ro y tie­ne mu­chí­si­mas fa­cul­ta­des”, ase­gu­ra. La cua­dra de Ser­gio Ga­lán tie­ne tam­bién otros ca­ba­llos que, le­jos to­da­vía de ser maes­tros y fi­gu­ras del to­reo, sí es­tán en­ca­mi­na­dos en esa di­rec­ción. Y lo al­can­za­rán. Es el ca­so “Ca­po­te”, un ca­ba­llo aún más jo­ven, que ape­nas de­bu­ta­ba el año pa­sa­do en los rue­dos y que ya es una de las jo­yas de la ye­gua­da de Ga­lán. Es ade­más un ca­ba­llo que no se li­bra de anéc­do­tas. “Al prin­ci­pio ca­si no lo mon­to. Me gus­ta­ba mu­cho su ge­né­ti­ca y sus mo­vi­mien­tos pe­ro lo veía muy al lí­mi­te de ta­ma­ño por mi es­ta­tu­ra. Pe­ro la ver­dad es que cuan­do lo em­pe­za­mos a mon­tar me vol­vió lo­co, las sen­sa­cio­nes que me trans­mi­tía… Ten­go mu­chas es­pe­ran­zas pues­tas en él, ha he­cho un gran tra­ba­jo en in­vierno”, con­fie­sa Ga­lán. “Ca­po­te” de­bu­ta­ba el año pa­sa­do de sa­li­da y es­te año se lu­ci­rá en ban­de­ri­llas.

Con­fian­za de gran­des ji­ne­tes

Ser­gio Mar­tín y Ser­gio Ga­lán, dos fi­gu­ras del mun­do del ca­ba­llo, es­tán se­pa­ra­dos por tan so­lo un pu­ña­do de ki­ló­me­tros en el cam­po sal­man­tino. La sor­pre­sa vino la pri­me­ra vez que Mar­tín pro­bó los ca­ba­llos del hie­rro de Ga­lán. “Bus­can­do ca­ba­llos pa­ra el to­ro, Ser­gio es­ta­ba se­lec­cio­nan­do y ha­cien­do unos ca­ba­llos muy fun­cio­na­les, con una mon­ta­bi­li­dad muy bue­na

y que po­dían ser ca­ba­llos de de­por­te”, co­men­ta Ser­gio Mar­tín, ji­ne­te sal­man­tino que cuen­ta en su cu­rri­cu­lum con un to­tal de sie­te co­pas de Por­tu­gal en di­fe­ren­tes ni­ve­les y con el pre­mio co­mo de Cam­peón de Es­pa­ña del Cri­té­rium, en­tre otros mu­chos re­co­no­ci­mien­tos.

Co­mo ga­na­de­ro y tam­bién co­mo ji­ne­te, Ser­gio Ga­lán re­co­no­ce que la com­pe­ti­ción de­por­ti­va le en­can­ta. “Creo que es muy bo­ni­ta. Cuan­do eres ga­na­de­ro bus­cas ca­ba­llos con mu­chí­si­ma fun­cio­na­li­dad y ca­ba­llos que no so­la­men­te sir­van pa­ra una co­sa. La se­lec­ción va en­ca­mi­na­da so­bre to­do a eso”. Y de es­ta se­lec­ción se des­pren­de, una vez más, la ob­se­sión del re­jo­nea­dor por el con­cep­to clá­si­co.

3. El re­jo­nea­dor de­di­ca su tiem­po du­ran­te el in­vierno a pre­pa­rar ca­ba­llos nue­vos y a me­jo­rar al­gu­nos as­pec­tos de los más jó­ve­nes. En la fo­to, con “Tró­pi­co”.

4. Nie­to de un tra­tan­te, Ser­gio na­ció y se crio en­tre ca­ba­llos.

5. Ser­gio rea­li­za en su ga­na­de­ría un mi­nu­cio­so y exi­gen­te tra­ba­jo de se­lec­ción.

2. Ser­gio Ga­lán ga­lo­pan­do jun­to a al­gu­nas de sus ye­guas con ras­tra en su fin­ca sal­man­ti­na de San Joa­quín de Huel­mos.

4. Ga­lán con­si­de­ra fun­da­men­tal el en­tre­na­mien­to con va­cas, pa­ra que el ca­ba­llo co­ja ex­pe­rien­cia an­te la bra­vu­ra. En la fo­to, en­tre­nan­do en el cam­po con “Oje­da”.

3. To­rean­do con “Em­bro­que”, uno de los ca­ba­llos de su hie­rro que más des­ta­can.

1. To­dos sus ca­ba­llos es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra en­fren­tar­se a cual­quier ti­po de to­ro. En la fo­to, en el rue­do con “Bam­bino”.

5

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.